Feminismos
Feminismo desde la Afro-españolidad

Empoderamiento femenino comunitario desde una perspectiva afrocentrada. Así es como denomino mi ideología, que pretende ir en busca de la raíz, alejándose de las perspectivas más eurocéntricas.

Feminismo afro-español
Un momento del Black Barcelona Encuentro 2016 Deborah Ekoka
Gestora cultural. Cofundadora librería United Minds
25 mar 2020 11:00

Soy humana, soy mujer, soy hija, soy nieta, soy madre.

Soy negra, soy blanca, soy mestiza, soy mulata (pero no la hija de una yegua y un burro), soy afroespañola, soy guineanohispana, soy afrodescendiente, soy lo que yo decida ser.

Y empiezo así porque creo que es importante nombrar el lugar desde donde una actúa, desde el que una reflexiona, y por lo tanto, desde el cual una escribe.

A las personas afro o racializadas desde la opresión, la vida se nos complica a muchos niveles, sobre todo cuando no hemos nacido en el lugar que se supone debemos nacer en la mente de lxs demás, lxs que te limitan y te excluyen a la otredad, los que cuando te preguntan de dónde eres, y tú dices, “de aquí”, lo niegan con un “NO, ¿pero de dónde?, de verdad”. Aunque lo que realmente quieren saber es por qué soy del color que soy, pero no se atreven a preguntar, son atrevidxs, pero no valientes.

La identidad por sí misma es transmutable, un eje con diferentes aristas. Las más visibles son el género y la raza, casualmente dos términos inventados por el hombre, que casualmente le enaltecen a él, al hombre blanco, que es quien ha decidido desde tiempos inmemoriales en la mayoría de territorios, desde cómo debemos comportarnos estas personas no masculinas, no blancas, no euro-céntricas y no cristianas, hasta quién debe morir y quién debe vivir, como si de su mismo dios católico apostólico castigador se tratase. Para entender más sobre esto, os recomiendo leer Necropolítica de Achille Mbembe.

Cada vez hay un mayor número de mujeres dentro del feminismo que se abren a incluir otras realidades desde la escucha activa y el respeto.

Con todo esto que nos precede, gran parte de la población debería aliarse para combatir. Pero en ocasiones, en lugar de esto, las personas que están abajo de estos hombres blancos, pero encima de muchxs otrxs, deciden ocupar su escalón y aprovechar el privilegio que se les otorga, no para ayudar a los de abajo en su gran mayoría, sino para estar por encima y pisar sobre blandito. Sabemos que arriba del todo está el hombre blanco, después la mujer blanca, el hombre negro y, abajo del todo, la mujer negra, y cuanto más oscura, más oscuro su futuro. Durante décadas, desde los movimientos civiles en EEUU, mujeres como Zora Neale Hurston, Patricia Hill Collins, y más adelante Angela Davis, Bell Hooks, Assata Shakur y otras muchas han luchado no solo contra el patriarcado, sino también contra un feminismo hegemónico, con el fin de que las feministas blancas las tuvieran en cuenta. Es cierto que las mujeres negras en la lucha contra el racismo y a favor de los derechos civiles han tenido que ir de una manera comunitaria con sus hombres, al contrario que las compañeras feministas no racializadas, que no tienen en cuenta a sus compañeros, que en realidad no tienen ninguna lucha, más allá de sostener el patriarcado que les ha beneficiado casi desde el mismo día en que nació el capitalismo. Pero esta es una historia que más o menos todas conocemos.

Desde mi perspectiva y como mujer mestiza, criada por unos abuelxs blancxs, y en un cole 99,7% blanco, aunque con la suerte de tener mucho contacto con la parte negra, empecé sufriendo antifeminismo o antisororidad en el colegio. Mi “mejor amiga” (así lo entendía yo), y vecina, era muy maja conmigo hasta que se enfadaba y me llamaba “negra de mierda”. Esto, para una niña de 8 o 9, es muy doloroso, pero yo siempre volvía cuando ella ya estaba bien, alguna vez se disculpaba. Y ¿qué podía hacer yo con esa limitada conciencia y ninguna herramienta? Pues seguir siendo amiga de una niña violenta. Y, probablemente, así ha sido la vida de muchas. Y sigue siendo, no nos engañemos. España es así, al menos en un gran porcentaje de su población. Lo peor es cuando hace 2 años, esta ex compañera de cole, en mi muro de Facebook, me rebatió cierta denuncia racista. Y cuando le recordé lo que decía en el cole, qué casualidad, no se acordaba.

Creo que hay vidas repletas de experiencias similares, y peores. Tengo compañeras más mayores que se las han visto con los nazis en Barcelona o Madrid, que han sido agredidas físicamente y han tenido que correr solo por su color de piel.

