Filosofía
Componer con Gaia: el problema de la libertad en tiempos del coronavirus

La pandemia actual es el signo de que la naturaleza se ha vuelto un agente histórico, que está forzando a la humanidad a entrar en una senda de decrecimiento. Redescubrir un nuevo sentido de la libertad en esta situación supone el problema de cómo continuar cuidándonos sin participar en la guerra en curso.

Remise de chevreuils au ruisseau du Plaisir-Fontaine (Gustave Courbet, 1866)
Remise de chevreuils au ruisseau du Plaisir-Fontaine (Gustave Courbet, 1866)
Filósofo
23 mar 2020 09:00

Un día, de repente, estábamos en el futuro. El futuro era esto. Y todo por culpa de un misterioso virus que aparentemente tiene el poder mágico de transportarnos en el tiempo. Por fin vivimos en ese futuro que tantas veces se nos había ofrecido como espectáculo, y que pintaba cada vez más negro, del color de nuestras peores pesadillas, desde que el capitalismo se había alzado como triunfador incontestable en las luchas sociales modernas, estableciéndose como único mundo posible. Pues bien, ahora, desde este futuro que por fin se ha vuelto presente, podemos entender que ese futuro pasado que la sociedad pre-pandemia proyectaba como su sombra no era en absoluto “distópico”, sino perfectamente “tópico”. Es decir, que era una extensión, una profundización de ciertas tendencias propias a nuestra sociedad normal: era el destino específico y el único horizonte posible de la sociedad neoliberal.

Es cierto que las circunstancias han cambiado. Ahora, como habitantes de la radiante sociedad futura, estamos en cuarentena, confinados en nuestros habitáculos, separados indefinidamente de nuestras familias extensas, amores, amistades, tribus y comunidades varias, así como de cualquier posibilidad de tener encuentros con otros cuerpos y de participar físicamente en algún tipo de sociabilidad. Solo nos quedan las redes sociales virtuales, que son la reconstrucción capitalista descarnada de esos mismos vínculos espontáneos que el capitalismo ha ido destruyendo. Pero esto también significa que cierto proyecto civilizatorio se está realizando plenamente: por fin somos plenamente Individuos, y por fin solo hay individuos aislados en el espacio público, siempre a una distancia prudente unos de otros, en la prototípica relación policial de hostilidad común. Aunque la realización de la idea liberal por excelencia también implica la supresión de cualquier libertad política, y ya no son los derechos humanos, pero tampoco entes capitalistas del tipo Facebook o Tinder, ni las tecnologías que los permiten existir como teléfonos móviles u ordenadores portátiles, sino el Estado mismo, quien fabrica individuos por decreto de excepción. La situación actual muestra que el supuesto conflicto liberal entre el individuo y el Estado es el falso conflicto por excelencia, pues son exactamente las dos caras de la misma moneda capitalista. Lejos de interrumpirlo, la pandemia no hace, en un primer aspecto, sino realizar a la perfección y llevar a sus últimas consecuencias el proyecto civilizatorio moderno.

EL FUTURO ERA LA GUERRA

La supresión total de las libertades públicas en el futuro se explica porque hemos entrado en una nueva guerra, y esto no es ninguna metáfora. El futuro era la guerra, ahora empezamos a verlo claramente. Y nuestra civilización, como de nuevo dejaban entrever las pesadillas de ficción con las que se nos mantenía entretenidos, no hacía más que prepararnos para la guerra. Esta guerra, es cierto, no se desarrolla entre naciones ni entre clases: es una guerra de nuevo tipo, todavía más bizarra y anómala que la guerra inmediatamente precedente contra el terrorismo, y que es preciso tratar de comprender para orientarse en la situación. En esta nueva guerra inmunológica las relaciones de clase se mantienen, según el lugar que se ocupe en el campo de batalla. Están los que se sitúan en la vanguardia, en el frente más avanzado y con más riesgos, los heroicos soldados de élite de la sanidad. Esta vanguardia tiene su aspecto intelectual y estratégico, encarnado por los representantes avanzados de la ciencia oficial que estudian al invisible y monstruoso enemigo, e investigan posibles armas definitivas en forma de vacunas. Luego está la masa anónima y proletaria de soldados de la producción y distribución, igualmente heroica, e igualmente expuesta al riesgo de contagio. En medio se sitúan los que podemos llamar “enlaces”, los nuevos individuos que forman la única población de las calles desiertas, y que vinculan el frente de la producción con el del consumo. La retaguardia del consumo, por último, es la más privilegiada y menos expuesta. El Estado de excepción o de alarma, que en realidad es un Estado de guerra, solo pide a los soldados del frente del consumo que se mantengan en casa entretenidos como buenamente puedan, que jaleen de vez en cuando a quienes se encuentran en los puestos más cercanos a la línea de combate, y que dejen a los especialistas el resto.

