Antifascismo
Extremadura se hace notar en el movimiento antifascista

Las concentraciones de Cáceres, Badajoz, Plasencia y Mérida muestran el claro rechazo de la comunidad extremeña hacia el auge del fascismo.

Concentración antifa de Cáceres
Concentración antifascista en Cáceres el pasado 17 de diciembre.

publicado
2018-12-19 13:20

“Hoy, las ciudades extremeñas cogen el testigo para denunciar a voz alzada la peligrosa situación que afronta nuestro país, nuestra gente, nuestros barrios y nuestras familias”. Así empezaba el comunicado, en las distintas convocatorias en Extremadura el pasado 17 de diciembre, la Coordinadora Antifascista y Antirrepresiva de Extremadura.

Decenas de personas han acudido a las concentraciones convocadas en las cuatro grandes ciudades extremeñas. Al grito de “¡No pasarán!” se hacía explícito el claro rechazo y repulsa hacia el auge del movimiento fascista en España. “Los fascistas de Vox dicen que quieren salvar España, pero lo que quieren es eliminar a los españoles que no piensan como ellos. Dicen que quieren defender España, pero plantean hacerlo destruyendo la sanidad y educación públicas de la que nos beneficiamos todos”, exponían sin ningún tapujo.

La aparición del partido ultraderechista en Andalucía no ha dejado indiferente al resto de territorios

La Plataforma “¡Vamos Extremadura!”, el colectivo feminista “IberikAs” de Mérida, la Plataforma “8M” de Badajoz, la Asamblea Feminista de Cáceres o el colectivo “Mujeres Libres” de Plasencia son algunos de los que se han unido a esta convocatoria reivindicativa.

Y es que la aparición del partido ultraderechista en Andalucía no ha dejado indiferente al resto de territorios. Su irrupción en Extremadura no es, para nada, insignificante. Por medio del portavoz Juan Antonio Morales pretenden difundir el mensaje promulgado por Santiago Abascal en una de las regiones donde el ruralismo está más presente, al igual que históricamente lo ha estado el PSOE a nivel político.

“Echan la culpa a los más débiles, a los pobres, a los indefensos, pero mientras intentan dividirnos no dicen ni una palabra de las grandes fortunas, de los bancos, de las eléctricas, de las constructoras, de las grandes multinacionales…”, proseguían en la lectura del comunicado haciendo referencia a la lista de reivindicaciones que presenta el líder de VOX en cualquiera de sus mítines.

Llaman a las asociaciones, movimientos y colectivos a organizarse y aunar fuerzas para combatir estas injusticias

La tasa de pobreza en Extremadura es de un 44,3%, según datos recientes del Observatorio sobre la Pobreza, muy por encima de la media nacional (26,6%), y, sin embargo, son “un puñado de terratenientes los que tienen en propiedad las tierras de la región”. También, es una de las regiones donde el exilio de los más jóvenes es una de las principales preocupaciones a nivel social. “Denunciamos que asistimos desde hace largo tiempo a la violación de los derechos de expresión y organización, y denunciamos que los organismos del Estado y los cuerpos de seguridad nos atacan en vez de perseguir a los verdaderos criminales, los fascistas, los que explotan a los trabajadores, los que azuzan la violencia contra todos los demás”, exponían dejando claro que, sin la permisividad de los órganos del Estado, no nos encontraríamos en esta situación.

Uno de los asistentes afirmaba que “era necesaria ya una concentración en contra del fascismo, que parece que va a más en este Estado, que aunque siempre haya estado ahí, ahora parece que ha dado más la cara” y anima a todo el que quiera poner fin a este auge a participar y actuar de manera organizada.

Por último, llaman a las asociaciones, movimientos y colectivos a organizarse y aunar fuerzas para combatir estas injusticias. “Todos cabemos y entre todos debemos desenmascarar sus mentiras y responder a sus ataques. No toleraremos ataques xenófobos, homófobos ni machistas. No toleraremos ataques a los trabajadores que se organicen y reclamen sus derechos. No toleraremos ningún ataque a la libertad de expresión y acción política. No toleraremos el miedo nunca más”, culminaban en aras de lograr un movimiento unificado en torno a la izquierda extremeña, que reúna los intereses sociales y afronte la lucha contra el fascismo de la mejor manera posible.

Relacionadas

Blaverisme
La reconversión de la extrema derecha valenciana

Hace ya unos años que el País Valenciano dejó de ser el coto de caza de la extrema derecha. Más allá de algunos actos aislados y de la variedad de siglas nuevas, su presencia en las calles ha disminuido considerablemente. La inaguración de un local de extrema derecha en el barrio más multicultural de València devuelve a los ultras a la actualidad.

Fascismo
Dos jóvenes sufren una agresión en Argüelles por llevar una camiseta antifascista

El pasado sábado dos jóvenes sufrieron un ataque en una discoteca de Argüelles. Los agresores les golpearon porque uno de ellos llevaba una camiseta antifascista.

5 Comentarios
#28223 20:29 20/12/2018

Adelante compañerxs,
ni un paso atrás!! 🙆🏽

Responder
1
0
#28199 9:10 20/12/2018

Ya hemos pasado

Responder
0
0
#28201 10:59 20/12/2018

si ya hemos pasado a ser el nuevo Torrente

Responder
0
0
#28159 15:32 19/12/2018

Extremadura antifascista

Responder
3
3
#28157 15:06 19/12/2018

No pasarán!!!

Responder
4
4

Destacadas

Tecnología
El rechazo a la tecnología de reconocimiento facial llega a la música

Una campaña pide la prohibición de los sistemas de reconocimiento facial en conciertos y festivales en Estados Unidos. Artistas como Tom Morello, Amanda Palmer y el grupo punk Downtown Boys se han sumado a la iniciativa.

Opinión
Río, cidade maravilhosa

Los quince años que habité esta ciudad me enseñaron que sí era “maravilhosa”. Lo era a condición de pertenecer a la casta del poder económico o a alguno de los estamentos de “clase media”. Hoy, siguen existiendo al menos dos Río: el de los elegidos y el de todos los demás.

Euskal Herria
50.000 personas se solidarizan con los imputados del 11/13

La fiscalía les solicita penas de prisión que oscilan entre 8 y 20 años por delitos de integración en banda armada cuando ETA llevaba ya disuelta al menos dos años tras las primeras detenciones.