Coronavirus
Juego, drogas y pantallas: así se tratan las adicciones en periodo de confinamiento

Las asociaciones especializadas en adicciones reorganizan sus rutinas en una situación anómala creada por el estado de alarma.

Manifestacion contra las casa de apuestas en el barrio de Tetuan, Madrid 1
Protesta contra las casas de apuestas en Madrid. Álvaro Minguito
4 abr 2020 06:00

Durante la primera semana de confinamiento, varias familias llamaron a la asociación Patim, dedicada a la prevención y tratamiento de las adicciones, el alcoholismo y la ludopatía, para alertar de que sus hijos habían caído en el juego online tras tropezar con anuncios en páginas deportivas. “Usan el ordenador más tiempo del acostumbrado y ocasionalmente terminan en situaciones difíciles de resolver con palabras”, relata Francisco López, presidente de la ONG. Detectado el problema, Patim envió una carta al Ministerio de Consumo el lunes 23 de marzo pidiendo la prohibición de la publicidad del juego online en periodo de confinamiento. Su reivindicación ha sido escuchada y aprobada con carácter urgente. Una razón que justifica la medida es que en estas circunstancias resulta difícil hacer terapias.

Difícil, no imposible. Pese a que cierran los centros de día y se suspenden las terapias grupales, las asociaciones especializadas en adicciones reorganizan sus rutinas para atender telemáticamente a pacientes con los que trabajaban ya en enero. Reconocen que un porcentaje bajo de usuarios pierde interés porque el teléfono les resulta frío. Pero para el resto conservan la frecuencia: “Dependiendo del caso hacemos sesiones de una hora semanal, quincenal o mensual”, explica Antonio Castaños, presidente de la asociación Vida Libre,organzación alicantina de afectados por la ludopatía y otras adicciones.

“Con adictos al juego en fase temprana —más tentados— trabajamos el control de impulsos, pero también les ayudamos a llenar el tiempo con cultura en internet, búsqueda de trabajo o diálogo con familiares, algo que desaparece mientras uno juega y se aísla. La idea es que todo eso redunde en la normalización de sus vidas cuando el encierro pase”, añade.

“Solo veo mensajes que nos invitan a utilizar los recursos virtuales, pero no veo nada en la dirección contraria que diga, cuidado, también es buen momento para coger un libro”, señala Pilar Piera

Las adicciones pertenecen al ámbito de la salud, una competencia transferida, de modo que los pacientes son tratados vía telefónica por centros privados, ONG —algunas con conciertos económicos— y centros de titularidad pública gestionados por las comunidades autónomas a través de sus redes de asistencia en trastornos adictivos. A nivel profesional, durante la cuarentena se busca la deshabituación, la contención de impulsos o el mero acompañamiento en una situación novedosa que deshace todos los hábitos —paseos, visitas familiares— construidos como escudo contra la ansiedad.

Esa sensación, no obstante, podría perder presencia a medida que el proceso avanza, pues según explica la psicóloga Pilar Piera, directora técnica de la asociación Avant, el confinamiento a medio plazo ejerce un efecto positivo sobre la adicción. “En procesos de deshabituación muy al inicio la ansiedad y los pensamientos irracionales están algo disparados, pero pasando la primera semana en entorno controlado —con familia que sepa ver el problema y con apoyo—, el encierro tranquiliza y favorece. A mí me preocupan más las personas desfavorecidas, porque donde no hay apoyo el desgaste es mucho más fuerte”, comenta.

“Quien necesita consumir va a saltarse la cuarentena”, indican desde Patim

Considerando entonces que la red familiar ayuda a atenuar las conductas adictivas durante el estado de alarma, pudiera pensarse que el veto publicitario resulta algo excesivo. Pero las fuentes consultadas aplauden la medida y piden ir más lejos: “Yo supongo que las empresas del juego rechazan todo aquello que reduzca sus ingresos a costa de la salud de las personas. Sin embargo, a mí me parece una medida progresista y valiente”, valora Castaños. “Si decimos que en este escenario las consecuencias económicas son importantes pero no prioritarias, el juego debe ajustarse a esa consigna”, afirma, y sugiere llegar al extremo de suspender el juego online durante la crisis sanitaria, como ya reclamaron el 19 de marzo desde la Universidad de Valencia.

Exponerse al virus y a la doble sanción

Si en el juego se pidió limitar la publicidad, en el caso de las drogas, más allá del encierro involuntario, falta una propuesta consensuada de carácter estatal. “En nuestra carta dirigida a Consumo pusimos el acento en el online, porque las alternativas sobre drogas son mucho más complejas de articular”, reconocen desde Patim. Creen que, en lo referente a las sustancias, también habrá gente que mejore con el aislamiento, “pero quien necesita consumir va a saltarse la cuarentena”. Y si les paran la sanción será doble. “No sabemos cómo responder a estas personas pero sí sabemos que están ahí fuera, porque algunos llaman pidiendo información”, dice Francisco López.

