Coronavirus
Yo no soy soldado, me niego a serlo

En muchos casos, estas situaciones de crisis a gran escala son aprovechadas para impulsar normas, políticas económicas que profundizan la desigualdad, enriquecen a las élites y hunden aún más a las personas más precarias. Y esto puede ser muy difícil cambiarlo una vez pasada dicha situación.

Militares Paseo de Cánovas
Militares ocupando el Paseo de Cánovas, Cáceres.
Educadora social y licenciada en antropología social y cultural.
22 mar 2020 09:32

Cuando una ya está empezando a tener urticaria por el lenguaje bélico, de los medios de comunicación y del gobierno, de los últimos días, de repente escucha: “Hoy es viernes en el calendario, pero en estos tiempos de guerra o crisis, todos los días son lunes”, ”En esta guerra irregular y rara que nos ha tocado vivir o luchar, todos somos soldados" y otras lindezas que prefiero no volver a escuchar ni reproducir…

Y creo que es momento de decir, de recalcar, que: no, esto no es una guerra.

La guerra está orientada a provocar daños materiales y a otras personas. Significa crueldad, asesinatos, violaciones, impunidad, polarización social, tortura, deshumanización de quien se considera enemigo, utilización del cuerpo femenino como territorio de batalla, huida, desplazamientos tanto internos como externos, los cuales, por cierto, ahora ni aparecen en los medios de comunicación. Las guerras significan muertes, pero no por una enfermedad que no tenemos la capacidad de controlar, significan muertes porque los gobiernos lo han planificado y ejecutado.

Yo no soy soldado, me niego a serlo y solicito que no tratéis a la población civil como militar.

Como ya es sabido, lenguaje y pensamiento van unidos, las metáforas son más que figuras retóricas, nos revelan actitudes y posicionamientos ideológicos que merece la pena examinar desde un punto de vista crítico. El lenguaje que escuchamos y que utilizamos ayuda a reforzar nuestra visión del mundo.

La utilización del simbolismo de la guerra no hace sino afianzar la guerra 

Estamos ante una “emergencia de salud pública internacional” según la Organización Mundial de la Salud, inmersa en una crisis sistémica ecosocial más amplia. En este contexto, la utilización del simbolismo de la guerra no hace sino afianzar la guerra como institución. A pesar de que la manifestación explícita de la guerra se da solo, afortunadamente, cada cierto tiempo y en lugares diferentes, los elementos centrales que justifican la institución como tal, están vivos y se transmiten de generación en generación. Es muy probable que no sepamos qué hacer ante un incendio o una inundación, pero en el momento en que nuestro grupo entra en guerra, todo encuentra rápidamente su acomodo, todo está preparado en su manifestación física, social, emocional y psíquica. A través de cuentos, juegos infantiles, cine, series, videojuegos, creemos saber qué es la guerra.

La crisis del Covid-19 es tremenda, 257.000 casos confirmados como positivos a la hora de escribir el artículo y 10.000 personas muertas a nivel mundial. En España 20.410 positivos y 1.041 personas fallecidas. Pero conviene recordar las cifras de Siria, que en nueve años de guerra, según el recuento del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos acumula ya 384.000 personas muertas, de ellas 116.000 civiles, y da cuenta del desarraigo de la mitad de la población: 5,7 millones de personas refugiadas en el exilio y más de seis millones de desplazadas internas por los combates. Y las de un país como Colombia, que después del acuerdo de Paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP hasta el 20 de febrero de 2020 suma 817 personas, líderes sociales y defensoras de Derechos Humanos asesinadas, según informes de Indepaz. Personas muertas, asesinadas por otras personas organizadas políticamente. Igualmente parece razonable resaltar que el gobierno español dedica aproximadamente el doble de presupuesto al Ministerio de Defensa (8.500 millones de euros en 2019) que al Ministerio de Sanidad (4.292 millones de euros en 2019).

La guerra, como bien explican Ramón Fernández Durán y Luis González Reyes en el libro de La Espiral de la energía, “es un conflicto armado llevado a cabo de forma colectiva por dos unidades políticas distintas tras una preparación previa”. En ella, un elemento fundamental es el principio de “sustitución social”; es decir, el mal hecho a un individuo del grupo afecta al conjunto del grupo y puede repararse legítimamente mediante un acto de violencia contra cualquier individuo del otro grupo. Como se puede observar en la situación actual no existen dos unidades políticas distintas ni el principio de sustitución social, existe un virus, al que no deberíamos humanizar para hablar de él, porque evidentemente su funcionamiento no es semejante.

Se exige a la sociedad que está en guerra que se posicione y que se adapte a la maquinaria social, económica y militar de la guerra

En la guerra, el uso de la violencia está legitimado y alentado socialmente. Estamos hablando de un uso de la violencia contra el “enemigo”, aunque también existe un control social interno fuerte. Se exige a la sociedad que está en guerra que se posicione y que se adapte a la maquinaria social, económica y militar de la guerra. Y quienes no siguen este mandato social, sufren persecución, marginación… nos convertimos en héroes, víctimas y también en traidores. En nuestra situación actual, vemos muchos vídeos, textos, noticias, que critican, en muchos casos con acritud y falta de respeto, a quienes no obedecen a ciegas las medidas impuestas. Los medios nos enseñan imágenes de “personas irracionales” que lo hacen sin motivo alguno, aparentemente sin importarles poner en riesgo nuestra vida, botellones, bares clandestinos, encuentros furtivos…

No se nos presentan a personas con razones con las que podríamos empatizar: familias que van al campo y sin encontrarse a nadie pasean porque ven cómo les está afectando psicológicamente o porque sus casas son muy pequeñas; personas que adquieren comida, combustible de forma no monetarizada (recoger leña o ir a la huerta a recoger verduras o plantarlas no está contemplado en el decreto); a quienes van en bici al trabajo porque les parece más sano que ir en transporte público o privado individualmente, porque tienen menos contactos y contaminan menos; amigas que van a apoyar a otras porque han perdido a un ser querido y no son población de riesgo; familias que se salen de lo normativo (familia nuclear monógama) y necesitan apoyo o quieren estar juntas; personas que salen de sus hogares porque no son seguros, porque tienen adicciones…

Dejarnos llevar por la institución de la guerra, puede conllevar justificar el uso de tecnologías invasivas de vigilancia y control social

Dejarnos llevar por el imaginario de la guerra en un momento como el actual puede desembocar en una polarización social en la que solo concebimos personas buenas y malas, sin ver ni hacer un esfuerzo por comprender las diversas necesidades en un paquete de medidas en el que hay muchas que no se tienen en cuenta. Pareciera que todas las personas estamos sanas, tenemos casas amplias con espacios abiertos, familias seguras, acceso a la cultura… Dejarnos llevar por la institución de la guerra, puede conllevar justificar el uso de tecnologías invasivas de vigilancia y control social como las implantadas por el gobierno israelí y ceder nuestra privacidad al estado. Ya nos mostraba Noami Klein en La doctrina del shock (2007) que, en momentos de crisis, la gente tiende a centrarse en las emergencias diarias de sobrevivir a esa crisis, sea cual sea, y tiende a confiar demasiado en quienes están en el poder. En muchos casos, estas situaciones de crisis a gran escala son aprovechadas para impulsar normas, políticas económicas que profundizan la desigualdad, enriquecen a las élites y hunden aún más a las personas más precarias. Y esto puede ser muy difícil cambiarlo una vez pasada dicha situación.

Por eso no nos cansemos de repetirlo: no, no estamos en guerra. Ninguna guerra defiende la paz.

Relacionadas

Anarquismo
Élisée Reclus y los melones de Don Benito

Su recorrido por Extremadura incluye referencias a Monfragüe y al Salto del Gitano. Del valle del Tajo y de las campiñas del Guadiana dice que en tiempos estaban cubiertos de villas prósperas que hoy son miserables caseríos...

Historia
Manuel Cañada: “A los extremeños nos han robado la historia”
Manuel Cañada acaba de publicar Otra Extremadura (Jarramplas, 2020), un libro que recupera buena parte la historia no contada de la región desde el siglo XX a la actualidad.
36 Comentarios
#59525 11:23 6/5/2020

Para ayudar a llevar la compra a una señora, mo hacen faltan los militares, ni tampoco para anunciar solemnemente q han detenido a unas personas q hanian robado 100 kg. De naranjas, ni tampoco para apagar fuegos ni en en situaciones de catastrofe, para eso estan las policias locales, bomberos, agentes forestales, proteccion civil, etc..nos resultan mas economicos. Los militares en sus casernas hasta q desaparezcan

Responder
0
0
#55316 20:36 4/4/2020

El pie de foto no tiene desperdicio, menudo disparate. Espero ver la foto de militares desinfectando y retirando cadaveres con el rótulo "militares ocupando una residencia de ancianos".
Muy loable puede ser hacer bandera del antimilitarismo; otra cosa, muy distinta, es caer en un doctrinarismo pueril con esa misma bandera.

