Elecciones 10N
Elecciones en noviembre. Actores y algunas notas al pie

Análisis desde el suroeste de unas negociaciones que no lo fueron, un gobierno de coalición que nunca existió y unas próximas elecciones que nadie decía querer y de las que nadie parece ser responsable.

26 sep 2019 17:57

El PSOE

A lo suyo y en lo suyo, en lo de siempre, en lo que ha sido toda la vida. En algunas cosas aún pretende marcar una cierta impronta diferencial, pero en otras, en las patrióticas, las monárquicas y en las de hacer caja, comida y hacienda, el socialismo español es virtualmente indistinguible de la derecha de toda la vida. Breve, el espejismo de Pedro El Bello, para quienes lo padecieran (que son legión, expresión básica de esa necesidad evidente de algo de verdad en el viciado ecosistema político español). Régimen puro, cálculo, cortoplacismo y fidelidad a los pagadores. Fiable en su previsibilidad, ya solo engaña a los ingenuos o a los ignorantes. Siempre manejando a su antojo eso que tan cansinamente y repetidamente llaman relato, con todo el viento a su favor, colocando exactamente donde quería a su contraparte negociadora (¿Unidas Podemos o Podemos?) y arriesgando lo que haya que arriesgar para no acumular ni un gramo más de izquierda que lo estrictamente necesario. Y lo necesario era/es mantener convencida a la tropa, insistimos, siempre más numerosa de lo que se cree, que aún lo considera digno rival frente a la derecha. Porque esto va de cálculos electorales, no nos engañemos, ahí está inscrito cada programa electoral y cada desarrollo del mismo, la política está alojada en otras grietas.

Ahora, a esperar mejorar resultados. ¿Que la derecha puede remontar? ¿Que unas elecciones son siempre una moneda arrojada al aire? ¿Que mucha gente ya votó en clave antifascista en primavera y ahora podría no tragarse ese recurso? Fruslerías. Nada relevante en la agenda de los auténticos hombres de estado, esos incapaces de formar gobierno tras ganar unas elecciones, esos que pierden el sueño imaginando a la horda en un consejo de ministros, esos que nunca (atención, primos morados, nunca) quisieron hacer otra cosa que marear la perdiz.

Alguien tendrá que explicar, en cualquier caso, la insistencia en la oferta cuando ya hasta los ciegos veían que todo abocaba a retornar...

No hemos ni siquiera citado a Iván Redondo para que este texto no parezca redundante, obvio y cansino. Y es que, por no decir, ni una palabra hemos dicho sobre la nueva crisis económica que nos sobrevuela a nivel internacional y que, de seguro, va a exigir al PSOE apretar las filas y estar, del todo, con quien debe.

PODEMOS (¿o Unidas Podemos?)

A lo suyo y en lo suyo, en lo de siempre, en lo que ha terminado siendo lo de toda la vida. Enfrentando unas nuevas elecciones con la organización cogida con alfileres, tras los conflictos internos de rigor (y esperando los nuevos, no dejaba de tocar la orquesta en el Titanic), y necesitado como el respirar de un eslógan, de una estrategia que no pase por ser el ángel vigilante de un PSOE que por activa, por pasiva, por tierra, mar y aire ya ha dicho que no quiere cogobernar con nadie a su izquierda. Alguien tendrá que explicar, en cualquier caso, la insistencia en la oferta cuando ya hasta los ciegos veían que todo abocaba a retornar, pero aún con menos fuerza (¡ay, las encuestas!) a idéntica casilla de salida.

Porque, ahora, ¿en qué se va a sustentar la campaña?, ¿se persistirá en la oferta/propuesta?, ¿se diseñará un marco argumental con Podemos (¿o Unidas Podemos?) en la oposición al PSOE? Tras todas las enormidades formuladas por ambos lados de puertas afuera a ese dislate negociador, ¿alguien en razonables condiciones de salud mental puede pensar que Sánchez vaya a ceder? ¿Pretender entrar en un gobierno diciendo expresamente que vas a fiscalizarlo (literal) pretendía ser un protocolo nuevo, innovador, en estrategias negociadoras? ¿Hay alguien que explique a las encendidas huestes, por favor, que un consejo de ministros no es una asamblea de vecinos dotada de felices reglas de consenso y áreas de poder autónomo y restringido? ¿Qué va a pasar en la próxima investidura si el PSOE sigue sin mayoría absoluta?

