Contaminación
Equo denuncia a ADIF por la venta de madera tratada con sustancias cancerígenas

Equo Madrid presenta una denuncia en la Comunidad contra ADIF y otras ocho empresas, a las que acusa de vender traviesas tratadas con creosota.

Traviesas tratadas con creosota en Villalba
Traviesas de madera tratadas con creosota en una rotonda de Collado Villalba. Equo
@CeboTwit

publicado
2017-09-29 10:18

ADIF y otras ocho empresas están vendiendo y distribuyendo traviesas de madera procedentes de antiguas vías ferroviarias y tratadas con creosota, un producto cancerígeno cuya comercialización fue prohibido por la Unión Europea en mayo de 2013. Es lo que afirma la denuncia que Equo Madrid ha presentado esta mañana en la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad.

El material estaría siendo comercializado en la Comunidad “sin ningún control” y utilizado para su uso en jardinería y en el mercado de segunda mano. “En espacios públicos de diversos municipios se han empleado con profusión, a pesar del riesgo sanitario y ambiental de esta sustancia, al entrar en contacto con el agua y el suelo”, afirman desde la formación verde.

Entre los puntos en los que se han utilizado se encuentran parques de localidades como Collado Villalba o Torrejón, edificios públicos y todo tipo de infraestructuras, desde pasarelas a bancos o vallas.

Incluso han sido instaladas en varias ubicaciones del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, tal como afirma el ambientólogo e integrante de Equo-Collado Villalba José Luis Fernández, por lo cual la formación ha dirigido un escrito a parque nacional para que investigue el uso de este material en el espacio y proceda a su retirada, en su caso, y al estudio de las consecuencias que su uso ha tenido en el medio.

Entre los espacios donde puede encontrarse dentro del espacio natural se encuentran el centro de visitantes del Valle de Rascafría, las pasarelas de acceso a la laguna de Peñalara (incluso junto a sus humedales protegidos), así como bancos y abrigos de varias rutas de senderismo gestionadas por el Parque Nacional.

Persistencia del producto

La creosota es un producto industrial tóxico, utilizado tradicionalmente para el tratamiento preventivo de la madera en la industria ferroviaria, que actúa contra los agentes causantes del deterioro de la misma. Una vez son desmanteladas las antiguas vías, los productos volvían al mercado hasta que llegó su prohibición.

“El problema no es el uso de la sustancia, sino su persistencia en la madera. Es un conservante ideal porque mata cualquier bacteria, hongo e insecto, lo que permite que la madera dure muchísimo tiempo”, apunta Fernández. Es por ello que “la sustancia sigue teniendo efecto cancerígeno durante mucho tiempo”, afirma, efecto sobre las personas que dependerá del tipo y la duración del contacto, explica el ambientólogo.

La denuncia ha sido presentada contra ADIF, gestora de las infraestructuras ferroviarias; EMFESA (Enajenación de Materiales Ferroviarios SA), “por actuar como operador de residuos, retirando y comercializando, entre otros materiales de derribo, las traviesas de madera, sin contar con la autorización pertinente”, indica el escrito, y contra otras siete compañías que “venden, al por menor, traviesas creosotadas reutilizadas o elementos de mobiliario construidos con ellas, sin la preceptiva autorización para la gestión de residuos peligrosos”: Abonos Vicente SL, Ricotrebol, Mofusa, Javier Eymar, Abonos Óscar Chinchón, Tierras y Mantillos Hermanos Sánchez y Martín Gamella.

Sin embargo, la formación verde recuerda que “el listado de empresas que comercializan traviesas creosotadas incluido su denuncia no es exhaustivo, e insta a la Comunidad de Madrid a realizar una investigación sobre esta cuestión”.

Pregunta parlamentaria

El coportavoz de Equo Madrid y diputado del Grupo Parlamentario Podemos ya formuló una pregunta parlamentaria “para saber qué medidas está llevando a cabo la Consejería de Medio Ambiente para la prevención de la comercialización y uso de los materiales tratados con creosota, en edificios y espacios públicos de la región” que fue contestada por la Consejería el pasado 30 de enero.

La administración regional afirmó que “los planes de ordenación y gestión de los espacios naturales protegidos no contienen ninguna mención explícita a los materiales tratados con creosota, dado que se trata de un producto calificado como carcinógeno y con normativa vigente de la Unión Europea que limita su uso y que, como en el resto de la normativa, es de aplicación directamente en la gestión de esos espacios naturales”.

Además de la prohibición de comercializarla hace cuatro años, el uso de la creosota por parte de los consumidores ya fue prohibido en 2003. A día de hoy la UE solo permite el uso de creosota en traviesas y postes de electricidad.

Relacionadas

Girona
La papelera que no quieren los vecinos de Sarrià de Ter

Vecinos organizados en torno a la Plataforma Prou exigen el cese cautelar de la actividad de la fábrica de papel de Hinojosa ante los malos olores y ruidos de la planta. El Ayuntamiento de Sarrià de Ter pide a la Generalitat de Catalunya que asuma el conflicto y presione a la empresa para que solucione los problemas.

Mediterráneo
Posidonia, el amenazado bosque marino milenario del Mediterráneo
La crisis climática se suma a los factores que afectan a la Posidonia oceánica, uno de los ecosistemas más ricos del Mediterráneo, responsable de ese azul en el que a su verdugo le gusta tanto bañarse.
Turismo
Volar en tiempos de crisis climática: avión en verano, preocupación en invierno

La democratización del coste de los billetes de avión ha supuesto que cada vez nos vayamos más lejos y desde todas partes se fomentan los viajes internacionales como método de felicidad más inmediata. Los expertos advierten de que este ritmo de viajes en avión es insostenible.

1 Comentario
Unai (Consultor medioambiental) 12:10 30/9/2017

Es verdad que las traviesas con creosoto, se consideran residuo peligroso, pero esto bo impide que se vendan; el residuo debe de ser caracterizado para ver si su peligrosidad persistw y es esta caracterización, la que dirá si el residuo sigue siendo peligroso y debe de ser gestionado como tal. La experiencia me dice que las traviesas de madera, con el paso del tiempo pierden su condición de residuo peligroso, pero esto como se denuncia en el artículo debe de ser testado. Agur bero bat

Responder
0
0

Destacadas

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.