Bolivia
Del golpe a la dictadura: las balas del ejército provocan decenas de muertos en Bolivia

La presidenta de facto, Jeanine Áñez, decreta la impunidad de los militares que usen armas de fuego contra la población civil mientras la respuesta al golpe de Estado se generaliza en todo el país.

Jeanine Áñez se reúne con el alto mando militar.
La presidenta de facto, Jeanine Áñez, se reúne con el alto mando militar boliviano.

publicado
2019-11-18 12:32

La historia avanza en círculos en Bolivia. La palabra Senkata vuelve a sonar y en el mismo contexto que en octubre de 2003, cuando el enfrentamiento entre el ejército y los manifestantes de El Alto que bloqueaban el acceso al principal depósito de gasolina de la capital terminó con decenas de muertos.

Dieciséis años después, la historia repite protagonistas y escenario. Los vecinos de El Alto, en paro indefinido contra el golpe de Estado que ha forzado a dimitir al Gobierno de Evo Morales, llevan más de una semana bloqueando el acceso a esta planta de la petrolera estatal YPFB. Los manifestantes, movilizados por la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, cuentan con el apoyo de miles de campesinos y estudiantes indígenas y campesinos llegados de las 19 provincias del departamento de La Paz.


Repite papel también el ejército. Ahora con la impunidad garantizada para todas sus acciones gracias a la aprobación del decreto 4078, que exime de cualquier responsabilidad penal a los militares que repriman las manifestaciones contra el gobierno elitista, racista y fundamentalista cristiano establecido tras la marcha de Morales a México.

Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.


Repite papel también Carlos Mesa. En octubre de 2003, era vicepresidente del Gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada. Ahora, después de perder las recientes elecciones frente a Evo Morales, es uno de los principales defensores de golpe. En 2003, después de la masacre de Senkata, Carlos Mesa retiró su apoyo al presidente Sánchez de Lozada, una posición que le permitió convertirse en presidente del país cuando ‘Goni’ presentó su dimisión. Dieciséis años después, tras la masacre de Sacaba (Cochabamba) —en donde el ejército asesinó el 15 de noviembre a nueve personas—, Carlos Mesa se mostraba contrario a pasar por las urnas: “No podemos llegar a unas elecciones si el país no está pacificado”.

Los depósitos de gasolina de Senkata, en El Alto, han vuelto a convertirse en uno de los principales escenarios de una batalla, al igual en 2003, tremendamente desigual
En la reciente crisis, los depósitos de gasolina de Senkata han vuelto a convertirse en uno de los principales escenarios de una batalla, al igual en 2003, tremendamente desigual. La falta de combustible, así como de diversos alimentos, ya ha empezado a sentirse en La Paz y en El Alto. Un problema que se suma a la caída de presión del gasoducto Carrasco-Cochabamba “por motivos aún no determinados”, que pone en peligro el suministro de gas natural de las ciudades de Cochabamba, El Alto, La Paz y Oruro.

Al cierre de este artículo, las fuerzas combinadas de policías y militares se encontraban en las cercanías de la planta de YPFB. Los manifestantes, al igual que en 2003, han levantado el hormigón de las calles y han cavado zanjas para impedir el paso de las fuerzas militares. “Áñez asesina, queremos su renuncia”, gritaban. Por la tarde del domingo se habían sumado los vecinos de Achocalla, una pequeña ciudad cercana al lugar.

Del golpe de Estado a la dictadura

La oposición al golpe y a la deriva ultraderechista y racista del Gobierno de facto han provocado una amplia respuesta en todos los rincones de Bolivia. En especial, entre los sectores campesinos e indígenas del Altiplano —con la participación del sindicato campesino CSUTCB, de la milicia de los Ponchos Rojos y los estudiantes de la universidad indígena de Unibol—, entre amplios sectores de la combativa ciudad de El Alto y entre los sindicatos cocaleros, donde Evo Morales comenzó su militancia. También ha habido fuertes protestas en Potosí y en Santa Cruz, donde se han reportado graves enfrentamientos con las fuerzas armadas.


Las imágenes de cientos de autobuses dirigiéndose a La Paz daban una idea de la dimensión de la respuesta al golpe. Unas imágenes que contrastaban con la movilización policial y militar para enfrentarse a los manifestantes.


La respuesta del ejército y la policía, que está utilizando armas de fuego contra los manifestantes, se repitió en todos los escenarios de la protesta. En la masacre de Sacaba, una población cercana a Cochabamba, las balas militares han provocado la muerte al menos nueve personas. La cifra inicial de cinco muertos ha ido creciendo y Telesur ha llegado a hablar de 12 muertos y más de 100 heridos.


