Coronavirus
Bulos, bots y extrema derecha: la guerra por el relato de la crisis y quién gestionará el día después de la pandemia

La crisis sanitaria y social acelera la disputa por controlar la agenda política y los términos del debate público. De fondo, quién quedará en pie cuando termine el estado de alarma y quién pagará la “pandemia social” que se avecina: los sectores populares o las grandes fortunas.

Santiago Abascal se reúne con Viktor Orban en Roma
Santiago Abascal saluda a Victor Orban, presidente húngaro que se otorgó el pasado 30 de marzo poderes casi absolutos con la excusa del coronavirus. Foto: Vox.

La batalla por la información y el control del relato de la crisis terminó de estallar el pasado 19 de abril cuando el general José Manuel Santiago, jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, afirmó que la benemérita estaba trabajando en relación a la difusión de bulos para “minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno”. 

Ya el 16 de abril, el PSOE había presentado una denuncia en la Fiscalía contra Vox por supuestos delitos de odio y la difusión sistemática de bulos para “crear una sensación de inseguridad, miedo y desconfianza“. Dos días antes, Vox y el PP habían difundido el bulo de que WhatsApp, “siguiendo instrucciones del Gobierno”, estaba censurando la crítica, según palabras del exportavoz y senador popular Rafael Hernando, cuando realmente solo había puesto límites al reenvío masivo de mensajes.

Días antes, Unidas Podemos ya había pedido a la Fiscalía investigar a una “organización criminal” encargada de difundir bulos por redes y chats. 

Las declaraciones del general Santiago no fueron más que un “lapsus” en palabras de ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pero consiguieron envalentonar a la oposición y poner al Gobierno a la defensiva. Pocos días después, un nuevo “lapsus”, esta vez de naturaleza distinta y en boca de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, convertía lo que debía ser una buena noticia —la salida controlada de los niños y niñas— en una nueva derrota comunicativa. El vicepresidente segundo y responsable de infancia, Pablo Iglesias, reconoció falta de claridad y que el Gobierno no ha comunicado bien.

“Estamos en una disputa por el relato. Hay que reconocer la capacidad que ha tenido la extrema derecha de marcar la agenda pública y también de marcar los términos del debate”, dice el eurodiputado Miguel Urbán 

Poco tienen que ver ambas metidas de pata más allá de que son episodios de lucha por el control del discurso. Con las calles desiertas y un estado de alarma que promete alargarse en la peor crisis global desde la II Guerra Mundial, nunca la comunicación había jugado un papel tan importante.

La lucha contra el covid-19 poco tiene que ver con una guerra convencional. No pasa lo mismo con la batalla que se libra en el terreno de la comunicación, donde el principal botín es el control del relato sobre la gestión de la pandemia. No es poco lo que está en juego: nada menos que cómo se va a gestionar y quién va a gestionar la “pandemia social” que quedará cuando acabe la crisis sanitaria, apunta el eurodiputado de Unidas Podemos Miguel Urbán. 

“Estamos en una disputa por el relato. Hay que reconocer la capacidad que ha tenido la extrema derecha de marcar la agenda pública y también de marcar los términos del debate”, decía Urbán en el encuentro online “Desinformación y neoliberalismo: la extrema derecha ante la crisis del covid-19”, organizado por Anticapitalistas. Además de Urbán, en este debate participaron la periodista Alba Sidera, autora del libro El fascismo persistente (Saldonar Ediciones) y Miquel Ramos, periodista y activista, autor del proyecto Crímenes de odio: 25 años de olvido.

Uno de los principales escenarios de esta guerra por el relato son las redes sociales, donde la combinación de bulos y millones de bots —programas autónomos que pueden tuitear, retuitear, escribir mensajes o seguir masivamente a usuarios— han dado resultados espectaculares. 

Así fue en la votación del Brexit en 2016 y en las campañas electorales que llevaron al Gobierno a los líderes ultraderechistas Donald Trump, en EE UU, y Jair Bolsonaro, en Brasil. En todos estos casos, la clave del éxito fue la utilización masiva y precisa de los datos de los usuarios de redes sociales y buscadores para segmentar el público en función de sus intereses, de sus preocupaciones y, sobre todo, de sus miedos. Y, con toda esa información de la mano, la difusión quirúrgica de noticias, memes y bulos que lleven al votante a inclinarse por una determinada opción. El documental de Netflix El gran hackeo muestra el trabajo, en buena parte ilegal, de la empresa de datos Cambridge Analytica para llegar a las personas indecisas e inducir el estado de ánimo indicado para que actúen de la forma deseada.

