Acuerdos comerciales
Quince negociaciones comerciales que nos dejan sin aire

Tras la fuerte oposición contra la firma del Tratado Transatlántico (TTIP) de hace cinco años, Bruselas prometió más “control democrático” de los acuerdos y participación de los parlamentos nacionales y la sociedad civil. Está pasando todo lo contrario.   

Mercosur Estrasburgo
Concentración en Estrasburgo contra el tratado Mercosur el pasado 2 de julio. Foto: GUE/NGL
Tom Kucharz

Investigador y activista. Miembro de Ecologistas en Acción.

24 feb 2020 05:30

A pesar de las masivas movilizaciones contra el tratado transatlántico (TTIP) de hace cinco años, la política de comercio e inversión de la Unión Europea (UE) sigue siendo uno de los temas menos conocidos y más opacos. Prueba de ello es que casi nada trasciende de la negociación entre la Comisión Europea y la administración de Trump.

Bruselas prometió más “control democrático” de los acuerdos y participación de los parlamentos nacionales y la sociedad civil, pero todo lo contrario está pasando. 

En este artículo ‘visitaremos’ a 25 países para señalar algunos desafíos de la política comercial de la UE para los movimientos sociales y la sociedad civil organizada durante 2020. Negociar el acuerdo comercial con el Reino Unido será una de las prioridades. ¿Qué impactos tendría? ¿Qué pasa con la ratificación del acuerdo con Canadá (CETA) y con otros acuerdos comerciales existentes y los nuevos que la UE está negociando?

1. Estados Unidos: ¿un TTIP 2.0?

La UE intenta calmar las tensiones con los Estados Unidos porque el gran capital europeo depende altamente de las relaciones económicas transatlánticas y es quien manda en Bruselas. Representantes de distintos Estados miembros de la UE han manifestado su “malestar” por la ausencia de información acerca del proceso negociador entre ambos gobiernos, según Euroactiv.

El comisario de comercio de la UE, Phil Hogan, ha dicho en rueda de prensa que está trabajando en “un mini acuerdo basado en los términos de referencia que la presidenta (Ursula) von der Leyen y (Donald) Trump nos dieron en Davos” y que tendría que estar listo antes del 18 de marzo. Así, Hogan,  estaría preparando un paquete de varios acuerdos para que la presidencia de la Comisión Europea los presente al gobierno estadounidense en las próximas semanas.

La decisión de Washington de no aumentar los aranceles sobre los productos agrícolas en represalia por la larga disputa Boeing-Airbus fue interpretada como señal de que el gobierno de los Estados Unidos está dispuesto a negociar.

No obstante, el Representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, sí subió los aranceles sobre la importación de aviones Airbus del 10 al 15 por ciento —aunque suspendió el aumento hasta el 18 de marzo— y mantiene el gravamen del 25 por ciento, avalado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), sobre algunos alimentos, alcohol y otros productos de la UE (productos que EEUU rotará, la primera vez el 5 de marzo) por los subsidios ilegales al fabricante aeronáutico europeo.

Recordemos que la UE perdió un caso contra EEUU ante la OMC por los subsidios públicos a Airbus. El consorcio aeronáutico —que también fabrica y vende aviones de guerra—, acaba de anunciar recortes de 630 empleos en España a pesar de haber aumentado el año pasado sus beneficios.

Uno de los acuerdos podría incluir la oferta de Bruselas de reducir su arancel a los automóviles de EEUU Sin embargo, la UE aún está evaluando si necesitaría reducir su arancel para todos los países de la OMC, lo que significaría una mayor competencia de India y China, sin ninguna concesión de esos países a cambio. Algunas representaciones permanentes en Bruselas consideran que en la mesa negociadora está pesando la prioridad de Von der Leyen de defender los intereses automovilísticos de Alemania, una de las razones por la que Merkel la puso allí.

Algunas representaciones permanentes en Bruselas consideran que en la mesa negociadora del acuerdo comercial con EEUU está pesando la prioridad de Von der Leyen de defender los intereses automovilísticos de Alemania

Incluso podría incluir concesiones para acelerar la aprobación de ciertos alimentos transgénicos (OGM), así como la aprobación exprés de las importaciones estadounidenses de sebo (grasa cruda de buey, ternera, oveja o cordero de la que se desconoce si procede de animales hormonados o clonados). Estos temas no estaban en los mandatos aprobados por el Consejo de la UE en 2019.