Responder
0
0
#54594 14:26 1/4/2020

Las utopías son eso, sueños. A todos los niveles la realidad es que si eres débil te pisan.
https://www.elespanol.com/espana/politica/20200331/marruecos-oficial-ampliacion-aguas-territoriales-espana-alarma/478952943_0.html

Responder
0
0
#54583 13:29 1/4/2020

https://www.elespanol.com/espana/politica/20200331/marruecos-oficial-ampliacion-aguas-territoriales-espana-alarma/478952943_0.html

Responder
0
0
#53940 22:27 29/3/2020

Una guerra es de las cosas mas espantosas. Pero esto es una metáfora inocua. La misma OMS ha apelado a ese lenguaje. Uno lucha por su vida, los médicos libran una batalla diaria contra la enfermedad y la escasez de medios. El mundo está en pie de guerra contra una pandemia. No hay más.

Responder
0
0
#53064 14:01 26/3/2020

La hegemonía de la violencia no la tienen los militares. Es peor y más sutil la imposición del pensamiento único y la censura de las ideas y personas que discrepan del mismo.

Responder
4
4
#53052 13:43 26/3/2020

Parece que han desaparecido algunos comentarios que no se ajustan a la línea del pensamiento de la revista

Responder
1
0
#52529 2:09 25/3/2020

De acuerdo en la conclusión pero totalmente imprecisas las cifras presupuestarias. Sanidad, a diferencia de defensa, está descentralizada y el gasto total se detalla anualmente. 72.000 M€ de gasto público en 2016:
https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/sisInfSanSNS/tablasEstadisticas/InfAnualSNS2018/Cap.6_GastoSanitario.pdf

Responder
0
0
#52309 15:24 24/3/2020

En La Argentina un día como hoy, hace 44 años se desató una peste que fue una de las peores de nuestra historia: un golpe de Estado y la entronización de las fuerzas armadas rigiendo los destinos de nuestra patria. Suscribo todos y cada uno de los puntos que detalla la autora de este buen artículo que pone el acento en la utilización de ciertos términos que a veces usamos inconscientemente naturalizando la palabra guerra como una más para definir situaciones que nada tienen que ver con ella. Las guerras, salvo las de liberación de un pueblo, son una verdadera peste, la peor de todas. Tampoco debemos confundir cuando las fuerzas armadas están en las calles colaborando ante una crisis humanitaria. Ahora, ante la tragedia del Covid-19 bienvenidas sean. Pero usemos el lenguaje correctamente y llamemos la cosas por su nombre.

Responder
2
1
#52233 11:07 24/3/2020

Para escribir estas tonterías mejor no escribir nada. Flaco favor hace a la sociedad la gente que hoy en día se queja por todo nsolo porque se tiene que quedar cada día por algo. En situaciones como está únicamente es necesaria gente que sume, el resto q se quede en su casa, sin estorbar.
La gente no debe salir de sus casas, punto, y si, va bien en estos momentos la disciplina, la imposición y el castigo severo. Y no es malo tener una visión de guerra yanq nos enfrentamos a a algo muy bestia. Solo un tonto lo asimila con tanques y bombas, o alguien q no quiere entender.
Y si hay castigo e imposición es porque como sociedad no somos capaces más q mirar a nuestros ombligos y en hacernos nla víctima de todo, en quejarnos constantemente en lugar de asilar que ahora nos tocan sacrificios para recuperar los privilegios q hemos perdido momentáneamente y que antes tanto criticabamos y obviambamos

Responder
5
8
#52128 25:28 23/3/2020

Un gusto leerte compañera. Cuando los días son grises y se nublan con metralla, pensamos que no podremos alcanzar el arcoíris de la colectividad, la solidaridad, el empoderamiento y las luchas personales y sociales no bélicas, como el feminismo y la justicia social.
Hay muchos intereses en que seamos personas cobardes, sumisas y que vivamos con odio y con miedo, pero no pasaran!! Gracias por alzar la voz y por publicar tan exquisito artículo.

Responder
5
2
#52047 22:20 23/3/2020

Me ha hecho pensar.

Responder
3
1
#52023 21:46 23/3/2020

!!!Totalmente de acuerdo!!!

Responder
2
1
#51954 18:29 23/3/2020

Suscribo palabra por palabra. Qué importante cuidar el lenguaje para poder pensar y vivir de la manera. Muchas gracias por el artículo.

Responder
4
1
#51911 16:46 23/3/2020

Comparto tu opinión y Aplaudo que la publiques.