Unos cinco mil campesinos de los sindicatos cocaleros del Chapare se dirigían a La Paz para participar en la gran manifestación de este domingo 17 de noviembre cuando fueron interceptados por las fuerzas policiales y militares en Sacaba, a 10 km de la ciudad de Cochabamba. Los productores cocaleros de esta región selvática del centro de Bolivia son considerados como la guardia pretoriana de Evo Morales. Su carácter combativo ya era legendario en los años previos al ascenso de Evo Morales al poder, cuando hicieron del corte de ruta su principal herramienta de lucha. Impedir que los productores de la hoja de coca cruzaran el puente Huayllani y llegaran a la ciudad de Cochabamba y, luego a la ciudad de La Paz, se convirtió en un objetivo militar de una guerra que se libra contra los opositores al gobierno de facto que representa a las élites del oriente del país.

El 15 de noviembre empezaron a circular los vídeos realizados por los integrantes de las seis federaciones cocaleras con mensajes que mostraban la violencia de la represión, denunciando la “dictadura” y el silencio mediático en torno a las protestas y a la reacción de las fuerzas armadas: “¡Que todo el mundo se entere porque no hay prensa!”, decía uno de esos mensajes.



El hospital de Sacaba no tardó en quedarse pequeño ante la llegada masiva de heridos y muertos. “No pudimos contar a los heridos porque son muchos”, lamentaba uno de los médicos, sobrepasado por la cantidad de víctimas. “Hubo un acto de represión, no ha existido un enfrentamiento”, informó la Defensoría del Pueblo para Sacaba. Todos los fallecidos presentaban disparos en la cabeza o el tórax, explicaba al periódico argentino Página 12. Tras las masacre de Sacaba ya suman 24 los muertos por la represión del ejército y la policía.

El decreto establece, además, que las Fuerzas Armadas podrán “hacer uso de todos los medios disponibles que sean proporcionales al riesgo de los operativos”

Poco después de la masacre, el Gobierno de facto de Jeanine Áñez emitía el decreto 4078, que garantiza la inmunidad de los militares que ataquen, incluso con armas de fuego, a los manifestantes contrarios a su Gobierno. En concreto, la medida exime de cualquier responsabilidad a los militares que participen en “los operativos para el restablecimiento del orden interno”. El decreto establece, además, que las Fuerzas Armadas podrán “hacer uso de todos los medios disponibles que sean proporcionales al riesgo de los operativos”.

El decreto fue duramente criticado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entidad nada sospechosa de simpatizar con los llamados gobiernos progresistas o del Socialismo del Siglo XXI.


Este organismo interamericano señala que el decreto “desconoce los estándares internacionales de derechos humanos” y “estimula la represión violenta”. Este tipo de decretos, señalan desde esta organización, “contravienen la obligación de los Estados de investigar, procesar, juzgar y sancionar las violaciones de derechos humanos”. Por su parte, Evo Morales lo definía desde México como “una carta blanca de impunidad para masacrar al pueblo”.

Mientras tanto, la presidenta de facto sigue sin revelar cuánto durará su mandato ni cuándo serán convocadas las teóricas elecciones a las que está obligada a organizar en el plazo de 90 días según la Constitución boliviana.


Alguna pista de su comportamiento se adivina en la entrevista que Áñez concedió a la cadena británica BBC. El periodista le recuerda, ante la ya famosa entrada de la Biblia en el palacio de Gobierno, que “Bolivia sigue siendo un país laico bajo la Constitución”.

La presidenta de facto le responde con su particular visión de la democracia: “Eso fue una impostura del Movimiento al Socialismo. Hay que tener en cuenta que ellos abusaron durante todo este tiempo de imponer a los bolivianos, porque tenían los votos en el Parlamento. Pero acá, nosotros en el país, somos el 80% personas de fe. Pero en el Parlamento lo que cuentan son los votos y los dos tercios se los dio generosamente el pueblo a Evo Morales”.

Relacionadas

Bolivia
América Latina: Bolivia como síntoma

El ejemplo boliviano nos muestra que las protestas ciudadanas en América Latina deben vehicularse a través de un mayor empoderamiento ciudadano, centrado siempre en la reducción de las importantes desigualdades sociales existentes.

Bolivia
Bolivia en estado de ‘shock’: a una semana de la masacre de Senkata

La masacre de Senkata, donde el ejército asesinó a nueve manifestantes contrarios al gobierno de facto de Jeanine Áñez, ha sido un punto de inflexión. La cifra de muertos en el conflicto supera la treintena mientras avanza la negociación entre la cúpula del MAS y el nuevo Gobierno.