Mientras el sector agropecuario reclama precios justos en las calles del Estado español, se ofrece a EEUU exportar más nueces y almendras a Europa. Lo cual sería otra mala noticia para un sector ya muy maltrecho por los impactos del cambio climático y las plagas.

“Si no establecemos estándares con los EEUU, los establecerá China”, se justifica Hogan, retrocediendo así los años hasta las protestas multitudinarias contras las negociaciones del TTIP e ignorando las demandas sociales desde entonces.

Todo ello es el enésimo capítulo de guión de la Comisión Europea que da cuenta de la hipocresía comunitaria. La política comercial es todo menos “verde”. Y mientras, se acelera la emergencia ambiental.

Las conversaciones con Washington van mucho más allá de la política comercial. Incluyen asuntos geopolíticos como la ‘guerra fría’ contra China, las injustas sanciones a países como Venezuela, Cuba e Irán, que golpean a la población más vulnerable, las nuevas sanciones de los Estados Unidos a las empresas involucradas en Nord Stream 2 —gasoducto entre Rusia y Alemania, en el que están implicados sus élites y gobiernos— y el atroz negocio con armamento.

A todas estas cuestiones se suma la regulación de la economía digital, los intentos de Estados Unidos de que Europa también prohiba los negocios de Huawei (EEUU acaba de amenazar con no compartir información con España si no excluye a Huawei de la red de 5G) o la “tasa Google” para recaudar impuestos a las multinacionales Facebook, Apple, Amazon, Netflix, Google, Microsoft, etc.

Tecnología 5G
Las manos visibles del capitalismo echan un pulso por el control del 5G

El fracaso de la estrategia punitiva de Trump con China podría llevar a Estados Unidos a buscar alianzas puntuales entre sus empresas y otros gigantes europeos.


La capitulación del gobierno francés ante las amenazas de Trump retirando su impuesto digital nos da pistas sobre dónde se dirigirá Estados Unidos en su relación comercial con la UE. Hogan prometió que en este asunto la “UE actuará y reaccionará como uno solo”, pero allí se quedó.
En paralelo a la negociación a alto nivel, las ministras españolas de Asuntos Exteriores y Comercio, Arancha González Laya y Reyes Maroto, viajarán a Washington aunque no han informado de su agenda. Por el momento preocupa que el gobierno español aplace a final de año empezar a cobrar la 'tasa Google' a los gigantes informáticos.

¿Se arrimará la UE a los EEUU para atacar a China o se acerca más a la potencia asiática?

2. China

Según las declaraciones de Phil Hogan ante el Parlamento Europeo, parece improbable que el acuerdo de inversión entre la UE y China se pueda concluir en septiembre, como estaba previsto, debido al brote de coronavirus.

En 2019, el objetivo declarado por Beijing y Bruselas era finalizar las negociaciones este año. La Dirección General de Comercio lleva tiempo negociando un acuerdo bilateral de protección de inversiones con China. Éste abordaría asuntos como el acceso al mercado, la protección de los inversores y otras áreas reguladoras. En septiembre se celebra una cumbre UE-China en Leipzig, bajo la presidencia alemana del Consejo de la UE. Después de 26 rondas de negociaciones, la última en enero, los funcionarios chinos y europeos abordan actualmente las ofertas de acceso al mercado que intercambiaron el año pasado.

La élite de la UE busca abrir más sectores de la economía china a la inversión de las empresas europeas

La élite de la UE busca abrir más sectores de la economía china a la inversión de las empresas europeas, y el acuerdo pretender establecer las condiciones para que lo hagan, incluso conjuntamente con una empresa china. “Estamos avanzando con China en relación con muchos asuntos, pero los problemas clave de los subsidios industriales y la transferencia forzada de tecnología aún no se han abordado”, dijo Hogan.

