Willy Meyer y Chato Galante denuncian las torturas que sufrieron durante el franquismo

Con las de Meyer y Galante son ya cinco las denuncias presentadas por torturas durante el franquismo. 

Chato Galante y Willy Meyer denuncian torturas
José María 'Chato' Galante y Willy Meyer, ante los juzgados de Plaza en Castilla, en Madrid, tras la presentación de una denuncia por torturas durante el franquismo. Álvaro Minguito

publicado
2018-01-18 11:01:00

Interrogatorios a punta de pistola, palizas y amenazas. Y como ejecutor, entre otros, Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño'. El exeurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer y José María ‘Chato’ Galante, miembro de la asociación de presos y represaliados de la dictadura La Comuna, han presentado hoy una denuncia por delitos de lesa humanidad y torturas en los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid.

Los hechos tuvieron lugar entre los años 1969 y 1973. Por entonces, ambos eran estudiantes universitarios que participaban en movimientos sociales en contra de la dictadura franquista.
“A mi me detuvieron cuatro veces, me juzgaron tres veces, me torturaron y me encarcelaron”, explica a El Salto Chato Galante.

Galante, era líder de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), pero comenzó sus actividades contra el franquismo cuando llegó a la universidad, tras el asesinato del estudiante Enrique Ruano Casanova en enero de 1969. Fue detenido hasta cuatro veces, las primeras cuando ni siquiera existía la LCR. La primera, el 5 de octubre de 1969, cuando contaba 21 años, fue en su casa. Le acusaban de “actividades subversivas”. Tras ser torturado, fue puesto en libertad sin proceso judicial ni multa. La segunda detención, el 24 de febrero de 1971 –durante el Estado de excepción decretado por la dictadura franquista– fue la más violenta. Estuvo detenido hasta diez días, sufriendo torturas y vejaciones.

“No solamente es que dieran palizas, se trataba de destruir físicamente a las personas, y hay muchas que aun no son capaces de relatar su testimonio”, subraya Galante, quien destaca la especial crueldad en las torturas ejercidas contras las mujeres, “las mismas que impulsaron el movimiento que acabaría sacándonos de la cárcel, lo que no ha sido reconocido”, continúa.

En su querella, Galante acusa de torturas y malos tratos, además de a Billy el Niño, a Ricardo Algar Barrón, que ejerció como policía hasta 1988 –hasta la segunda legislatura del gobierno de Felipe González– y Jesús Simón San Cristóbal, uno de los acusados por el asesinato del estudiante Enrique Ruano.

“No estamos hablando de cosas del pasado, sino de un problema que es de actualidad: todos los aparatos de la dictadura pasada han llegado a la democracia, y pasa con la Policía, con la Guardia Civil, cuerpos en los que hay agentes en puestos de relevancia que han sido condenados por torturas y malos tratos”, afirma Galante.

“Hay que reconstruir unas condiciones de convivencia democrática y esto requiere respetar los pasos de justicia y reparación, y eso aquí no existe para nada”, continúa tras recordar que él y mucha otra gente siguen estando condenados ya que no se han anulado las sentencias emitidas por tribunales de represión política. “Y sigue habiendo, y eso es actual, cientos de miles de cuerpos en fosas comunes, y es un delito que no prescribe, como el de tortura”, concluye.

Querella de Willy Meyer

En la época en la que Willy Meyer sufrió torturas, era miembro del Partido Comunista de España y estudiaba Económicas en la Universidad Complutense de Madrid. Fue detenido el 5 de enero de 1972, cuando contaba solo 20 años de edad. Tras su detención, en la plaza de Callao, fue trasladado a la Dirección General de Seguridad (DGS) en la Puerta del Sol.

“Le llevaron de malas maneras a la Dirección General de Seguridad, allí le interrogó Billy el Niño y, durante el interrogatorio, le estuvo amenazando con una pistola, simulando que le iba a disparar. En un momento dado le simuló una ejecución”, explica Ildefonso Goizueta, abogado de Willy Meyer. Después, Meyer pasó 65 días en la cárcel de Carabanchel, tras lo cual pagó una multa.

Meyer acusa de delitos de torturas y crímenes de lesa humanidad a Billy el Niño. La querella, según detalla su abogado, va acompañada por un informe realizado por un psiquiatra y una psicóloga siguiendo las directrices del Protocolo de Estambul que concluye que el relato de los hechos tiene completa credibilidad.

“Ya sabemos que la querella choca con la Ley de Amnistía, pero argumentamos que esta es una ley preconstitucional y que a partir de la aprobación de la Constitución hay que interpretarla a la vista de los acuerdos y tratados internacionales firmados por España, que comprometen a la persecución de los crímenes de lesa humanidad”, afirma Goizueta.

"Nos encontramos ante una nueva oportunidad para que los Juzgados españoles dicten resoluciones acordes con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, reconozcan los derechos que asisten a las víctimas de graves violaciones de derechos humanos cometidos durante la dictadura y, de esta forma, cumplan con las obligaciones internacionales contraídas en la materia por el Estado español, tal y como le ha venido reclamando y requiriendo reiteradamente el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas", añaden desde la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (Ceaqua).

