Vejez
“Podemos aguantar la huelga de residencias indefinidamente”, asegura el sindicato ELA

La huelga de las trabajadoras de residencias arrancó en septiembre de 2018 y el viernes cumplió la jornada 146. Lejos de solucionarse el conflicto, el sindicato mayoritario asume un mes más de huelga si el 11 de diciembre la patronal no aprueba su propuesta.

Huelga de residencias Guipuzkoa
Acampada en el Boulevard de Donosti por la situación de residencias de Gipuzkoa, en huelga desde septiembre de 2018. Gessamí Forner

publicado
2019-12-08 06:01

El resultado de una huelga depende de cuatro factores: los huelguistas, la patronal, la opinión pública y la caja de resistencia. Y es el dinero que se tiene, más que el que se reclama, el que decide la partida. “Podemos aguantar indefinidamente”, afirma Janire Diaz, portavoz del sindicato ELA y trabajadora de residencias de Gipuzkoa, sector en huelga desde septiembre de 2018.

ELA es el sindicato mayoritario del País Vasco, cuenta con más de 100.000 afiliados. El 25% de sus cuotas mensuales se destina a la caja de resistencia y el sindicato decidió en 2018 priorizar esta huelga de mujeres.

“Está siendo una huelga tan larga porque es un sector feminizado”, considera Ana Sastre, trabajadora en una residencia de Donosti. Sastre alerta de lo obvio: “Los cuidados están relegados a un segundo plato, o tercero. Si nos ponemos a mirar números, tenemos una brecha salarial del 30% con nuestros compañeros del sector de la limpieza diaria, que tienen la misma categoría profesional y también son una subcontratación de la Diputación de Gipuzkoa”.

“Llevo 23 años trabajando en residencias y es como si trabajara todo el rato con un cronómetro. Por eso pedimos a Diputación que baje la ratio para poder atender mejor”, dice Ana Sastre

Pero a diferencia de los barrenderos, las cuidadoras asean a personas, a las que alimentan y con las que hablan. “No son tornillos. Llevo 23 años trabajando en residencias y es como si trabajara todo el rato con un cronómetro. Por eso pedimos a Diputación que baje la ratio para poder atender mejor”, indica. Concretamente, cada trabajadora dedica 92 minutos por usuaria al día y ELA considera que debería aumentarse a 120 minutos, ello implicaría convertir todas las jornadas parciales en completas, según la propuesta de convenio.

146 días

Las trabajadoras de residencias de Gipuzkoa cumplieron el viernes 6 de diciembre 146 días en huelga. Es un día aleatorio, uno de tantos. Empezaron con días alternos, continuaron con semanas y ahora es el turno de los meses. El 11 de noviembre arrancaron el primer paro de 30 días consecutivos que, probablemente, continuarán el 12 de diciembre, añadiendo un mes más de movilizaciones en plena Navidad, si la patronal no firma el convenio con las propuestas de ELA, que representa al 60% de las empleadas. “Hemos decidido seguir si no hay solución, alargando progresiva pero indefinidamente la convocatoria”, explica Janire Diaz.

Los sindicatos ELA, LAB y CC OO piden a las cuatro empresas del sector un aumento salarial y una bajada de la ratio de usuarias para que aumente la calidad del servicio. Pero en un movimiento inesperado por parte de UGT, que representa al 9% de las trabajadoras, este sindicato aceptó la semana pasada un acuerdo parcial de salarios, que supone la congelación para los años 2017-2018 y una subida desde 2019 hasta 2021.

Acuerdo judicial

En Gipuzkoa hay alrededor de 5.000 plazas en residencias, 80% de las cuales son concertadas —se financian con dinero público—. Desde el gabinete de prensa del Departamento de Políticas Sociales de Diputación de Gipuzkoa, aseguran que la institución no está convocada a la mesa de negociación y que este conflicto laboral no es similar al que se ha vivido con la educación concertada, que encontró relativamente una pronta solución con una inyección de dinero público en los sueldos de los maestros, por parte del Gobierno vasco el pasado 8 de noviembre.

Pero mientras la huelga de los profesores de la educación concertada dejaba sin clase a la mitad de los escolares vascos, con los consiguientes trastornos logístico-familiares, la huelga de las residencias es silenciosa. Los servicios mínimos exigidos por Diputación se sitúan en el 70% y en el 80% en horas punta —y duchas—. La gestión de ese amplio servicio mínimo fue otro condicionante para mantener la huelga, porque seguramente enfadó aún más a las trabajadoras, que debían trabajar en franjas de entre 15 y 20 minutos en las horas punta. ELA decidió judicializar este abuso y la semana pasada llegaron a un acuerdo en el que se reconoce el derecho a huelga de la trabajadora: “Quien está de huelga, a partir de ahora se va a casa”, indica la portavoz sindical.

Apoyo social

Mientras las trabajadoras han salido reforzadas de la demanda judicial, la caja de resistencia sigue amparándolas con las aportaciones de los afiliados y la patronal sigue sin querer ratificar el convenio —ni la Diputación entrar a mediar y a presionar a las cuatro empresas que gestionan el dinero público—, la cuarta pata sigue creciendo. Recientemente ELA ha publicado un vídeo en el que busca la adhesión de la opinión pública a su lucha. Por su parte, el presidente de la asociación de familiares dependientes Gipuzkoako Senideak, Xabier Pierrugues, indica que desde el colectivo “apoyamos a las trabajadoras”. “Creemos que el trato debe ser más humano y que el aseo debe ser más minucioso. A veces no se seca a los usuarios como es debido y se crean humedades en la zona genital, que pueden provocar hongos. ¿Cómo no vamos a estar de acuerdo con dos horas de atención por persona? Nosotros pediríamos más”.

Las trabajadoras de residencias de Gipuzkoa llevan desde la primavera pasada mostrando su movilización a través de caravanas por los municipios del territorio. En julio, acamparon tres noches en el boulevard de Donosti. Y el sábado 23 de noviembre, fletaron un autobús a Madrid para participar, junto con las compañeras de Galicia y Madrid, en la manifestación Marea de Residencias para seguir tejiendo alianzas y recabando apoyos.

Relacionadas

Cuidados
Quién cuidará de nosotras cuando seamos mayores

En 2033 una de cada cuatro personas en España tendrá más de 65 años y en 2040 se llegará al pico de envejecimiento de la población del ‘baby boom’. Por ello, las viviendas colaborativas para afrontar una vejez en compañía serán una de las iniciativas que despunten en la próxima década.

Activismo
‘Retrincos’: Luz Fandiño
Retrincos é un formato audiovisual de O Salto Galiza en colaboración con Nós Televisión.
Servicios públicos
La marea de residencias quiere desbordar Madrid por primera vez

La  convocatoria para la dignificación de las condiciones de estancia y trabajo en las residencias, que en un principio aglutinaba a entidades y organizaciones de Madrid, se ha extendido a familiares y residentes de comunidades como Galicia y País Vasco.

5 Comentarios
#44380 16:55 9/12/2019

Muchas gracias por el artículo Gessamí! Igual ya los has visto pero te recomiendo este vídeo (https://youtu.be/ZlOXAVpTLO4) que cuenta la situación en las residencias de Gipuzkoa, contada en primera persona por trabajadoras, una usuaria y un familiar. Por otro lado también es interesante el libro "No eran trabajadoras, solo mujeres" que recoge el testimonio de 8 huelguistas de residencias de Bizkaia (378 días de huelga): https://mrafundazioa.eus/es/articulos/no-eran-trabajadoras-solo-mujeres-presentacion-del-libro-sobre-la-huelga-de-residencias ¡Un saludo!

