“Es posible escribir ciencia ficción sin usar préstamos del inglés”

AnsibleFest, el primer festival de ciencia ficción feminista a nivel estatal, arranca hoy en Bilbao, y una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo evalúa el panorama de un género con buena salud, aunque recalca que “también ha habido muchas iniciativas en el pasado”.

Ansible fest
Las organizadoras del AnsibleFest de izda a dcha: Laura Gaelx, Laura Lazcano, Arrate Hidalgo y Laura Huelin

publicado
2018-09-21 11:32:00

El primer festival de ciencia ficción feminista arranca hoy en Bilbao, donde diferentes actividades como charlas, proyecciones, talleres o una feria abarcarán aspectos de esta temática en sus diversos géneros, tanto literario como el cómic, los videojuegos o el cine. La Morada será el espacio encargado de acoger las actividades tanto hoy como mañana sábado 22 de septiembre. Hablamos con una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo, que junto a Laura Huelin, Laura Lazcano y Laura Gaelx han hecho posible este festival. Eso sí, sin haberse juntado físicamente ni una sola vez.

¿Cuál es el germen del AnsibleFest?
El AnsibleFest está inspirado en WisCon, el festival de ciencia ficción feminista que se celebra desde 1977 en Madison (Wisconsin), al que llevo asistiendo desde hace cinco años. En parte hemos bebido de cómo hacen las cosas ellas sin olvidar que el Ansible es una respuesta a la escena y los intereses que están aflorando desde hace un par de años a nivel estatal. Es una forma de crear a nuestra manera nuestro propio espacio físico, que albergue feminismo y ciencia ficción pero destacando sobre todo la producción a nivel local e hispanoparlante.

¿Cuántas personas colaboran en total en el festival?
Somos cuatro organizadoras, pero alrededor hay mucha más gente. Va a haber once voluntarias además de todas las que nos ofrecen ayuda corriendo la voz, con el merchandising, etc. Yo estoy de residencia artística en BilboArte y nos están ayudando muchísimo, son casi parte de la plantilla (ríe). También nos ha ayudado mucho Yolanda de La Morada.

¿Qué parte de WisCon se va a ver en Bilbo estos días y que parte hay de elementos sui generis en Ansible?
De WisCon hemos heredado sobre todo las charlas, poniendo el énfasis en que sean paneles con diferentes perspectivas y en las que pueda participar el público, y por otro lado el hecho de que declaramos una intención queer y decolonial. Respecto a lo más propio podría ser que va a ser bilingüe y que tenemos un interés en intentar mover las cosas a nivel de Euskal Herria para promover que se empiece a generar más ciencia ficción y pensamiento especulativo feminista tanto en castellano como en euskera.

¿Cómo está el panorama a nivel local?
Desde que volví de Reino Unido hace más de un año he empezado a presenciar señales de que este género va mejorando aquí, porque creemos que no se escribió ninguna ciencia ficción en euskera hasta los 80, cuando Mayi Pelot, que murió hace un par de años, publicó dos colecciones de relatos en la revista Maiatz. Itxaro Borda, que estará el viernes con nosotras, editó su trabajo, que es muy interesante, sobre todo por cómo utiliza los neologismos en euskera. Eso me ha dado una perspectiva de que en cualquier idioma podemos escribir ciencia ficción sin tirar de préstamos o palabras en inglés.

Ahora que las perspectivas feministas queer están empezando, con Leire Lopez Ziluaga, que es editora en Susa, hemos montado un club de lectura queer feminista de ciencia ficción del que ya llevamos dos reuniones exitosas en Zarautz, así que se nota que hay interés. También en noviembre va a salir una novela, que será una distopía feminista, y el mismo mes saldrá también la traducción en euskera por Nagore Vega de Los desposeídos de Ursula K. Le Guin que la publicará la cooperativa Talaios. Así que sí que se están empezando a mover las cosas, y con Ansible esperamos que empiecen a brotar muchas más.

