Alemania
La gran coalición que puede allanar el terreno a la ultraderecha

El próximo responsable de Interior será Horst Seehofer, el actual ministro presidente de Baviera y presidente de la CSU, que podría utilizar su nuevo cargo para ampliar el espacio de la derecha, normalizar el discurso de la derecha populista e, incluso, preparar el terreno para futuras coaliciones con AfD siguiendo el modelo austríaco.

Alemania Merkel Schulz Juncker
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, junto con Angela Merkel y Martin Schulz. Foto: Erlebnis Europa

publicado
2018-02-08 08:52:00

Después de semanas de negociaciones, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y la coalición formada por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera han llegado a un acuerdo de gobierno. Habrá nueva Gran Coalición. Angela Merkel será canciller por otra legislatura, la cuarta desde que ocupa el cargo desde 2005. Martin Schulz —“nunca entraré en un Gobierno de Angela Merkel”— se convertirá en ministro de Asuntos Exteriores, cartera siempre agradecida en Alemania por su prestigio, proyección pública y poco desgaste. Los socialdemócratas también llevarán las carteras de Finanzas, Familia, Justicia y Medio Ambiente. A la CDU le corresponderán las de Economía, Sanidad, Educación y Agricultura, y a la CSU las de Interior, Transporte y Desarrollo.

El documento de coalición, de 13 páginas, lleva por título Un nuevo comienzo para Europa. Una nueva dinámica para Alemania. Una nueva cohesión para nuestro país. El título es importante porque lo que contiene el texto lo contradice por completo. El diario Junge Welt ha desgranado ya parte de su contenido, en el que por ejemplo el aumento de fondos a la ayuda al desarrollo, la prevención de crisis y la ayuda humanitaria aparece en la misma frase y vinculado al presupuesto del Bundeswehr [Ejército]. En la rueda de prensa posterior a la reunión, Schulz afirmó que “Alemania asumirá un rol dirigente en la Unión Europea”. No habrá, por tanto, “un nuevo comienzo para Europa”, ni “una nueva dinámica para Alemania”, y seguramente tampoco “una nueva cohesión en el país”.

El acuerdo entre socialdemócratas y conservadores será previsiblemente ratificado por todos los partidos, en el caso del SPD en una consulta a las bases en la que están llamados a participar 450.000 afiliados. Solo los Jusos —las juventudes socialistas— han mostrado su desacuerdo. El partido ha registrado 24.339 nuevos afiliados en enero tras una llamada de los Jusos a repetir la maniobra que permitió la elección de Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista en 2015.

Con todo, parece difícil que estos casi 25.000 nuevos afiliados logren decantar la balanza. El SPD tiene pocos motivos para celebrar y muchos para preocuparse por la Gran Coalición: una encuesta de INSA para el diario Bild pronosticaba una nueva caída del partido hasta el 17%, con Alternativa para Alemania (AfD) pisándole los talones tan solo dos puntos por detrás. La Izquierda se quedaría en un 11% a la espera de la resolución de sus conflictos internos, principalmente la propuesta realizada a finales de diciembre por Oskar Lafontaine de relanzar el partido como movimiento siguiendo el ejemplo de la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon.

Alemania, ¿hacia Austria pasando por Baviera?

Aunque el foco mediático esté lógicamente puesto en el desgaste de los socialdemócratas y sus renuncias para impedir la convocatoria de unas nuevas elecciones —que se celebrarían bajo la amenaza de un más que probable ascenso de la derecha populista—, el destino del Ministerio del Interior, cuyas riendas pasarán a estar en manos de los socialcristianos bávaros, no resulta de menor interés.

