Coronavirus
Ecologistas en Acción reclama un cambio drástico para abordar la crisis del Covid-19

Tan sorprendente resulta la amenaza en sí misma como las drásticas medidas acometidas por los gobiernos de turno. Ecologistas en Acción lanza 19 propuestas, entre ellas, aumentar el presupuesto para la sanidad pública hasta el 7% del gasto público para que se llegue al 15% antes del fin de legislatura y que los seguros y los hospitales privados también asuman el coste del tratamiento del coronavirus.

Los gobiernos de todo el mundo están imponiendo medidas excepcionales para frenar el avance del coronavirus. Todos los esfuerzos son pocos cuando se trata de salvar vidas humanas. Solamente con solidaridad y poniendo la vida en el centro podremos salir de esta crisis, de la que podemos sacar enseñanzas de cara a futuras crisis que se avecinan, como la que ya está provocando el cambio climático en muchos lugares del planeta. 

Nadie diría hace meses que los gobiernos de todo el mundo serían capaces de tomar medidas tan radicales frente a una crisis sanitaria, que se ha convertido en social y económica. Tan sorprendente resulta la amenaza en sí misma como las drásticas medidas acometidas por los gobiernos de turno, que se traducen en un confinamiento de la ciudadanía, una gran reducción de la movilidad y una enorme reducción de la actividad económica que se limita a bienes y servicios de primera necesidad.

Ecologistas en Acción explica que en España esto supone un drama humano para muchas familias que, privadas de sus medios de subsistencia, afrontan con miedo, resignación e incertidumbre los próximos meses, en tanto en cuanto se materialicen las ayudas prometidas por el ejecutivo como medida para paliar la crisis económica que se avecina detrás de la crisis sanitaria. Pero si esta situación ya es dura en nuestro país, es inimaginable el sufrimiento que provocará en países con sistemas económicos y sanitarios más débiles, o en aquellos lugares donde existen campos de refugiados/as que viven en condiciones infrahumanas. Ecologistas en Acción ha lanzado un llamamiento a la “solidaridad con todas aquellas personas que, ya estando en situación vulnerable antes de la crisis, ahora se encuentran en verdadero estado de extrema necesidad”. Desde la organización han asegurado que seguirán “exigiendo al gobierno que no se olvide de las personas más vulnerables ni de las consecuencias a largo plazo, como así se refleja en el documento remitido al ejecutivo días antes de la declaración del Estado de Alarma, con 19 propuestas ambientales y sociales para dar respuesta a la crisis del coronavirus”

El confinamiento supone un drama humano para muchas familias que, privadas de sus medios de subsistencia, afrontan con miedo, resignación e incertidumbre los próximos meses

Al margen de aquellas medidas que se están implantando ahora por parte de las diferentes Administraciones, que para los ecologistas son “evidentemente prioritarias y urgentes”, es el momento de reflexionar sobre otras medidas que es necesario poner en marcha en cuanto los peores momentos de esta crisis hayan pasado. Entre ellas, Ecologistas en Acción reclama “aumentar el presupuesto para la sanidad pública en 2020 para que se garantice que esta sea universal y de calidad, hasta llegar al menos al 7% del gasto público y con el fin de alcanzar el 15% al final de la legislatura, y recuperarse así de todos los recortes que ha sufrido en los últimos años”. Asimismo, insisten en la imperiosa urgencia de “revertir los procesos de privatización y externalización de la sanidad y del trabajo social en todos los niveles administrativos, exigiendo a los seguros y a los hospitales privados que asuman el coste del tratamiento del coronavirus, para que la sanidad privada se corresponsabilice de los enormes gastos que hasta este momento solo ha soportado el sistema de sanidad público, y no solo sea partícipe del reparto de beneficios”. 

Ecologistas en Acción pretende, con estas propuestas, hacer una “previsión de futuras pandemias que seguramente se producirán en los próximos años, debido a los efectos colaterales de la globalización y del cambio climático”. Es decir, prevenir antes que curar, porque “la amenaza es muy real y está ya pronosticada: hace años que se viene advirtiendo de la posibilidad de una pandemia mundial devastadora, debido a un agente patógeno respiratorio de rápida propagación, y que viene aconsejando a los gobiernos que tomen medidas para fortalecer su sistema sanitario y social para paliar las consecuencias”. La OMS publica cada años el informe “Un mundo en peligro”, elaborado por la Junta de Monitoreo de Preparación Global (GPMB), pero en septiembre de 2019 la se lamentaba que prácticamente ningún país había tomado en consideración sus recomendaciones.

Exigen que los seguros y a los hospitales privados asuman el coste del tratamiento del coronavirus, para que la sanidad privada se corresponsabilice de los enormes gastos que hasta este momento solo ha soportado el sistema público, y no solo sea partícipe del reparto de beneficios

Para alcanzar el 15% del gasto público en sanidad, según la organización ecologista, “también se deberían aumentar los ingresos del Estado a través de medidas fiscales que repercutan en las grandes fortunas, y aumentando la lucha contra la evasión fiscal. Dueños/as y accionistas de las grandes corporaciones son quienes más se han lucrado con el modelo de la globalización (responsable de la expansión del Covid-19), y por tanto son quienes más tienen que contribuir económicamente a paliar la crisis”. Además, añaden, “se deben disminuir drásticamente aquellos gastos del Estado que son fuente de insostenibilidad y no repercuten en la calidad de vida de las personas, como las inversiones en grandes infraestructuras de transporte innecesarias, o el gasto militar: la crisis del coronavirus deja claro que la seguridad hoy en día no reside en la reserva armamentística que tenga un país, sino en que se dote de unos buenos servicios públicos”. 

En este sentido, para Ecologistas en Acción es necesario mencionar lo preocupante que resulta el lenguaje claramente bélico que ha estado empañando las declaraciones del equipo de gobierno encargado de afrontar la crisis del coronavirus, comparando esta situación con una “guerra”, en la que “todos somos soldados” que debemos acatar las normas con “disciplina y obediencia ciega”, como si fuéramos “un ejército”. Los ecologistas ven necesario recordar a todas las personas que manejan esta crisis, ya sean militares o civiles, que las medidas excepcionales que se han tomado para intentar frenar al virus suponen un drástico recorte en las libertades y derechos fundamentales de la ciudadanía, “y que esta las está acatando por el bien común, haciendo gala de una solidaridad y una responsabilidad social ejemplar, no por disciplina o por obediencia ciega”. Añaden, además, que “es necesario recordar también que, desde luego, no es deseable para nadie que esta merma en los derechos y libertades se prorrogue ni un solo día más de lo imprescindible”. 

La organización ecologista recalca que esta crisis también nos enseña que es perentorio mejorar la salud ambiental: la contaminación química, la mala calidad del aire o la contaminación del agua...

Por otro lado, la organización ecologista recalca que “esta crisis también nos enseña que es perentorio mejorar la salud ambiental: la contaminación química, la mala calidad del aire o la contaminación del agua, además de provocar una gran cantidad de muertes prematuras al año, merman la salud de la población y nos hacen más vulnerables a infecciones como la que supone el Covid-19”. Por ello, afirman, “se debe dar prioridad a actuaciones que mejoren el binomio salud y medio ambiente en todas las políticas públicas. También es urgente proteger y fomentar la biodiversidad, como una forma de incrementar la resiliencia de los ecosistemas naturales y humanizados ante infecciones y plagas, que con las dinámicas de la globalización y del cambio climático están siendo cada vez más frecuentes e intensas”. 

En este sentido, es patente que la disminución de la movilidad ya ha reducido los niveles de contaminación de forma drástica. Las medidas tomadas se han traducido en un enorme descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero, máximas responsables del cambio climático, y también de gases contaminantes nocivos para la salud. La ONU considera que el cambio climático es más peligroso para la humanidad que el coronavirus y, por tanto, como afirman desde EEAA, “no se debe abandonar el estado de emergencia tras esta crisis. No se trata de mantener las mismas restricciones a la movilidad que se han establecido ahora, pero sí es urgente establecer limitaciones a los medios de transporte más contaminantes, no solamente desincentivando el excesivo uso del coche particular en los desplazamientos por motivos laborales o personales, sino también ofreciendo alternativas de transporte menos contaminante, como los medios colectivos y públicos alimentados por energía eléctrica de origen renovable”. En concreto, la delegación extremeña de la organización ecologista señala que “en Extremadura se debería apostar de forma decidida por un tren público, que permita vertebrar esta comunidad autónoma”.

Para minimizar desplazamientos y dependencias del exterior cada municipio debería acometer su propio Plan General de Sostenibilidad, contando con la participación de la ciudadanía y el apoyo económico de las administraciones regionales y del gobierno

Pero además, para lograr un descenso verdaderamente significativo de las emisiones no basta con lo anterior, sino que es necesario penalizar económicamente todas aquellas formas de movilidad o transporte no sostenible: por ejemplo, las aerolíneas low-cost, los cruceros y otras formas de turismo masivo que son responsables de la mayoría de las emisiones contaminantes. Y también en el ámbito comercial y empresarial, estableciendo tasas medioambientales para la importación de ciertos productos, por ejemplo aquellos que ya se producen en el propio país, y presionando para que todos los barcos de mercancías tengan que regirse por una normativa ambiental y laboral única, en lugar de hacerlo según la bandera de conveniencia, pues de todos y todas son los mares por los que transitan y contaminan. 

La crisis del virus ha puesto de manifiesto nuestra fragilidad económica y comercial, y los peligros de la globalización y de la extensión de pandemias; el comercio de mercancías producidas en centros industriales alejados agrava estas situaciones. Para minimizar desplazamientos y dependencias del exterior cada municipio debería acometer su propio Plan General de Sostenibilidad, contando con la participación de la ciudadanía y el apoyo económico de las administraciones regionales y del gobierno central. El objetivo sería el autoabastecimiento municipal de la mayor cantidad de productos básicos posibles, principalmente de alimentación y textiles. Y además esta producción debería realizarse de forma ecológica. 

Defender el comercio local y los mercados de proximidad es la opción de consumo más justa, solidaria y ecológica, tanto por las ventajas ambientales que tiene (reducción de emisiones y ahorro de energía), como porque fortalecen las relaciones intracomunitarias y crean más empleo local diverso. En Extremadura, es esencial este apoyo a la economía local, que revierte en la comunidad (por cada euro que se invierte se puede generar más del doble de ingresos locales que por el sistema globalizado actualmente imperante), y que supone una de las pocas salidas para un sector agrario en crisis desde hace años y abandonado al enorme poder que ostenta la industria y la distribución. Los mercados locales son herramientas que facilitan que la agricultura sea rentable, y la viabilidad de la actividad agraria es clave para el mantenimiento de un medio rural vivo. A esta producción debería de sumarse la energética, mediante el autoconsumo y las cooperativas de producción de energía.

Nada va a ser igual tras esta crisis que, lamentablemente, es la primera de muchas que están por venir: crisis sanitarias, crisis energéticas y crisis económicas que evidenciarán la inviabilidad de un sistema basado en el crecimiento perpetuo, en la inagotabilidad de los recursos. La sociedad está demostrando que está preparada para afrontar grandes retos y superarlos, pero es necesario hacerla más resiliente frente a los desastres, aumentando su capacidad de adaptación ante la mayor amenaza que se cierne sobre la humanidad, la crisis climática.

Relacionadas

La semana política
Conspiración e incertidumbre

El negocio político de la intoxicación vive sus horas más dulces gracias a la presidencia de Trump. La huella del negacionismo se aúpa en la etapa de miedo e indefinición que se ha abierto a raíz del covid-19. La crisis sanitaria no remite y el desplome económico comienza a pasar de las proyecciones a lo material.


Opinión
Poco sosiego en este verano de transición

El descanso estival es cruel, solo descansan quienes puedan permitírselo. Mientras aprendo a habitar en la incertidumbre pienso que de este modo viven miles de personas en Mozambique y en todo el mundo.

Industria
La industria vasca: del ERTE al ERE

El 30 de septiembre termina el plazo de los ERTE asociados a fuerza mayor por la pandemia. La mayoría sindical vasca teme “un otoño caliente” en la industria, tras los anuncios de estas dos últimas semanas de ERE en las principales empresas de la industria vasca. 


0 Comentarios

Destacadas

Corrupción
Juan Carlos I sigue la tradición familiar y anuncia que se va de España

El monarca emérito comunica a su sucesor que abandona el país para facilitar a Felipe VI el ejercicio de sus funciones.

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.