El sistema del derecho comercial internacional que fomenta los flujos internacionales de inversión sin control (1,39 billones de dólares en 2019) está conformado por una red de 2901 tratados bilaterales de inversión (TBI, 2334 de ellos en vigor) y otros 390 acuerdos con provisiones sobre inversión (de ellos 315 en vigor). Pero en vez de abolir este sistema injusto, Bruselas lo sigue profundizando como muestra el reciente acuerdo con Vietnam. A pesar de que los flujos de inversión son responsables de desequilibrios que han hundido en la miseria a decenas de millones de personas y les han arrebatado sus derechos y medios de vida. Los inversores extranjeros disfrutan de numerosos derechos sin tener que cumplir las responsabilidades correspondientes.

3. Vietnam

El Parlamento Europeo ha aprobado recientemente los acuerdos de comercio e inversión con Vietnam. Parece que esta votación haya establecido el tono para los otros tratados en negociación o en espera de ratificación durante la actual legislatura europea. Sobre sus posibles impactos consulta este artículo.

Ha sido un ejercicio de hipocresía suprema. El mismo día en el que la UE celebraba el voto favorable de la Eurocámara al nuevo acuerdo neoliberal con Vietnam, pasando por alto la represión y falta de libertades fundamentales en el país, usó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales para retirar una parte de las preferencias arancelarias concedidas a Camboya debido a las “graves y sistemáticas violaciones de los principios de los derechos humanos”.

Un año antes aprobó la cláusula de salvaguarda sobre las importaciones de arroz procedentes de Camboya y Birmania (Myanmar), por la cual se reintroducen los aranceles a las importaciones de este cultivo durante tres años (con un gravamen inicial de 175 euros por tonelada). 

4. Australia y Nueva Zelanda

La UE continua negociando acuerdos comerciales con Australia y Nueva Zelanda. Este último podría llegar a concluirse este año sin que se haya discutido ni una sola vez en el parlamento español ni se haya pedido un estudio de impacto socio-ambiental.

Por sugerir alguna reflexión: Las principales exportaciones de Australia son minerales de hierro y sus concentrados, carbón, oro, hidrocarburos gaseosos y trigo. En 2019 Australia se convirtió en el mayor exportador de vacuno a nivel mundial por el valor de sus ventas (Brasil lo es en cuanto a volumen de exportación). Las principales exportaciones de Nueva Zelandia son leche y nata, carne de ovino y caprino fresca, refrigerada o congelada, madera y mantequilla.

¿Ayudará una mayor importación de productos agropecuarios a regular y establecer precios justos? ¿o añadirá nuevos dolores de cabeza para el sector que está movilizándose en Granada, Mérida y Madrid? ¿Debería permitirse la importación de minerales, carbón o hidrocarburos que producen la emergencia climática que ha acarreado los peores incendios forestales de la historia de Australia?. Hablamos de por lo menos 33 personas muertas. Se ha quemado un área del tamaño de Corea del Sur, aproximadamente 25.5 millones de acres. Más de 800 millones de animales arrasados por el fuego.

5. Indonesia, Malasia y el aceite de palma

Durante mucho tiempo Europa se ha beneficiado del aceite de palma barato a costa de la destrucción de las selvas tropicales en Indonesia y Malasia. Los gobiernos de los dos países —origen del 85% de la producción mundial— están impugnando las normas de la UE programadas para la eliminación del aceite de palma como combustible para el transporte a partir de 2024.

Las normas son insuficientes porque mantienen la importación de esta materia prima para otros sectores industriales. Los monocultivos de palma aceitera provocar deforestación, pérdida de biodiversidad, contaminación atmosférica en gran parte del sudeste asiático, desplazamiento forzado y trabajo esclavo, entre otras violaciones de derechos humanos de pueblos indígenas y campesinos. También abonan la corrupción y aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Biocombustibles
Lo dice la UE: el biodiésel de palma es insostenible

Un documento oficial de la Unión Europea clasifica este combustible como insostenible debido a la deforestación y a las emisiones de gases de efecto invernadero que provoca.


La Comisión Europea se mueve entre dos aguas. Por un lado quiere seguir permitiendo la importación de aceite de palma para complacer los intereses de grandes multinacionales europeas. Por otro lado, está obligada a cumplir con las restricciones acordadas entre el Consejo y el Parlamento Europeo. Esto complica las perspectivas para avanzar en los acuerdos comerciales con cada país. Según Hogan, no habrá acuerdo con Indonesia hasta que se resuelva este problema, y ​​no se reabrirán las negociaciones con Malasia por lo mismo.

6. India

Hogan también se reunió con el canciller indio Subrahmanyam Jaishankar y anticipa que un acuerdo comercial con India no sería posible a corto plazo. “Suspendimos las conversaciones en 2013 por una buena razón y no hemos visto ninguna condición que cambie que nos permita reiniciarlas”, dijo, y agregó que un acuerdo de protección de inversión podría ser factible.

7. Tailandia

Las negociaciones con Tailandia, iniciadas en 2013 e interrumpidas por el golpe de Estado y la represión en 2014, podrían reanudarse este año sin que haya mejorado sustancialmente la situación de derechos humanos en el país. Las autoridades tailandesas intensifican la represión en nombre de la seguridad y quienes defienden los derechos humanos en el país se sienten cada vez más rechazados por un gobierno que está decidido a silenciar la disidencia. El gobierno maltrata a las personas migrantes igual que la UE. Además, se vuelve a usar la pena de muerte.

¿Qué industrias están presionando a Bruselas? Tailandia exporta componentes de ordenadores, partes de automóviles, joyas, circuitos eléctricos, productos de caucho, aires acondicionados y pollo procesado. Importa maquinaria, aviones, productos químicos, suministros médicos y medicamentos, dispositivos eléctricos, etc. Las empresas europeas quieren vender medicamentos, automóviles y bebidas alcohólicas y acceder al sector de servicios. Airbus, por ejemplo, está creando un hub en el aeropuerto U-Tapao con Thai Airways para beneficiarse del Corredor Económico del Este.

8. Chile y México

Las negociaciones con Chile y México probablemente tampoco finalizarán este año. La UE ya tiene un tratado comercial desde 2002 y 1999, respectivamente, pero busca añadir nuevos temas como la protección de inversores, los tribunales de arbitraje o la compra pública, entre otros.

9. Mercosur

Sobre la ratificación del acuerdo de la UE con el Mercosur hay informaciones contradictorias. La Comisión Europea asegura que el acuerdo será firmado por el Consejo en la segunda mitad del año. Otras fuentes plantean que no será ratificado en 2020 y que, incluso, sería re-negociado de una forma u otra. Tampoco está claro si sería ratificado por el nuevo gobierno en Argentina.

El acuerdo “en principio” fue anunciado el 28 de junio de 2019 y está siendo revisado actualmente. Esta tarea comenzó en septiembre de 2019 y se espera que concluya en abril de 2020. No hay información transparente sobre qué se está cambiando o agregando al texto del acuerdo en esta fase. En cualquier caso, todavía se están realizando cambios en el capítulo sobre “provisiones generales” y los anexos.

Sobre la ratificación del acuerdo de la UE con el Mercosur hay informaciones contradictorias. Además no está claro si sería ratificado por el nuevo gobierno en Argentina

Suele ocurrir que el texto se cambie durante el proceso de revisión legal (en el caso del CETA cambiaron alrededor del 20 por ciento del texto de una manera absolutamente opaca y no solo las partes del ISDS). Luego vendría la traducción del acuerdo que duraría hasta octubre de 2020. Con ello, el Consejo de la UE podría concluir las negociaciones y firmar el acuerdo de octubre en adelante.

Pero el Consejo no podrá firmarlo mientras Austria se niegue. El parlamento austríaco aprobó en septiembre de 2019 una resolución que obliga al ejecutivo votar en contra del acuerdo en el Consejo de la UE, donde, según las normas, los 27 estados miembros deberían acordarlo por unanimidad. Además, el parlamento regional de Valonia aprobó recientemente una moción por unanimidad para impedir al gobierno federal belga firmar el acuerdo comercial. El gobierno valón también se opone. Hay muchas razones para ello, si quieres saber más consulta este artículo.

10. Canadá

El acuerdo comercial de la UE con Canadá (CETA) está en vigor provisionalmente desde el 21 de septiembre de 2017. Al ser un “acuerdo mixto”, aún debe ser ratificado por aproximadamente la mitad de los estados miembros de la UE. En Francia la asamblea nacional dio luz verde el verano pasado, pero falta el voto del Senado. En Alemania no ha empezado la tramitación aún ni tampoco en algunos parlamentos regionales de Bélgica. Solo después se creará el nuevo “tribunal de inversión” bilateral acordado entre las dos partes.

2020 podría traer algo de complicaciones. El 18 de febrero, el parlamento holandés votó por un margen muy estrecho a favor de ratificar el CETA. Los cuatro partidos de la coalición respaldaron el tratado después de prometer a los democristianos ChristenUnie que el ejecutivo cumplirá con las “garantías” sobre seguridad alimentaria. Lo que es muy dudoso por otro lado. La mayoría de los partidos de oposición, tanto en la izquierda como en la extrema derecha, se oponen. En el senado, sin embargo, la coalición gubernamental solo cuenta con 32 escaños y necesitaría 38 para una mayoría. Los socialdemócratas holandeses, que inicialmente apoyaron el CETA cuando formaron parte de la coalición gobernante en 2016, ya no están a favor.

Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA)
Cinco cosas que te vas a comer con el acuerdo CETA

El acuerdo comercial CETA entrará en vigor casi en su totalidad. Muchos de los alimentos, antes prohibidos en la Unión Europea, podrán llegar a nuestra mesa en los próximos meses. 


Alemania está esperando un fallo definitivo de su tribunal constitucional en Karlsruhe sobre el acuerdo luego de una demanda que el partido Die Linke presentó en 2016. Si bien es poco probable que el tribunal rechace el pacto, es solo después del fallo que el Gobierno comenzaría los procedimientos de ratificación parlamentaria. No está claro, por ejemplo, si el nuevo liderazgo del partido socialdemócrata SPD o cualquier posible nuevo aliado de coalición para el debilitado partido gobernante CDU de Angela Merkel, como los Verdes, respaldarían el CETA.

En Italia tampoco se ha votado aún por temor al rechazo, principalmente de los partidos Lega y 5 Estrellas. En Bélgica y, especialmente Valonia, tampoco está asegurada la ratificación.

11. Más colonialismo para África

Para justificar sus políticas migratorias letales que se cobran la vida de miles de personas cada año, la UE suele decir que África será su próximo apuesta en su estrategia comercial neocolonialista.

¿Se acuerdan? A pesar del amplio rechazo social, el 17 de junio de 2002, el Consejo de la UE autorizó a la Comisión a negociar Acuerdos de Asociación Económica (EPA) con los 79 países de África, el Caribe y el Pacífico.


El 28 de noviembre de 2019, la Comisión remitió al Consejo una Recomendación de Decisión del Consejo relativa a la actualización de las directrices de negociación para los Acuerdos de Asociación Económica. España las apoyó y el Secretario de Estado Hugo Morán, en nombre del ministerio de Teresa Ribera, aprobó en el Consejo de medio ambiente de la UE, el 19 de diciembre, el nuevo mandato que incorpora todo lo que la UE ha estado firmando en otros tratados comerciales desde el CETA, incluido el corrupto sistema de protección de inversiones y los tribunales privados de arbitraje (ISDS).

El nuevo mandato incluye también el comercio digital (alfombra roja para Amazon y Google), las disciplinas reguladoras, la propiedad intelectual que daña a la agricultura familiar, la eliminación de Obstáculos Técnicos al Comercio (regulaciones de protección ambiental o laboral), etc.

A puertas cerradas ha tenido lugar una primera ronda de negociación con la región “África Oriental y Meridional” el 17 de enero. Este tratado se convertirá en la plantilla para otros países de África.  Las negociaciones con Túnez y Marruecos parecen estancadas. Con Sudáfrica hay disputas por las importaciones de aves y textiles.

12. Reino Unido

Tras la salida del Reino Unido de la UE, ambos negociarán un acuerdo comercial. Es probable de que la UE busque una futura relación entre ambas bajo el modelo del CETA o el tratado que los Veintisiete negocian con Nueva Zelanda. Bruselas ofrece a Londres negociar un acuerdo comercial “altamente ambicioso” sin aranceles ni cuotas para todos los bienes que entren en el mercado único. Eso incluye la liberalización de los servicios (telecomunicaciones, medioambientales, etc.) así como el comercio digital, la propiedad intelectual y el acceso a los mercados de contratación pública. También abarcaría un acuerdo pesquero.

Se rumorea que áreas como asuntos sociales, medio ambiente, clima, salud o impuestos no estarán sujetas al mismo mecanismo de solución de controversias que los asuntos económicos. Habrá un capítulo de cooperación reguladora de “gran alcance” muy al gusto de los lobbies y del Reino Unido. Solo Francia, apoyada por unos pocos Estados miembros, ha exigido que los temas fiscales, sociales y climáticos estén sujetos también al mismo mecanismo de solución de controversias entre las partes. La mayoría de los Estados miembros rechazan esto. Temen un precedente demasiado “progresista” para otros acuerdos comerciales si las normas laborales y ambientales se vuelvan exigibles. ¿En qué posición está el gobierno español?

David Frost, negociador británico, advirtió que el Reino Unido se marchará de la mesa de negociación si Bruselas no baja la demanda de que Londres siga las reglas comunitarias después del Brexit.

Por su parte, David Frost, negociador británico, advirtió que el Reino Unido se marchará de la mesa de negociación si Bruselas no baja la demanda de que Londres siga las reglas comunitarias después del Brexit. El Reino Unido podría asumir compromisos unilaterales sobre normas ambientales, sociales y de ayuda pública como parte de un acuerdo comercial al estilo de Canadá, comentó.

El Parlamento Europeo ha apoyado el pasado 12 de febrero las directrices negociadoras de Bruselas. Y se espera que los Estados miembros den su visto bueno al mandato negociador el próximo 25 de febrero. El gobierno español dará su ok sin haberlo debatido previamente en Las Cortes ni con las comunidades autónomas.

El bajo nivel de disputa política vuelve a mostrar la distancia entre lo que necesita la sociedad, por un lado, y quién mando en las altas esferas de las instituciones europeas, por el otro. Mucha bandera española en Gibraltar, pero poco interés si luego los bancos y fondos especulativos sigan haciendo negocios en detrimento de las condiciones de vida de las personas humildes. De hecho, una de las primeras decisiones que la UE intentará tomar es cómo seguir facilitando el negocio de los servicios financieros y los flujos de datos, o sea en favor de la City de Londres, la banca y las altas finanzas.

Emergen dudas sobre si conseguirán cerrarlo antes de finalizar el período transitorio, el 31 de diciembre. Al ritmo y velocidad de negociación, el Reino Unido solo obtendría un pacto para aceptarlo o dejarlo, basado en los intereses comerciales ofensivos de la UE, como la agricultura y los coches. Los riesgos son altos. Negociar otro tratado al estilo CETA sería otro golpe a la democracia y el interés general. Además, condenaría a mucha gente al desempleo y la exclusión social.

13. Turquía y Rusia: ¿Relaciones fracturadas?

A las dificultades con el Reino Unido se sumarán otras relaciones problemáticas con al menos Turquía, Suiza y Rusia con la que la UE quiere finalizar los litigios ante la OMC, pero no estará en condiciones de hacerlo debido a la ausencia del Órgano de Apelación que Trump no quiere renovar. Con las sanciones contra Rusia aún vigentes, poco se moverá.

Las conversaciones para ampliar la unión aduanera con Turquía, iniciadas tímidamente en 2014, están estancadas debido a disputas territoriales con Chipre. Las grandes empresas de la UE y de Turquía quieren que se reanuden. A pesar de las guerras turcas en Kurdistan, el Nordeste de Siria (Rojava) y en Libia, el autoritarismo de Erdoğan, las graves violaciones de derechos humanos y la represión contra la disidencia política, a la UE sólo le preocupa la salvaguarda de la diplomacia económica. Una de las primeras reuniones oficiales de Phil Hogan justo antes de Navidad fue con Rushar Pekshan, ministro de comercio de Turquía.

14. OMC

Los miembros de la OMC se preparan para la próxima reunión ministerial, que se celebrará en Kazajstán en junio y en las que se pretende avanzar con las negociaciones plurilaterales sobre comercio electrónico (el lobby del sector como Amazon y Ali Baba es feroz), pero no está claro si habrá un acuerdo en 2020. Hogan está encargado de encontrar una estrategia para revivir la OMC y poner en funcionamiento el mecanismo del Órgano de Apelación. Misión con pocos visos de salir exitosa.

15. Acuerdo de París ¿quo vadis?

En la comparecencia ante la comisión de comercio del Parlamento Europeo (INTA), el 19 de febrero, Phil Hogan, reconoció que el compromiso de la Comisión Europea con el “Paco Verde Europeo” de consagrar el acuerdo climático de París en todos los futuros acuerdos comerciales no se aplicará a los que están actualmente en negociación. Eso implicaría los acuerdos con Australia, Nueva Zelanda, China, EE.UU., Indonesia, Filipinas, Malasia, Tailandia, India, Chile, México, Túnez, Marruecos, entre otros.

El impuesto fronterizo al CO2 (Ajustes Fronterizos de Carbono) anunciado por Ursula von der Leyen puede que se quede en nada. Las propuestas llegarían en 2021. Pero Phil Hogan ya ha bajado las expectativas: “No aceptaremos que nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático conduzcan a la pérdida de competitividad. Es por eso que estamos decididos a establecer ajustes de carbono en la frontera si surge la necesidad”. El “si surge la necesidad” es el primer paso para enterrar la idea.

Un tema particularmente controvertido en el debate comercial son los tribunales privados de arbitraje, contra los cuales cientos de miles de europeos han salido a las calles en los últimos años. Estas demandas de inversores contra Estados, permitidas por el CETA y muchos de los más de 3.000 acuerdos de inversión como el Tratado sobre la Carta de la Energía, frenan los esfuerzos para proteger el clima. Sus procedimientos consumen el tiempo que ya no tenemos en la lucha contra el cambio climático.

Un tema particularmente controvertido en el debate comercial son los tribunales privados de arbitraje, contra los cuales cientos de miles de europeos han salido a las calles en los últimos años

El caso más reciente: En septiembre de 2019 se hizo público que la compañía energética alemana Uniper presentó una demanda contra Holanda por la eliminación gradual del carbón. El país quiere reducir sus emisiones de CO2 en casi un 50% para 2030. Uniper exige una “compensación” porque una eliminación gradual del carbón devalúa las inversiones de la compañía y es previsible una pérdida de beneficios. Incluso antes de que Holanda aprobara la ley de eliminación del carbón el 10 de diciembre, Uniper amenazó con la demanda de arbitraje reclamando mil millones de euros por daños y perjuicios.

Francia se enfrentó a una amenaza similar. En el verano de 2017, el entonces Ministro de Medio Ambiente Hulot propuso una ley para poner fin a la extracción de combustibles fósiles en suelo francés para 2040. El productor canadiense de petróleo y gas Vermilion amenazó con una costosa demanda a través de un bufete de abogados. Como parte de una campaña de lobby esta amenaza ayudó a descafeinar la ley por completo.

Por casos como éstos es imprescindible desmantelar tanto el Tratado sobre la Carta de la Energía como el sistema de arbitraje de inversiones en su conjunto. Bruselas y Madrid harían bien escuchar las protestas de la Juventud por el Clima.

Relacionadas

Acuerdos comerciales
Los acuerdos UE-Vietnam ignoran la protección climática y los derechos laborales

El Parlamento Europeo ha ratificado hoy el ‘TTIP vietnamita’ rompiendo su promesa de apostar por un Pacto Verde y confirmando que la hegemonía neoliberal sigue intacta.

Acuerdos comerciales
El acuerdo de Comercio EE UU-China es principalmente simbólico

La paz entre las dos grandes superpotencias de la actualidad, obtenida a través de un acuerdo comercial, no es más que una tregua.

Fondo Monetario Internacional (FMI)
Qué quieren decir con guerra comercial
Kristalina Georgieva se estrena en el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtiendo de que habrá una desaceleración económica mundial por la guerra comercial y que el FMI lanzará un plan de estímulo ante esta hecatombe. ¿Qué quiere decir con esto?
1 Comentario
#48017 21:44 25/2/2020

Un paisaje sencillamente desolador de BAU en grado máximo. Directos a meternos bajo tierra vamos

Responder
1
0

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.