Ensayo sobre la nulidad en Bolivia

Las elecciones judiciales en Bolivia se saldan con un alucinante triunfo del voto nulo (51,35%). La oposición y el descontento con las arbitrariedades de Evo Morales deslegitiman el proceso.

Evo Morales
Los votos nulos han 'ganado' a Evo en las elecciones judiciales.

publicado
2017-12-08 18:14:00

“El voto nulo en las elecciones judiciales no ha sido un simple voto; las papeletas de los y las votantes expresaban rabia, burla, grito, deseo de manifestarse, indignación, ingenio, pérdida de respeto e iniciativa propia. Eso convierte al voto nulo en algo más que una cifra, lo convierte en un sentimiento y en una postura política que dice ¡basta! Un dato político sin propietario y sin aglutinamiento, la única confluencia es un gran basta, un basta que abre el postevismo”. Ese es el balance que hacía este miércoles 6 de diciembre la anarcofeminista boliviana María Galindo tras el triunfo –aún en ciernes en ese momento- del voto nulo en las elecciones judiciales celebradas el domingo anterior.

Y es que los resultados son propios de la imaginación de José Saramago. No se trata de la abstención rebelde de ‘Ensayo sobre la lucidez’. Entre otras cosas porque el voto es obligatorio en el Estado Plurinacional de Bolivia y no ir a las urnas supone una multa (25% del salario mínimo) y el impedimento de hacer determinados trámites públicos. Así que el 3 de diciembre asistió a votar el 84,21% del censo electoral, casi 5,5 millones de ciudadanas y ciudadanos. Pero de ellos, sólo el 35,02% de los votos son válidos y con esas 1,9 millones de papeletas se ha elegido a los titulares del Tribunal Constitucional Plurinacional, del Tribunal Supremo de Justicia o del Tribunal Agroalimentario, entre otros. La legitimidad de los nuevos cargos es ridícula. 2.784.138 personas optaron por el voto nulo (51,35% del total) y otras 739,242 dejaron su voto en blanco (13,63%). Es decir, el 65% de los votos fueron de castigo y quizá, como recuerda Galindo, es que hay un hartazgo acumulado con la manipulación que, desde el poder, se hace de la institucionalidad.

Es cierto que amplios sectores de la oposición política a Evo Morales y al MAS habían llamado a votar nulo, pero también lo hicieron muchos movimientos sociales cansados del hegemonismo político. Hay mucha rabia acumulada, incluso con el propio sistema de elecciones judiciales… porque tiene trampa. Si bien los jueces ya no son elegidos por los diputados, sino en elecciones democráticas, lo que se olvida contar es que son los diputados los que postulan a los candidatos que, además, no pueden hacer campaña.

Pero esa rabia se multiplicó pocos días antes de la votación cuando el 28 de noviembre el tribunal Constitucional ignoró los resultados de un referéndum para permitir al presidente reelegirse de nuevo (van tres ya tres reelecciones) celebrado el año pasado en el que Evo perdió. Ahora, el Constitucional hizo una extraña interpretación de la ley y habilitó a todos los cargos públicos, incluido Morales, a “repostularse” en las elecciones de 2019 y 2020.

Retomo la voz de María Galindo porque me parece una de las voces más independientes y directas en Bolivia. Ella hace un llamado en estos días a construir el ‘posevismo’ porque Evo “ya no es el indígena en el gobierno, porque no es un gobierno indígena, ha dejado de ser el pueblo en el poder, porque ya no es un gobierno que represente los intereses populares, ha dejado de ser una revolución democrática porque el MAS ya no tiene ni siquiera una vocación democrática”. Y el riesgo el que el posevismo equivalga a entregar el Gobierno a una derecha troglodita como la boliviana –la que representa, por ejemplo, el senador Murillo, de Unidad Nacional, que en el debate sobre la ampliación de la ley del aborto, ‘invitó a las mujeres que han impulsado el cambio legal a suicidarse: “Mátense las mujeres que dicen que quieren hacer lo que les da la gana con su cuerpo (…) Suicídense (…) sean pues responsables”-. Por eso, Galindo recuerda: “El MAS te quita tu voto o se ríe de él. La derecha te quita tu voto también”.