11 Comentarios
#43432 19:37 20/11/2019

asquerosamente parcializado, falso noticiero

Responder
0
3
#43426 16:57 20/11/2019

De dónde sacarán los golpistas bolivianos tanta pasta para pagar tanto bot y tanto aburrido en las redes para defender a la tipa esta y sus esbirros de uniforme?

Responder
0
0
Patricia Ugarte 3:45 20/11/2019

Primeramente porque escriben cuando ni conocen lo que sucedió en Bolivia. No fue Golpe de estado.
La decisión en el referéndum fue que NO se modificaría la Constitución para que Evo se repostule.
Y aún así violando las leyes de Bolivia lo hizo, y peor aún como no existía independencia de poderes ni un tribunal electoral imparcial, buscaron imponer el fraude más descarado e hipócrita. A que llaman golpe, si fuimos el pueblo que ya no soportamos a que Evo se burle y eternice en el poder.

Responder
0
3
Anónimo 18:50 20/11/2019

Fue golpe de Estado, te guste o no te guste

Responder
2
0
Julio 22:45 19/11/2019

Señores para empezar no es un gobierno de facto tu amado evo y sus secuaces renuncia a la presidencia y huye como una rata la señora sol hizo uso de un artículo q Le permite asumir la presidencia de bolivia si uds son unos zurdos q les gusta la dictadura de evo pues se joden cuando el Sr evo mataba a su gusto nadie decía nada todos callados como putas a mamarla

Responder
0
3
#43808 13:59 28/11/2019

¿A quien mataba? Argumenta con datos y enlaces por favor

Responder
0
0
#43375 21:53 19/11/2019

Que pena, siempre sucede lo mismo en los países latinoamericanos que tienen ricas reservas minerales, petróleo y más. Pobre pueblo, así lo quiere de ignorante los Estados Unidos, cuna del mal y del odio.

Responder
1
0
#43345 11:01 19/11/2019

Jeanine, iluminada, golpista, racista y fascista.

Responder
6
1
Patricia Ugarte 3:47 20/11/2019

Dejen de repetir lo mismo ni siquiera tienen un argumento o fundamento.

Responder
0
3
#43335 23:48 18/11/2019

Evo dictador

Responder
1
8
#43370 20:02 19/11/2019

quien te paga?

Responder
1
3

Destacadas

Laboral
El sello kelly para hoteles de Catalunya, estancado
La consellería de Treball reconoce que no se ha hecho nada para crear el sello de calidad para hoteles que el Parlament aprobó en 2018.
Migración
655 personas pierden la vida en su intento de llegar a España en 2019

El colectivo Caminando Fronteras contabiliza 655 víctimas fatales, de las cuales solo se han recuperado 137 cadáveres, el 80 por ciento de los cuerpos están desaparecidos. En comparación con 2018, el monitoreo demuestra que las rutas migratorias son más peligrosas y mortíferas pese a registrarse una disminución casi a la mitad en las llegadas hacia España.

Argentina
Alejandro Grimson: “Ya no hay neoliberales dentro del peronismo”

El peronismo vuelve al poder este 10 de diciembre. Entrevistamos a Alejandro Grimson, autor del ensayo ¿Qué es el peronismo? para desgranar cómo ha cambiado este movimiento social y partidario desde la década de los 40 hasta la actualidad.

COP25
Activistas por el clima protagonizan un intento de acampada en la COP25

La acción, que denunciaba el asesinato de al menos 168 defensores del territorio en 2018, ha tenido lugar de madrugada en la puerta sur del Ifema y se ha saldado con unas 60 personas identificadas.

Economía
Trump juega a ser el Grinch navideño de la economía
El presidente de EEUU coquetea con una vuelta a la retórica de plena guerra comercial con China mientras endurece sus amenazas arancelarias a la Unión Europea.

Últimas

Sanidad
El PP tendrá que responder por su gestión sanitaria en Madrid ante el Tribunal de Cuentas

Audita Sanidad inicia acción pública por presuntas irregularidades en los contratos menores firmados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid durante 2016. 

Filosofía
El pensamiento quechua
El “pensamiento quechua” no se limita al Tawantinsuyu, sino que sigue existiendo durante la Colonia y la vida republicana de los nuevos Estados andinos
Rojava
Lo contrario de la nostalgia
Estábamos rodeados y bailábamos. La ciudad estaba rodeada y la gente bailaba en la calle.
Puerto Rico
[Podcast] Del Odio a tu Rumba
Almadura y En 12 días, dos piezas sonoras de aquello que llamaron "El verano combativo" de Puerto Rico.
Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría.