Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.

Desahucio paralizado Barcelona
Imagen de un desahucio paralizado en Barcelona en diciembre de 2011. Guillaume Darribau

Barcelona


publicado
2019-02-17 06:06

“180 familias son desahuciadas a diario a nivel estatal. En Catalunya, 44”, explica el portavoz de Sindicat de Llogaters, Jaime Palomera. En algunos casos, estas familias cuentan con el apoyo de entidades sociales como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), el Sindicat de Llogaters o los sindicatos de barrios. Generalmente los desahucios cuentan con un día y una hora de ejecución, con lo que las organizaciones saben qué día y hora pueden ir a intentar frenarlo.

Pero hay otras familias que no saben ni el día ni la hora en la que serán desahuciadas. Si el propietario lo requiere, puede pedir un “desahucio abierto”. ¿Qué implica? Que la orden de desahucio se interpone sin especificar una fecha fija, dando un margen orientativo de dos semanas. “Si un desahucio ya es una situación extrema, la familia se viene abajo en un desahucio en abierto, porque no sabe si cuando vaya a dejar la niña en el cole, cuando vuelva se va a encontrar con la puerta cerrada, con todas sus pertenencias dentro sin poder haber hecho ninguna caja, con toda su vida detrás de una puerta que antes era su casa”, denuncia la portavoz de la PAH Barcelona, Lucía Delgado. En la capital catalana se efectuaron ocho desahucios en abierto en 2017 y 58 en 2018, especifica.

Que pongan primera quincena o segunda quincena no es una especificación concreta. Y ahí nos basamos justamente para decir que son ilegales
Para Delgado, estos desahucios son ilegales, puesto que la Ley de Enjuiciamiento Civil, que es la que rige cómo deben ser los desahucios, especifica que este debe ser notificado con una fecha y una hora. “Que pongan primera quincena o segunda quincena no es una especificación concreta. Y ahí nos basamos justamente para decir que son ilegales”, remarca la activista. Frente a estas ejecuciones —que de momento, a nivel Catalunya— se han dado en Badalona, Sabadell y Barcelona—, varios grupos de vivienda de Barcelona formaron la plataforma Prou desnonaments oberts (Basta de desahucios abiertos) en enero de 2017.

“Donde la justicia nos quiere ver solas, nos tendrán más juntas”

Según la portavoz de la PAH Barcelona, este tipo de desahucios “están claramente hechos para que las familias estén solas y que los movimientos sociales que convocamos para parar esos desahucios no tengamos esa fecha y puedan hacerlo impunemente”. Pese a las dificultades, Lucía Delgado explica que los activistas no se han rendido. “Si un desahucio abierto ponía que se ejecutaría la segunda quincena de enero, hemos estado desde el 16 hasta el 31 de enero acompañando a la familia todos los días. Es como si hubiese un desahucio permanente”, expone. “De momento los hemos podido parar, porque hay una demostración de solidaridad. Donde la justicia nos quiere ver solas, nos tendrán más juntas”, reivindica. Mientras que los colectivos continúan unidos para defender a las familias, la activista remarca que “los jueces, en vez de usar la creatividad para defender la ciudadanía, hacen una interpretación de la ley para favorecer los intereses económicos”, aunque añade que hay abogados y jueces que se han pronunciado en contra de esta práctica.

Para denunciar y visibilizar esta situación, han hecho una campaña de sensibilización a nivel social a partir de las redes sociales y los medios de comunicación, donde se intenta explicar qué son las fechas abiertas y por qué no son legales. Prou desnonaments oberts ha publicado un manifiesto al que se han sumado 130 entidades de ámbito social. El pasado 14 de enero convocaron una rueda de prensa delante de la Ciudad de la Justicia en la que reclamaron a la juez decana de Barcelona, Mercè Caso, que respondiera a la petición de una reunión en la cual discutir por qué se estaba permitiendo la ejecución de desahucios con fechas abiertas. Se hizo una acción simbólica en la cual se le hizo llegar —no presencialmente, porque no acudió a la protesta— esta petición por escrito, además de un centenar de quejas ante esta práctica.

