Trincheras en la cancha

Más allá de su parte más visible y superficial, el fútbol constituye un espacio de construcción de alternativas políticas comunitaristas.

Barro, alma y fútbol V
1923 FA Cup Final. Scanned in from The History of the Wembley FA Cup Final by Andrew Thraves

publicado
2018-01-18 10:00:00

Que el fútbol moderno, o al menos la parte más visible y superficial de este fenómeno, está al servicio de las élites y del mantenimiento del statu quo, es algo innegable. Pero también lo es que este deporte, y los diversos espacios, costumbres y acontecimientos que lo conforman, nos brindan múltiples oportunidades para la construcción de alternativas políticas comunitaristas, y para el ensayo de prácticas culturales contrahegemónicas.

A menudo, ideas como éstas acaban sepultadas bajo el peso de un cierto "cuñadismo de izquierdas", que se niega a cualquier revisión del dogma anti-futbolístico por antonomasia, producto privilegiado de la pereza intelectual que aún arrastramos como consecuencia de nuestra derrota histórica. Este dogma, repetido una y mil veces acompañado de grandes dosis de condescendencia no es otro que "el fútbol es el opio del pueblo".

Lo cierto es que el fútbol, en su origen, fue creado por las élites británicas, pero se vio rápidamente conquistado por las clases trabajadoras a la par que se arrancaba una conquista de la lucha, el fin de semana. Aparecía así como un espacio de ocio y sociabilidad de la clase obrera, "un juego de caballeros disputado por villanos", como reza el célebre aforismo anglosajón. De hecho, el origen de muchos clubes tiene mucho que ver con la fábrica, como es el caso del Manchester United, fundado por ferroviarios, o el West Ham, por trabajadores del puerto. 

Barro, alma y fútbol VI
Manchester United FC 1908-09 posando con los trofeos ganados esa temporada

El fútbol se transformó en una vía para salir del ambiente viciado de la fábrica, para trabajar en equipo e, incluso, para algunos trabajadores, en un medio para mejorar sus condiciones de vida. Todo ello bajo la mirada cada vez más despectiva de las clases dominantes, que observaban la identificación de la clase trabajadora inglesa con el fútbol en un marco social y político que simultáneamente encasillaba a la clase media en la práctica de otros deportes como el cricket, el rugby y el tenis.

Sin embargo, 100 años después, el neoliberalismo contraataca y se hace con el control de un deporte que era orgullo del barrio y de la clase, para convertirlo en un negocio cargado de individualismo. Este secuestro de un deporte que era nuestro por parte de las élites, que lo entregan a especuladores sin escrúpulos, capas medias que pueden permitirse pagar el precio de entradas cada vez más caras (entre 1990 y 2008, el precio medio de una entrada de fútbol subió un 600% en Inglaterra), acaba transformando los estadios, que antes eran centros de comunidad, en centros comerciales. En su Programa para el futuro del fútbol, la Federación de Fútbol afirmó que este debe atraer a “más consumidores pudientes de clase media” 1

Bajo la dictadura del capital, todo ese patrimonio de las de abajo se convierte en mercancía: los clubes, los jugadores, los estadios. Mientras que palcos como el del Bernabéu se erigen en paradigma de esa fusión entre negocios y política al servicio de los mercados.

Jugadores franquicia, clubes que se pueden mover de ciudad, agentes que hacen y deshacen, fondos de inversión, horarios imposibles; una  grieta cada vez mayor entre el fútbol y las clases populares. Muchas ni siquiera pueden ver jugar a su equipo, a no ser que se gasten un dineral en un canal de pago. Precisamente, la ingente cantidad de dinero que se mueve en el fútbol, a raíz de la burbuja de los derechos televisivos, ha desarraigado a los equipos de sus comunidades locales. Los clubes se han convertido en los juguetes de caciques y oligarcas de todo pelaje, y, con jugadores que ganan cantidades desorbitadas, estos están cada vez más desligados de sus raíces de clase trabajadora.


Odio eterno al fútbol moderno

Cambiando de perspectiva, y tirando de optimismo, del optimismo de la voluntad de las personas que se embarcan en la construcción de alternativas, "el deporte rey" nos da pie y campo para maravillosas experiencias de solidaridad y de construcción de comunidad.

El fútbol, además, nos enseña algo sobre la construcción perdurable de identidades compartidas. En un mundo en el que la clase obrera ha renunciado a su identidad, hastiada por las derrotas, nos seguimos sintiendo celtistas, rojillos, béticas o rayistas a pesar de éstas. Quizás, como hinchada y como clase, perdonamos las derrotas peleadas, pero no podemos perdonar la traición.