En España, Vox ha sido quien mejor ha desarrollado el método de combinar bulos, memes y bots, asesorado por Steve Bannon, responsable de la campaña de Trump y ex director de 'Breitbart News', campeón mundial en fake news, misoginia, xenofobia y teorías conspirativas

En España, ha sido el partido de Santiago Abascal quien mejor ha desarrollado el método de combinar bulos, memes y bots, asesorado nada menos que por Steve Bannon, quien fue responsable de la campaña electoral de Trump y director de Breitbart News, el medio digital campeón mundial en fake news, machismo, misoginia, clasismo, xenofobia y teorías conspiranoicas, dicho sea de paso, con titulares con todas sus letras en mayúscula.

Rafael Bardají y Steve Bannon
Rafael Bardají, uno de los ideólogos de Vox, y Steve Bannon, responsable de la campaña que llevó a Donald Trump al poder y figura visible durante años de Breitbart News, especializado en desinformación y bulos de todo tipo.

“Vox copia la estrategia comunicativa de Bolsonaro en la utilización de WhatsApp o de bulos como una forma no solo de movilizar a su electorado, sino también para desmovilizar al electorado de su contrincante político”, dice Miguel Urbán, quien se ha sumergido en la estrategia comunicativa de este partido en su reciente libro La emergencia de Vox (2019, Sylone). 

Las acusaciones de desinformación contra el partido de Abascal no son nuevas. El propio comisario de seguridad de la Comisión Europea, Julian King, nombró a Vox como ejemplo de desinformación y propagación de bulos en redes sociales: “Descubrimos una red coordinada en Twitter, mezcla de bots y cuentas falsas, con el objetivo de impulsar hashtags antiislam y amplificar el apoyo al partido populista de derechas Vox”. Según afirma Urbán, desde que se inició la crisis sanitaria esta estrategia de desinformación se ha exacerbado.

Los bots del Ministerio de Sanidad
El escándalo de los bots y las cuentas falsas también ha salpicado al Gobierno, después de que algunas publicaciones realizadas por el Ministerio de Sanidad multiplicaran de forma “anómala” sus interacciones. Una serie de vídeos anónimos señalaron que detrás de este fenómeno había miles de cuentas falsas y bots. Desde el Ministerio de Sanidad aducen que fueron víctimas de un ataque a partir del 17 de abril, y Facebook, después de que el Gobierno español se lo informara, ha borrado las cuentas al confirmar que se trató de una acción de spam.

El otro virus

Con medio mundo confinado y sin manifestaciones en las calles, se ha acentuado algo que venía de mucho antes: las redes sociales, los chats de WhatsApp y los comentarios en medios de comunicación se convierten en un termómetro casi exclusivo de los estados de ánimo de la población. Mucho antes del covid-19, ejércitos de bots, personal contratado y voluntarios vinculados con la extrema derecha inundaban el ciberespacio con bulos, noticias, memes y comentarios misóginos, racistas, clasistas y conspiranoicos, unos mensajes que encuentran eco en amplios sectores de la población. Desde el inicio del estado de alarma, esta actividad se ha multiplicado con un nuevo y renovado objetivo: la caída del Gobierno “social-comunista” de Sánchez e Iglesias y la creación de un nuevo “sentido común” acorde con las ideas de la extrema derecha, en palabras del periodista y activista Miquel Ramos.

Tecnología
Noticias falsas, algoritmos y ‘bots’ en tu pantalla
La desinformación es un riesgo que corren las sociedades modernas, pero el mayor peligro es la inclusión en burbujas en las que solo se refuercen nuestros propios prejuicios.

Un análisis pormenorizado del hashtag #SanchezVeteYa, que el 18 de abril se convirtió en el más compartido de España y el cuarto del mundo, da algunas pistas. Este trending topic, que alcanzó los 600.000 tuits, surgió del influencer ultraderechista Juanfran Escudero. Según el autor de este análisis, después de un polémico paso por Ciudadanos, Escudero se acercó a Vox y al ideario de extrema derecha. Llevaba consigo un especial talento para las redes y 367.000 seguidores en Twitter. Pero estas cifras, conseguidas en buena parte gracias a la compra de seguidores, según el análisis de @BarriPdmx, esconden mucho más.  