En efecto, día tras día los cuerpos de Policía Local informan de denuncias por posesión de droga e incumplimiento del estado de alarma. “Yo voy a pillar como antes y a los mismos sitios”, cuenta un hombre de 50 años en tratamiento con la asociación Avant. “Voy con un poco más de cuidado, por si me para la policía, y cuando pillo y consumo intento meterme en los albergues que han abierto. Consumo cocaína en base y la compro donde siempre, a la misma gente. Para mí no ha cambiado nada: sigo viviendo en la calle”, narra. Ese consumo lo hace sin protección contra el coronavirus, porque, según explican en Avant, dada su situación precaria no lo valora como una necesidad prioritaria en estos momentos.

Las asociaciones cuentan que en este periodo les llaman drogodependientes que quieren dejar el consumo dentro de una comunidad terapéutica —centros de tratamiento residencial ahora completamente aislados—, pero no los cogen porque Sanidad ha dado orden de rechazar nuevos ingresos. Y tampoco quieren enviarles a un ambulatorio porque sería exponerles al coronavirus. Además las ONG denuncian que han pedido pautas y mascarillas a la administración y no han recibido nada.

“Si decimos que en este escenario las consecuencias económicas son importantes pero no prioritarias, el juego debe ajustarse a esa consigna”, afirma Castaños

“Ahora más que nunca, las drogas están a la cola de las preocupaciones ciudadanas”, reflexiona Francisco López. El CIS le da la razón: en 2020 solo un 0.1% de la población las considera un problema prioritario, lejos de aquel 49% en los años duros de la heroína. Por el contrario, cabe señalar que, según el último informe del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, los episodios de urgencias hospitalarias relacionados con la cocaína pasaron de 514 a 2.155 en el rango temporal 1996-2017. Además, en 2017 se registraron 20.168 admisiones a tratamiento por la misma sustancia.

Es un problema de cierta magnitud para el que los centros públicos regionales prestan un servicio adaptado a las circunstancias. “Nosotros nos repartimos para no contagiarnos, somos recursos únicos y si el médico se pone malo nos quedamos sin atención”, cuenta Teresa, enfermera de una Unidad de Conductas Adictivas (UCA) de una localidad valenciana, que prefiere omitir su apellido. “Ya no hacemos visitas presenciales ni grupos psicológicos ni controles de orina. Visitamos telefónicamente y si alguien pide ingresar lo intentamos paliar con medicación y medidas conductuales y le decimos que cuando pase todo, volveremos a intentarlo”, cuenta.

También se atienden las urgencias por privaciones de —sobre todo— opiáceos y los protocolos de metadona. “Un nuevo caso se coge si es urgente”, dice José María García-Peñuela, doctor de la UCA de Alicante. “¿Nuestros pacientes son grupo de riesgo en la Covid-19? Potencialmente sí porque las drogodependencias suelen estar asociadas a Hepatitis C o VIH y eso influye en la capacidad inmuno-defensiva”.

Pantallas y encierro

Al margen de las dos adicciones que más movilización social han generado –en los 90 las drogas, ahora el juego–, asoma últimamente una dependencia, vinculada a la omnipresencia de las pantallas y las nuevas formas de relación que durante el encierro parece gozar de buena consideración. “¿Cuántos adolescentes están ahora como reyes delante de un ordenador?”, se pregunta Pilar Piera, enlazando con la carta dirigida al Ministerio de Consumo que encabeza este texto. “En cuarentena hay barra libre de pantallas. Yo tengo una consulta y vienen muchos padres con hijos enganchados a la tecnología, pero ahora no te llama nadie, no hay conciencia de que las pantallas puedan agravar esa adicción porque vivimos en un estado de excepcionalidad”, señala la psicóloga.

Esta profesional invita a tomar medidas también a este respecto: “Es el momento de utilizar la imaginación. Solo veo mensajes que nos invitan a utilizar los recursos virtuales, pero no veo nada en la dirección contraria que diga, cuidado, también es buen momento para coger un libro”. Ella exhorta, cuando se pueda, a soltar la pantalla y recrearnos en el papel para cubrir el vacío.

Relacionadas

Migración
Mediterráneo: La ola del colapso económico y moral

Entre 1993 y septiembre de 2018 la organización UNITED (red europea contra el nacionalismo, racismo, fascismo y para el apoyo a inmigrantes y refugiados) reportaba más de 35 mil muertes documentadas de personas refugiadas y migrantes.

Coronavirus
“Imaxina xogarte a vida pescando por menos de 900 euros”
Tras unha baixada xeral nos prezos do peixe, representantes e traballadores do conxunto do Estado denuncian a insuficiencia das axudas nun sector xa precarizado.
Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

1 Comentario
#59204 15:23 2/5/2020

Para que no nos enganchemos a la television es por lo que esta es cada vez mas mala digo yo

Responder
0
0

Destacadas

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.