Filosofía
¿Vencer o convencer? Crítica de la concepción instrumental de la violencia

Diversos autores de la tradición han presentado la violencia como un medio legítimo para conservar o instaurar un orden jurídico. La mera imposición, sin embargo, resulta problemática sin el ejercicio de la persuasión.

Doctoranda en Filosofía e investigadora

publicado
2019-10-04 10:00

Diversos procesos jurídicos que están teniendo lugar en nuestros días ponen de manifiesto la importancia de repensar en el presente la cuestión de la violencia.

Para analizar esta cuestión debemos hacernos cargo de que en el debate contemporáneo nos encontramos al menos con dos posturas sobre la violencia: 1) Aquella que defiende que es legítima si los fines que pretende alcanzar son deseables o 2) Aquella que considera que, venga del lugar que venga (de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado o de los movimientos sociales), el uso de la violencia pone en peligro la legitimidad de los objetivos que pretende lograr.

Pese a defender posturas distintas acerca de la legitimidad de la violencia, ambas argumentaciones comparten el entenderla como un medio, un instrumento (legítimo o no) para conservar el derecho o para crear uno nuevo.

VIOLENCIA CONSERVADORA DE DERECHO

Para dar cuenta de la legitimación tradicional del uso de la violencia para conservar el derecho podemos pensar en la formulación del Estado como monopolio de la violencia legítima en teóricos como Max Weber. El uso de la violencia según este autor sería legítimo en la medida en que sea necesario, como último recurso, para mantener el orden. En caso de necesidad —se argumenta— la policía y los militares podrían utilizar la violencia legítimamente para restablecer el cumplimiento del derecho.

Cabría preguntarse entonces: ¿todo orden jurídico exige el uso constante de la violencia para su mantenimiento?

Si esto fuera así, el debate acerca de la legitimidad de la violencia para conservar el derecho carecería de sentido ya que el uso de la coerción sería inevitable. No obstante, cabría señalar que no siempre el orden normativo se presenta en su conjunto como coercitivo. Cuando un pueblo lo acepta, no es necesario el uso de la violencia para su mantenimiento. El problema comienza en el momento en que ciertas normas se ponen en cuestión colectivamente y, sin embargo, el orden jurídico es presentado como si fuera inevitable, inamovible y completamente neutral. La violencia aparece cuando la norma invisibiliza su carácter histórico y contingente con el objetivo de borrar toda posibilidad de crítica y de cambio. Esta operación quiere hacer coincidir legalidad y legitimidad, olvidando que ambas cuestiones no son idénticas.

Si legalidad y legitimidad fueran exactamente lo mismo nunca cabría señalar que una ley es injusta. Sin embargo, la historia está plagada de críticas dirigidas hacia las normas. Sabemos, por ejemplo, que la esclavitud fue una institución jurídica. No obstante, la legitimidad de esa legalidad se puso en cuestión.

Si la norma olvida su carácter temporal e histórico, y pretende ser válida para todo tiempo y lugar, utilizará la fuerza para acallar cualquier cuestionamiento y mantener su predominio.

Muchos movimientos políticos han interpretado la violencia como un medio necesario para el cambio revolucionario. Si aceptamos la afirmación de Karl Marx según la cual “la violencia es la partera de toda sociedad vieja preñada de una nueva” parecería casi inevitable su presencia en los cambios sociales.

VIOLENCIA CREADORA DE DERECHO

Muchos movimientos políticos han interpretado la violencia como un medio necesario para el cambio revolucionario. Si aceptamos la afirmación de Karl Marx según la cual “la violencia es la partera de toda sociedad vieja preñada de una nueva”, parecería casi inevitable su presencia en los cambios sociales. No obstante, cabe preguntarse ¿todo cambio social ha sido promovido históricamente por movimientos políticos violentos?

Existen movimientos sociales que consideran que los cambios son posibles sin hacer uso de la violencia, como por ejemplo los movimientos de desobediencia civil.

