Centros sociales
Nahia Ochagavía: “Un gaztetxe no es un lugar de ocio”

Nahia Ochagavía es miembro de la asamblea del gaztetxe Maravillas (Iruñea), que fue desalojado en agosto, por algunas horas, por la Policía Foral, y que vuelve a estar en riesgo por el recurso interpuesto por el Gobierno de Navarra contra la decisión de archivar el caso.

Nahia Ochagavia
Nahia Ochagavía habla en una de las estancias del gaztexe Maravillas de Iruñea Jone Arzoz

publicado
2018-10-25 09:07:00

Nahia Ochagavía Senosiain nació el 4 diciembre 2001 en Iruñea. Cuando desalojaron el Euskal Jai tan solo tenía tres años de edad. Ni su aita, riojano; ni su ama, iruindarra, han tenido una militancia política. Vecina del barrio de Alde Zaharra, en septiembre comenzará primero de Bachiller en el instituto Iturrama, donde milita en el sindicato estudiantil Ikasle Abertzaleak desde los 13 años. También forma parte, desde su okupación hace casi un año, de la asamblea del gaztetxe Maravillas, en donde resistió el desalojo el pasado 16 de agosto que finalizó con el edificio reokupado horas más tarde.

¿Qué te motivó a participar en el gaztetxe?
Me presenté a la asamblea después del desalojo del chalet de Caparroso, ya que me había pasado por ahí alguna vez y me sentía atraída por el proceso. Aunque alguna de mi cuadrilla ahora participa algo, entré sola, animada por una amiga más mayor. Al principio era más cortante porque no conocía a nadie, pero al final te sientes arropada por la gente.

¿Por qué es tan importante un espacio como el gaztetxe Maravillas?
Porque este tipo de espacios dan mucha vida a los barrios y es importante que haya jóvenes organizándose en los gaztetxes en vez de en bajeras sin moverse.

¿Son los gaztetxes un lugar de ocio?
Un gaztetxe no tiene nada que ver con un lugar de ocio. Maravillas es un espacio para romper con otro tipo de ocio que se está creando. Sin embargo, vivimos pequeñas contradicciones, por ejemplo con la taberna, porque nos gustaría dejar de utilizar el consumo de bebidas para desarrollar nuestro proyecto, pero ahora mismo necesitamos el dinero que viene de ahí.

¿En qué se diferencian estos proyectos de otros centros comunitarios?
Uno de los pilares del gaztetxe es la autogestión, y en un centro cívico como Civivox no te vas a encontrar un proyecto que sea de la necesidad de los jóvenes. Por ejemplo, nosotros montamos la palestra, que es el gimnasio popular, porque hay gente a la que no le da para ir a un Civivox, o un cine para quien no quiera ir a un centro comercial.

¿Cómo es tu implicación en el espacio?
En verano estoy casi todo el día, y durante el resto del año me paso las tardes que puedo. Participo en el área de comunicación y, aunque nos repartamos muchas tareas y la mayor parte del tiempo la dedicamos a pintar y limpiar, he dedicado más tiempo al jantoki o la taberna.

¿De que te sientes más orgullosa?
Sobre todo del apoyo que nos damos todos. De que nos preocupamos y cuidamos de quien está mal y de cómo desarrollamos esos cuidados. Nos tenemos un cariño que no creo que se dé en otros espacios o militancias. También de cómo nos organizamos.

Me imagino que habrá gente de culturas políticas diversas...
Este es un proyecto general, tenemos una línea política que es muy abierta y no hay debate sobre si nos definimos de una postura concreta, por lo que no influye en el proyecto.

¿Cómo desarrolláis el feminismo?
Tenemos una asamblea mixta en la que hay un grupo de cuidados para vigilar que estemos cómodos y, aparte, hacemos una asamblea no mixta en la que, por ejemplo, planteamos el protocolo del gaztetxe contra agresiones.