La única solución es regresar a la Constitución, ratificada en referéndum en 2009. La Constitución que el Tribunal Constitucional considera que no puede primar ante el derecho humano de ser candidato. Por eso Evo Morales, ignorando el resultado del referéndum de 2016, podrá presentarse para buscar un cuarto mandato a finales de 2019. “Nunca he soñado con ser dirigente, menos presidente. (Prefiero) volver a mi chaco, con mi gente, a trabajar, eso quiero. (…) Pero siento una obligación. Una presión. Un destino a seguir siendo presidente”, explicaba Evo en una reciente entrevista con la BBC. El personalismo está instalado en el Gobierno de Bolivia que interpreta estas elecciones judiciales como un éxito del “pueblo” y un fracaso de la oposición ya que, según Evo Morales, la derecha quería lograr un 70% de votos nulos. ¡Sólo! han supuesto el 51,35%.

El proceso político de Bolivia, que comenzó en 2005, no puede depender de Evo, de Álvaro García Linera o de la nueva casta de poder que se ha generado en el país. Los choques con movimientos indígenas, con el movimiento de mujeres, con cualquiera que contradiga las políticas extractivistas del Ejecutivo son permanentes y el atrincheramiento del primer presidente indígena de Latinoamérica no ayuda a salvaguardar los éxitos.

Bolivia es ahora plurinacional, los pueblos indígenas tienen un peso político inimaginable hace 25 años, la justicia indígena es ahora reconocida, hay experiencias de economía alternativa interesantes aunque marginales, pero Morales y García Linera son víctimas del mosquito del poder: ese que cuando te pica te aleja de tu gente y de tus sueños, de tu origen y de tus compromisos. Evo nos convenció hace años que había que “mandar obedeciendo” pero para eso es imprescindible escuchar y cuando la sordera del poder es tan grave… no parece que haya mucho que hacer. Esa sordera lleva años manifestándose.

Ya hace un par de años, la brillante Silvia Rivera Cusicanqui advertía que quedaba poco del proceso emancipatorio que comenzó en 2005: “Todo esto se ha revertido en un proceso brutal de expropiación de la voluntad colectiva, de exacerbación desarrollista, extractivista y de sustitución de la voluntad común por nuevas formas de representación que son ajenas a la dinámica comunitaria que acompañó los procesos. Estas nuevas formas de sociedad han sido sustituidas por formas prebendales y de corrupción que nos han dejado boquiabiertos por la distancia que hay entre los dichos y los hechos”.

Cuestionar a Evo y a su élite no es bombardear el proceso boliviano, sino salvarlo. Los cambios los hacen los pueblos, no los mesías; y utilizar la democracia formal para perpetuarse en la sordera es desconocer el inmenso potencial de ese pueblo boliviano que en tantas batallas ha dejado sangre y energía a cambio de dignidad y resistencia acumulada. No hay salida fácil… lo único que habría que evitar es que la rabia alimentada por Evo no entregue el país a la rancia derecha colonial. ”

Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas
10 Comentarios
#4329 23:30 10/12/2017

Paco Gómez Nadal hace un ejercicio de ignorancia matemática, o de manipulación perversa (o de vete tú a saber qué), al declarar el 13,63% de los votos blancos como votos nulos, o no válidos, como dice él. Declarando el 65% de los votos totales como nulos, como no válidos. Una deducción que lleva a pensar que con el 35,02% de los votos válidos la elección de jueces no es válida, es nula, algo totalmente antidemocrático, claro está, siempre según él. Un voto nulo, pienso yo, no es un voto no válido, es, como su propio nombre indica, nulo. Su valor numérico es el mismo que el de otro tipo de voto, vale lo mismo, aunque signifique diferente cosa. Nulo me parece el razonamiento del articulista, nulo de inteligencia. Ojo, el razonamiento, no el articulista, que es una persona inteligente, cultivada y viajada, y que sus razones tendrá. Gracias.

Responder
5
1
#4360 10:39 12/12/2017

Paco, bájate del palco y responde a unas criticas muy bien fundamentadas. Da la cara.

Responder
1
0
Paco Gómez Nadal
Paco Gómez Nadal 20:37 12/12/2017

Respeto y agradezco todos los comentarios. Este es un blog, es decir, que acá no hay crónica ni análisis periodístico con falsa pretensión de 'objetividad', sino mi mirada sobre una realidad: tan errada o acertada como es posible y tan contradictoria como la de toda humana... ahora...¿me pide que me baje del palco alguien que firma Anónima? Para disentir hay que responsabilizarse de las afirmaciones. Yo lo hago

Responder
2
1
#6014 0:34 6/1/2018

Soy Anónima 23:30 10/12/2017, y solo esa. Gracias por su comentario, aunque no estoy de acuerdo en que para disentir haya que ser no anónima. Ser Anónima es una opción que da elsaltodiario a las personas que disienten o dan su opinión sin propósito de disentir, o de hacerlo . Me responsabilizo de mis afirmaciones desde mi anonimato, siempre con todo el respeto a su opininión (o a la de quien sea), aunque en este caso no la comparta. Gracias

Responder
1
0
#4424 17:41 13/12/2017

Touche. Me a gustado la respuesta mas que la entrada del blog.
Somos anónimas por miedo a la represión fascista del estado Español en la Unión de grandes corporaciones Europeas.
Cambio a toda la dirección central de Podemos, que van por las "regiones" decidiendo por nosotras las paletas, por un solo Evo. Razón: Anónima.

