Contigo empezó todo
Julia Ibars, el primer divorcio después de la larga noche

En septiembre de 1981 se produjeron los primeros divorcios, que habían sido prohibidos tras la victoria franquista. El 7 de septiembre es el aniversario del primero oficial: el de Julia Ibars.

Julia Ibars, primera mujer que se divorció en 1981
Julia Ibars, primera mujer que se divorció en 1981, en una intervención en un programa de La Sexta.

publicado
2018-09-07 05:39

Julia abandona lentamente el mercado después de hacer la compra. Como de costumbre, tiene la sensación de que hay algo que se le olvida, e intenta repasar mentalmente la lista. Sin embargo, ese corrillo de gente que ve por el rabillo del ojo, frente a la frutería, interrumpe su pensamiento. Nota las miradas en su nuca y el murmullo a sus espaldas. Se imagina la conversación que mantienen en voz baja. “Qué vergüenza”, dirá su detractor o detractora de turno. “Anda, no seas carca”, responderá su defensor o defensora. Las manos de Julia ya le han empezado a sudar y ella vuelve a asumir la actitud que ha aprendido en estas semanas: mira al frente y acelera el paso hasta convertir la tertulia en un recuerdo.

Julia Ibars es una estrella mediática en septiembre de 1981. No es para menos. Ella es la primera mujer divorciada tras cuatro décadas de noche franquista, y ha venido acaparando las portadas desde ese 7 de septiembre cuando oficialmente dejó de ser la esposa de Vidal Gutiérrez. También acapara las miradas por las calles de Santander, la ciudad donde reside.

Hasta que la muerte os separe

La Ley del Divorcio es aprobada en julio de 1981, y exige una serie de importantes condicionantes para consumar la ruptura del matrimonio, ya que el divorcio libre no llegará hasta 2005. Pese a su moderación, como el resto de libertades conseguidas en la transición de la dictadura franquista al régimen monárquico, supone un gran cambio respecto a lo hasta entonces vivido.

1981 no es la primera vez en que el Estado español admite el divorcio. La Constitución republicana de 1931 regulaba que “el matrimonio (…) podrá disolverse por mutuo disenso o a petición de cualquiera de los cónyuges”

El Franquismo, pese a la relativa apertura en los  años 60 motivada principalmente por la mayor incorporación de las mujeres al mercado laboral, mantiene la sumisión legal de las mujeres a sus maridos. La Sección Femenina de la Falange y de las JONS es la encargada del aparato ideológico de control de las mujeres, bombardeándolas durante décadas con consignas matrimoniales del tipo “Ofrécete a quitarle los zapatos”, “Recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos” o “Recuerda siempre que es el amo de la casa”.

Pero 1981 no es la primera vez en que el Estado español admite el divorcio. La Constitución republicana de 1931 regulaba que “el matrimonio (…) podrá disolverse por mutuo disenso o a petición de cualquiera de los cónyuges con alegación en este caso de justa causa”. La Ley del Divorcio del año siguiente hizo posible que miles de españoles pusieran punto final a su matrimonio, pero la victoria fascista conllevó la anulación de la ley y de todos los divorcios efectuados durante la República, en septiembre de 1939. El Fuero de los Españoles de 1945 lo dejaría aún más claro: “El matrimonio será uno e indisoluble”,

Julia y su marido (que no quiso hablar públicamente) se divorciaron de mutuo acuerdo y ya llevaban tiempo haciendo vida por separado al conseguir el divorcio. Lo que para esta treintañera de Santander era un paso personal tan importante como lógico, que suponía la posibilidad de contraer matrimonio (como de hecho hizo a los tres meses) con su nueva pareja y dejar atrás definitivamente su anterior relación, para la Iglesia suponía un apocalipsis que amenazaba con derrumbar la institución de la familia. Del modelo de familia defendido por la Iglesia, más bien. Ni que decir tiene que el desastre anunciado jamás llegó. Los “expertos” pronosticaban 500.000 divorcios en el primer año de la ley, pero hubo que esperar hasta el año 2000 para contar hasta el medio millón.

Julia, quien poco después de divorciarse se mudó a Málaga, recordaba en el 30º aniversario de la aprobación de la ley que “sólo cuando apareció mi nombre en el informativo, comencé a darme cuenta de que era un paso importante”. Por ello asumió que tenía que dar la cara ante la prensa, pese al estigma social y las molestias familiares que ello le supuso. 37 años después, 400.000 parejas al año separan sus caminos, gracias a esas mujeres pioneras que pusieron su libertad por encima de las miradas y de los susurros a su espalda.

Relacionadas

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Contigo empezó todo
El héroe de la habitación 36

En una residencia de ancianos coinciden Laura y Antonio. Ella, de 23 años, comienza en el sindicalismo. Él es sindicalista desde antes de la guerra.

Contigo empezó todo
Un refugiado judío en Las Ramblas

Repaso a la vida de Isak Aufseher, secretario del Comité Internacional de Emigrados Antifascistas.

0 Comentarios

Destacadas

Italia
La dimisión de Conte pone en peligro el deseo de Salvini de un proceso electoral inmediato

El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata se pueden poner de acuerdo para evitar unas elecciones inmediatas en las que el ultra Matteo Salvini parte con ventaja en las encuestas.

Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.

Industria farmacéutica
Más de 500 medicamentos con problemas de suministro en España

El desabastecimiento de medicamentos en España ya supone más que una alerta farmacéutica. Son cientos de historias de pacientes sin su tratamiento.

Masculinidades
Terrorismo y masculinidad

M. sale de casa, todo está listo, la adrenalina bulle, no hay marcha atrás. Las armas cargadas, el plan bien meditado: llegó el momento.