Pese a las dificultades, Silvia insiste en las victorias que las distintas PAH y grupos de vivienda han conseguido de forma colectiva a la hora de consolidar alquileres sociales entre grandes propietarios e inquilinos. ¿Y por qué los vecinos acuden a los barrios y no a las instituciones? Uno de los motivos principales, según la portavoz de la PAH Barcelona, es que los mecanismos con los que cuenta la Generalitat, el Ajuntament de Barcelona y el Estado, “son totalmente ineficientes”. “No tienen capacidad para hacer frente a este conflicto. No son capaces de paliarlo. Eso es porque hay una falta de voluntad política”, protesta.

Lo que nosotros queremos es que se negocien alquileres sociales o que se regularicen las viviendas de estas familias que están viviendo esta situación social
Para Delgado, se deberían destinar una mayor parte de los presupuestos para que haya vivienda pública en la ciudad, especialmente para las personas que están sufriendo más este conflicto. “Lo que nosotros queremos es que se negocien alquileres sociales o que se regularicen las viviendas de estas familias que están viviendo esta situación social”. Pese a que el 5 de diciembre de 2018 la Subcomisión de Urbanismo Generalitat-Ayuntamiento aprobó que el 30% de la nueva construcción en Barcelona fuera para vivienda pública, y que el Sindicat de Llogarers ha impulsado que esta iniciativa se traslade a todos los ayuntamientos, Silvia duda de la “capacidad y valentía” de éstos para hacerlo real. “¿Se están moviendo más que antes? Claro. ¿Que su respuesta está cambiando algo? Bajo nuestro punto de vista, no”, sentencia.

Por su parte, Delgado no entiende porqué el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no ha hecho una moratoria de desahucios a familias vulnerables, “con la situación de emergencia habitacional crónica que estamos viviendo desde que estalló la burbuja inmobiliaria en 2008”, añade. “Hay muchas cosas por hacer, hay muchos cambios estructurales de raíz que tenemos que hacer para garantizar el derecho a la vivienda, pero hay cosas de emergencia muy fáciles de hacer. Solamente falta voluntad política”, concluye. La portavoz de la PAH de Barcelona opina que, aunque con el Gobierno liderado por el Partido Popular las iniciativas relacionadas con la vivienda “estaban bloqueadas”, el Gobierno de Sánchez “tampoco está abordando la situación de emergencia habitacional que se está viviendo en nuestras ciudades”.

Relacionadas

Desahucios
Esixen solucións para unha familia en risco de desafiuzamento inminente
Concentración diante do Concello de Vigo para esixir solucións para Abel e Carmela e para que as administracións fagan efectivo o dereito á vivenda
Vivienda
PSOE, PP y Ciudadanos dan la espalda a la crisis de la vivienda en sus propuestas electorales

Colectivos de vivienda denuncian las similitudes entre los programas de vivienda del PSOE, PP y Cs y una falta de medidas para hacer frente a la crisis habitacional, al crecimiento imparable de los pisos turísticos o al aumento de los precios del alquiler.  

8 Comentarios
#30709 16:30 18/2/2019

El 30 % que aprobó el ayuntamiento de Barcelona no es de vivinda pública (ojalá lo fuera), sino de vivienda asequible (punto medio entre precio de mercado y precio social), y los promotores privados obligados a ese 30 % pueden elegir entre alquilar o vender (siempre a precio asequible) esas viviendas.

Responder
1
0
#30665 13:48 17/2/2019

No te echan de tu casa, ya que no es tuya hasta que no terminas de pagarla. Una cosa es ser de izquierdas y otra que te tomen por idiota.

Responder
0
8
#30716 18:26 18/2/2019

Esta insolidaridad de los propietarios que tuvieron la suerte de no dar su piso como aval para un hijo, o que no fueron expoliados por una crisis capitalista prefabricada en los despachos de la plutocracia que capitaliza la desgracia ajena, socializando las perdidas sobre las espaldas de los más debiles, y privatizando las ganancias gracias a un sistema sustentado en leyes injustas y canibales, son lo peor.