Si se hace el ejercicio de quitar las cuentas no activas —aquellas que no habían sido usadas en los últimos tres meses— y los followers que no hablan español, sus seguidores bajan a 23.550, según este estudio detallado. Y al revisar las personas que habían retuiteado los mensajes de la campaña #SanchezVeteYa, no tardaron en aparecer las “cuentas matrícula” —perfiles creados automáticamente por Twitter, como @Soledad48636685, con 20 seguidores— y los usuarios que realizan la tarea imposible para un humano de lanzar más de mil mensajes en una hora, pero bastante accesibles para un bot. 

Otros hits de la extrema derecha que ocuparon los primeros puestos del ránking tuitero en los siguientes días, como #paguita, #NoNosCallaran, o la campaña contra Irene Montero por hacerse tres tests del covid-19, han seguido pautas similares. 

“Realmente estamos picando, con las fotos de los ataúdes en la Gran Vía, con las fotos de Abascal en su despacho con el pimentón… Nosotros somos muchas veces los que amplificamos su mensaje”, dice el periodista Miquel Ramos

La estrategia de la extrema derecha, dice Ramos, es la “victimización del privilegiado”, la provocación, el escándalo y “que hablemos de ellos”. Una estrategia que está funcionando, añade: “Realmente estamos picando, con las fotos de los ataúdes en la Gran Vía, con las fotos de Abascal en su despacho con el pimentón… Nosotros somos muchas veces los que amplificamos su mensaje”. Sin embargo, este activista afirma que tampoco ayuda mirar hacia otro lado o caer en la ridiculización: “Saben lo que hacen, tienen mucha pasta y son muy malos. No hay que perderlos de vista ni caer nunca en su juego”. 

Las ideas y los sentidos comunes de la extrema derecha están penetrando en los hogares y en los barrios de medio mundo, y no es a través de su presencia en las calles o de su tejido social. “Tenemos que actualizar nuestra práctica antifascista. Aquí la desinformación es un elemento clave: la extrema derecha está entrando por las televisiones y por los móviles”.

De fondo no está solo la conquista del poder político. Para llegar a él, dice Ramos, antes es necesario “conquistar poco a poco los sentidos comunes de la izquierda”. Se trata, apunta, de una “guerra cultural”, donde la extrema derecha “intenta dinamitar esos consensos que creíamos que eran asumidos por todos”. Entre estos consensos, Ramos destaca el sentido común que “tantos años costó crear” de que “todas las personas tienen derecho a tener derechos”.

Para Miquel Ramos, estamos ante una “guerra cultural”, donde la extrema derecha “intenta dinamitar esos consensos que creíamos asumidos por todos, como que todas las personas tienen derecho a tener derechos” 

La regresión que plantean en materia de derechos, en cuestiones migratorias o en la igualdad entre hombres y mujeres es el núcleo de esta “guerra oculta” por el relato. “Las estrategias de desinformación crean una serie de realidades y verdades paralelas y de mentiras múltiples donde es muy difícil discernir entre lo verdadero y lo falso. Y ahora todo esto se va a acelerar”, dice Urbán. 

Las lecciones de Salvini y Trump

Alba Sidera es corresponsal en Italia de El Punt Avui. En su libro El fascismo persistente analiza las similitudes en el discurso de los nuevos autoritarismos alrededor del mundo: “La extrema derecha está extendiendo las mismas fake news porque les beneficia el clima de miedo, de inseguridad. Mucha gente me pregunta para qué les sirve: cuanto más miedo hay en la población, más fácil es que penetre el fascismo o que la gente sea más receptiva a recibir medidas autoritarias”. 

Para Miquel Ramos, la “frenética intervención en masa en las redes sociales” y un uso “industrial de la desinformación” se está utilizando de forma sistemática para “fomentar ese miedo, esa incertidumbre, que es el caldo de cultivo ideal para la extrema derecha”.

