Filosofía
Interseccionalidad reaccionaria

El contrapunto de los movimientos sociales con una perspectiva interseccional lo encontramos actualmente en una extrema derecha que construye su discurso a partir de la intersección entre xenofobia, misoginia, homofobia y nacionalismo.

Migrantes en la valla de Melilla
Migrantes en la valla de Melilla. Imagen de Mikel Oibar y Laura Tárraga / Disopress Mikel Oibar
Doctoranda en Filosofía e investigadora.

publicado
2019-02-05 10:00

La teoría de la interseccionalidad llama la atención sobre la interrelación entre distintos ejes o sistemas de opresión. Desde este punto de vista, la base de la desigualdad social tiene un fundamento multidimensional y, por tanto, cualquier proyecto de transformación que pretenda lograr una mayor justicia social ha de tener en cuenta esta interacción entre distintas discriminaciones.

Originalmente esta teoría cobró fuerza en el contexto estadounidense y fue desarrollada por mujeres afroamericanas que buscaban poner de manifiesto la insuficiencia de los planteamientos emancipatorios que solamente tomaban en consideración –de manera unilateral— una estructura de dominación, como el género, la clase o la raza. Hasta nuestros días este análisis ha mostrado su potencial para repensar las injusticias de un sistema que además de capitalista es heteropatrirarcal, racista y capacitista. Por este motivo diversos movimientos sociales tratan –con mayor o menor éxito— de tener presentes las múltiple desigualdades, entrelazadas y articuladas entre sí, con el objetivo de subvertirlas.

La igualdad formal y el nacionalismo reaccionario

El contrapunto de estos movimientos sociales con una perspectiva interseccional lo encontramos actualmente en una derecha que también vincula el género, la orientación sexual, la etnia y los distintos orígenes nacionales, pero en un sentido completamente distinto. En el lugar en el que unos perciben privilegios, otros ven derechos. Unos derechos que, a juicio de la derecha más reaccionaria, son ahora vulnerables ante una dictadura particular: la dictadura de lo políticamente correcto.

Las luchas de las personas racializadas, migrantes, a favor de los derechos de minorías sexuales o de género, son vistas por los defensores de la incorrección política como represoras. A su juicio, promueven la censura y atentan contra libertades inviolables. Es más, consideran que atacan incluso a la verdadera igualdad, pervertida por estos movimientos. La igualdad genuina, según el planteamiento de la propuesta reaccionaria, es la igualdad formal, de la que deben disfrutar todas las personas, siempre que cumplan el requisito de tener el mismo origen nacional. No parece preocuparles que esta concepción de igualdad, que obvia las diversas condiciones materiales en las que viven las personas, refuerce de facto la desigualdad social.

Basta recordar una cita mordaz de Anatole France sobre la ley y la igualdad formal para vislumbrar el resultado de abstraer las diferentes posiciones de los sujetos a la hora de pensar la igualdad: “La ley, en su magnífica ecuanimidad, prohíbe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo puentes, mendigar por las calles y robar el pan”. Si perseguimos exclusivamente una igualdad formal ante la ley, que no tenga en cuenta las desventajas de ciertos individuos o las prerrogativas que gozan las personas situadas en un lugar ventajoso, no podremos conseguir una sociedad sin desigualdades sino que, más bien, estaremos condenados a reproducir eternamente las mismas jerarquías entre aquellos individuos que disfrutan de todos los apoyos y condiciones para tener una vida digna y aquellos que están abocados a una existencia abyecta.

Si perseguimos exclusivamente una igualdad formal ante la ley, […] estaremos condenados a reproducir eternamente las mismas jerarquías entre aquellos individuos que disfrutan de todos los apoyos y condiciones para tener una vida digna y aquellos que están abocados a una existencia abyecta.

La estrategia de los nostálgicos de tiempos pasados consiste en presentarse como una minoría oprimida, que busca restaurar una igualdad pretérita. No obstante, pese a instrumentalizar la retórica de los oprimidos, condenan aquellos discursos que visibilizan las desigualdades a las que dan lugar los privilegios sociales. Para efectuar esta operación les basta con negar el privilegio presentando las jerarquías como resultado de las elecciones –más o menos afortunadas— que realizan los individuos a lo largo de su vida. Al proceder de este modo, invisibilizan el hecho de que nadie decide si nace hombre o mujer, con un determinado color de piel, en un territorio o en otro, en una familia rica o pobre,… y que, por tanto, no se puede responsabilizar a alguien de la situación que ocupa en la sociedad en virtud de estos hechos. El tener una nacionalidad, por ejemplo, no puede constituir un mérito o demérito, y por este motivo la situación de anomía o de afuera de la ley que puede experimentar un apátrida o un refugiado al que se le niegue el reconocimiento de derechos básicos de ciudadanía, no puede justificarse, sin más, atendiendo a sus elecciones personales.