La situación actual muestra que el supuesto conflicto liberal entre el individuo y el Estado es el falso conflicto por excelencia, pues son exactamente las dos caras de la misma moneda capitalista.

Si la guerra contra el virus no es en absoluto una lucha de clases sino que mantiene y purifica las relaciones de clase habituales bajo la vigilancia del Estado de guerra, tampoco es una guerra entre naciones. En el límite, estamos viendo que ciertos equilibrios de poder geopolíticos se desplazan (China), pero de una manera más bien paulatina y sin grandes aspavientos, como efectos colaterales de la guerra, y no lo que es central en ella. Ahora bien, del mismo modo que la nueva estructura de clases que pone en juego la guerra contra la pandemia reduce las relaciones de producción y consumo a un mínimo de supervivencia, también prohíbe cualquier viaje y desplazamiento que no sea estrictamente necesario. En el nuevo orden de la movilización inmunológica ya no somos turistas ni ciudadanos del mundo, sino como mucho habitantes de nuestra calle o nuestro barrio, en un brutal salto cualitativo de lo global a lo local.

EL JUBILEO DE LA VIDA

En el futuro que habitamos, el ritmo de nuestra producción y consumo se está reduciendo tan drásticamente como la amplitud del círculo que dibujan los movimientos de nuestras vidas. Esto quiere decir que la terapia de shock de la pandemia está consiguiendo algo que ninguna campaña ecologista había conseguido: que entremos por fin en una dinámica de decrecimiento, sin la cual, es preciso recordar, nos dirigíamos de cabeza y a toda velocidad al colapso. Y los efectos felices de este decrecimiento empiezan a sentirse alrededor nuestro: donde antes solo gruñían los coches, pájaros cantan de nuevo en el corazón de las grandes ciudades, los cielos eternamente oscurecidos por el humo de las fábricas se despejan, el agua de ríos y canales vuelve a ser transparente, jabalíes se asoman a las avenidas desiertas. La vida no humana comienza muy lentamente a celebrar su jubileo. Y en este punto, la realidad se mezcla con los deseos utópicos más profundos de nuestro tiempo, que se expresan impacientemente en forma de fake news, con imágenes de delfines juguetones, elefantes borrachos y cervatillos despreocupados invadiendo un mundo humano en cuarentena. Es cierto que, mientras la vida no humana comienza a recuperar el aliento, muchas vidas humanas que ya tenían dificultades para seguir respirando dejan de hacerlo definitivamente, lo que es absolutamente terrible y forma parte de las calamidades y desastres de la guerra. Pero a pesar de ello la probidad obliga, aun a riesgo de ser acusado de traidor en las propias filas, a reconocer las virtudes del enemigo, pues es un hecho que también está funcionando como una especie de extraño aliado ecológico.

¿Quién es ese temible enemigo, al que nuestra civilización declara la guerra, esa forma de vida absolutamente inocente que nos enferma y nos mata, pero que al mismo tiempo está reequilibrando la balanza de la vida terrestre? Hannah Arendt diferencia el pensamiento científico que se pregunta por el “qué” de las cosas, es decir, por su objetividad sin sentido, del pensamiento filosófico que se pregunta por el “quién”, es decir, por la significación de los acontecimientos. Desde ese punto de vista, ¿qué significa este nuevo virus? Respondamos directamente: la pandemia actual es el signo de que la naturaleza se ha vuelto un agente histórico, con el que hay que contar de aquí en adelante. Ese es el significado fundamental de lo que está ocurriendo: nuestra civilización capitalista, aun siendo perfectamente consciente de que marchaba a toda velocidad hacia el desastre ecológico, era incapaz de revolucionarse, ni siquiera de reformarse de una manera mínimamente convincente; y solo la irrupción de una fuerza viva sin intención ni voluntad está consiguiendo forzar esta transformación. Ese ser vivo extrahumano ha provocado la interrupción y el volantazo necesario que la civilización moderna, con toda su impotente soberbia, era completamente incapaz de dar. En este sentido, a pesar de que le declaremos la guerra, el virus nos está ayudando muy profundamente y a largo plazo, y nos está dando una lección que sería muy importante escuchar.