El próximo responsable de Interior será Horst Seehofer, el actual ministro presidente de Baviera y presidente de la CSU. Se trata este de un partido conservador con una fuerte impronta regionalista y arraigo en el land, cuyos resultados en votos han estado históricamente por encima del 50%. Bajo la dirección de Seehofer, la CSU ha virado estos últimos años claramente a la derecha, y desde su despacho en Berlín el político bávaro podría utilizar su nuevo cargo para ampliar el espacio de la derecha, normalizar el discurso de la derecha populista e, incluso, preparar el terreno para futuras coaliciones con AfD siguiendo el modelo austríaco. Significativamente, bajo el amparo del Ministerio del Interior se creará otro, que podría traducirse como de “país”, “patria” o “nación” (Heimatministerium), y que, a pesar de las bromas y preocupación que ha generado en las redes sociales, existe desde el año 2013 en Baviera bajo la dirección del Ministerio de Finanzas local.

En enero, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, fue uno de los invitados al congreso de la CSU, donde fue presentado por el portavoz del grupo parlamentario del partido, Alexander Dobrindt, como “nuestro amigo”. La participación de Orbán, que como era de esperar levantó polvareda en el panorama político alemán, fue interpretada por los medios de comunicación como un lance a Merkel por parte de Seehofer, partidario de endurecer aún más la política migratoria y de asilo. Por su política nacional-conservadora, Orbán está bien valorado tanto por el grueso de los socialcristianos bávaros como por AfD o el movimiento Pegida.

Igualmente bien recibido por la CSU fue el nuevo Gobierno austríaco. Las propuestas de la coalición entre conservadores (ÖVP) y ultraderecha (FPÖ) en Viena de aumentar los controles y reducir las aportaciones económicas a los refugiados encuentran eco en la vecina Baviera. “Con Sebastian Kurz tiene Baviera y Alemania un aliado más en Europa”, declaró al diario Die Welt Dobrindt, que describió al nuevo gobierno austríaco como una posibilidad de “corregir los errores del pasado”. Del nuevo canciller austríaco se valora especialmente su capacidad de haber alcanzado una coalición con el FPÖ sin apenas haber sufrido desgaste político en su país e internacionalmente, poniendo fin, justamente, a un gobierno de gran coalición. Los problemas de la CDU de Merkel reafirman a la cúpula de la CSU en el rumbo adoptado y la animan a ampliar las fracturas e intentar buscarle un reemplazo bávaro.

También Dobrindt ha sido uno de los políticos de la CSU que más han agitado la bandera de una potencial “revolución conservadora” en Europa central. Adoptando muchos de los temas recurrentes del discurso de esta nueva derecha —de manera destacada la existencia de un supuesto “marxismo cultural” hegemónico—, Dobrindt publicó recientemente un artículo en Die Welt en el cual, tras reafirmar que en Alemania “no existe una mayoría de izquierdas” y sí una de derechas —aunque sin mencionar partidos—, atacaba “la opinión dominante de izquierdas” en el debate público, cuyo origen situaba “hace exactamente cincuenta años, en el año 1968”. Entonces, escribía Dobrindt, “activistas y pensadores de izquierda llamaron a tomar las instituciones y pronto se aseguraron posiciones clave en el arte, la cultura, los medios de comunicación y la política” desde las que difundieron su mensaje a pesar de ser “un movimiento elitista” y no “un movimiento ciudadano, obrero o popular” (en contraposición, cabe suponer, a los partidos de derecha alemanes).

Con el texto de Dobrindt, la CSU se sitúa, por tanto, en esa mayoría política y social de derechas en Alemania que también incluiría al Partido Liberal de Alemania (FDP), cuyo presidente, Christian Lindner, ha revitalizado y llevado en sus posiciones a la derecha. En efecto, la CSU y el FDP buscan bloquear el ascenso de AfD ocupando su espacio. Los precedentes de Austria, Finlandia e incluso Donald Trump en EE UU pueden llevar a pensar a algunos en Múnich en una domesticación de AfD, limándole los colmillos “populistas” y más políticamente incorrectos sin tocar su conservadurismo moral y programa económico neoliberal en el fondo. También es posible que Seehofer y la CDU se conformen con su nueva posición de poder y mantengan a AfD a raya apropiándose de algunos de sus temas de campaña sin aventurarse en terreno desconocido.

