Nueva marea de urnas para defender el derecho a decidir en Euskal Herria

Otros 23 municipios de Bizkaia, Araba y Nafarroa se han sumado este domingo a las votaciones ciudadanas que impulsa la plataforma Gure Esku Dago y en las que ya han tomado parte más de 90.000 personas.

Votación derecho a decidir Euskal Herria
Votación en una de las urnas habilitadas en la comarca de Malerreka, en Nafarroa. Foto: Gure Esku Dago
@danialri

publicado
2018-05-06 14:16:00

Nada más levantarse, Ainhoa Mendizabal ha abierto de par en par la ventana de su habitación. El cielo completamente azul se presentó entonces ante sus ojos. Ella, entre dormida y despierta, no pudo contener la sonrisa. El domingo tan esperado había llegado. Hoy no habría salida al monte ni día de playa, sino una larga jornada en torno a una urna construida contra viento y marea. Hoy era domingo 6 de mayo y tocaba defender el derecho a decidir.

Ainhoa es una de las miles de personas que se han involucrado en una nueva ola de consultas ciudadanas en Euskal Herria. La idea nació de una plataforma denominada Gure Esku Dago (“Está en nuestra mano”), promotora hasta este domingo soleado de 180 votaciones en las que han participado cerca de 177.000 personas. Ahora se suman otros 23 municipios de Bizkaia, Araba y Navarra, donde estaban habilitadas para participar 90.000 vecinas y vecinos de más de 16 años. El único requisito, además de la edad, era acreditar la residencia en la localidad donde se votaba.

Las papeletas que están sobre la mesa tienen una pregunta muy clara: “¿Quieres que la ciudadanía vasca decida libremente su futuro político?”

Mendizabal se ha levantado de la cama en Portugalete, la localidad que este domingo tenía mayor cantidad de votantes habilitados. “Es una votación completamente legal. No será políticamente vinculante, pero supone un crecimiento como ciudadanas y ciudadanos: lo importante es que participemos y que veamos que la democracia también es esto”, reflexionaba desde una de las seis mesas que se han instalado en distintos puntos del municipio.

Las papeletas que están sobre la mesa tienen una pregunta muy clara: “¿Quieres que la ciudadanía vasca decida libremente su futuro político?”. Esa misma interrogante varía según el municipio, aunque en el fondo se planta siempre la misma cuestión: conocer si la ciudadanía está o no a favor de que se ejerza el derecho a decidir de una manera democrática y vinculante. O lo que es lo mismo, cuyo resultado sea respetado.

Votación derecho a decidir Euskal Herria 2
Votación por el derecho a decidir en Ituren (Nafarroa). Gure Esku Dago

De momento se conforman con lograr que sus voces —convertidas en papeletas— sean escuchadas. “Pura democracia, al fin y al cabo”, resumía Jabi, uno de los organizadores de la jornada de votaciones en Arakaldo, el punto con menos cantidad de votantes habilitados (126, frente a los 40.800 de Portugalete). “¿Quieres ejercer el derecho a decidir nuestro futuro, sin más límite que la voluntad de la ciudadanía de Euskal Herria, expresada libre y democráticamente?”, decían en este caso las papeletas situadas encima de la mesa electoral que se ha instalado en la plaza de esta diminuta localidad vizcaína. “Para mí todo esto es un sueño”, confesaba Jabi.

La valoración realizada a primera hora de la mañana por Gure Esku Dago iba, precisamente, en ese mismo sentido. “Después de un proceso de muchos meses de trabajo, hoy miles de personas tendrán la ocasión de tomar la palabra, por primera vez, sobre el estatus político de Euskal Herria”, destacó la plataforma después que se abrieran las primeras urnas.

Uno de los primeros en aparecer con su papeleta ha sido el exlehendakari Juan José Ibarretxe, quien ha tomado parte en la consulta celebrada en Laudio, su pueblo de toda la vida. “Es solo un paso, pero el apetito viene comiendo”, escribió poco después el veterano político del PNV en su cuenta de Twitter.

De las urnas a la cadena humana

Lo mismo dicen en Gure Esku Dago, cuyos responsables señalaban este domingo que tras las votaciones en estos 23 municipios serán ya 203 las localidades donde se han celebrado votaciones a favor del derecho a decidir. “La próxima oleada tendrá lugar el 18 de noviembre en una capital —Donostia—, por primera vez”, avanzaron. Se prevé que ese mismo día también se realice una votación en Irun, una ciudad que alcanza los 60.00 habitantes, “y posiblemente también en más pueblos”.

Antes, la plataforma ciudadana tendrá otro reto: formar una gigantesca cadena humana que el próximo 10 de junio unirá Donostia, Bilbao y Gasteiz. En total, 201,9 kilómetros de recorrido, para lo que serán necesarias unas 100.000 personas. El desafío es inmenso.

Relacionadas

Memoria histórica
Aquel 4 de diciembre
2

Tras casi 40 años de “autonomía”, Andalucía está hoy en el mismo sitio que estaba antes.

Memoria histórica
‘23 disparos’, un thriller sobre la muerte de Caparrós
Jorge Laplace reconstruye con un documental con toques de thriller la historia del asesinato encubierto de Manuel José García Caparrós y del 4D.
Filosofía
El oscuro goce de la Cosa-Nación
El concepto nación forma parte de una estructura libidinal basada en el acceso al goce de “la Cosa” y el miedo al robo del mismo por parte del otro.
3 Comentarios
#15684 14:08 7/5/2018

Queriamos Mareas e déronos refluxos.

Responder
1
0
José Martínez Carmona 19:12 6/5/2018

Bueno, si esto se concibiese como un primer paso. El resultado, sería clarificador; aunque lo único que quedaría claro sería el SI, confirmación única de un electorado que se precie de democrático. El NO significaría que aquí está todo decidido. ATADO Y BIEN ATADO.
Mejor, si el segundo paso aclarara el significado de FUTURO POLÍTICO, poniendo al descubierto la intención de l@s organizador@s: ¿No tocar a la MONARQUÍA ni a los poderes llamados FÁCTICOS para que la continuidad del SISTEMA SOCIAL quede garantizada, (y no se endemonie el 155) ¿Negociar algunos cambios para que no cambie lo esencial? ¿O echar un pulso y converger con la presión independentista del pueblo trabajador catalán?...¿Conseguir la tortilla sin romper huevos, o fortalecer la organización para darle la vuelta a la tortilla? ¿Jugar con cartas marcadas, o romper la baraja?...

Responder
4
2
#15625 15:54 6/5/2018

Muy bien. Este es el camino. Democracia es votar.

Responder
6
1

Destacadas

Economía
Guerra contra el dinero en efectivo

Dinero digital, dinero de plástico, criptodinero y otras versiones de dinero no físico parecen estar dejando a un lado las clásicas monedas y billetes. En un mundo de oligopolios bancarios y tecnológicos ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este fenómeno?

Cárceles
Encerrados sin luz ni calefacción en una prisión federal de EE UU

Las protestas en una prisión de Brooklyn exponen la impunidad, la negligencia y la deshumanización del sistema penitenciario estadounidense.

Literatura
Sergio del Molino: “El nacionalismo me parece una cosa como las mantillas de Semana Santa, de otro tiempo”

El escritor de La España Vacía recorre en su último libro las ‘esquinas dobladas’ del mapa de España, de la Llívia rodeada de territorio francés a los pueblos partidos por la Raya, pasando por enclaves como el Condado de Treviño o el Rincón de Ademuz.

Derechos Humanos
Siete detenidos por resistencia en el desahucio simultáneo de tres viviendas de Argumosa, 11

Cuatro desahucios en la mañana del 22 de febrero en Madrid. La operación de Delegación de Gobierno ha acarreado siete detenciones.

Derecho al agua
El mundo está al borde de guerras del agua generalizadas

De continuar la actual tendencia, regiones situadas alrededor de ríos primarios en Asia y el norte de África, como el Tigris y Éufrates, el Indo, el Nilo y el Ganges-Barahmaputra, sufrirán conflictos motivados por la escasez de agua.

Últimas

Arte
Unos apuntes sobre las niñas de Balthus

Quienes leemos las imágenes debemos esforzarnos en no caer en tópicos que aporten poco o nada a la lectura. Que nuestras lecturas se basen en el compromiso con la obra y la imagen y estén fuera de todo marketing o negocio.

Tribuna
Hagamos memoria

Si entre los atributos del ser humano estuviera extraer conclusiones de provecho sobre su trayectoria como especie, la historia no sería la historia de nuestras guerras.