Seguramente este furibundo protector de la propiedad se cree parte de esa "clase media" que, en realidad, no son más que empleados asalariados que tuvieron la suerte de no ser arrasados por una crisis que enriqueció al 1% con el expolio que se hizo del dinero de los deshauciados y la contribución de ese Estado, que tanto desprecian y que quieren cuanto más debil mejor.

Esa prometida bajada de impuestos, será para los ricos más ricos y los servicios esenciales corren el riesgo de privatizarse con un Estado sin ingresos.

Estos personajes insolidarios y crueles, son fruto del franquismo sociológico que quiso convertir en propietarios a todos los españoles. Y que ahora serían responsables del acceso al poder de los neoliberales que quieren tapar todos los problemas con una bandera (tanto en Cataluña como en el resto de España).

Se sienten "impunes" porque rezan al dios-dinero y contribuyen "religiosamente" a un sistema que podría fulminarlo a poco que una degracia llegara a sus vidas.

Urge construir una resistencia ante embaucadores nacionalistas (Casado, Rivera, Abascal, Torra, Urkulku) que ocultan tras las banderas los graves problemas de este país. Que anteponen viejas y olvidadas glorias a la convivencia solidaria y a la resolución del empleo juvenil que lastra la demografía. Por muchos abortos que se eviten, necesitamos miles de emigrantes para garantizar las pensiones y repoblar la Laponía española. Hay sitio para todos.

Urge detener este neofascismo canibal que crea una plutocracia que quita y pone gobiernos intoxicando con mentiras a la población que no comprende es potencial presa de los buitres codiciosos sustentados en leyes injustas. Necesitamos una mayoría para humanizar esas leyes y que nadie se quede sin casa ni dinero por un banco que fue salvado con dinero público.

Si el señor propietario que se ceba con el deshauciado fuera consciente de que sistema le acecha para cuando caiga en desgracia desangrarlo en el altar del neoliberalismo, se pensaría dos veces atacar a sus projimos caidos en desgracia porque el también está en el punto de mira.

Creer en un sistema cruel e insolidario no te hace inmune a él. La plutocracia solo ve en tí una presa que exprimir y desollar. Creer en ellos y votarles no te salvará.

Responder
1
0
#34275 17:50 15/5/2019

Por favor, que te okupen a ti tu casa o la de tu madre. A ver que te parece. Si se quiere abolir la propiedad privada, que se haga y para todos igual. No que pague el pato el pobre que le toca que le entren. Ser de izquierdas no es ser injusto ni idiota

Responder
0
0
Justo Rubio 18:16 17/2/2019

Muchas veces esa casa tampoco es del banco, pues las hipotecas se convierten en títulos que son comprados y vendidos en el mercado de valores.
Por si eso fuera poco muchos de esos bancos que desahucian familias han sido rescatados con dinero público que no han devuelto. ¿ no es una contradicción que ellos no devuelven el dinero y no pasa nada, pero tú por no hacerlo te quedes si casa?
Revisa tus argumentos por favor.

Responder
5
0
#30670 16:23 17/2/2019

¿Y porqué se quedan con tu dinero cuando te echan?¿la casa no es tuya pero el dinero pagado sí?

Responder
6
0
#30664 13:46 17/2/2019

Qué pesaos, se creen que son impunes a la justicia.

Responder
0
5
#30668 14:16 17/2/2019

Este comentario iba por los indepes, se traspapeló.

Responder
2
2

Destacadas

Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (I)

Semanas antes del 20 de octubre ya parecía claro que la estrategia tanto de la oposición parlamentaria como de las fuerzas ultras y violentas agrupadas en los Comités Cívicos de Santa Cruz, Potosí y otras ciudades, era no reconocer los resultados electorales si estos daban un triunfo a Evo Morales.

Memoria histórica
Mientras les quede voz
Luisa Vicente preside la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, desde donde trabaja para recuperar la memoria de las 1.300 víctimas de la provincia.

Últimas

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.