NO ESTAMOS SOLOS, NO PODEMOS SOLOS

Esa lección tiene que ver tanto con reconocer que no estamos solos como que no podemos solos. Pero eso no significa que ahora vayamos a encontrar a Dios en la soledad de nuestras vidas confinadas o a otra especie inteligente en los confines siderales de la expansión capitalista. Es en esta Tierra misma que habitamos donde no estamos solos, y el virus es, en efecto, la expresión de que existe una inteligencia terrestre mucho más amplia que nuestra humana conciencia narcisista y unilateral. No nos referimos a algo místico o esotérico, sino simplemente a la inteligencia de la vida como un todo. Se trata de ese tipo de inteligencia subterránea que se manifiesta abiertamente en todo los procesos de creación y procreación. Pensemos en los ejemplos más simples: cuando una mujer embarazada está cerca de dar a luz, se dibuja en su vientre una línea vertical que une el pubis con los pechos, al mismo tiempo que se oscurecen los pezones, marcando así el camino que el recién nacido casi ciego tendrá que recorrer para conseguir su alimento. Esa especie de milagroso tatuaje espontáneo no es trazado ni por la conciencia humana de la mujer ni por Dios, sino por la inteligencia inconsciente e inmanente de la vida misma, la misma que ha producido el entramado de todo lo vivo, y que nos ha creado también a nosotros.

Componer con Gaia implica desertar de nuestra civilización-guerra que revela su rostro definitivo en estos momentos, para apoyarnos mutuamente y componernos mediante nuestras acciones con la inteligencia de todo lo vivo.
En relación a la inteligencia humana, habría que pensar esta inteligencia de la vida de un modo homólogo a como Spinoza pensó a Dios, es decir, sin ninguna analogía. A esa inteligencia no le importa lo más mínimo el destino singular de la humanidad, pues solo se interesa por la vida en su conjunto. En uno de los libros más iluminadores con respecto a la situación actual, En tiempos de catástrofes, Isabelle Stengers llama “Gaia” a esa inteligencia no humana, de acuerdo con la hipótesis propuesta por Lovelock y Margulis en los años 70. Stengers también nos da la clave estratégica fundamental de nuestra situación: “Luchar contra Gaia no tiene sentido, se trata de aprender a componer con ella. Componer con el capitalismo no tiene sentido, se trata de luchar contra su dominio.”

QUÉ SIGNIFICA COMPONER CON GAIA

Evidentemente, componer con Gaia, en nuestra situación, no quiere decir ayudar a que el virus se extienda o a que más personas se contagien, para que al final el capitalismo perezca junto a la especie humana entera. Quiere decir aprender a comprender y respetar a esta inteligencia de la vida que se ha manifestado espectacularmente con el virus, y sin la cual no somos capaces ni de sobrevivir ni de cuidar mínimamente el planeta en que vivimos. Componer con Gaia tiene que ver con aprender a limitarnos, a autolimitarnos en todos los sentidos para dejar espacio libre, abierto y salvaje a esa vida no humana que gracias al virus ha empezado a campar de nuevo un poco a sus anchas por el mundo. Componer con Gaia quiere decir, por tanto, no abandonar ya nunca la dinámica del decrecimiento a la que el virus nos ha forzado, y luchar con todas las fuerzas contra toda tentativa del capitalismo por recuperar el control de la situación y retomar la senda suicida del crecimiento. Aprender a componer con Gaia, en fin, es la única manera de honrar verdaderamente a héroes y víctimas de esta extraña guerra, y de que todo esto acabe por tener algún sentido.