Responder
0
0
#44334 21:45 8/12/2019

"El resultado de una huelga depende de cuatro factores: los huelguistas, la patronal, la opinión pública y la caja de resistencia." SE OS OLVIDA EL FACTOR PRINCIPAL, EL RECURSO A LA HUELGA SOLIDARIA, ÚNICO RECURSO QUE DEVOLVERÁ A LAS LUCHAS OBRERAS SU CARACTER DE CLASE.

Responder
2
0
#44315 17:17 8/12/2019

Por que no se publica cuánto cobran realmente las trabajadoras de residencias? Cuales son los pactos de empresa que existen? Cuantas horas dedican realmente a la atención? Por que estado en huelga se niegan a hacer chocolate a los residentes si tanto les importan? Que intereses están escondiendo? Hablan de ratios... seguro? O lo que queréis es más dinero? ELA no es una patronal más? Estáis dispuestas a publicar nóminas reales vuestras? O seguiréis mintiendo respecto a vuestros salarios y horas anuales? Por qué no estando de huelga a un residente que os pide ir al baño vuestra respuesta es .... ahora no te toca..? Eso no va en contra de lo que supuestamente reivindicáis? BASTA YA DE MENTIRAS En esta huelga. ELA no es un sidincato de acuerdo y negociación sino un sindicato de confrontación.

Responder
0
9
#44507 18:48 11/12/2019

Nuestros salarios son de unos 1300€/mes. Lo q pedimos es más personal para poder atender mejor y no tener q decir a ningún residente "ahora no te toca". Pq hay residentes q, debido a su enfermedad, están continuamente pidiendo ir al baño y no se acuerdan de q acaban d estar. Si me paso toda la mañana o la tarde con un solo residente en el baño, ¿q hago con los demás??. Al igual q a ti te molestaría q a tu familiar no se le atendiese, al resto d familiares tb!!!! Es x eso q, con más personal, podríamos atender mucho mejor a todos los residentes. Y la subida de sueldo, x supuesto q la tenemos más q merecida x las condiciones en las q trabajamos!!! Y si no te lo crees, pásate x una de las residencias y trabajas con nosotr@s, ya verás el tiempo q aguantas!!!!!

Responder
0
0
#44303 11:49 8/12/2019

ELA, "el sindicato mayoritario" según el articulista, es en realidad una minoria solo que ha sacado mas votos que otros "sindicatos" en las elecciones sindicales vascas. Aunque es cierto que es mayoritario entre las trabajadoras de residencias, no lo es entre los policias vascos, donde ELA-ERTZANTZA es minoritario pero pegan porrazos y balazos como cualquier otro madero afiliado a cualquier otro "sindicato". Como dijo el anterior burócrata-jefe de ELA: "La ocupación de fábricas y su autogestión es algo ajeno y extraño en Euskal Herria". Alejandro Lerroux también hablaba de forma muy radical, pero para reprimir al pueblo está ELA-ERTZANTZA y la monomanía de ELA contra la autogestión. El radicalismo verbal está muy mal.

Responder
4
6

Destacadas

Vivienda
Calviño vuelve a echar agua fría sobre la regulación del alquiler pactada con Podemos
La ministra de Economía y vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, respalda al Banco de España y dice que la regulación de precios del alquiler no ha funcionado en otras ciudades.
Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

Salario mínimo
Subida del SMI: un acuerdo suficiente si estuviéramos en 2015, dicen algunos sindicatos

El acuerdo para la subida del SMI no ha gustado en el sindicalismo vasco y gallego por quedarse corto, pero hay algo más: una desconfianza a que la recuperación del diálogo social no sea tan positivo para la mayoría trabajadora.

Últimas

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros. 

Filosofía
Unabomber y la fragilidad de las sociedades sostenibles
“Desarrollo sostenible” es el oxímoron con el que Occidente legitima un proyecto civilizatorio colonialista en el corto plazo, y suicida en el largo.
América Latina
“Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia