Colonialismo
Europa y sus colonias del Siglo XXI

La situación de la colonia Guyana Francesa es insostenible. Las protestas de la población y los reclamos de independencia son ocultados en la Europa ‘humanista’ de 2017.

Protestas en Guayana francesa
Los medios 'occidentales' han invisibilizado las protestas en Guayana

publicado
2017-11-22 14:09:00

Cuando Emmanuel Macron confundió en plena campaña electoral la Guayana francesa con una isla quizá sólo se trataba de un síntoma de la relación asimétrica y vergonzosa entre la única colonia que le queda a Europa en Suramérica y la metrópoli. Ya sabemos que en el siglo XXI el colonialismo está lleno de eufemismos. Si Naciones Unidas denomina como Territorios No Autónomos a las colonias o dependencias especiales a territorios como donde persiste la infame base militar estadounidense de Guantánamo, la Unión Europea se inventó un curioso nombre para algunos de sus pagos ‘dudosos’: Regiones Ultraperiféricas (RUP), que incluyen Guadalupe, la Guayana Francesa, la Reunión, Martinica, Mayotte y San Martín (Francia), las Azores y Madeira (Portugal) y las islas Canarias (España).

El caso de Guayana, la 'isla' que Macron visitó en un ambiente de protesta social masiva a finales de octubre, es especial. Colonia penitenciaría hasta hace unas décadas, ahora es, básicamente, una base aeroespacial desde la que lanzar cohetes rusos o satélites espía marroquíes, y, potencialmente, la mayor mina de Francia. De hecho, Macron apoyó -en la misma campaña en la que confundió tierra firme con ínsula- el megaproyecto de minería Montagne d’Or, 8 kilómetros cuadrados de selva que pretenden excavar dos multinacionales (Norda Gold de Rusia y Colombus Gold de Canadá) para mayor gloria del extractivismo colonial y mayor desgracia de la selva amazónica.

La población nativa, la que acorraló a Hollande en abril de este año y la que recibió a Macron con marchas multitudinarias y estallidos de violencia, no existe. Es una colonia. Los casi 300.000 habitantes de Guayana viven esperando ayudas porque no hay trabajo (un 35% de desempleo), el que hay es ilegal (en la minería de oro) y los buenos empleos existentes están reservados para los neo colonos blancos franceses que llegan a ganar buen dinero a la base espacial de Korou. No tienen trabajo y tampoco pueden estudiar, en una región de ultramar europea sin universidad, tienen un acceso a la salud más que precario y –puedo atestiguarlo- no conocen el concepto de transporte público.

“Francia aplica acá una política sistemática desde la abolición de la esclavitud (1848) que se apoya en tres pilares: asimilación, asistencialismo y división”, me explicaba hace unos años Maurice Pindard, fundador del Movimiento para la Descolonización y la Emancipación Social (MDES) de Guayana francesa. Entonces corría 2011 y el MDES se sentía muy solo. Ahora, el MDES se articula con decenas de organizaciones étnicas, sociales y políticas en Pou Lagwiyan Dékolé, la tupida red que moviliza a la población colonizada para exigir, de momento, la inversión de unos 3.000 millones de euros por parte de Francia para recuperar a Guayana de la situación de abandono. La última vez que se intentó un referéndum para lograr la autonomía fue en 2010 y ganó el no porque París le apostó a una política de subsidios agresiva que logró contener cualquier aspiración de independencia. La política hace el resto y, de hecho, Guayana francesa no está en la lista de “territorios no autónomos” de la ONU, como sí lo están otros lugares ‘administrados’ por la metrópoli gala, como Polinesia Francesa o Nueva Caledonia.

Además de la vergüenza que supone la existencia de colonias europeas (después de siglos de explotación y desangre), hiere a los sentidos y a la inteligencia que las izquierdas europeas no tengan la autodeterminación de territorios como Guayana francesa (o como Anguila o Guam o Monserrat o Puerto Rico o Walmapu…) en sus agendas políticas. Las izquierdas europeas siguen siendo ‘blancas’ política y culturalmente; la francesa, la española, la holandesa o la británica lo son y los movimientos de emancipación del sur colonizado no encuentran lazos ni apoyos en ellas. Francia seguirá reprimiendo los estallidos sociales en Guayana porque, además, son invisibles para la opinión pública europea; aunque nadie nos asegura que de ser vistos, generaran algún tipo de reacción.

Mientras intelectuales y opinólogos europeos se autocalifican de humanistas y reclaman una supuesta herencia europea preñada de racionalidad y derechos humanos, la realidad da la razón a los descargos hechos por Aimè Cesáire en 1950 cuando, después de analizar la hipocresía europea ante el nazismo, concluía: “Y este es el gran reproche que yo le hago al pseudohumanismo [de Europa]: haber socavado demasiado tiempo los derechos del hombre; haber tenido de ellos, y tener todavía, una concepción estrecha y parcelaria, incompleta y parcial; y, a fin de cuentas, sórdidamente racista”. Los derechos que proclama Europa, incluía la Europa de las izquierdas, suelen ser los derechos del hombre (varón) blanco europeo). Lo demás es periferia, población superflua, restos de una historia vergonzosa que no aparece ni en los libros de texto ni en los supuestos programas políticos de emancipación.

Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Filosofía
La violencia que seremos: extrema derecha y orden colonial
El crecimiento de la extrema derecha surge como una extensión del orden colonial y el agotamiento del supuesto potencial emancipatorio de la Modernidad
Colonialismo
“Nuestra vida está vinculada a África pero nos hacen creer que está lejos”

Circulamos con petróleo nigeriano, tomamos chocolate en polvo de Costa de Marfil y nos comunicamos con móviles de coltán congoleño, pero hacemos creer que es África quien depende de Europa. Así lo ve Gemma Parellada, periodista especializada en África.

Contigo empezó todo
Poli bueno y poli malo en la conquista de Nicaragua

Dos dirigentes indígenas y un conquistador español fueron los protagonistas del primer intento de colonización del país centroamericano.

9 Comentarios
Paky 22:18 26/11/2018

Comparar a canarias con la Guayana Francesa clama al cielo, canarias está en igualdad de condiciones que el resto de provincias , no se está sacando nada de allí y de hecho si se independizaran de españa tendrían más que perder que ganar, no todo son colonias cuando se invierte igual que en cualquier provincia española,

Responder
0
0
Anónimx 14:14 24/11/2018

¡Muy interesante! Los pueblos latinoamericanos deberíamos intervenir en este saqueo territorial y cultural por Europa.

Responder
0
0
#3638 18:00 23/11/2017

El sub-titulo confunde ya que no hay (o por lo menos en gran medida) reclamo por la independencia de guyana frances si no las protestas son en favor de una inversion, en contra del olvido, por una integración al sistema europeo/frances....todo lo contrario a la independencia. O, mejor dicho, por que pensais que ninguna de las islas de las pequenas antillas (las colonias holandeses, belgas y franceses) piden Independencia, ni Puerto Rico tiene un movimiento significante al favor de la independencia?

Responder
3
4
Capotreno 16:51 23/11/2017

Nunca había caído yo en la cuenta de esta perla de la UE. El mantenimiento de colonias en su seno. Ahora entiendo mejor la postura hipócrita que sostiene hacia Cataluña.

Responder
6
1
#33351 20:02 22/4/2019

Jenial

Responder
0
0
#3614 11:26 23/11/2017

Gran artículo. Nos viene muy bien revisarnos esta blanquitud cegadora. Gracias

Responder
6
0
Avante 11:03 23/11/2017

Que argumento es ese? "Que de jodan, es territorio frances? Si tambien lo era Argelia o Senegal, algun dia Francia se quedara sin ninguna colonia y volvera a los tiempos que no eran nadie en Europa

Responder
3
0
#20603 25:03 17/7/2018

Que interesante

Responder
0
0
#3593 22:32 22/11/2017

Que se jodan, es territorio francés.

Responder
1
17
Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas

Destacadas

Salarios
La brecha salarial entre hombres y mujeres es más profunda en los territorios más ricos

El INE ha publicado su encuesta sobre salarios. La brecha salarial sigue siendo el elemento más alarmante de la distribución de sueldos. Asturias, País Vasco y Navarra muestran la diferencia más profunda entre lo que cobran hombres y mujeres.

Movilidad
Rebelión ciudadana en defensa de Madrid Central

La recién creada Plataforma en Defensa de Madrid Central convoca una manifestación para el sábado 29 y solicita una reunión urgente con el nuevo alcalde, así como con todas las fuerzas políticas del Consistorio. Si se revierte la zona de bajas emisiones, anuncian acciones legales.

Becarios
Diego Aitor San José: “Las prácticas son una especie de mili”

Con 25 años, Diego Aitor San José ha plasmado en su libro El becariado su experiencia como becario en medios de comunicación.

Últimas

Guatemala
Guatemala: la opción indígena no triunfa

En las novenas elecciones desde el inicio de la era democrática, el primer partido indígena queda como cuarta fuerza, y ninguna de las dos opciones que disputan la presidencia parece augurar un futuro reformista para un país azotado por la inseguridad, la desigualdad y la corrupción.

Energía
Quemar árboles para producir electricidad: ¿de quién es el negocio?

La generación de energía por combustión de biomasa es una actividad depredadora de recursos naturales, que resulta absurda en términos sistémicos. Es el último escalón del proceso de capitalismo industrial basado en la explotación de los bosques. El capital que está detrás de Glefaran, pertenece a una familia vasca que ha florecido en el siglo pasado gracias a la industria maderera.

Cine
‘En los 90’
Jonah Hill, en su acertada ópera prima como director, se sube al monopatín y revive una época tan vacua como sugerente