Abstrayéndonos del concepto de la palabra, ¿deben ser los gaztetxes espacios intergeneracionales?
Ahora mismo Maravillas es bastante intergeneracional, ya que estamos gente desde los 14 hasta los 40 años. El proyecto lo debe desarrollar gente de todas las edades, pero los jóvenes tenemos una necesidad inmensa de un espacio como este.

¿Cuál ha sido el momento más intenso de los más de once meses que lleváis?
Sin duda las dos semanas de preparación y resistencia al desalojo, ya que estábamos muy tensos. Muchos nos enfadamos con otros compañeros por cualquier cosa, y al final se pasa mal. Te comes la cabeza por lo que nos están haciendo hacer para defender nuestro proyecto.

Habeis recibido un apoyo bastante grande.
La respuesta a nivel comunicativo ha sido brutal. Nos salía una sonrisa al ver cómo te felicitaba gente de Barcelona o Valencia por Twitter. Cuando volvimos a entrar había gente llorando de la emoción, ya que era un espacio que nos hemos currado y nos lo merecíamos. El día del desalojo había mucha gente fuera y hemos notado que muchas personas que, igual antes tenían otra idea sobre el proyecto, nos han apoyado.

¿Cómo vivisteis el desalojo?
Yo estaba dentro y en ese momento tenía muchísima pena porque veía que íbamos a perder este espacio. Sin embargo, al estar apoyada por los compañeros estuve más tranquila. Aunque ya estábamos preparados psicológicamente, impacta vivir un desalojo, que de pacífico no tuvo nada. Una de las cosas que más nos impactó fue que se llevaron las fotos que teníamos colgadas sobre Sanfermines del 78.

Relacionadas

Centros sociales
La Ingobernable saca pecho ante la amenaza de desalojo

El centro social madrileño celebra su segundo aniversario con una velada de conciertos y actividades. La jornada ha incluido una manifestación para pedir su permanencia como infraestructura básica para el centro de la ciudad y los movimientos sociales de la región.

Centros sociales
Luz para el Eko: el centro social que quiere ser la isla ecológica de Carabanchel

El centro social ESLA Eko lanza una campaña de micromecenazgo para ser autosuficiente energéticamente mediante la instalación de paneles solares en su azotea.

Centros sociales
El Centro Cívico tapia los accesos a la iglesia
El colectivo toma la iniciativa ante el último caso de intrusión en su espacio desde el edificio adjunto del antiguo convento.
14 Comentarios
Iraultza🔥 16:59 4/1/2019

Ustet bai garrantzitsua izan beharko litzatekela abizanaren eztabaida hau, baina kasu honetan ez, nahiz eta ados egon Nahaik eztzuen aukeratu ta bai aldatu dezakela baina bere aitaren garaian ez zen berdina abizenaren esanahi eta idazkera hori zera kontuan hartuta aita errioxakoa izanda baita ere. Ta bai odo ikusten dut abizena NANAn aldatzea baina garrantzitsuagoa ikusten dut Euskara mintzatzea ta mantentzea. Jo ta ke! MARAVILLAS AURRERA

Responder
0
0
#25254 18:27 29/10/2018

Como castellano que soy (de castilla) a un medio de ambito estatal deberiamos exigirle tener en cuenta que no todo es castellano (idioma) dentro de ese estado.

Responder
2
0
#25208 21:02 28/10/2018

A tenor de muchos comentarios, y teniendo en cuenta el desconocimiento de la grafía vasca por parte del Sr. Pastor, el periodista, se llega a entender que es un jodido imperialista español. Un análisis muy sesudo, vamos.....

Responder
4
9
#25021 12:09 26/10/2018

Aupa Nahia. Egurre!

Responder
6
0
#25012 10:20 26/10/2018

El apellido de Nahia es una palabra en Euskara y se escribe correctamente Otsagabia. Lo que habeis hecho se llama imperialismo lingüistico. Una de las posibles traducciones a vuestro idioma, el castellano, seria lobera.