La desobediencia civil se presenta como una forma de resistencia no violenta a una ley o un orden jurídico considerado ilegítimo. Los movimientos sociales que la defienden suelen formular la necesidad de abandonar un criterio instrumental de violencia. En otras palabras: para estas propuestas políticas la violencia no puede entenderse como un medio legítimo para un fin deseado. Las acciones deben tener un carácter ejemplar y no constituir meramente una estrategia útil para lograr tales objetivos. Esta convicción surge de una concepción del cambio social que concede una gran importancia al proceso de construcción de alternativas. En lugar de pensar en el momento revolucionario separado de la nueva sociedad a la que aspiran, intentan anticipar en la acción política las formas de sociabilidad que buscan construir. Se argumenta que, si queremos una sociedad sin violencia, las acciones políticas que emprendemos no pueden ser ellas mismas violentas. Según este punto de vista, si reproducimos lo que queremos subvertir, lo estaremos legitimando.

Los movimientos de desobediencia civil son particularmente interesantes porque interrumpen la cadena entre la violencia conservadora de derecho y la violencia fundadora de derecho.

Contra la tentación de combatir la violencia que pretende conservar el derecho con más violencia y, por lo tanto, convertir la violencia en un instrumento o medio legítimo para un fin predeterminado, los movimientos de desobediencia civil practican una respuesta no violenta a la violencia. Es una respuesta activa (no meramente pasiva) que implica una lucha constante para vencer la tentación mimética de la violencia.

La no violencia es una postura crítica que pretende cuestionar el orden vigente y construir uno nuevo sin hacer uso de la coerción.

Quizá no baste vencer al que piensa de manera diferente para instaurar o conservar un determinado orden social. La falta de convicción resulta una herida mortal en un régimen puesto que abre las puertas a su cuestionamiento una vez desaparecida la fuerza y la coerción que lo mantiene.

¿VENCER O CON-VENCER?

Nadie pone en duda el hecho de que la violencia puede llevar a la victoria. No obstante, quizá no baste vencer al que piensa de manera diferente para instaurar o conservar un determinado orden social. La falta de convicción resulta una herida mortal en un régimen, puesto que abre las puertas a su cuestionamiento en cuanto desaparece la fuerza y la coerción que lo mantiene.

Podemos pensar en la frase atribuida a Miguel de Unamuno «venceréis, pero no convenceréis» dirigida a José Millán-Astray, general del bando sublevado. En ella se pone de manifiesto que se puede resultar victorioso mediante el uso de la fuerza y no por ello necesariamente generar convicción entre los vencidos.

Aunque desde cierto punto de vista de la “realpolitik” (política realista) la defensa de acciones políticas no violentas resulte naif, quizá valga la pena hacer un alegato a favor de la persuasión frente a la mera imposición.

Si bien es cierto que en determinados contextos y coyunturas la violencia se nos presenta casi como la única alternativa —aunque sea bajo la forma de la autodefensa— el mero hecho de que tanto la conservación como la instauración de derecho no implique necesariamente la violencia, nos debe invitar a pensar en otras formas de actuar políticamente.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Francia
La mano dura de Macron, el príncipe progresista

Decenas de manifestantes han sido mutilados o heridos: cinco perdieron una mano, cuatro sufrieron contusiones en las partes genitales. Una represión inédita en Francia desde mayo del 68 que daña la imagen del presidente Macron

Violencia policial
Ya se conoce qué agente disparó la bala de goma por la que Roger Español perdió un ojo

El agente responsable del disparo de una bala de goma que hizo perder la visión en un ojo a Roger Español durante el referéndum catalán del 1 de octubre de 2017 ha sido identificado.

4 Comentarios
#40682 18:19 8/10/2019

Es un debate tan complejo como interesante...

Responder
0
0
Xabalo 21:15 7/10/2019

En este articulo falta Gandhi

Responder
0
0
#40445 14:21 4/10/2019

Esto es fácil, la violencia si la ejerce alguien que defiende mi ideología siempre será mentira o justificable sea el grado que sea, por otro lado de la otra parte se exagerará cualquier acción para justificar que sufro represión

Responder
2
2
#40480 21:20 4/10/2019

Falso.

Responder
2
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Miles de personas colapsan el Prat en la jornada de protestas contra la sentencia del 1 de octubre

Miles de personas han acudido a la convocatoria para colapsar el aeropuerto de Barcelona con motivo de la sentencia de cien años de cárcel a políticos y activistas del referéndum del 1 de octubre.

Referéndum del 1 de octubre
Catalunya no se va, a Catalunya la empujan

Por si no ha quedado claro, dos líderes civiles han sido condenados a nueve años de cárcel por convocar una manifestación sin heridos, una presidenta del Parlament ha sido condenada a 11 años y seis meses por no vetar un debate parlamentario... Catalunya no se va, a Catalunya la empujan.

Juicio del 1 de Octubre
Penas de entre 9 y 13 años para los acusados del 1-0

Junqueras es condenado por el Supremo a 13 años de prisión por sedición en concurso medial con un delito de malversación. Los exconsellers Romeva, Turull y Bassa a 12 años; Forcadell a 11 años y medio; Forn y Turull a 10 años y medio, y Cuixart y Sànchez a nueve años.


Juicio del 1 de Octubre
Adéu, España

Hoy, después de una sentencia que condena a cien años de cárcel a nueve de los doce acusados por el referéndum del 1 de octubre de 2017, una parte de Cataluña se va para no volver.

Juicio del 1 de Octubre
Un exasesor de la ONU tacha la sentencia del Procés de “aberración jurídica”

El jurista Alfred de Zayas, asesor de la ONU hasta 2018, emplaza al Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo a decidir si España está violando el artículo 2 del Tratado de Lisboa, en el que se expresa que “la Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de derecho y respeto a los derechos humanos.

Últimas

Rojava
Europa decide esta semana su política frente a la invasión de Rojava

Borrell se suma al veto de venta de armas a Turquía, una de las principales receptoras de armamento español, tras la reunión entre ministros de exteriores de la UE celebrada este lunes 14 de octubre en Luxemburgo.  

Ecuador
Lo han vuelto a hacer: el movimiento indígena tumba el ‘paquetazo’ de Lenin Moreno

Doce días de movilización han dado como resultado una nueva gran victoria del movimiento indígena: el presidente de Ecuador Lenin Moreno deroga el polémico decreto 883.

Feminismos
Un Encuentro del feminismo sin fronteras

En Argentina el Encuentro de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries congregó un año más a miles de personas. La 34 edición de esta cita tuvo lugar en la ciudad de la Plata y fue declarada Encuentro “plurinacional” por primera vez respondiendo al reclamo de las mujeres indígenas.  

Biodiversidad
“No es la DANA”: los ecologistas culpan a la agroindustria y las administraciones del colapso del Mar Menor

Ecologistas en Acción exige al Gobierno de la Región de Murcia que “no tire balones fuera” en la crisis medioambiental y señala al sector agroindustrial del Campo de Cartagena y a las administraciones locales, regional y estatal “por no hacer su trabajo”.

Memoria histórica
El Gobierno exhumará discretamente a Franco el día 21 de octubre

Los detalles del operativo se darán a conocer el viernes anterior, es decir, el 18 de octubre. El Gobierno niega que se trate de una estrategia electoral y recuerda que su intención era hacerlo en junio.

Teatro
La santidad o la hoguera: vida y muerte de las místicas de la Baja Edad Media

Las llamaron locas y herejes, las quemaron, y con el paso de los siglos algunas fueron canonizadas. Son las místicas, figuras ambiguas de la Edad Media que desafiaron el patriarcado y se opusieron al incipiente capitalismo.

Movimiento obrero
Aquella madrugada de primavera
Un acercamiento (empezando por los hechos del 25 de marzo) de lo que supuso la emigración de extremeños al País Vasco en los 60 para el movimiento obrero vasco
Música
La Polla Records en Madrid. Crónicas de una ciudad

En los tiempos políticos de los buenos chicos, de su nueva moral acaramelada, y de la reacción conservadora, que La Polla reventase en Madrid fue un regalo.

Opinión
Putas: ¿de la prostitución a la proletarización?

Las posiciones prohibicionista, regulacionista y abolicionista de la prostitución aspiran, cada una a su manera, a imponer al conjunto de la sociedad un concepto y una práctica de sexualidad y reservan al trabajo un espacio más amplio que a la libertad.

Colonialismo
Gabriela Rivera: "El 12 de octubre no hay nada que celebrar"
Gabriela Rivera, artista visual y activista del colectivo Resistencia Migrante, participó en la manifestación del pasado 12 de octubre en València y explica a fondo sus reivindicaciones.