Pero componer con Gaia supone antes que nada entender que es completamente absurdo tratar a un virus como a un enemigo militar. Y eso implica, en un momento u otro, desertar de la guerra en curso, desertar de nuestra civilización-guerra que revela su rostro definitivo en estos momentos, para apoyarnos mutuamente y componernos mediante nuestras acciones con la inteligencia de todo lo vivo. Ahora bien, como los movimientos libertarios siempre supieron ―y hoy en día se vuelve dramáticamente acuciante― la desobediencia exige una responsabilidad infinitamente mayor que la obediencia. Desde esta necesidad de una deserción absolutamente responsable de la guerra en curso, se plantean, entonces, toda una serie de cuestiones prácticas, que solo la inteligencia colectiva será capaz de resolver: ¿cómo des-estatalizar, cómo des-jerarquizar, cómo des-autorizar, cómo des-policiar nuestras vidas y al mismo tiempo cuidarnos y protegernos del virus? ¿Cómo reencontrarnos? ¿Cómo transformar el desierto urbano en el que estamos confinados en un mundo vivo? ¿Cómo descubrir una libertad nueva, propia a una cultura del decrecimiento? ¿Qué uso alternativo dar a esos centros comerciales que ya nunca más abrirán, a esos cementerios de las finanzas? ¿Qué nuevo arte inventar, con toda la chatarra inútil de la civilización industrial? ¿Cómo, en lugar de desplazarnos a la playa, descubrirla bajo los adoquines? ¿Cómo crear en las plazas de nuestras ciudades huertos de albaricoques, donde antes solo había monumentos al imperialismo? ¿Cómo conseguir que nuestros jardines se vuelvan bosques? Eso sí, para responder a esas preguntas la inteligencia colectiva ya nunca más estará sola: la Vida asiste con expectación a nuestras evoluciones desde el otro lado de la barrera.

Filosofía
El agotamiento del deseo
Hemos pasado de una estrategia de represión a un régimen pornográfico del deseo, que conduce a su agotamiento. Por eso nuestro problema actual es producir deseo.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Coronavirus
Sánchez adelanta al Congreso que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma

El Congreso ha debatido la prórroga del estado de alarma, que durará hasta el 26 de abril. Sánchez, no obstante, ha avanzado que, si no cambian las condiciones, no será la última prórroga que solicita a la Cámara baja.

Los 40ena Principales
[Podcast] Los 40ena Principales | Semana #2 | del 40 al 31
El confinamiento es magnánimo y da segundas oportunidades. Ni que decir tiene que lo de semana ha pasado a ser un decir. Pero oye, ahí va otra. Del 40 al 1, segunda vuelta.
8 Comentarios
#54573 12:32 1/4/2020

Muchas gracias! excelente.

Responder
0
0
#54016 7:02 30/3/2020

He vivido con Amor a la humanidad, tal vez Mal entendida,, pues me atrajo el transformar materiales para dar servicios y productos al ser humano, cuidando que pudiéramos Vivir más Años y convivir más y con más comodidades,,
Mis dos hijos me enamoraron con sus estilos de pensamiento y acción, diferentes y ambos muy valiosos. Hoy el más joven de Formación Sociólogo y paramédico , me hace llegar estas valiosas ideas que Reconozco como ciertas y valiosas y solo Deseo que con esta sacudida que nos da el planeta ellos y todos los humanos que sobrevivan queden conscientes que Respetar al planeta jamás deberá ser mancillado

Responder
1
0
#53270 22:14 26/3/2020

LLevo días, semanas ya, preguntándome no el por qué sino el para qué de esta pandemia. Este articulo va en sintonia con mi proceso. Me aporta luz. Un saludo

Responder
0
0
#53059 13:51 26/3/2020

https://twitter.com/Carmen_Lomana/status/1241710207941709826

Responder
0
0
#52586 6:55 25/3/2020

Muy buen texto. He notado que se maneja al virus como un "ser vivo" y esto es incorrecto.

Responder
0
0
#52475 23:06 24/3/2020

Muchísimas gracias, tu artículo es bello e inspirador, y me ha hecho ver que mis reflexiones no iban tan desencaminadas.
Confío que podamos componer con Gaia. No podías haberlo expresado mejor.
Gracias.