Responder
1
0
#4331 23:43 10/12/2017

Lo cierto es que en Bolivia se ha desarrollado en los últimos años una revolución silenciada que algunos han querido "anular" (de nulo). No voy a entrar a detallar los avances descomunales del proceso, avances sociales de todo tipo, quien quiera que se documente, y quien no quiera que no lo haga. Evo Morales y su gobierno han cometido miles de errores, algunos muy dolorosos, pero mirar quice años atrás a Bolivia, y verla hoy, es de una satisfacción y alegría enorme. Particularmente solo tengo palabras de agradecimiento porque es un ejemplo para el mundo, para la historia, y para los pueblos oprimidos (perdón por el mitin, pero es que así lo siento). "La rabia alimentada por Evo...", uff, articulista, te sale espuma por la boca, ojalá que no sea de rabia. Gracias

Responder
5
1
#4417 16:36 13/12/2017

Sonsit@: los logros y avances que mencionas, fueron producto del impulso de un pueblo insurrecto desde la guerra del agua, hasta febrero y octubre negro, por memcionar, algunas de las batallas mas connotadas. Pero el proceso se frenó, y empezó a retroceder a partir de componendas oficiales con la vieja oligarquía extractivista y reaccionaria, minera y agroindustrial. Acaso no te dice nada el silencio de esos grupos y sus expresiones gremiales? Esto, al extremo, que son las mujeres de ultraderecha las que se movilisan con el nombre de Cuña mbarate y les exigen que hagan algo frente al fallo del Tcp. No te dice nada la represión a indigenas y campesinos en Caranbi y Chaparina?, por mencionar algunos. No te dice nada la subasta que se ha hecho del territoroo nacional a las transnacionales del petroleo, todo ello a espaldas del puebo? No te dice nada las obras emprendidas sin respetar normas ambientales, ni derchos indígenas, tales como: carretera sobre el TIPNIS, mega represas Chepete, Bala y Rosita, sin contar toda la exploración petrolera y la explotación de minería cooperativas, empresas etc. En fin, el peor ciego es el que no quiere ver, pero nuestro proseso ha naufragado lamentablemanete y hay dos salidas: usar botes salvavidas, que no es facil, y otro es construir otra nave, con los retazos salvables que queden de esta, si es que en los intentos no somos devorados por los tiburones y dinosaurios de la vieja y retrograda oligarquía.

Responder
0
3
#4343 12:37 11/12/2017

Desubicado. ¿Qué tiene que ver la oposición al aborto con la oposición a Evo Morales?

Responder
2
1
#4330 23:31 10/12/2017

Un "ensayo" un poco pobre, ¿no?.

Responder
5
0
Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas

Destacadas

Militarismo
Trump y Putin escenifican la posibilidad de “un segundo Helsinki”

La capital finlandesa es un escenario simbólico de la distensión entre Washington y Moscú. El encuentro ayer de Donald Trump y Vládimir Putin avanzó en ese simbolismo pero no bastó para relajar una situación internacional agitada por el intempestivo presidente estadounidense. 

Últimas

Nicaragua
Nicaragua: la complicidad del silencio
Los tres meses de lucha civil en Nicaragua contra el régimen de Ortega-Murillo han sido respondidos con el silencio de las izquierdas.
Huelga
El 80% de la plantilla fija secunda la huelga de Amazon en su “black friday” de verano
El comité de empresa ha convocado una huelga de tres días durante el “Prime Day”, una campaña de 36 horas de descuentos.
Amazon
Estos medios hacen publicidad del Prime Day de Amazon (y lo llaman información) mientras su plantilla está en huelga

Lo llaman información y no lo es: multitud de medios hacen publicidad encubierta de Amazon mientras sus empleados están en huelga por sus derechos. Las mejores ofertas, una guía práctica y hasta un “directo” del Prime Day se cuelan en los principales medios mientras la plantilla, en huelga, pide boicotear la campaña.

Sorteo
¡Las hamacas viajan a Madrid y Sevilla!
¡Ya hemos sorteado las hamacas y los cuadernos de verano! ¡Gracias a todas las personas que habéis participado!