“La extrema derecha está extendiendo las mismas fake news porque les beneficia el clima de miedo, de inseguridad. Cuanto más miedo hay en la población, más fácil es que penetre el fascismo o que la gente sea más receptiva a recibir medidas autoritarias”, dice la periodista Alba Sidera

En Estados Unidos, Donald Trump ha aprovechado la coyuntura para acelerar su programa ultraconservador: cerrar fronteras a la migración, tumbar leyes medioambientales, manipular el censo para dar mayor representación a la población blanca, huir de sus problemas con la justicia y realizar la mayor transferencia de dinero público a las grandes empresas de la historia reciente. En el caso de Polonia y Hungría, sus gobiernos están utilizando “la excusa del covid-19 y la emergencia sanitaria para aplicar o para acelerar su agenda de  acaparamiento del poder y reformas contra el Estado de derecho”, dice Urbán.

Estados Unidos
Seis cosas que Trump está haciendo con la excusa de la pandemia

El presidente de Estados Unidos ha acelerado su agenda política durante la etapa del covid-19. Cierre de fronteras, manipulación del censo, aislacionismo y regates a la justicia forman parte de esa agenda.

En el caso de Italia, cuenta Alba Sidera, después de que Matteo Salvini rompiera la alianza de gobierno y se conformara una nueva coalición entre socialdemócratas y el Movimiento Cinco Estrellas, la Liga encabeza las encuestas con el euroescepticismo y el “abandono de la UE” como bandera. Aunque lejos de la mayoría absoluta, la alianza con el partido Fratelli d’Italia —heredero del neofascista Movimiento Social Italiano— y con Forza Italia de Silvio Berlusconi serían suficientes para formar gobierno. “Pido a los italianos que me den plenos poderes [...]. Estamos en democracia, quien vota a Salvini sabe lo que elige”, dijo el líder de la Liga en agosto de 2019, parafraseando un famoso discurso de Benito Mussolini en 1922, poco después de llegar al poder.

La autora de El fascismo persistente considera fundamental en esta estrategia de la extrema derecha el papel de los medios tradicionales, en el caso de Italia, muchos de ellos en manos de Berlusconi, convertido en sponsor de Salvini

Sidera considera fundamental en esta estrategia de la extrema derecha el papel de los medios tradicionales de comunicación. En Italia, muchos de los canales más influyentes pertenecen a Mediaset, el grupo mediático de Berlusconi, que se ha convertido en el “principal protector y sponsor” de Salvini. Con la crisis del covid-19, los medios de derecha, dice esta periodista, se han volcado en la difusión de bulos y titulares catastrofistas. En los canales de Mediaset, describe, Salvini se mueve como “en el salón de su casa”, mostrándose como un “hombre familiar, pero duro, profundamente religioso, capaz de rezar un responso en directo por los muertos del coronavirus con la ayuda de una presentadora del Canal 5. Esta cadena, al igual que las ‘españolas’ Telecinco y Cuatro, son propiedad del expresidente y multimillonario Berlusconi.

La crisis sanitaria y social está siendo utilizada por la ultraderecha italiana para difundir su programa xenófobo, explica Sidera. El gobernador del Veneto, Luca Zaia, de la Liga, protagonizó uno de los episodios más memorables de la crisis del covid-19 en una entrevista el 29 de febrero: “¿Sabe por qué nosotros después de una semana tenemos 116 casos positivos, de los cuales 63 no tienen síntomas y están bien, y solo tenemos 28 en el hospital? ¿Sabe por qué? Porque nuestro pueblo, los vénetos y los ciudadanos italianos, tenemos la formación cultural de ducharnos, de lavarnos seguido las manos, de tener un régimen de limpieza personal particular”. A 24 de abril, con apenas cinco millones de habitantes, 1.206 personas habían muerto por covid-19 en la región del Veneto. En China, con 1.393 millones de habitantes, habían fallecido 4.642. 

Cuando se vio que “China lo estaba haciendo mucho mejor”, el racismo se canalizó con fake news “que criminalizan a los de siempre, a los últimos, a los inmigrantes”, relata esta periodista. Entre los bulos con más éxito destacó la noticia inventada de que los italianos no podían acceder a los respiradores “por las ayudas millonarias” que estarían recibiendo los inmigrantes. Una maquinación nada inocente, cuando fueron precisamente la Liga Norte y el partido de Berlusconi los responsables de la privatización de la sanidad en Lombardía, la región italiana más afectada por el covid-19, con 12.940 muertos.