Responder
3
0
#52355 17:16 24/3/2020

Bellísimo y acuciante texto. Gaia vuelve al léxico, como un equilibrio, menos arcana que nunca . . Latour y Taibo para un mejor componer en la nueva 'normalidad' ~~

Responder
3
0
#52011 21:10 23/3/2020

DESVISTIENDO LA ÉGLOGA IV DE VIRGILIO

Ya el futuro ha llegado, cumplido se han los tiempos:
lo que quería ser, ya lo es. Estamos ahora
en la ciudad ideal, ordenada ya para siempre.
Ven, hermano pequeño; deténte, y mira las calles
anchas, derechas y limpias, y firmes bloques, y netas
torres de banca, gobierno, supermercado, vivienda,
lisos, pulidos, esactos, igual que los que de niño
tú con cubos armabas y prismas de siete colores.
Y por el límpido aire y el nítido pavimento
móviles corren en paz, cada cual a su hora y su justa
velocidad, y mensajes de amor por ondas se cruzan.
Es, hermanito, el reino del orden y geometría
pura y real, cada cosa en su sitio y en su momento.
Ya la santa Justicia las vidas rige: los tratos,
pasos y artes y besos y mutuo trueque de bienes,
todos según clara norma y prudente ley se producen.
Hasta las lluvias y vientos y sol por sabio artilugio
se han regulado de modo que nunca ya pase nada.
Y aun los humores del cuerpo, por cómputo y régimen justo
de proteínas, y siempre a reloj cumpliéndose toda
necesidad, fluye manso su tráfico por las venas.
Hélo el fin de la Historia cumplido: es éste ya, éste,
el ideal al que iban en su progreso los siglos:
éste era el fin para el cual la Fe iba imperios y estados
derrumbando y alzando, que en justa guerra querían
ser cada cual el que más se acercase al definitivo;
es el que fué el destino para el que millones de siervos
piedras al templo arrastraban y batallones de mozos
se destripaban o ardían en el altar de la Causa.
Y hoy, hombrecillo, que ya todo es hecho y cosa la idea,
y ante los ojos te ponen el FIN feliz que esperabas,
entra a la clara ciudad, y por siempre vive en la gloria.

Salute!

Responder
6
1
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Sánchez adelanta al Congreso que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma

El Congreso ha debatido la prórroga del estado de alarma, que durará hasta el 26 de abril. Sánchez, no obstante, ha avanzado que, si no cambian las condiciones, no será la última prórroga que solicita a la Cámara baja.

Chile
El Salto estrena el documental ‘Rescatistas de la dignidad’, rodado por Javier Corcuera en las protestas en Chile

El Salto estrena Rescatistas de la dignidad, un documental dirigido por Javier Corcuera y rodado en las calles de Santiago de Chile acompañando las protestas de los últimos meses, con especial atención a las llamadas brigadas de primeros auxilios, que asisten a los manifestantes heridos y representan una suerte de fuerza de los cuidados del conjunto de la sociedad chilena.

Coronavirus
La UE observa impotente el giro autoritario en los países del Este

El primer ministro húngaro, Víktor Orban, se ha otorgado poderes casi absolutos para combatir la emergencia sanitaria continuando con su tendencia autoritaria, sin que Bruselas ni el Partido Popular Europeo, del que forma parte, tomen medidas. El apoyo del PP español ha resultado clave para que el coronagolpe de Orban no tenga consecuencias.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Coronavirus
Póliz (CGT): “Tememos que los nuevos Pactos de la Moncloa sirvan para eliminar derechos laborales y sociales”

El secretario general de la Confederación General del Trabajo denuncia que las medidas tomadas hasta ahora repercuten en el bolsillo de la clase trabajadora y reclama una renta básica como solución inmediata a la crisis abierta por el coronavirus.

Coronavirus
Colectivos sociales denuncian la falta de intérpretes en el sistema sanitario

Organizaciones sociales denuncian que la inexistencia de un servicio eficaz de intérpretes en el ámbito sanitario pone en riesgo la vida de personas migrantes ante la imposibilidad de comunicarse con la asistencia telefónica dispuesta para consultas sobre el coronavirus.

Coronavirus
Muchos clientes, poca empatía

Las empleadas de los supermercados denuncian la falta de compromiso en los consumidores ante los protocolos contra el covid-19.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Últimas

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Feminismos
Crack Up! Feminismo, pandemia y después
Pensamos, desde una perspectiva feminista, las posibles salidas a la crisis actual en relación a la deuda, la vivienda y los modos de producción
Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Balcones y rosas

Estamos dotando de un nuevo significado a ciertos trabajos, o mejor dicho, rescatando un antiguo significado para ellos que nunca debimos dejar que desaparecieran.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.