Las denuncias presentadas hoy se suman a las de Luis Suárez-Carreño, Ángela Gutiérrez y Felisa Echegoyen. Suárez-Carreño, también miembro de La Comuna, fue el primero en denunciar por torturas sufridas durante el franquismo. “Recuerdo los golpes, sobre todo en la planta de los pies. Y recuerdo también la angustia porque mi mujer estaba detenida también”, explicaba a El Salto en junio de 2017, cuando interpuso la denuncia.

En los próximos días se sabrá qué juzgado será el que decida si admitir a trámite las dos querellas presentadas. Por lo pronto, según afirma Goizueta, los juzgados aun no se han pronunciado sobre las tres denuncias presentadas con anterioridad en junio de 2017.

Leer más: Un goteo de querellas contra Billy el Niño

7 Comentarios
#11564 6:57 22/3/2018

Europa supuestamente tan avanzada y ya pasó casi un siglo y es hora que no se juzga a los franquistas torreroristas de Estado, no se aplica un sistema para crear un banco de ADN, se busquen y recuperen cuerpos de víctimas, se abran juicios, se recopile toda la información posible, no se diga se busquen a los entonces niños ahora ancianos y conozcan su verdadera identidad y se reparen daños y se evidencie la verdad y la realidad histórica para que no vuelva a ocurrir

Responder
0
1
Gatúbela 14:36 19/1/2018

Sin justicia no hay democracia, por eso seguimos en dictadura.

Responder
3
1
#7161 19:53 21/1/2018

¿No era en Argentina donde se juzgaba el franquismo en la totalidad? ¿Qué os ha pasado? Ahora a rellenar noticias en los juzgados de España. Nos asaltan las dudas, si se podía denunciar aquí, ¿para qué viajasteis a Argentina? No habrá sido para acaparar titulares como si fuerais las únicas y verdaderas víctimas del franquismo, ¿verdad? No creo...

Responder
0
0
#7095 8:46 20/1/2018

que poquitos comentarios,es que no dais a basto en censurar? jajajajaj

Responder
1
2
#6949 22:32 18/1/2018

Pero estos carcamales de que van, dejar las pastillas que os hacen decir tonterias delincuentes

Responder
1
7
#6922 15:28 18/1/2018

Pero trabajar trabajan poco estos dos..... vamos ahora quieren que los indemnicen por unos supuestos maltratos hace 60años..... vaya tela.

Responder
4
20
#6933 18:19 18/1/2018

Pero de donde has salido?

Responder
6
2

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Trabajo sexual
Al debate sobre la prostitución le falta renta básica
5
Escribimos con miedo a decir cosas que luego no podremos enmendar, de hacer aseveraciones que nos invaliden como feministas, casi como personas.
Remunicipalización
El Congreso abre el grifo a la remunicipalización del agua pese a los votos en contra de PP y Cs

Un ajustada votación, con la ausencia de varios diputados del Partido Popular, aprueba una propuesta de En Comú Podem para facilitar que los municipios puedan gestionar y recuperar el ciclo integral del agua.

Injurias a la Corona
Detienen en Granada a Óscar Reina por llamar “miserable” a Felipe VI

El portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha sido detenido hoy en Granada en relación a un supuesto delito de injurias a la Corona. En 2016, llamó “miserable” al actual rey Felipe VI.

Literatura
Iban Zaldua: “Estamos mejor porque no hay muertos pero hemos entrado en una fase que no sabemos cómo es”

Dice que se sintió impulsado a escribir sobre el conflicto vasco o ‘el tema’ como quien se sintió obligado a escribir sobre relaciones familiares o sobre migraciones. Iban Zaldua presenta una compilación de relatos que abordan los últimos 20 años en torno a la violencia y la represión en el País Vasco.

Últimas

Democracia participativa
¿Cómo participa la región de Madrid?

El 16 de Noviembre el Observatorio de Participación de Madrid convoca sus III Jornadas para compartir experiencias regionales relacionadas con la participación social.

Contaminación
Niños con máscaras anticontaminación frente a la ofensiva contra Madrid Central

Una veintena de AMPA y la FAPA Giner de los Ríos organizan una acción reivindicativa a favor de Madrid Central, lanzan un manifiesto y llaman a participar en la movilización programada para el próximo sábado. 

Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Tribuna
Es el momento de poner fin a la legalización de las “devoluciones en caliente”
1
Pedro Sánchez, en su discurso durante la moción la censura, mostró su firme determinación a poner fin a esta práctica, pero desde entonces, la acción de su Gobierno ha ido en dirección contraria.
Educación
Una grieta para aprender la vida
Un grupo de familias del CEIP Pare Català (València) pone a prueba un modelo diverso de escuela de vacaciones para reformular los procesos pedagógicos.