Elecciones 10N
Domingo electoral de paisajes impuestos

Decía Edmund Burke que lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada. Yo conocía esas palabras, es verdad, pero las había olvidado, y del olvido me las ha rescatado un comentario sencillito en las redes sociales, escrito bajo la identidad de lo que parece ser un modesto club de fútbol local.

Facebook y WhatsApp tendrán influencia en la campaña electoral
Facebook y WhatsApp tendrán influencia en la campaña electoral. Byron Maher Sancho R. Somalo
8 nov 2019 12:15

Decía Edmund Burke que lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada. Yo conocía esas palabras, es verdad, pero las había olvidado, y del olvido me las ha rescatado su cita literal en un comentario sencillito en las redes sociales, escrito bajo la identidad de lo que parece ser un modesto club de fútbol local. Unas letras valientes halladas entre el mar de comentarios racistas y enloquecidos de un canal de youtube. Comentarios anónimos insultando a los extranjeros, a las mujeres, comentarios llenos de babas y de mentira, comentarios sórdidos, de odio y, en el fondo, de profunda y radical ignorancia. Palabras que provocan asco, pero de las que he sabido extraer reflexión y, creo, un poco de coraje para, al menos, redactar unas líneas. Para no callar.

Planificaba con unos compañeros, medio a rastras, aburridos de esta oscura campaña electoral, escribir algo en relación a Vox y a su basura. Hasta nos lo habíamos organizado, a última hora, para que tuviera sentido. Queríamos exponer las falsas soluciones que aporta su “programa”. Queríamos hablar de cómo éste es una avalancha de tonterías sin rigor y cómo, donde intenta disimularlo, simplemente deviene en un cúmulo de medidas diseñadas exclusivamente para que los ricos sean más ricos y los pobres, más pobres. La Patria en la cartera y los menesterosos detrás de la bandera, al trote ligero, como siempre.

El programa de VOX es una avalancha de tonterías sin rigor y, donde intenta disimularlo, simplemente deviene en un cúmulo de medidas diseñadas exclusivamente para que los ricos sean más ricos y los pobres, más pobres
Queríamos contar, así a grandes rasgos, que ese partido es una organización cuya cúpula está compuesta de Marqueses de Chorrapelada que nacieron con la cuchara llena (Iván Espinosa de los Monteros, ilustre heredero del Marquesado de Valtierra y, mientras tanto, insigne hacedor de pufos inmobiliarios), de ardorosos militares de reemplazo de los que desconocemos batalla ni combate alguno (pero Ortega Smith sigue con su boina verde enroscada, brindando de pueblo en pueblo, ahí lo da todo). Queríamos no olvidar, en fin, cómo Abascal, su líder supremo, es un hombre que no ha dado palo al agua en su vida, un señor que, en razón de su vida laboral (como la entiende cualquier hijo de vecino), tiene cotizado a la caja común de todos los españoles menos que un veinteañero recién incorporado al mercado de trabajo, un individuo que lleva viviendo de la política que critica desde que tiene uso de razón, de cargo en cargo y fundación en fundación. Un jeta.

Queríamos detenernos mis colegas y yo, cómo no, en nuestra tierra, Extremadura, y recordar cómo se montó aquí el chiringuito fascista a base de tránsfugas de otros partidos y vividores de la política de toda la vida. Cómo colocaron impunemente a sus amiguetes, a dedo, en el ayuntamiento de Badajoz tan pronto como consiguieron representación, y donde, con sus socios (vergüenza para el PP y Ciudadanos gobernar con semejante recua), extraerán nada menos que 733.320 euros anuales para pagar los salarios de sus 14 concejales trifachitos. Salarios de hambre, pobrecitos.

Queríamos hablar de sus sandeces en relación a la economía, a la caza, al feminismo; queríamos decir cómo son el partido de los terratenientes vagos, del señorito Iván, el repugnante personaje de Los Santos Inocentes, y de sus ignorantes tontos útiles. Queríamos intentar dar cuerpo e interpretación a esa mayoría de extremeños (72,3%) a la que, según las encuestas, VOX (y lo que representa) les causa gran rechazo.