Barro, alma y fútbol VI

"Odio eterno al fútbol moderno". Ese es precisamente el lema de un vasto movimiento que promueve la democratización del fútbol, y que tiene en los clubes de accionariado popular una de sus derivaciones más interesantes: como ejemplos de democracia directa, de empoderamiento popular y vecinal, e incluso, de construcción de redes de solidaridad y de autogestión. 

El fútbol es hijo del pueblo, del espíritu de equipo y de la elaboración colectiva. El fútbol popular es esto, dentro y fuera de la cancha.

Quizás, la tarea aún pendiente sea la de cruzar ese "río de fuego", con el que William Morris definía el paso de la nostalgia romántica a la lucha decidida por el socialismo 2, y conseguir un cambio cualitativo en la comprensión de las relaciones entre nuestro fútbol y nuestra vida, entre su fútbol y nuestras vidas.
Porque, en definitiva, la lucha de pases es la lucha de clases, y los campos de fútbol siguen siendo un buen lugar para cavar trincheras.


1 Jason Cowley, The Last Game: Love, Death and Football, Londres, 2009, p.236.Citado en Chavs, Owen Jones.
2 "The Prospects of Architecture", Works, vol. XXII, p. 131

8 Comentarios
#6958 0:19 19/1/2018

Esta bueno, tambien seria un tema cómo se ha vuelto imposible / muy dicificil encontrar espacios publicos y gratuitos donde jugar. En los 80, en argentina siempre jugabamos en las plazas y habia hasta canchas gratuitas con arco (con poco pasto o de tierra claro). O como ese individualismo y la frustración social se canalizan tambien en el juego amateur. Saludos

Responder
2
0
L'Archange de la Terreur 20:29 18/1/2018

Cuando Marcelino Camacho y muchas otras personas impulsaron las comisiones obreras desde dentro del sindicato vertical franquista alguno dijo no sé qué de la basura también

Responder
1
0
#6941 20:26 18/1/2018

Póngale un 'fascista' a todo para resolver el problema. No has entendido nada del artículo, compañerx.

Responder
1
0
#6937 19:02 18/1/2018

Fútbol es basura fascista y punto. No me lo pintes bonito, que de eso ya se encarga el sistema.

Responder
3
23
#17978 8:40 4/6/2018

Te recomiendo que leas "ST. PAULI, otro futbol es posible" o "Opio errebeldea". Como dice "mi compañero" el futbol no es el problema, sino los fascistas que lo corrompen y lo usan para hacer todo tipo de negocios. Futbola herritik eta herriarentzat! El futbol por y para el pueblo! ODIO ETERNO AL FUTBOL MODERNO.

Responder
0
0
#7977 15:45 7/2/2018

Fascista? Creo que deberias de informarte un poco. El futbol como cualquier deporte u ocio es alienador siempre que sea controlado desde arriba, en este caso por federaciones y presidentes mafiosos.¿Y que el futbol siendo el deporte que mas gente mueve sea el mas mafioso y mas usado para dormir conciencias? Pues tambien. Por eso, algunos luchamos por un futbol del pueblo y para el pueblo en las gradas y en las calles. ODIO ETERNO AL FUTBOL MODERNO.

Responder
0
0
#7136 12:12 21/1/2018

"y punto"...

Responder
2
1
#6945 20:50 18/1/2018

Brillante argumentación!! Te ha salido a ti solito o te han ayudado otros intelectuales???

Responder
10
1

Destacadas

Sector del juego
Las apuestas entran en tu vida

La gran exposición mediática en los eventos deportivos y los espacios publicitarios ha encendido las alarmas acerca del aumento del gasto en apuestas por parte de la población. A continuación mostramos algunos datos sobre el crecimiento exponencial de este sector.

África
La fiebre del Cobalto en el Congo

Para el pueblo congolés la historia se repite. En tiempo en los que los smartphones y los automóviles eléctricos marcan la pauta, las vastas reservas de cobalto situadas en el subsuelo de la República Democrática del Congo son objeto de codicia por parte de las grandes multinacionales. Empresas chinas y el gigante minero suizo Glencore se reparten un jugoso mercado.

Estados Unidos
La izquierda en los Estados Unidos de Bernie Sanders: una revolución desde dentro

En un año de elecciones de mitad de período (mid term) fundamentales, el creciente ala izquierda del Partido Demócrata se distingue tanto por cómo se organiza como por las políticas que defiende.

Ley de Memoria Histórica
¿Se pondrá fin a la infamia?

La nueva propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007 anunciada por el PSOE no habla de poner fin a la infamia que estableció la norma de 2007 al dividir y separar a las víctimas de la represión franquista entre las ejecutadas antes y después de 1968.