¿Desafección democrática? No. Seguro que a nadie la importaría votar, incluso en más ocasiones, si eso sirviera para algo diferente a fijar marcos de postureo estratégico

No hemos ni siquiera citado a la caverna mediática, al IBEX ni a las cloacas del Estado para que este texto no parezca redundante, obvio y cansino. Y es que, por no decir, ni una palabra hemos dicho acerca de que, con todo este jaleo del gobierno -que no fue- con el socialismo hispano, nadie ha pedido cuentas aún por el sensible dato de que, en abril, Unidas Podemos disponía de 72 puestos en el Congreso y, en una noche, pasó a quedarse con 42. De eso, como quien dice, no hace nada. Las claves internas de algunos procesos también hay que tenerlas en cuenta.


LA GENTE

Harta, aborrecida. Cuatro elecciones generales en cuatro años consecutivos no ofrecen, precisamente, eso que podríamos llamar un marco cierto de credibilidad en el bonito cuento de la representación, y medio año de inoperancia legislativa completa tampoco ayudan mucho en la tarea (que, mientras tanto, se estaban cambiando cromos por arriba es lo que llega al común de los mortales, no nos engañemos jugando al solitario). ¿Desafección democrática? No. Seguro que a nadie la importaría votar, incluso en más ocasiones, si eso sirviera para algo diferente a fijar marcos de postureo estratégico, que propiciara de manera tangible que algo en sus vidas, definitivamente, fuera a cambiar a mejor.

Ahora, desde un lado y otro se cargará contra la abstención (la derecha vota siempre, claro), trasladándole la responsabilidad de un panorama de evidente disolución del que son únicos constructores quienes engañaron en una negociación mentirosa, quienes erraron en la interpretación estratégica de sus posibilidades y entraron a ella con todo y, en última y superior instancia, quienes de verdad disponen en este país. Esos que, dispersos en diferentes estratos de poder, a menudo sujetos a contradicciones y disensos tácticos (las teorías de la conspiración mejor dejémoslas aparcadas para mítines de medio pelo, no insultemos inteligencias), encuentran en cambio absoluta convergencia en una tarea de completa apropiación material de los recursos del común y, desde hace tiempo, también, del espacio cultural, y hasta emocional, colectivo.


EXTREMADURA

Como de costumbre, sentadita a un lado, sin molestar; mirando el reparto que, esta vez, trae escaños, bien aparentemente preciado que no parece entusiasmar a las masas de este suroeste, habida cuenta de la inexistente voz que lo extremeño acaba por tener en un Madrid tan lejano como insistentemente presente a la hora de extraer recursos y repartir declaraciones. El PSOE regional, esperando rascar algún asiento más a costa de una prevista subida en votos que vaya acompañada del bajón de Ciudadanos (esa casa, otra ópera bufa) y el desencanto en la nueva política. El PP, en las mismas, pero además esperando un deslizamiento de Vox que le acarree las papeletas de mejora necesarias.

Errejón y su nuevo proyecto tampoco parecen tener como prioridad Extremadura (¡sorpresa!), así que, al menos por ese lado, no crecerán más enanos en el circo

Unidas Podemos, en riguroso silencio pero sabiendo que podría aprovechar la coyuntura y, con una candidatura potente en Badajoz (alcanzar escaño en Cáceres está fuera de todo cálculo) y tirando de la rendija que ofrece la Ley D´Hont, recuperar el puesto perdido en abril (superando a Vox, en cualquier caso, y con un PSOE no disparado, que para eso están las campañas). Habría voces en la confluencia pidiendo echar toda la carne en el asador pero, previsiblemente, y seguro que con un puñado de razones orgánicas de intachabilidad marca de la casa, se cometa dulce suicidio y renueve, por cuarta vez consecutiva (cuarta, ahí es nada), a su candidata por la circunscripción pacense. Errejón y su nuevo proyecto tampoco parecen tener como prioridad Extremadura (¡sorpresa!), así que, al menos por ese lado, no crecerán más enanos en el circo. Multiplicar de cero a cero en momentos de crisis como extraña virtud.

Y AL FINAL

Si gana el PSOE, y no lo hace con mayoría absoluta, nada indica que se pueda volver a explorar esa ficción de un gobierno de izquierdas “fiscalizado” por Unidas Podemos. Sánchez irá, de cabeza, a buscar a un Rivera que ya debe estar lamiéndose las heridas de la que se le avecina y que tendrá que negociar a la baja (a última hora intentó Albert arreglarlo, pero ya estaba devorado por sus dudas, sus idas, sus venidas y el peso de cargar trifachitos por doquier cuando te reclamas más liberal y moderno que nadie). Y si un Cs enloquecido persistiera en su “no es no” a Pedro... ¿porfiaría entonces Iglesias en gobernar junto a este a toda costa? No resulta una pregunta trivial, porque de ahí se debiera desprender nada menos que el completo hilo argumental de la campaña próxima.

