El país más feliz del mundo (no es España)

El informe anual sobre felicidad de la ONU constata un año más que los factores principales para determinar la felicidad y el bienestar siguen siendo tener la tripa llena y una buena esperanza de vida.

Felicidad en la playa de Bogatel en Barcelona
Playa de Bogatel, en Barcelona. Álvaro Minguito

publicado
2018-03-18 06:05:00

Quizá la felicidad resida en no buscarla, o está en la solapa de un libro de Paulo Coelho. Quizá esté en la canción de un Marvin Gaye en estado de gracia o en desconocer absolutamente quién es Marvin Gaye. Lo que es seguro es que el sol, por sí solo, no da la felicidad. De hecho, los fríos datos dicen lo contrario: los países más fríos del mundo son los más felices. Cuestión de necesidades materiales cubiertas.

El informe anual sobre felicidad de la ONU publicado en marzo de 2018, constata un año más que los factores determinantes para determinar la felicidad y el bienestar siguen siendo tener la tripa llena, una buena esperanza de vida, apoyo de una comunidad, libertad para tomar decisiones, libertad contra la corrupción y “generosidad”. Esas, más alguna velada agradable y unos rayos de sol de tanto en tanto, son las bases de la felicidad en todo el mundo. La guerra, la carencia de lo más básico —desde un váter a algo de comer—, la mortalidad infantil y la necesidad de migrar son las circunstancias que llevan a una sociedad a los niveles más bajos de felicidad.

Entre los ocho países en los que la población es más infeliz hay nueve africanos y Haití. Burundi y República Centroafricana, en los últimos puestos del ránking –de 156 países– coinciden en una circunstancia: la esperanza de vida es baja. Pero países como Lesotho o Costa de Marfil, pese a tener expectativas similares en ese capítulo —marcado, definitivamente, por la mortalidad infantil y materna— se encuentran por delante en el cómputo de países felices porque sus poblaciones responden positivamente a las preguntas sobre el apoyo de las redes familiares y de amistad.

Finlandia es el ‘top uno’: sus sistemas públicos, la estabilidad de sus administraciones, el reparto de su riqueza, sus niveles educativos, etc. la convierten en número uno a costa de Noruega. Trece de los veinte países más felices en la clasificación son europeos. Pero no hay ninguno del sur de Europa.

España se encuentra en el puesto 36: sus niveles de “libertad para tomar decisiones” le lastran en una clasificación en la que tanto por PIB per cápita como por apoyo social y esperanza de vida está en niveles superiores a los de países más arriba en la clasificación como Argentina (29), Guatemala (30) o Malasia (35). ¿Hay una distorsión en las informaciones que generan el ránking? La ONU introduce un corrector llamado “distopía” con el que equilibra la percepción de cada una de las encuestas nacionales —realizadas por Gallup— con las que se recopilan los datos en relación con los niveles generales de los 156 países agregados.

Los países del sur de Europa han vivido un bajón en la clasificación provocada por la crisis. En los últimos años, España ha caído en una décima en sus niveles de felicidad. Tampoco los italianos son más felices que hace cuatro años (-0,489), ni los griegos (-0,581) ni los franceses (-0,208). En el progreso o “la buena dirección” hacia la felicidad están Togo, Letonia, Bulgaria, Sierra Leona y Serbia. Los países con peor progreso son Venezuela, Malawi, Siria, Ucrania y Yemen.

El baremo también mide los países en los que es más feliz la población migrante o no autóctona. De nuevo, Finlandia y el resto de países nórdicos son los primeros en la lista. España está, de nuevo, en la posición 36. Cierra este ranking Siria, el país más hostil para las personas nacidas fuera de sus fronteras.

Quizá no sea el momento de mudarse a Finlandia en busca de la felicidad. Lo principal, como resumen los autores del informe, es que la felicidad no es un bien escaso, sino una construcción política. Es alcanzable y, aunque solo la sintamos en momentos determinados, las condiciones materiales del lugar en el que hemos nacido nos lo pone más fácil.

Relacionadas

Vivir
Más consumidores responsables que nunca

Un reciente estudio elaborado por dos agencias españolas constata cómo el consumidor está pasado de ser responsable, a convertirse en un ciudadano coherente. La investigación descubre la transformación de la actitud frente al consumo de la mitad de la población española.

Literatura
Cristina Morales: “El ciudadano es el nuevo súbdito”

La novela Lectura fácil (Anagrama, 2018) aborda desde una perspectiva radical las posibilidades de rebeldía de las personas declaradas discapacitadas por el sistema neoliberal.

Laboral
Konecta despidió a 92 personas discapacitadas con la aprobación de la Agenda Tributaria
La Justicia madrileña da la razón al sindicato CGT y considera nulo el despido de 92 trabajadores con discapacidad de la multinacional del call center Kontacta. El sindicato señala la responsabilidad de la Agencia Tributaria, cliente de la empresa, a la que acusa de “cómplice” de los despidos. 
11 Comentarios
#18395 11:54 9/6/2018

No me lo creo. Eppañia es el país más feliz sin lugar a dudas ( lo digo yo). Que los partidos políticos sean mafias, que a pesar de saberlo la gente les siga votando, que el índice de paro sea aberrante, que el ladrillo y la especulación de esté cargando nuestro patrimonio natural, que los servicios sociales sean justitos (y bajando), que alqular un piso sea un lujo cada vez más alejado de las posibilidades de un salario medio, que los jóvenes deban marcharse para trabajar, que el nivel cultural y la educación sean la vergüenza de la UE.... eso no importa. Lo importante es que "semos eppañioles". Viva el fútbol y las tapas, con eso somos los más felices.

Responder
0
0
Anónimmmm 12:00 9/6/2018

No me lo creo. Eppañia es el país más feliz sin lugar a dudas ( lo digo yo). Que los partidos políticos sean mafias, que a pesar de saberlo la gente les siga votando, que el índice de paro sea aberrante, que el ladrillo y la especulación de esté cargando nuestro patrimonio natural, que los servicios sociales sean justitos (y bajando), que alqular un piso sea un lujo cada vez más alejado de las posibilidades de un salario medio, que los jóvenes deban marcharse para trabajar, que el nivel cultural y la educación sean la vergüenza de la UE.... eso no importa. Lo importante es que "semos eppañioles". Viva el fútbol y las tapas, con eso somos los más felices.

Responder
0
0
#11194 23:25 18/3/2018

Yo vivo en Andalucía occidental, frontera con Portugal... y no soy feliz. Te dicen cosas por la calle (obscenidades brutales a las que llaman "piropear"), el clima para qué te cuento (calor infernal de abril a septiembre), fiestas contínuas que joden el ritmo de las Empresas y en Sevilla y Huelva la violencia y favelización creciendo exponencialmente. Ya sé "si no te gusta te vas". Si pudiera me iría...por supuesto.

Responder
4
0
#12169 11:01 29/3/2018

Mudate....

Responder
0
1
#11257 14:46 19/3/2018

La enésima estupidez de los anglosajones, por mucho q lo presente como "estudio científico."

Responder
1
1
José Martínez Carmona 9:30 19/3/2018

DÁNDOLE AIRE A INFORMES COMO ESTE, NO CREO QUE EL SALTO GANE MUCHO...

Responder
3
3
Ton Tolaba 3:53 19/3/2018

Pero en ese estudio han tenido en cuenta la calidad de los equipos de jurgol de cada país? España tiene la mejor liga del mundo, y eso debería ser más que suficiente para que sus habitantes alcanzaran niveles de felicidad cercanos al éxtasis permanente...

Responder
4
5
#11216 9:10 19/3/2018

Haces honor a tu nombre con ese comentario.

Responder
1
2
Gondisalvo 21:16 19/3/2018

Considero que el comentario de Ton Tolaba es ironico.Sentido del humor, se llama. Le parezca a Vd. graciosos o no,

Responder
6
1
Anónimo ironico 22:47 19/3/2018

Obviamente era ironico. Hay que ser corto para no verlo...

Responder
2
0
#11177 20:10 18/3/2018

Entre los ocho países.... hay nueve africanos?

Responder
5
1

Destacadas

Fronteras
Marlaska continúa el trabajo de Zoido: macro CIE en Algeciras para 2022

El ministro de Interior socialista anunció el viernes un plan de 33 millones de euros para constituir “un nuevo modelo de CIE para garantizar la seguridad con humanidad”. El objetivo: reforma exprés para evitar su cierre.

Migración
“Los menores que migran solos son los intrusos en la fortaleza Europa”

El año pasado hubo un importante incremento en la llegada de menores que migraban solos. Su presencia evidencia los límites de un sistema de protección que no alcanza a garantizar sus derechos.

Aceite de palma
Orangutantes en la Castellana contra el biodiésel de palma

Protestas en Madrid, Berlín, Bruselas, Lisboa, París y Roma contra la deforestación de las selvas para obtener aceite de palma. Colectivos ecologistas denuncian un incremento del consumo de este combustible en Europa para producir el biodiésel

Laboral
La academia a la que James Rhodes publicita no ama a sus profesores de español

Incumplimiento de convenio, jornadas de hasta doce horas y despidos por informarse sobre cómo mejorar sus condiciones laborales son algunas de las prácticas irregulares que denuncian los profesores de español como lengua extranjera en la academia AIL Madrid. Lo peor es que no son exclusivas de esta empresa, publicitada por el pianista británico James Rhodes, sino comunes en el sector, aseguran.

Opinión
Bifurcaciones madrileñas: romper con la mala política
4

Aunque las lecciones sean dolorosas, una bifurcación en la cual seamos capaces de optimizar las opciones de las izquierdas tampoco es necesariamente una mala noticia: se pueden recoger más votos y a la vez, normalizar que existen diferentes proyectos para afrontar la situación.