La extrema derecha intenta pasar por alto las injusticias de su propuesta de excluir de una vida digna de ser vivida a una buena parte de la población promoviendo –con cualquier medio posible— la xenofobia, la misoginia, la homofobia y el nacionalismo. Atestiguamos como los bulos, la información sesgada o malintencionada sirven hoy para dotar de legitimación a un programa de transformación social que busca restablecer los privilegios sociales que están siendo cuestionados por movimientos sociales antirracistas, transfeministas y a favor de las personas migrantes.

No es casual que el nacionalismo cobre especial importancia en los defensores de la restauración del viejo orden social. Sabedores del hecho de que la población migrante sin papeles no posee el derecho al voto, ni goza de libertades básicas reconocidas en el marco jurídico para cualquier ciudadano nacional, como el derecho de manifestación (ya que al manifestarse se expone a la persecución policial y a una posible reclusión en un centro de internamiento de extranjeros) atizan el odio hacia las personas migrantes –sobre todo aquellas más pobres o desfavorecidas— con total impunidad. El uso de banderas, disfrazado de inofensivo orgullo nacional, busca aglutinar a personas de distintos estratos sociales bajo una misma simbología. El proyecto de conservar la unidad nacional, supuestamente amenazada por individuos que ponen en cuestión las costumbres precedentes, presenta a la homogeneidad de tradiciones como la solución a los diversos problemas que afronta la población. Los males sociales son así reflejados en el extranjero. La inseguridad, el tráfico de drogas, los robos o la violencia machista se proyectan en una figura de alteridad, creando de este modo una fantasía complaciente de completa inocencia entre los ciudadanos nacionales. Incluso se atribuye al foráneo la causa de la precariedad vital en la que se encuentran los sectores más desfavorecidos de la ciudadanía. Por un lado, este discurso permite eludir de su responsabilidad a las grandes fortunas patrias que evaden impuestos o mantienen a sus trabajadores en situación de explotación. Por otra parte, da rienda suelta a un espejismo de autosuficiencia que invisibiliza la dependencia de los países del norte global de la mano de obra extranjera y la extracción o expolio de recursos del sur global.

Frente a la ofensiva de la nueva derecha los movimientos tienen la tarea de contraponer al nacionalismo excluyente, al clasismo y a la defensa del orden heteropatriarcal, un reconocimiento de la interdependencia y abrir la posibilidad de pensar fórmulas de dependencia que no se traduzcan en dominación y explotación.

Heteropatriarcado y negación de la vulnerabilidad

Este delirio de completa independencia se entrelaza con una concepción masculinista y heteropatriarcal de los denominados Estados desarrollados. La insistencia de la nueva derecha en construir muros en las fronteras, o reforzar los ya existentes, persigue afianzar la concepción de los territorios nacionales como fortalezas invulnerables e impenetrables. La penetrabilidad y la vulnerabilidad –atributos tradicionalmente vinculados a lo femenino— se repudian como una ofensa a la integridad de los Estados. De este modo los saltos a las vallas o la incursión de migrantes a través de las fronteras se presentan como una violación inaceptable.

La interseccionalidad entre la defensa de lo nacional, la xenofobia, misoginia u homofobia, se pone de relieve en esta negación de la vulnerabilidad. La estrategia del capitalismo heteropatriarcal racialmente estructurado para permanecer incuestionado a lo largo de su historia ha consistido en proclamar como ideal la autosuficiencia e invisibilizar la dependencia de cuidados y apoyos que ciertos sujetos hegemónicos –por lo general hombres, blancos, heterosexuales, de clase alta y sin ninguna discapacidad— hacen depender de aquellos que habitan una esfera privada de la luz pública. El derecho a aparecer en el espacio público-político –la esfera del reconocimiento— sin miedo a la violencia o intimidación, ha sido tradicionalmente restringido para aquellos sujetos que más se acercaban al modelo de subjetividad hegemónica. La injusticia de este orden social, añorado por los sectores reaccionarios, consiste en reconocer ciertas vidas como merecedoras de ser salvaguardadas, cuidadas y recibir toda clase de apoyos, mientras condena a una mayoría a la falta de recursos necesarios para llevar una vida digna de ser vivida.