Responder
4
1
#51901 16:25 23/3/2020

Es importante, estar alerta con el lenguaje que utilizan los medios y es cierto que la palabra, crea.

Responder
2
0
#51892 15:59 23/3/2020

De momento nos podemos pemitir vivir en el limbo. Pero la vida, el mundo, es una selva en la que si no te defiendes otros te comen.
Otros dominan los recursos y la economía. ¿Podemos permitirnos vivir siempre comprando lo que otros países producen con los recursos que ellos sí consiguen?
Me parece que esta señora no comprende ni el mundo ni la vida.
Por desgracia hay gente que vive en la utopía. Los pragmáticos son los que salen adelante.

Responder
4
3
#51831 13:16 23/3/2020

Excelente artículo. Poco o nada más que decir.

Responder
1
2
#51803 11:55 23/3/2020

Chomsky dice que pensamos como hablamos, pero pues aprendemos a pensar a través de la palabra oral o escrita.,

Responder
3
1
#51718 2:55 23/3/2020

Articulazo!!

Responder
1
1
#51703 25:22 22/3/2020

Me encantó el artículo, se nota que la autora tiene una visión antropológica y social, el análisis lingüístico , pensamos como hablamos y hablamos como pensamos , Chomsky; Shapir,Wolf , mas nos queda el arte , la invención , la cooperación ... fijemos nuestra mirada en la apreciación del cambio que supone lo acontecido y sentir el mundo globalmente, vamos !!!! A ello. Mis modesta felicitaciones a la autora , comparto.

Responder
2
1
#51648 22:30 22/3/2020

La guerra tb implica negocio muy lucrativo a los señores de la guerra del durante y después de la misma

Responder
3
1
#51629 21:04 22/3/2020

öle ahi, claro como el día. Estamos todas pensando y sintiendo lo mismo, si la sociedad nos autoorganizamos mucho mejor, para que está el discurso bélico y que si ellos van a matar al virus y etc.. muy buen artículo!! Me ha encantado leerte. El control excesivo y cosas de primera necesidad como son llas bombillas o los libros..¿por qué están cerradas esas tiendas? y el mercadona abierto? Mucho que decir ... ya lo diremos, pero ésto se está pasando de rosca.

Responder
3
1
#51506 15:15 22/3/2020

No es momento !!!
De cuestionarse estas cosas ....
Es el momento de ayudar

Responder
7
13
#51763 9:19 23/3/2020

tal vez cuando llegue el momento de cuestionarse esto ya no se pueda hacerlo...

Responder
5
1
#51501 14:47 22/3/2020

Gracias Gloria! ... 100% de acuerdo

Responder
3
0
#51466 13:53 22/3/2020

Las sinrazones del militarismo se ocultan detrás de una pretendida necesidad social de los militares. Desinfectado calles, montando hospitales de campaña, llevando comida a ancianos....¿Es necesario estar militarizado para esas acciones? ¿Para que las armas y los vehículos militares?.
Quizá necesitamos justificar los gastos en militarismo después de la emergencia. Claro, gracias a los militares pudimos superarla. ¿Y las inversiones en servicios públicos: sanidad, educación, investigación?
Ahora que se nos hace evidente la merma del estado social en los últimos años, quieren justificar que todo siga igual después de esta crisis. ¿Aprenderemos?

Responder
18
3
#52570 5:19 25/3/2020

Porque los militares están para servir... cosa que tú (ni yo) sabemos lo que es eso. Servir donde se les mande sin rechistar y sin cuestionar... tenéis un concepto muy caduco de lo que es el ejército... y deberíais estar más agradecidos porque son los primeros que se parten el lomo cuando las cosas se ponen chungas. No hay nada más que ver con qué celeridad, con qué ingenio y con qué arrojo están solucionando cosas que los civiles aún estaríamos planteando sobre el papel.

Responder
1
2
#52827 21:17 25/3/2020

Que poco valoramos a nuestros soldados,cuando hay una catástrofe allí los tenemos son los primeros en arrimar el hombro, y como no. se comen todos los marrones sin rechistar .
yo particularmente estoy orgulloso de ser español y de mi ejercito.
Mas vale que juzgáramos a otros que no hacen absolutamente nada y cobran sueldos astronómicos.
De referencia los políticos que tenemos, dejen ustedes de criticar.

Responder
1
3
#51464 13:43 22/3/2020

Muy buen artículo y una reflexión necesaria, que comparto.

Responder
5
0
#51445 12:32 22/3/2020

Oleee Gloria! Muy bien dicho!