Con la existencia de dos editoriales como Crononauta y Dorna dedicadas a la ciencia ficción con perspectiva de género, la web y podcast La Nave Invisible que tiene una comunidad grande, ahora el AnsibleFest… ¿dirías que el género goza de una buena salud?
Están surgiendo un montón de iniciativas, pero también las ha habido en el pasado. Por ejemplo la editorial Café con Leche lleva bastantes años publicando ciencia ficción y fantasía desde una perspectiva erótica con muchísima presencia LGTB, Lola Robles lleva mucho tiempo publicando, la editorial Stonewall saco también una antología suya a cuatro manos con Conchi Regueiro hace unos años, así que no es tan nuevo como parece. Lo que es verdad es que parece que está en boga y estamos muy contentas de que cada vez se una más gente, por lo que creo que es el momento de aprovechar y tener un festival físico, y a partir de ahí construir la base para que sea una tendencia y no se le acabe el gas.

Están surgiendo mucha iniciativas sobre ciencia ficción feminista, pero también las ha habido en el pasado
Entonces, ¿dirías que se está viviendo un resurgimiento o ha habido una continuación?
Creo que es un resurgir. Existe una conversación intergeneracional pero sí que hay un salto. Nos gustaría que, aunque tenemos un público muy joven, se pueda recordar lo anterior, pero siempre pensando en qué nuevas necesidades y perspectivas deberíamos estar mirando.

¿Qué tal encajan las etiquetas feminista, queer y decolonial en la ciencia ficción, con esa posibilidad de crear imaginarios y mundos diferentes?
No solo en la ciencia ficción, sino en el género fantástico, siempre ha habido visiones políticas, un qué pasaría si... que no se han reconocido como tal dentro del género. En parte nuestra intención en Ansible es dar espacio e invitar activamente a otras perspectivas, como por ejemplo el afrofuturismo. Queremos pensar en qué hacemos con la ciencia ficción, pensar en las posibilidades que hay y preguntarnos sobre el futuro, porque su definición cambia mucho según la perspectiva de la que hables. Ahora mismo, sobre todo en EEUU, hay una mayor visibilidad de experiencias no heteronormativas y racializadas, que siempre han estado ahí pero no siempre se les ha permitido entrar en el canon. Queremos intentar reunirnos todas y encontrar puntos en común.

Para la gente que se acerque a La Morada y que no tenga tantos conocimientos sobre el género, ¿cómo explicaríais por ejemplo qué es el afrofuturismo?
Según Nnedi Okorafor, el afrofuturismo no es un movimiento, sino que se le podría definir como una corriente artística/filosófica o simplemente una manera de ver el mundo, pero el término fue acuñado en un momento muy concreto para referirse a la ciencia ficción de Samuel Delany y Octavia Butler, aunque en realidad es una corriente que lleva muchísimos más años con cierta influencia. Según Sheree Thomas, la antóloga de Dark Matter, una antología de ficción especulativa de la diáspora africana, la sociedad afroamericana actual es ciencia ficción, es lo que imaginaron las personas secuestradas desde el continente africano y esclavizadas en EEUU. En Ansible vamos a plantear diferentes ejemplos en el arte, en el cine y la literatura que se pueden englobar en esa corriente.

Por último, ¿qué títulos sobre ciencia ficción feminista de diferentes géneros recomendarías?
Respecto a la literatura, que es lo que más conozco, recomiendo El eterno regreso a casa de Ursula K. Le Guin. Está totalmente descatalogado, y aunque no es el más fácil de leer, a mí me cambió la vida. En cuanto a videojuegos, no suelo jugar mucho, pero la última edición de The Last of us ha causado mucho revuelo porque la protagonista es queer, con críticas negativas y extremadamente positivas de gente de mi edad, que si lo hubieran jugado en su adolescencia les habría ayudado a ver sus deseos como algo normal. Por último, respecto a películas voy a recomendar Born in Flames, que es muy típica dentro de nuestros círculos habituales. Es una especie de pseudodocumental que narra la transformación de EEUU tras una revolución feminista.

Relacionadas

Ciencia
¿Existe el Derecho en el espacio?
La legislación internacional pone coto a la apropiación de cuerpos celestes por parte de Estados, por muchas banderas que se planten en ellas
Creaciones morales
Ovnis en Alcorcón
El fenómeno de los extraterrestes del planeta UMMO en los años 50 fue un precedente a la española y con difusión internacional de las ahora llamadas ‘fake news’.
Ciencia ficción
[Podcast] Distópicas y poshumanas
Entrevistamos a Lola Robles y Teresa López-Pellisa, antologadoras de los volúmenes Distópicas y Poshumanas.
0 Comentarios

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.