Responder
10
5
Andoni 7:35 27/10/2018

Perdona el comentario, pero creo que te has adelantado bastante. Aunque tienes razón en cuanto a la forma original vasca de escribir Otsagabia, un topónimo, por cierto, tildarlo de imperialismo me parece muy arriesgado. Más teniendo en cuenta que, muy probablemente, en el DNI de Nahia aparezca ese apellido en castellano, como era habitual en la generación de sus padres y madres. La mía por otro lado. Agurrak

Responder
10
5
#25062 12:06 27/10/2018

Los apañoles nunca veis imperialismo es muy curioso.

Responder
11
4
#25075 14:04 27/10/2018

Lo que he querido decir, es que el autor de la entrevista, muy probablemente, se ha limitado a transcribir literalmente el apellido de Nahia sin preguntar por el origen o la grafía original. Nada más que eso. Yo mismo tuve que ir al juzgado años atrás, a cambiar al euskera mis apellidos. Si quieres ver monstruos españoles e imperialistas, pues tú mismo/a .....

Responder
10
7
#25162 11:37 28/10/2018

Ese es el problema: limitarse a.... Dejarse llevar, yo solo hago como lo hacen los demás,todo este tipo de dejadeces, a menudo interesadas,siempre involucran a otras sensibilidades a otras realidades, que la corriente principal no atienden desprecian o invisibilizan, es decir perpetua un discurso, colonizador cuando menos.

Responder
9
1
#25207 20:53 28/10/2018

Me quedo impresionado y sorprendido de la ingente cantidad de lingüistas que asoman en esta publicación. Me gustaría verles discernir entre un nombre o apellido, valga el caso, galés, escocés o inglés....

Responder
4
10
#25072 13:55 27/10/2018

Y los analfabetos funcionales, al parecer lo ven continuamente......

Responder
8
17
#25041 19:28 26/10/2018

Perfecto. Traduzcamos los apellidos. Ludwig van Granja de Berenjenas

Responder
2
20
#25033 16:31 26/10/2018

Zer ikusirik daka horrek artikuluarekin? Hedabide asko ezagutzen al dituzu ahotsa emanen lioketena Maravillaseko gazte asabladako kide bati? Itsukeri ederra batzuena...

Responder
3
2
#25022 12:10 26/10/2018

Desde luego, duele la vista...Ados nago

Responder
10
0

Destacadas

Impuesto de sucesiones
¿Quién paga el Impuesto de Sucesiones en cada comunidad autónoma?

Eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se ha convertido en una de las principales banderas de los partidos de derecha, pero ¿cuánto dejarían de ingresar las comunidades autónomas si se suprime?, ¿quién dejaría de pagarlo?

Honduras
Laura Zúñiga Cáceres: “España tiene una responsabilidad en la realidad hondureña”
Laura Zúñiga continua la lucha de su madre, Berta Cáceres, mientras combate la impunidad a tres años de su asesinato, y denuncia cómo el régimen hondureño sigue acosando a quienes defienden el territorio con la complicidad de estados como España. 
Violencia machista
Las víctimas de violencia de género en pareja denuncian pese al miedo y la precariedad

Un estudio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género refleja que la mitad de las mujeres están en situación de desempleo o realizan trabajo no remunerado cuando dan el paso de verbalizar su situación de violencia. El 50% declara entre los motivos de no haber denunciado antes el miedo al agresor y un 54% aseguró que dio el paso porque “psicológicamente se encontraba tan mal que tenía que salir”.

Bestiario
Joan Ribó, el hombre del mando invisible
Joan Ribó, el hombre que sacó de la alcaldía de València a Rita Barberá después de 24 años de gobierno ininterrumpido busca revalidar el cargo.
Bestiario
Isabel Díaz Ayuso es de izquierdas

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid pertenece al ala ultraliberal del partido, una fracción que no se doblega fácilmente, y mantiene que las declaraciones grandilocuentes se pueden monetizar en las urnas.