Responder
9
2
#52266 13:32 24/3/2020

Un artículo muy enriquecedor, realizado, por persona muy bien preparada y a quien no te cansa seguir leyendo lo que escribe. GRacias

Responder
0
0
#51436 11:58 22/3/2020

Una delicia de artículo. Tanto por lo que dices, como por la calma y sosiego con que se te lee. Das paz. Muchas gracias

Responder
15
5

Destacadas

Coronavirus
El Gobierno prorroga un “escudo social” que deja fuera a decenas de miles de familias

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) exige un Real Decreto que “homologue las situaciones de vulnerabilidad” para no marginar a las familias que ya vivían en situaciones precarias antes de la crisis del covid-19, que proteja a las personas sin papeles y a las que han tenido que ocupar pisos de bancos o fondos buitre.

Coronavirus
Sanitarios de A Mariña recogen firmas contra la celebración de las elecciones gallegas
Los profesionales advierten del peligro que se corre si un positivo en coronavirus o cualquier otra persona que esté guardando cuarentena vaya a votar el domingo. Recogen firmas en la zona de A Mariña, totalmente confinada, para mostrar su descontento ante la medida.
Educación
Volver al futuro: la inclusión en las coronaescuelas
El Conseller de Educació ya ha adelantado cómo será la vuelta al cole en el País Valencià, igual que ha asegurado que se contratará a más personal y que se “ha aprendido mucho” de la pandemia. En Elche, docentes y familias de escolares pertenecientes a grupos vulnerables reflexionan sobre las dificultades del pasado para configurar sus demandas del futuro.
Black Lives Matter
Coches contra manifestantes: se extienden los atropellos contra activistas de Black Lives Matter

En las últimas semanas han sido decenas los conductores que han acelerado sus coches contra grupos de activistas de Black Lives Matter. Mientras, circulan por las redes memes y bromas sobre atropellar manifestantes. 

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Joserra Becerra: “Al Parlamento voy en autobús”

Ingeniero de profesión y político desde hace diez años, Joserra Becerra es el candidato a lehendakari por Equo Berdeak en las elecciones al Parlamento Vasco que se celebran el domingo 12 de julio.

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
La derecha socialista vasca o la izquierda abertzale española

El Parlamento Vasco es una cámara con pocos escaños y muchos partidos en la que para formar gobierno es necesario pactar desde 1986. En el debate electoral de anoche, el PNV y el PSE mostraron una clara sintonía que invitaba a repetir el Gobierno de coalición. “¡Con voto obrero, PNV de acero!”, clamaba este lunes el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

Bolivia
Oscar Olivera: “En Cochabamba hay muertos en las calles”

La situación de Bolivia, en plena crisis de covid-19, es desesperada. Oscar Olivera, uno de los protagonistas de la Guerra del Agua de Cochabamba en 2000, ahora con coronavirus, cuenta su propia experiencia y su visión de la actual crisis sanitaria, social y política que atraviesa el país. “Lo único que nos queda es la solidaridad de los compañeros”, dice.

Últimas

Iglesia católica
La doble privatización del Patio de los Naranjos
“Yo, desde muy pequeño, jugaba en el Patio de los Naranjos, que me ha cabreado mucho que los curas lo hayan cerrado, porque los niños jugábamos allí, y había pocas plazas.”
Crisis económica
El capitalismo del coronavirus y cómo derrotarlo
Este vídeo trata las formas en las que la actual crisis de la COVID-19 ya está transformando nuestra concepción de lo posible.
Opinión
Queerfobia

En el debate desencadenado por el documento trans- y queerfobo del PSOE se está invisibilizando a las personas queer, y una parte del movimiento trans y de la PSOE se unen en la queerfobia.

Ayuntamiento de Madrid
Otro balón en el tejado del Ayuntamiento de Madrid

Al mismo tiempo que todos los grupos políticos aprobaban en pleno los Pactos de la Villa, representantes del movimiento vecinal de Carabanchel entregaban en su Junta Municipal un comunicado crítico con esas medidas sociales que aún no llegan a los barrios.


Energía solar
¿Un millón de tejados solares en 2025?

La creación de 17.000 hectáreas de tejados solares permitiría abastecer a un sexto de la población española en cinco años. Un estudio del Observatorio de Sostenibilidad sienta las bases para conseguirlo en 2025.

Memoria histórica
¿Encontraremos algún día la voz perdida o enterrada de Antonio Machado?

Se cree que dos veces habló el poeta por la radio. La segunda, en Barcelona, en noviembre de 1938, defendió la legitimidad del Gobierno como representación de la voluntad popular.