“No solo hay que desmontar los bulos cuestionando su veracidad, sino yendo al eje central: ¿para qué sirven?, ¿a qué intereses responden? En el caso de las ‘paguitas’, se ve muy bien que Vox es un partido de señoritos para señoritos”, sostiene Urbán

“Lo más importante es desmontar los bulos de la extrema derecha no solo cuestionando su veracidad, sino yendo al eje central: ¿para qué sirven?, ¿a quiénes sirven?, ¿a qué intereses responden? En el caso de las ‘paguitas’, se ve muy bien que Vox es un partido de señoritos para señoritos”, sostiene Urbán.

El frente judicial

El inicio de acciones judiciales contra la difusión de bulos y otros delitos relacionados con la comunicación han llevado a PP y Vox a una posición coincidente: “El covid-19 se vence con mascarillas, no con mordazas”, decía Casado. “Mascarillas por mordaza”, decía Javier Ortega Smith. Una expresión repetida poco después por la diputada del PP Ana Vázquez. El 25 de abril, a las 19h, sectores afines a Vox y el PP convocaron una gigantesca cacerolada para hacer caer al “Gobierno del bulo”.

El periodista Miquel Ramos define de “bipolar” la situación de estos partidos de derecha: “Se hacen las víctimas de una conspiración y critican el control social cuando han sido ellos mismos los que han defendido la caza de brujas a artistas, a tuiteros… No les caracteriza precisamente la defensa de la libertad de expresión”, dice Ramos.

Sin embargo, después de seguir de cerca decenas de casos en los que las leyes mordaza se han utilizado en contra de activistas de todo tipo, Ramos reconoce que la libertad de expresión es “un terreno pantanoso”. 

En el caso de los delitos de odio, “la izquierda tiene muy mala experiencia”, dice Miquel Ramos. Una figura creada en principio para proteger a los colectivos más vulnerables “se terminó utilizando contra colectivos vulnerables"

“La libertada de expresión no quiere decir que yo pueda entrar en un cine y gritar que hay una bomba. Este es un mal uso de la libertad de expresión, un uso perverso. Vox lo está utilizando muy bien y nosotros no nos atrevemos a entrar en este terreno porque sabemos que las leyes siempre acaban contra nosotros, como ha pasado con los delitos de odio, leyes que están pensadas para otras cosas, pero luego pasan por el Estado y el Estado es el que es”, dice Ramos.

En el caso de los delitos de odio, “la izquierda tiene muy mala experiencia”. Una figura creada en principio para proteger a los colectivos más vulnerables, critica, “se terminó utilizando contra colectivos vulnerables, contra antifascistas y para victimizar a nazis o a policías. Lo hemos visto en varios casos. Incluso organismos internacionales le han dado el toque a España por esto, porque no era una ley pensada para esto”.

Sin embargo, matiza, la libertad de expresión “no puede ser un campo abierto para comprar millones de bots o miles de medios, y difundir bulos que llevan a un discurso de odio o llamar a un golpe de Estado”. En este caso, precisa, “ya no se trata de contar una mentira, estamos hablando de una estrategia perfectamente planificada, con mucho dinero invertido, no solo en bots, sino en redes de desinformación que llevan mucho tiempo asentadas aquí”.

Frente a esta campaña de desinformación, Ramos apuesta por recurrir a los mecanismos ya existentes, como una correcta utilización de los delitos de odio, de difamación, injurias y calumnia o la vulneración del derecho al honor. Una vía utilizada a principios de abril por la Fiscalía de Barcelona, que abrió una investigación a un tuitero por difundir el vídeo de una violación producida en China relacionándola con una agresión sexual en Canet de Mar.

La lucha contra los bulos y la extensión del discurso de la extrema derecha, dice Miquel Ramos, no deben descartar la vía judicial, pero, sobre todo, basarse en la construcción de tejido social en los barrios y en iniciativas ciudadanas

La lucha contra los bulos y la extensión del discurso de la extrema derecha, continúa Ramos, no deben descartar la vía judicial, pero, sobre todo, basarse en la construcción de tejido social en los barrios y en iniciativas ciudadanas. Una opinión compartida por Urbán: “Para combatir los discursos del odio y los bulos: construir tejido social y redes en los barrios”.

