Amianto
Amianto en Metro de Madrid: ¿quiénes son los responsables?

Solidaridad Obrera anuncia que se personará como acusación particular en la causa abierta tras la denuncia presentada por Fiscalía contra siete cargos del área de Prevención de Riesgos Laborales de Metro de Madrid e intentará que la investigación se abra a más personas responsables de la mala gestión del amianto en el suburbano.

Metro Madrid Moncloa
La estación de metro de Moncloa en Madrid. David F. Sabadell

publicado
2019-07-30 06:44

El 24 de mayo de 2018 falleció Antonio Morán. La causa de su muerte: un mesotelioma, un tipo de cáncer provocado únicamente por la exposición al amianto. Llevaba décadas trabajando en mantenimiento de Metro de Madrid. Cinco meses más tarde fallecía Julián Martín. En su caso fue un cáncer de pulmón. Llevaba 40 años trabajando en Metro de Madrid. Son las dos primeras muertes de trabajadores del suburbano madrileño oficialmente relacionadas con la exposición al amianto.

Ayer, 28 de julio, la Fiscalía de la Comunidad de Madrid presentó una denuncia contra siete cargos del área de prevención de riesgos laborales de Metro de Madrid. Les denuncia por homicidio imprudente —los de Morán y Martín—, delitos que contemplan penas de uno a cuatro años de cárcel. También por lesiones imprudentes —de uno a tres años de cárcel para cada uno de los casos que haya derivado en una enfermedad grave— y por delitos contra los derechos de los trabajadores —tres a seis meses en los casos relacionados con incumplimiento de las medidas de prevención de riesgos laborales por imprudencia grave cuando se pongan en peligro grave la vida, salud e integridad física de los trabajadores—. Los trabajadores afectados: hasta 907, según recoge la denuncia de Fiscalía, que señala que desde Metro de Madrid se les habría ocultado que manipulaban piezas que contenían amianto, por lo que no se les facilitó información, ni formación ni equipos de protección.

“Si hay ocultación hay delito desde 2003 hasta ahora, y eso se ha construido; hay mucha gente a la que hay que cesar”, afirma Antonio Rus, especialista en riesgos laborales y delegado sindical de Solidaridad Obrera, sindicato desde el que ya han anunciado que se personarán en la causa como acusación popular. “Ahora tenemos la posibilidad de meternos como acusación popular y ampliar la causa para que se siga investigando esto, ir con todo el trabajo que ya tenemos hecho sobre este tema y ver si estos acusados son suficientes”.

“Llevamos un año pidiendo su cese desde Solidaridad Obrera”, apunta Antonio Rus sobre dos de las personas acusadas por Fiscalía

Entre las siete personas acusadas por Fiscalía se encuentran J.N.D. y B.R.R., que actualmente ocupan cargos de coordinación en el área de Prevención de Riesgos Laborales de Metro de Madrid, desde 2015 y 2009 respectivamente. “Llevamos un año pidiendo su cese desde Solidaridad Obrera”, apunta Rus. “Hemos mandado varias cartas porque al principio parecía que sí iban a hacer su trabajo, pero después se ha visto que estaban construyendo un relato”. En el caso de J.N.D., desde este sindicato recuerdan que, en el juicio por la muerte de Julián Martín —por el que Metro de Madrid fue condenada en abril de este año al pago de 370.000 euros a su familia en concepto de indemnización—, este defendió la tesis de la empresa en cuanto a que el cáncer que acabó con la vida del trabajador de Metro no había sido causado por el amianto. Sin embargo, como señalan desde este sindicato, esta misma persona ahora acusada por Fiscalía “sabía perfectamente lo que había en las estaciones” ya que durante cuatro generaciones miembros de su familia habían ocupado cargos de responsabilidad en el suburbano y su propio padre había firmado muchas de las obras en las que se instaló o trabajó con amianto.

Otro de los acusados, E. F. C. G., es responsable del Servicio de Prevención y Salud Laboral desde el 6 de enero de 2012, jefe de medicina laboral en Metro de Madrid y desde hace pocos meses portavoz de la mesa de desamiantado de la empresa. También J.M.G., responsable del Área de Prevención y Salud Laboral desde el 6 de noviembre de 2015 —jubilado en junio— y que ya participó en la última comisión de investigación sobre el amianto de la Asamblea de Madrid. Según recuerdan desde Solidaridad Obrera, en los últimos plenos sobre el amianto, ante la petición de que la vigilancia sanitaria de los trabajadores expuestos al amianto fuera obligatoria, él defendió que esta fuera optativa. Esta misma persona, cuando en marzo de 2017 se reconoció la enfermedad profesional de un trabajador encargado de la revisión de las escaleras mecánicas de Metro de Madrid, desde el sindicato señalan que afirmó que se había realizado un informe epidemiológico y se había dado formación en prevención de riesgos laborales en cuanto a la manipulación de amianto, hechos que el sindicato afirma que no se corresponden con la realidad.

“Todos ellos infringieron de modo grave las normas de prevención de riesgos laborales creando una situación riesgo para los trabajadores a su servicio, a los que permitieron trabajar con MCA [amianto], altamente peligroso para su vida y salud, careciendo de toda política preventiva, al no existir una evaluación de riesgos en relación con la exposición al amianto que permitiera un trabajo en condiciones seguras”, señala la denuncia de Fiscalía de la Comunidad de Madrid. “Tampoco procuraron formación en prevención de riesgos ni información, ni les entregaron los equipos de protección individual preceptivos para manipular el amianto con seguridad”, subraya.

Pero hay otros nombres que Solidaridad Obrera echa en falta en la denuncia. “Por jerarquía y ocultación, falta el consejero”, afirma Rus en referencia al consejero delegado en Metro de Madrid, Francisco de Borja Caravante, yerno de José María Álvarez del Manzano y viceconsejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid cuando se realizó la venta de las viviendas del IVIMA a Goldman Sachs —que entonces participaba en Reyal Urbis, en la que su suegro era consejero—. “Contrata a Sagardoy [bufete de abogados que asesoró al Gobierno en la reforma laboral y diseñó el expediente de regulación de empleo de Cola-Cola retirado por el Tribunal Supremo] para asesorarle y es el que tiene un conocimiento constante y actualizado de todo lo que ocurre con el amianto porque, además, constituyó una comisión sobre este tema en la que no nos hacen caso”, continúa Rus, señalando, como ejemplo, la negativa de Metro de Madrid a estar en el Registro de empresas con riesgo de amianto (RERA), o el rechazo a reconocer las enfermedades laborales de los trabajadores o a dar compensaciones hasta que no lo ordene un juez.

Otro nombre que señalan es el de Rosalía Gonzalo, actual consejera de Transportes en la Comunidad de Madrid. “También es consciente de esto, tuvimos una reunión con ella sobre los problemas del amianto y ella también dijo que apoyaba las decisiones de la jefatura y a los que hoy están acusados por Fiscalía”, continúa el delegado sindical de Solidaridad Obrera.

Desde Solidaridad Obrera también echan de menos en la denuncia a Ignacio González Velayos, anterior concejal de Hacienda en Alcorcón por el PP y fichado en abril por Vox, quien también fue consejero delegado de Metro de Madrid entre 2009 y 2015, por lo que tuvo que comparecer ante la Asamblea de Madrid, también en relación con la venta de trenes con amianto a Argentina.

Tres décadas sabiéndolo y sin actuar en seguridad laboral

La presencia de amianto en Metro de Madrid comenzó a ser un tema polémico desde que en 2017 varios trabajadores denunciaran la presencia de este mineral tóxico en el suburbano. Sin embargo, la empresa de transportes lo sabía desde mucho antes. Según aparece en el Dictamen de la Comisión de Investigación sobre la presencia de amianto en Metro de Madrid de la Asamblea de Madrid de febrero de 2019, la primera mención documentada sobre la peligrosidad de la presencia de amianto en el suburbano es una denuncia presentada en 1991 y que fue trasladada al Parlamento autonómico en 1992. También que, desde 1998, Metro de Madrid incluía en sus partidas de obras en el metro una cantidad destinada a la contratación de empresas especializadas en la retirada de amianto y que se conocía de su presencia desde 1989.

Un informe de la sección especializada en siniestralidad laboral de la Policía Municipal de Madrid fija con más anterioridad el año desde el que Metro de Madrid sabía de la existencia de amianto en sus infraestructuras: 1984. En ese mismo informe se apunta que, sin embargo, las medidas en torno a la prevención de riesgos laborales no llegaron hasta 2018, 34 años después. Un año antes ya había un trabajador diagnosticado con una de las enfermedades provocadas por el amianto —asbestosis, cáncer de pulmón, mesotelioma, entre otras—, pero su respuesta, según el informe policial, se habría limitado a “facilitar la asistencia a charlas no obligatorias”.

“Un absoluto desprecio a las más elementales normas de seguridad y salud”. Así es como la Fiscalía describe la actuación de Metro de Madrid, que desde 2003 sí había adoptado medidas de seguridad, como la sustitución de piezas con amianto o su encapsulado, sin que, por otro lado, adoptara medidas de seguridad en beneficio de los operarios que seguían trabajando con piezas con amianto.

Metro de Madrid depende al completo del Consorcio Regional de Transportes —Comunidad de Madrid— desde que, en 2012, el Ayuntamiento de Alberto Ruíz-Gallardón traspasara la titularidad de las acciones que mantenía en el suburbano al Gobierno region. Desde la Consejería de Transportes, en nombre de Metro de Madrid SA, señalan, ante la denuncia presentada por Fiscalía, que “aceptamos las actuaciones judiciales”, pero recuerdan que, por el momento, solo se habla de una denuncia, no de imputaciones. “Metro de Madrid colaborará, como lo ha hecho en todo momento, con las instancias judiciales y responderá a los requerimientos de Fiscalía”, añaden.

Relacionadas

Amianto
Fiscalía denuncia a siete altos cargos de Metro de Madrid por homicidio imprudente por su gestión del amianto

La Fiscalía de la Comunidad de Madrid acusa a siete personas responsables del área de prevención de riesgos laborales en el suburbano madrileño de no implementar medidas de seguridad y ocultar información a los trabajadores en cuanto a su exposición al amianto.

Amianto
La Seguridad Social reconoce que un maquinista de Metro de Madrid padece cáncer por el amianto

Con él ya son cinco los trabajadores de Metro de Madrid con enfermedades graves como consecuencia de la exposición al amianto. Desde el Sindicato de Maquinistas de Metro de Madrid denuncian que la empresa de transportes no está haciendo las pruebas médicas a todo el personal del suburbano.

5 Comentarios
La churra merina 20:16 1/11/2019

Desde luego que faltan muchos nombres en la lista, y no uno ni dos. La cantidad de nombres que falta es impresionante, nadie se puede hacer a la idea. También sería bueno saber lo que ha pasado con el dinero que le ha supuesto un ahorro a metro por emplear amianto en lugar de otros materiales más seguros.

Responder
0
0
#37903 18:50 1/8/2019

En una empresa como Metro es raro que el Comité de Seguridad y Salud no haya tratado este asunto con mucha más anterioridad y/o que ningún Delegado Sindical de Prevención ( facultado incluso para detener un trabajo ante un riesgo inminente) lo haya denunciado previamente en él o ante la Inspección de Trabajo, que supongo giraría visitas periódicas a la Empresa. ¿No consta en las actas del Comité (o antes en el de Seguridad e Higiene) alguna referencia desde los 80s?¿Ni en las actas de la Inspección?Mi enhorabuena al sindicato Solidaridad Obrera-que imagino minoritario- por romper finalmente este muro de silencio. Espero que todos los responsables, por acción u omisión, en la empresa y tal vez en la Administración, sean condenados con toda la dureza que merecen más de 30 años de grave riesgo y desprecio por la salud de trabajadores y viajeros. Es un caso que merece un escarmiento público y ejemplar.

Responder
0
0
José Francisco 11:54 30/7/2019

Una amiga, que padece de asma detecto amianto en una estación del metro de la línea 1, se lo comunico a Metro y puso manos en el problema. Muchas estaciones del metro de Madrid con más de 50 años tienen amianto porque era un material de construcción económico de la época de los 60 y 70. Igual en edificación, el abaratamiento de los costes y la ignorancia es quien tiene la culpa

Responder
1
2
#37780 8:55 30/7/2019

Joder la vida a 907 personas sale muy barato.

Responder
2
1
#37779 8:53 30/7/2019

Hay que depurar todas las responbilidades, que no quede impune

Responder
4
3

Destacadas

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

Corrupción
El Supremo confirma la nulidad de la venta de vivienda de la Comunidad de Madrid a Goldman Sachs

Paso importante para la reparación del daño causado al erario público y a miles de familias con la venta por parte del PP de Madrid de casi 3.000 viviendas a un fondo de inversión.

Burbuja inmobiliaria
El nuevo informe del CGPJ revela que una familia es desahuciada cada 12 minutos

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan un descenso general en la cifra de desahucios. Sin embargo, los datos siguen siendo propios de “una brutal emergencia habitacional”, según el Sindicato de Inquilinos de Catalunya. 

Reino Unido
El laborismo sueña con una remontada para ganar las elecciones del Reino Unido

Desde las siete de la mañana, la población de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte vota a la nueva cámara de los comunes. Los laboristas, dirigidos por Jeremy Corbyn, aspiran a una victoria cimentada en la diversidad étnica y la recuperación de los valores socialistas.

Enfermedades laborales
Las deudas pendientes del caso Ardystil

Seis personas murieron y 72 enfermaron trabajando en fábricas de aerografía textil en Cocentaina, Alcoi y Muro d’Alcoi (Alacant) hace 27 años. El síndrome Ardystil vuelve ahora a la actualidad: la Generalitat Valenciana ha cumplido, más de dos décadas después, su compromiso de sufragar los gastos jurídicos derivados del caso.

Asturias
Absueltas las “cinco del Naranco” que intentaron parar un desahucio en 2012

La justicia da por probado que las cinco personas acusadas de atentado a la autoridad durante un intento por parar un desahucio no son culpables.

Últimas

La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima
Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación con la web del tour de La Manada.
Honduras
Miriam Miranda: “Honduras se convirtió en un laboratorio político después del golpe de Estado de 2009”

Miriam Miranda, defensora de derechos humanos garífuna de Honduras, es una de las voces que advirtieron de que el desarrollo que prometen las empresas que explotan bienes naturales no significa progreso para las comunidades. Hoy que la crisis del clima está aquí, resulta indispensable poner de nuevo en primer plano esas voces.

Política
¿Se puede pensar políticamente Castilla?

Cualquier intento de transformación seria del Estado español, ya sea cultural, territorial, económica, social o política, pasa necesariamente por Castilla.

Transfobia
La Federación Trans acusa al Partido Feminista de cometer delito de odio

Los mensajes tránsfobos del partido liderado por Lidia Falcón provocan que la Federación Trans reclame a Izquierda Unida su expulsión de la coalición y eleve el caso a la justicia.

Renta básica
Feministas presentan un manifiesto a favor de la renta básica universal

Las firmantes consideran urgente situar la renta básica en la agenda del movimiento feminista con el fin de potenciar herramientas que apunten a la igualdad material y aporten autonomía a todas las mujeres.

Crisis climática
Algo huele mal en la Cumbre del clima
Estos días se celebra en Madrid la Cop25. A nosotros siempre nos da por desconfiar de aquello a lo que da cancha el telediario y Coca Cola.