Feminismos
Nuestra lucha: mujeres migrantes negras en España
¿Cómo encontró el feminismo negro migrante un espacio de encuentro asociativo desde donde tejer la diversidad desde su diferenciación?

A muchxs de nosotrxs, la sociedad nos ha hecho muy complacientes, de manera que nos callamos mucho cuando nos hacen sentir violentadas con frases, palabras o preguntas absurdas, porque preferimos sentirnos mal a hacer sentir mal a la otra persona. Yo, hace tiempo, decidí no callarme siempre que fuera posible y, aún así, sigue habiendo situaciones en las que, por no violentar el ambiente, debemos seguir callándonos, y sufrimos esa falta de libertad de expresión.

Si bien es cierto que, por lo general, las mujeres tenemos una empatía y asertividad mucho más amplia que los compañeros varones, aún queda mucho por hacer, a pesar de que cada vez hay un mayor número de mujeres dentro del feminismo que se abren a conocer e incluir otras realidades y experiencias desde la escucha activa y el respeto, incluso abriéndose a los compañeros, con los que a mi modo de ver debemos sanar esta herida ancestral que tenemos.

Mi incursión en los feminismos nació hace unos años leyendo mujeres afroamericanas. Pero me di cuenta que mi realidad no tenía nada que ver con el contexto americano, es más, en mi familia ecuatoguineana, africana, he tenido ejemplos de feminismo, de sororidad, y en lugar de subir hacia el Norte, como solemos hacer, empecé a mirar hacia abajo, hacia el Sur, miré a mis tías, a mis abuelas y a las mujeres africanas que siempre fueron lo que se denomina ahora feministas, grandes reinas y heroínas de antaño, como la reina Nzinga de Angola o las amazonas de Dahomey. Si buscamos mujeres más contemporáneas, encontramos a Winnie Mandela, y otras grandes autoras y pensadoras como Ama Ata Aidoo, Aminata Traoré, Mariama Ba, Oyeronke Oyewumi, las ecuatoguineanas de habla española Remei Sipi, Trinidad Morgades, Melibea Obono. La cultura africana es sororidad en estado puro, como cualquier cultura no occidental. Ha sufrido una gran aculturación y occidentalización, que nos ha hecho creer que África es machista, patriarcal y siempre lo fue. Es lo que ocurre cuando la historia la cuentan los ganadores, que lo hacen a su manera. Ojo, no niego que pudieran existir actitudes patriarcales, pero intento siempre ir a la raíz, y ver las cosas con perspectiva y en contexto.

En ocasiones la línea que separa aliadas de no aliadas es, simplemente, la manera de sentarse a escuchar.

A día de hoy yo puedo presumir de pertenecer a un colectivo que es la Escuelita Feminista, donde somos mujeres de todo el mundo con un enorme respeto las unas por las otras y por conocer y enriquecernos de otras culturas, tenemos representación de varios pueblos de Abya Yala, Caribe, África, y por supuesto, este territorio español, y han pasado muchas nacionalidades de mujeres que buscan apoyo y un espacio seguro. Cada una tenemos nuestra identidad y nuestra realidad, ya sean las personas migrantes o nacidas y vividas aquí. Y nuestro modelo de empatía y asertividad ha hecho que esto sea posible, las alianzas son posibles, y cada vez lo vemos más materializado, pero estas premisas son imprescindibles. Muchas no nos acercamos a espacios blancos porque no queremos sentirnos violentadas, con comentarios o preguntas que no vienen al caso y que no nos respetan, ni aportan nada al discurso. Ya llevamos demasiado sobre nuestras espaldas, y nos cuidamos. Aún así, nos encontramos con espacios o personas sin ninguna consideración en nuestro día a día, lamentablemente, y para combatir esto, lo que hacemos es crear nuestros espacios y buscar aliadas deconstruidas. En ocasiones la línea que separa aliadas de no aliadas es, simplemente, la manera de sentarse a escuchar.

No me gustaría terminar sin añadir que, dentro de los diferentes feminismos, hay cuestiones muy variadas. Yo entro dentro del comunitario y el africano. Ambos son muy similares, me gusta la manera de construir con todxs, la familia, la tribu. Veo una gran diferencia con otros feminismos que me resultan muy individualistas. Algo que veo dentro del feminismo euro-céntrico es el tema de posicionarse siempre de parte de la mujer, solo por ser mujer, y sin conciencia crítica de cada situación. A día de hoy tenemos hermanos en pro de las mujeres que tienen miedo al feminismo, nos temen, porque hay mujeres sin esta conciencia, que en ocasiones no pueden posicionarse en el lado del hombre, porque piensan que para ser feministas debemos odiarlos y luchar contra ellos, como si no fueran padres, hermanos o hijos. ¿Que debemos luchar contra el patriarcado? Sí. ¿Que debemos vivir en una lucha constante con ellos solo por haber nacido hombres? No. El mundo debe cambiar y, para ello, todas y todos debemos poner de nuestra parte. Creo muy importante apelar a una coherencia y una responsabilidad, para desarrollar un sentido crítico y valorar cada situación, enfocada a encontrar un balance, especialmente cuando hay niños y niñas, que, en ocasiones, acaban sufriendo por una mala gestión de la situación entre los progenitores.

No debemos olvidar que la base de lo femenino en términos universales es la fertilidad, la capacidad de crear vida, tal como hace la madre tierra. Pero también necesitamos al masculino más allá de la fecundación, ya que todas las personas, energéticamente hablando, tenemos estas dos polaridades, masculina y femenina, y deben ser equilibradas, aun sabiendo que, quizá por ser nosotras más fuertes que ellos mentalmente, nos toca hacer un mayor trabajo.

Crezcamos juntas y juntos, que es la base del feminismo africano. Terminaré con una palabra que viene de Sudáfrica, de las lenguas zulúes y xhosa. Os invito a que busquéis su significado, tanto literal como espiritual en vosotras:

¡Ubuntu!

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Feminismos
Crack Up! Feminismo, pandemia y después
Pensamos, desde una perspectiva feminista, las posibles salidas a la crisis actual en relación a la deuda, la vivienda y los modos de producción
Filosofía
Ego confeso: el coronavirus en los bordes de lo político y lo púdico
¿Sabremos construir desde las ruinas de la crisis actual? ¿Con qué palabras? ¿Con qué gestos? ¿Seremos capaces de hacerlo sin que nadie quede atrás?
Filosofía
Ana Carrasco-Conde: “Estamos siempre proyectando al futuro, pero barajamos elementos que no podemos controlar”

Profesora de Filosofía Moderna y Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid, Ana Carrasco Conde habla sobre este virus que nos iguala y nos inquieta a partes iguales, sobre el miedo y toda su paleta de tonos oscuros que nos tiñe irremediablemente estos días, sobre por qué deberíamos huir de la bienintencionada esperanza, sobre la necesidad de recuperar el sentido más literal posible de nuestras “salas de estar”.


0 Comentarios
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Sánchez adelanta al Congreso que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma

El Congreso ha debatido la prórroga del estado de alarma, que durará hasta el 26 de abril. Sánchez, no obstante, ha avanzado que, si no cambian las condiciones, no será la última prórroga que solicita a la Cámara baja.

Chile
El Salto estrena el documental ‘Rescatistas de la dignidad’, rodado por Javier Corcuera en las protestas en Chile

El Salto estrena Rescatistas de la dignidad, un documental dirigido por Javier Corcuera y rodado en las calles de Santiago de Chile acompañando las protestas de los últimos meses, con especial atención a las llamadas brigadas de primeros auxilios, que asisten a los manifestantes heridos y representan una suerte de fuerza de los cuidados del conjunto de la sociedad chilena.

Coronavirus
La UE observa impotente el giro autoritario en los países del Este

El primer ministro húngaro, Víktor Orban, se ha otorgado poderes casi absolutos para combatir la emergencia sanitaria continuando con su tendencia autoritaria, sin que Bruselas ni el Partido Popular Europeo, del que forma parte, tomen medidas. El apoyo del PP español ha resultado clave para que el coronagolpe de Orban no tenga consecuencias.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Coronavirus
Póliz (CGT): “Tememos que los nuevos Pactos de la Moncloa sirvan para eliminar derechos laborales y sociales”

El secretario general de la Confederación General del Trabajo denuncia que las medidas tomadas hasta ahora repercuten en el bolsillo de la clase trabajadora y reclama una renta básica como solución inmediata a la crisis abierta por el coronavirus.

Coronavirus
Colectivos sociales denuncian la falta de intérpretes en el sistema sanitario

Organizaciones sociales denuncian que la inexistencia de un servicio eficaz de intérpretes en el ámbito sanitario pone en riesgo la vida de personas migrantes ante la imposibilidad de comunicarse con la asistencia telefónica dispuesta para consultas sobre el coronavirus.

Coronavirus
Muchos clientes, poca empatía

Las empleadas de los supermercados denuncian la falta de compromiso en los consumidores ante los protocolos contra el covid-19.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Últimas

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Feminismos
Crack Up! Feminismo, pandemia y después
Pensamos, desde una perspectiva feminista, las posibles salidas a la crisis actual en relación a la deuda, la vivienda y los modos de producción
Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Balcones y rosas

Estamos dotando de un nuevo significado a ciertos trabajos, o mejor dicho, rescatando un antiguo significado para ellos que nunca debimos dejar que desaparecieran.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.