Además de las experiencias de fast-checking como Maldita.es y Newtral, Miquel Ramos destaca los proyectos Stop Funding Hate, en Gran Bretaña, y Sleeping Giants, en EE UU. 

En el contexto del Brexit, la organización británica Stop Funding Hate (Deja de financiar el odio) lanzó una campaña de presión dirigida a las grandes empresas para que retiren sus anuncios de periódicos amarillistas que, con sus titulares caza-clics, estimulan el miedo, el odio y la “división”. La campaña dio frutos y esta organización consiguió crear una lista blanca con cientos de “anunciantes éticos” que renunciaban a publicitarse en medios que incitaban al odio, como los tabloides británicos Daily Express, Daily Mail, The Sun The Spectator o el medio polaco ultraconservador Gazeta Polska. Entre las entidades y empresas que aceptaron dejar de financiar a estos medios británicos destacan el National Theatre, la multinacional óptica Specsavers, Lego, The Body Shop o la cadena internacional de papelería Paperchase. En el caso de Gazeta Polska, el semanario polaco que distribuía pegatinas para señalar “zonas libres de LGTB”, grandes empresas como la rama británica del Santander, Ergo Group, Vitality, Adobe, NH Hotels o Airbnb se sumaron a esta iniciativa y retiraron sus anuncios.

Una campaña similar llevada a cabo por la organización estadounidense Sleeping Giants consiguió que un millar de compañías dejaran de anunciarse en el medio de extrema derecha Breitbart News, entre ellas gigantes como AT&T, Kellogg's, BMW, Visa, Autodesk, Lenovo, HP, Vimeo, Deutsche Telekom. También retiró sus anuncios el Estado canadiense al considerar que este medio, anteriormente dirigido por Steve Bannon, no estaba “alineado con el código de valores y la ética del Gobierno”.

Quien elige el terreno

Detrás de esta guerra comunicativa, incide Miguel Urbán, subyace la pugna por controlar qué va a pasar el día después del fin del estado de alarma. “Lo más importante es cómo conseguir que sea la izquierda y, en concreto la izquierda alternativa, la que marque la agenda política del debate público”, dice. 

"Es el momento de poner en el centro del debate la distribución de la riqueza, porque ahí es donde peor se mueven la extrema derecha, la derecha neoliberal y también los partidos social liberales. Es un campo que beneficia a la izquierda”, dice Miguel Urbán

¿Cómo puede la izquierda marcar la agenda? Con una receta sencilla, comenta este eurodiputado: poniendo en el centro del debate quién debe pagar la crisis social que se avecina. “¿Van a ser las clases populares o los ricos? Ahora mismo estamos viendo una revuelta de los multimillonarios y las multinacionales, que se niegan a dar ni un poco de sus beneficios. Es el momento de poner en el centro del debate la distribución de la riqueza, porque ahí es donde peor se mueven la extrema derecha, la derecha neoliberal y también los partidos social liberales. Es un campo que beneficia a la izquierda”, dice.

Ahora que se habla tanto de resucitar el modelo del New Deal de los años 30, Urbán no desaprovecha la oportunidad de recordar en qué consistió la receta para salir de aquella crisis: impuestos de hasta el 91% para las rentas millonarias.  

Coronavirus
¿Para cuándo una tasa Covid?

Como en otras épocas de gran depresión económica, Italia y Argentina ya han planteado un impuesto para gravar a las rentas altas para luchar contra los efectos del coronavirus. Más País presenta una PNL con una batería de medidas fiscales, entre las que se incluye una “tasa Covid”

La experiencia del padre de la actual líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, ofrece algunas lecciones históricas. Jean-Marie Le Pen se convirtió en el primer aviso serio de que los gobiernos de extrema derecha en plena Europa no eran algo del pasado. En las elecciones de 2002, Le Pen consiguió pasar a la segunda vuelta, desplazando al socialista Lionel Jospin, que había sido el primer presidente en regular las 35 horas laborales. 

Pese a perder esas elecciones frente a Jacques Chirac, la gran victoria de Le Pen padre, cuenta Miguel Urbán, fue llevar el debate de la campaña hacia el terreno de la inmigración y la inseguridad ciudadana. “El gran fallo fue entrar en ese debate en los términos que planteaba la extrema derecha. Algunas analistas empezaron a hablar de la ‘lepenización de los espíritus’ porque otros partidos empezaron a adoptar la agenda política y las propuestas de la extrema derecha. Este es el gran peligro y la gran victoria de la extrema derecha”, dice.

La lucha contra el covid-19 poco tiene de guerra. La lucha por el control del discurso de la gestión del virus y por marcar la agenda política, de lo que se habla y de lo que se ignora, se parece mucho más a una contienda clásica. Como decía Sun Tzu en El arte de la guerra, convertido en libro de cabecera de Emilio Botín y de toda una élite de empresarios y neocons, quien elige el terreno tiene la mitad de la batalla ganada.

Relacionadas

Fake news
Facebook dice no a las mentiras de Abascal y Vox

La red social, con la colaboración de Maldita.es como verificador independiente, ha censurado el vídeo que han difundio Vox y otros perfiles afines al partido de ultraderecha en los que se daba a entender que la bancada socialista aplaudia a EH Bildu. Se trata de la primera censura a un líder político que hace Facebook España por fake news.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
22 Comentarios
#58636 9:40 27/4/2020

Enhorabuena por el artículo. Faltaría un poco analizar la vertiente psicológica, no del emisor sino de receptor de los bulos, el porqué hay determinada gente predispuesta a creer y los motivos. ¿El miedo?, de acuerdo, pero ¿a qué? y principalmente ¿por qué?. Y ese sería el terreno abonado para las políticas de izquierdas tan dispersas actualmente en las arenas movedizas de la diversidad. Esa parte de la izquierda que se ha olvidado de la lucha de clases o la ha minimizado hasta convertirla en una identidad más y lo ha hecho debido a que su entorno más próximo se encuentra en el lado de los vencedores. Esa izquierda de catedráticos, periodistas progres, profesionales liberales, esos con piscina y jardín. Esos son los que han convertido a la izquierda en carne de meme, son la carne a los que la extrema derecha les hinca el diente por se su parte más visible y más contradictoria. No sólo hay que defender determinados terrenos donde la izquierda puede ganar la lucha, hay que visibilizarlos y para ello hay que soltar lastre de determinados sectores de la izquierda más preocupados en no comer carne, en tirar el papel en el container azul, en la copa menstrual o en el plurifolclore.

Responder
2
0
#59207 16:52 2/5/2020

La izquierda cuqui jajaja

Responder
0
0
#58625 3:24 27/4/2020

Las chorradas de la extrema derecha ni las consulto ni las leo, me entero por la prensa de izquierda. Dejad de hacer de altavoz (El Salto de los que menos lo hace, es cierto) para luego justificar medidas de censura y totalitarismo contra el Pueblo. El PSOE es un partido muy peligroso para la libertad, ya lo conocemos, y Podemos le está haciendo los coros, empeñado como está en sostener su espejo fascista para retener votos...Estrategia miserable que vamos a pagar todos. Dan vida al fascismo porque lo necesitan para movilizar votos, ya que la izquierda carece de poder y, lo peor de valentía y de ideas.

Responder
3
2
#58634 9:32 27/4/2020

Totalmente de acuerdo... pero muchos siguen en lo mismo, lavando la cara al gobierno y justificándolo con un patético "los otros lo hubieran hecho peor"... sin darse cuenta de que aquí no hay unos u otros , es el Estado contra el Pueblo.

Responder
5
1
#58657 13:32 27/4/2020

Exactamente. Es el Estado contra el pueblo, contra la nación política. Nos lo jugamos todo, aquí el sectarismo sobra (dudo de que yo deje de votar Podemos por otro lado, si no sale algo mejor). Pero pasa que mucha gente de izquierda no distingue entre Estado y Pueblo, no saben lo que es la democracia. Por simple ignorancia, o por rigidez marxista (marxismo, ideología que comparto en muchos aspectos).

Responder
0
0
#58611 25:05 26/4/2020

Hipócritas
Los que más respeto piden son los que menos respetan

Responder
3
1
#58610 25:04 26/4/2020

Hipocresía
Los que más respeto piden son los que menos respetan

Responder
3
1
#58609 25:03 26/4/2020

Hipocresía.
Suele pasar que los que más piden respeto son los que menos respetan.
Quien lo ha hecho mal que responda de ello.
Ya basta de tratar a la gente como si fuera tonta.
Dejad de dividir que nunca vais a vencer

Responder
3
1
#58569 19:03 26/4/2020

¿Bulos?, siempre los habrá, pero tú no puedes por su existencia intentar controlar las redes en Internet censurando por la misma razón que accidentes siempre los habrá y no puedes prohibir los coches. Un bulo sobre el coronvirus, no te infecta y los ciudadanos somos ya mayorcitos para distinguir la verdad de la mentira.

Responder
7
4
Rafael Santana 17:00 26/4/2020

Muy necesaria la lectura de 'el enemigo conoce el sistema' de Marta Peirano, que describe muy bien todo lo dicho por Miquel Urban.

Responder
3
0
#58534 14:37 26/4/2020

Lo ke se avecina se va a parecer mas a la alemania del 18 hasta la subida al poder de Hitler: la socialdemocracia asesinando comunistas (espartakistas) con la inestimable ayuda de fuerzas fascistas (freirkorps) Lo demas ya lo conoceis.

Responder
4
2
#58528 13:59 26/4/2020

A las puertas del fascismo estamos

Responder
4
4
#58570 19:15 26/4/2020

Ojala

Responder
2
8
#58509 12:19 26/4/2020

Hace 3 semanas Maldita, es y Newtral nos ilustraron con su investigación diciendo: "No, no es verdad que el origen del Coronavirus haya sido un laboratorio". Hoy, ya hay medio mundo investigando a China y la firma de científicos diciendo que el virus salió del laboratorio de Wuhan, quiénes fueron los responsables y confirmaciones de hasta un premio novel de medicina diciendo que sí se creó en un laboratorio. Porqué no dejan a que los que ya somos mayorcitos distingamos lo que es verdad o mentira. Nos da que toda la propaganda para convencernos que es todo bulos es para controlar también las redes sociales.

Responder
8
7
#58535 15:06 26/4/2020

Puedes citar alguna referencia de que medio mundo esté investigando a China? Las últimas noticias recientes que veo son de científicos con nombre y apellido diciendo que no hay ninguna evidencia de que el SARS-CoV-2, saliera de un laboratorio, y que de hecho es muy poco probable.

Un ejemplo:
https://elpais.com/ciencia/2020-04-17/la-ciencia-responde-a-la-version-de-que-el-coronavirus-escapo-de-un-laboratorio.html

En la noticia puedes encontrar los enlaces a los artículos originales.

Responder
6
5
#58505 11:53 26/4/2020

Lo que dijo el gardia civil lo dice gobernando la derecha y no seriais tan comprensivos al contrario seria vuestra punta de lanza para las criticas

Responder
7
1
#58589 21:43 26/4/2020

Totalmente de acuerdo, al igual que si gobernara la derecha y pasará lo mismo el relato que contarían sería diferente. Pero la noticia no va de eso, habla de bulos, no opiniones, sino mentiras demostrables.

Responder
1
1
#58504 11:49 26/4/2020

Aqui el relato va sobre como madrid es la que lo hace mal y ninguna critica al gobierno central

Responder
4
3
#58501 11:33 26/4/2020

En el último párrafo, debería poner "neocons", supongo.

Responder
0
0
Asanuma 10:17 26/4/2020

"Un informe de Zinc Network, una agencia de comunicaciones que rastrea la desinformación y la propaganda, sugiere que ha habido un claro eje entre los grupos de extrema derecha en el Reino Unido, la UE y los EE. UU. Para "utilizar la pandemia para traer nueva relevancia, atención y apoyo para su clase de agravios ": https://www.theguardian.com/world/2020/apr/25/far-right-hijack-coronavirus-crisis-to-push-agenda-and-boost-support

Responder
4
2
#58612 25:06 26/4/2020

No hace falta, el mismo gobierno hace que no se les crea

Responder
1
0
#58623 3:09 27/4/2020

Con un Gobierno como este, que se aprovecha del totalitarismo del Estado del R78, y que censura o lo pretende, y que se ha aliado con la censura corporativa en colusión descarada, quién necesita fascismo?? Mira, un 80% de internet está censurado "sanitariamente" https://es.digitaltrends.com/noticias/google-facebook-twitter-microsoft-coronavirus-declaracion/

Responder
6
3

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.