Queríamos detenernos en nuestra tierra, Extremadura, y recordar cómo se montó aquí el chiringuito fascista a base de tránsfugas de otros partidos y vividores de la política de toda la vida. Cómo colocaron impunemente a sus amiguetes, a dedo, en el ayuntamiento de Badajoz tan pronto como consiguieron representación
Pero todo eso no tiene sentido quizás dirigirlo a quienes les van a votar porque ahora no están dispuestos a escuchar. No está su espacio de decisiones en el terreno de la lógica ni de la razón. Esa España dislocada hoy no atiende ni entiende. No lo hace por imbecilidad ni por maldad. Lo hace, en parte, por defender sus privilegios de clase, en parte por la ensordecedora música patriótica que todo lo lamina y, en parte no menos importante, por la absoluta incapacidad de políticos, pero también periodistas, que debieran haberlos sabido interpelar. Melindrosos frente al fascismo, entrando a su juego, blanqueándolo, adaptando el lenguaje, dándoles vida; alimentando a una bestia atrincherada en las emociones y la manipulación mediante éstas, a base de falacias y datos falsos, incluso en el debate televisivo; cuando debiéramos haber enfrentado su diabólica capacidad para la mentira y la incultura con la que incendian la comunidad y la convivencia. Hemos tenido, también, muchos inútiles a este lado que deberíamos perseguir a gorrazos.
Hay que señalar la absoluta incapacidad de políticos, pero también periodistas, que debieran haberlos sabido interpelar. Melindrosos frente al fascismo, entrando a su juego, blanqueándolo, adaptando el lenguaje, dándoles vida; alimentando a una bestia atrincherada en las emociones y la manipulación mediante éstas
No era ésta la forma de hacer política que deseábamos. Nos han llevado a esta infrapolítica arrastrándonos de la mano por un fango de hartazgo, de cansancio, de desistimiento. Vinimos a construir, a crear, vinimos a otra cosa y nos han metido en esta repelente espiral electoral que está dando oxígeno a la peor España, en este chantaje, combatiendo la normalización del estiércol como base de la acción política... Pero es el paisaje que me ha sido impuesto, que nos ha sido impuesto, y en él nos vamos a desenvolver este domingo, a puro hierro, sin contemplaciones. Hay un escaño que se dirime, en la circunscripción de Badajoz, donde yo voto, entre Vox y Unidas Podemos. No entre el PP y Vox, ni entre el PSOE y Vox, no. Insisto: entre Vox y Unidas Podemos. No he necesitado ni siquiera ser un hombre bueno para entender de qué va esto y dónde está el mal. El lunes ya echaré por la boca el fuego que haga falta, maldita sea.

Relacionadas

Redes sociales
“Paguita” o cómo reforzar a la extrema derecha siguiéndole el rollo en Twitter

La vida del hashtag “paguita” es un objeto de estudio valioso para comprender la incidencia de Twitter en el relato político. El término “paguita” y sus ramificaciones se convierten en trending topic gracias a multitud de comentarios en Twitter. Pero, ¿quién amplifica los términos que promueve Vox?

8 Comentarios
#42807 9:37 11/11/2019

Una avalancha de tonterías sin rigor, es éste articulo, que no es nada original, es el típico sectarismo de estigmatizar y mentir desde la hipocresía. No merece la pena... Simplemente no se ha entendido nada. Si creéis que estigmatizando como fascista, machista y racista todo lo que no entendéis ni respetáis conseguís convencer a alguien que no esté convencido ya, es que no entendéis nada. Supongo que censurarán el comentario, pero al menos el censor lo leerá.

Responder
0
1
#42808 10:05 11/11/2019

como ves aquí no se censura, es la diferencia en los de Vox y los que respetan las opiniones de los demás

Responder
1
0
#42781 18:05 10/11/2019

Qué artículo más bueno

Responder
1
0
#42734 16:58 8/11/2019

El domingo hay que derrotar al fascismo. No cometamos de nuevo el error de dejarles crecer con nuestra indiferencia

Responder
3
0
#42732 16:20 8/11/2019

Gran letra y ritmo la de este Artículo, Manuel, a mi entender te ha faltado destacar el final apoteósico de todo este devenir con el estrambote mediático del segundo entierro del dictador, con el que Sánchez le ha regalado a Vox miles de entusiastas. Comparaban los medios la soledad de la ceremonia respecto al primer entierro, sin percatarse que detrás de las pantallas había millones de ojos siguiendo al cortejo familiar. Cambian las formas, lo fundamental sigue resguardado en las instituciones, en los bancos y en los palacios.

Responder
7
0
#42725 14:52 8/11/2019

Los que se queden en casa del domingo si avanza la ultraderecha después vendrán los lamentos y las alertas antifascistas. No podemos dejar pasar la oportunidad de plantar cara a los fascistas en las urnas

Responder
5
0
#42724 14:37 8/11/2019

Gracias por escribir lo que tantas pensamos.

Responder
10
0
#42721 14:20 8/11/2019

Muy buena reflexión, nos jugamos mucho en Extremadura, no podemos permanecer impasibles ante el avance del fascismo

Responder
11
0

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.