Sea como fuere, las próximas elecciones en el land de Baviera, que se celebran el 14 de octubre, servirán para ver hasta qué punto el péndulo se inclina a la derecha. Según la última encuesta disponible, de Civey para el Augsburger Allgemeine Zeitung, la CSU obtendría un 39% seguida del SPD (14,8%), AfD (13,1%) y Los Verdes (11,4%). Si los socialcristianos deciden romper el tabú y llegar a algún tipo de acuerdo con AfD para garantizar esa “mayoría de derechas” política y social de la que hablaba Dobrindt, Baviera podría convertirse en un laboratorio donde poner a prueba el modelo austríaco. 

Relacionadas

Refugiados
David Goeßmann: “Solamente sobre la nochevieja de Colonia se publicaron 30.000 artículos”

El libro La república en peligro, de David Goeßmann, analiza la cobertura mediática en Alemania de la crisis de los refugiados hasta hoy y concluye que ésta misma es en parte responsable del giro a la derecha.

3 Comentarios
#8088 22:00 8/2/2018

Hombre, decir que Merkel, Schulz y Juncker le quieren allanar el camino a la ultraderecha... quizá es un poco exagerado no? Eso es como decir que Felipe González y Cebrián le quieren dar votos a VOX jaja

Responder
0
1
#8249 18:10 11/2/2018

¿Y qué es Shiutatannns si no? Ultraderecha pura y dura.

Responder
0
0
yerbasmagicas
yerbasmagicas 16:34 8/2/2018

LOS "CERDOCRATACRISTIANOS" ALEMANES PROHIBIERON LOS CAÑAMONES Y LA SALVIA DIVINORUM.

Recordemos que en 1998 el Gobierno democristiano (según ellos) de Helmunt Kolh prohibió la venta de semillas de Cannabis. Por ahora sólo Portugal, en 2003, ha seguido a los fachas "cerdocratacristianos". Francia prohibió la semilla hace muchísimos años. Ahora le toca el turno a Italia, país dónde Berlusconi il mafiosi y sus aliados fascistas están desarrollando una campaña de acoso y derribo de las tiendas de cultivo de cáñamo. Un fantasma represivo-inquisitorial recorre Europa: el nazi-fascismo travestido de "democracia-cristiana" o ultraderecha "populista" (o mas bien lista) ...¡Y el papel de las primeras biblias era de cáñamo!.

Responder
1
0

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
Elecciones y violencia machista: qué dicen y qué hacen los principales partidos
Prisión permanente, cambios en la tipificación de los delitos contra la libertad sexual, una ley que garantice autonomía a las víctimas y feminismo liberal son algunas de las propuestas.
Elecciones generales del 28 de abril
Pablo Iglesias: “Si gobernamos, la derecha política y mediática va a continuar en modo guerra”

El cabeza de lista de Unidas Podemos en las elecciones del domingo 28 de abril apuesta por un Gobierno de coalición del PSOE que reestablezca derechos sociales y civiles como respuesta a una crisis que se ha extendido en todo el continente europeo y ha abierto la puerta al fascismo.

Cambio climático
No quiero más razones para emigrar

Una vez más, los movimientos sociales son los que presionan para poder decidir acerca de su propio futuro.

Municipalismo
Tumban la Directiva Bolkestein

El Parlamento Europeo guarda en el cajón la directiva que pretendía que la Comisión Europea pudiera vetar las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Últimas

Migración
“Servicios Sociales no debería quitar los hijos a migrantes pobres”
El activista panafricanista denuncia la práctica de Servicios Sociales de retirar a niños y niñas de familias vulnerables en lugar de ofrecer alternativas.
Ecofeminismo
Limpieza, de lo personal a lo político
¿Se puede ser ecofeminista y tener la casa como los chorros del oro? La autora de este artículo se cuestiona la necesidad de limpiar a fondo la casa y sobre todo recuerda que la mayoría de los productos de limpieza son tóxicos y altamente contaminantes.
Represión
Anulada la aplicación de la Ley Mordaza contra el periodista de Hala Bedi

Tras casi dos años de proceso, el juzgado invalida la sanción contra Mikel Saénz de Buruaga y condena al Gobierno vasco a pagar los costes judiciales. La sentencia es firme y no admite recursos ordinarios.