Si ganan las derechas en el balance general de escaños (es perfectamente posible, en cómputo de sufragios ya sucedió con la izquierda no soberanista las pasadas elecciones), el escenario de locura está asegurado. A nadie se le escapará, entonces, la cuota de culpa que en el mismo habrían tenido (aún desde grados de incomparable gravedad) quienes, durante meses, fueron colocando, ladrillo a la ladrillo, la estúpida escalera hacia esta segunda ventana de oportunidad (triste usar ese concepto, que fue fetiche, en esta cadencia) para una de las derechas más primitivas de todo el continente. Y se ha empleado el término culpa porque en los bares, en el mercado, en el tajo y en las conversaciones informales, esas geografías que son la columna vertebral de tantas cosas olvidadas, se habla de culpa y culpables; no resulta tan fino hilando el imaginario colectivo.

De los problemas reales de la calle, de salarios, de desempleo, de una crisis ecológica imposible ya de soslayar en el debate político, de acometer una más que previsible recesión y los ajustes que de seguro serán exigidos desde Europa (España como subalterna es una certeza, no una hipótesis), de comenzar un camino de distensión y democracia en la cuestión territorial, la más absoluta de las nadas.

No hemos ni siquiera citado el 15M, el “no nos representan”; ya ni apelamos a las calles, ya no hablamos de crear algo nuevo ni de romper la norma. Ahora todo es fina táctica, avezados estrategas, elecciones, sumas, restas, futuribles; análisis concienzudos, como puede ser este mismo, perfectamente inútiles, episódicos frente a la más pequeña plaza rebosada de voluntades conscientes.

Relacionadas

Historia
¿Cuándo nació Extremadura?

Este jueves, 21 de mayo, el colectivo de Guías-Historiadores de Extremadura organiza su VII Café con Historia (virtual) para debatir sobre los orígenes de la región extremeña.


Obituario
Julio, una senda hacia Utopía

En Extremadura, en esta tierra que tantas veces visitó, tanto en público como en privado, Julio deja a muchos huérfanos. Julio no puede morir mientras siga existiendo en el mundo una persona que se levante para decir ¡hasta aquí!

8 Comentarios
AZ 8:06 28/9/2019

Ya nadie se acuerda del 15 M. Todo aquello se desvirtuó de un modo tan triste y patético, por los actores y actrices que aparecieron, que quienes confiamos en aprovechar una oportunidad de cambio real hemos acabado aún más convencidos de que esto no tiene remedio. Tan obsesionados estaban algunos por llegar a la meta que se olvidaron de disfrutar del camino y de quienes les acompañaban, de cuidarse y de cuidar a los demás. Gracias por el artículo. Un amigo.

Responder
8
0
#40048 16:06 27/9/2019

Que pena la izquierda en Extremadura, cuanto odios, divisiones cainitas, egos y prepotencia. Buena prueba de ello son todos los comentarios de este artículo como el artículo mismo. No nos hace falta enemigos, nos destruimos nosotros mismos

Responder
19
8
#40049 17:03 27/9/2019

Totalmente de acuerdo, no sé si esto es un medio serio o el salsa rosa de la izquierda. A este paso tendré que pedir mi baja de suscriptor del salto

Responder
7
11
#40095 23:44 28/9/2019

Tú tienes de suscriptora lo que yo de sacerdotisa. Patético troleo.

Responder
2
0
#40044 14:50 27/9/2019

Amparo Botejara y su consorte nos van a salir hasta en la sopa, pa estar aburguesados menuda matraca... Anda irse al PSOE que en Podemos ya os han calao

Responder
7
0
#40029 10:17 27/9/2019

Uf, que cansino, bla, bla, bla. Siempre repitiendo la misma cantinela, que obsesión, no hay otros temas que tratar? por ejemplo, la del exdiputado de anticapi que busca sillón y sueldo en Cordobilla

Responder
11
18
#40046 15:04 27/9/2019

Anda, ¡el trol anónimo de siempre!

Responder
11
3
#40009 21:14 26/9/2019

Buenísimo, de principio a fin.

Responder
21
19

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Crisis climática
Unai Pascual: “El científico debe tomar partido, es nuestra responsabilidad”

El economista Unai Pascual es uno de los promotores del manifiesto Euskal Herria post covid-19, al que en tres semanas se han adherido 723 académicos que piden abrir un debate sobre cómo debe realizarse la transformación ecológica.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.