Frente a la ofensiva de la nueva derecha de reavivar la fantasía de la autosuficiencia, los movimientos que buscan instaurar una mayor justicia social tienen la tarea de contraponer al nacionalismo excluyente, al clasismo y a la defensa del orden heteropatriarcal, un reconocimiento de la interdependencia y abrir la posibilidad de pensar fórmulas de dependencia que no se traduzcan en dominación y explotación. El objetivo sería hacer de esa interdependencia, ineludible, una vida en común más habitable. Para ello se hace necesario el reconocimiento de que todas las vidas son vulnerables y si carecen de redes de los apoyo y de las infraestructuras necesarias, son invivibles.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Educación pública
Filosofía para analizar o uso do Instagram
Alumnado dun instituto compostelán analiza no Instituto de Gadgets Tecnolóxicos o emprego da tecnoloxía móbil e internet
Filosofía
El imperativo moral de la multitud
Construir subjetividad antagonista pasa por la constitución de un ethos alternativo a los modos y maneras de vivir que establece el neoliberalismo
3 Comentarios
#30303 24:10 8/2/2019

Gracias por el artículo! Me ha gustado mucho! Sólo he echado en falta que incluyeras uno de los principales ejes de dominación: el extractivismo que se hace de la naturaleza, una de las raíces de los muchos mal vivires de millones de personas humanas y no humanas. En esta lucha necesitamos también contraponer frente a la lógica del crecimiento económico y la generación de empleo (a costa de lo que sea), un sentido que conecte nuestra interdependencia con nuestra ecodependencia y que ponga en el centro el cuidado de la T(t)ierra y sus gentes, superando la lógica mercantilista y consumista, y repartiendo el trabajo socialmente necesario.

Responder
4
0
#30141 11:33 5/2/2019

Otro fantástico análisis del alzamiento del fascismo en España, es cierto que apela a todos esos sentimientos e idearios, pero creo que en muchos se olvida del cómo lo está haciendo, es decir, el marketing publicitario que usa, y creo, que es el uso del egoísmo lo que está haciendo atractivos a este tipos de partidos, a reivindicar lo mío, mis derechos, mis frustraciones, sin importar el el de al lado, ese egoísmo que hace que se odie por igual a un catalán que a un inmigrante porque te quita lo tuyo, el egoísmo de la ley de violencia de género que hace culpable a un hombre por ser hombre y ataca a la masculinidad social, y ante esa ola de eogísmo en un contexto de precariedad, de agitación social y polarización mediática la izquierda tiene mucho que perder , y la verdad, no veo una solución para todo esto.

Responder
4
1
#30232 15:47 7/2/2019

La propuesta alternativa al neofranquismo y el neoliberalismo canibal, puede basarse en la conciencia creciente de que vivimos todas juntas de alquiler en un planeta donde cada acción individual (también al votar o dejar de hacerlo) contribuye a conformar nuestras vidas diarias.
Escapar de la precariedad laboral y la destrucción de las condiciones de vida, requiere distinguir lo que contribuye a que las personas conserven y amplien sus derechos, por encima del ruido de la ola fascista que conviene surfear sabiendo que, con la lucha y la resistencia, también pasará.

Responder
0
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Italia
La dimisión de Conte pone en peligro el deseo de Salvini de un proceso electoral inmediato

El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata se pueden poner de acuerdo para evitar unas elecciones inmediatas en las que el ultra Matteo Salvini parte con ventaja en las encuestas.

Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.

Industria farmacéutica
Más de 500 medicamentos con problemas de suministro en España

El desabastecimiento de medicamentos en España ya supone más que una alerta farmacéutica. Son cientos de historias de pacientes sin su tratamiento.

Masculinidades
Terrorismo y masculinidad

M. sale de casa, todo está listo, la adrenalina bulle, no hay marcha atrás. Las armas cargadas, el plan bien meditado: llegó el momento.