Tortura
Las correas cortas

No hay datos, no se informa, y no escuchamos a los afectados porque aún nos acecha en las costumbres la sombra de la psiquiatría decimonónica. No es la falta de protocolo lo que impide el control sobre la práctica de las correas de contención. Es la falta de voluntad para evitarlo, de un tomarse en serio a los pacientes. 



publicado
2019-08-07 06:49
Hombre normal que por un momento 
cruzas tu vida con la del esperpento 
has de saber que no fue por matar al pelícano 
sino por nada por lo que yazgo aquí entre otros sepulcros 
y que a nada sino al azar y a ninguna voluntad sagrada 
de demonio o de dios debo mi ruina 
(Leopoldo María Panero)

Ilya tenia 18 años y un diagnóstico capaz de justificar cualquier abuso. ¿Quién te va a creer cuando estás loco? Andreas murió de meningitis, atada 75 horas a una cama porque alguien pensó que tenía un problema claramente de índole psiquiátrica. Un anciano asturiano murió hace unos años asfixiado por las correas de contención y, en Cantabria, una mujer de 85 años tuvo la misma suerte. 

Celso Arango, el vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, define claramente que la contención mecánica “es traumática, debe ser evitada y, su uso, excepcional. Ha de estar protocolizada y aplicarse únicamente cuando se han agotado el resto de alternativas, y el no hacerlo supone un riesgo mayor para la persona y para terceros”.

Es traumática porque provoca traumas físicos: laceraciones, asfixia, atrofia muscular, úlceras por presión, estreñimiento, infecciones, síndrome de inmovilidad y muerte súbita. Y a nivel psicológico supone pérdida de la autoestima y la dignidad, incrementa brutalmente el aislamiento, favorece el estrés, la agresividad, la desconfianza, y puede llegar a dar lugar a la aparición de cuadros ansioso-depresivos.

Cuando no hay personal suficiente, es muy barato. En geriátricos, en centros terapéuticos de salud mental, en centros para personas con discapacidad intelectual, en centros de menores, en prisiones…

Sin embargo, cuando no hay personal suficiente, es muy barato. En geriátricos, en centros terapéuticos de salud mental, en centros para personas con discapacidad intelectual, en centros de menores, en prisiones… En las afueras de la sociedad normal. Un diagnóstico deslegitima la palabra del paciente. El paciente es solo un loco, nada en su boca tendrá sentido. El médico, sin embargo, sabe: sabe cuantos celadores tiene, cuantos técnicos de intervención, sabe que tendrá que poner la firma a posteriori, cuando le informen de lo que ya han hecho aquellos cuyas funciones cognitivas no tienen nada que se pueda cuestionar, y sabe, que, si no lo firma, a lo peor peligra su puesto de trabajo.

No todos los centros son iguales. Son iguales, sin embargo todos los conciertos concedidos durante varios lustros a las empresas que ofrecen el convenio más barato a las instituciones estatales. Una vez dentro, ya solo depende de la buena voluntad no unificada de los dueños, los responsables, los gerentes… Porque cuando los familiares visitan al abuelo, o al chaval con necesidades especiales, o a su hermana neurodivergente, que dejaron allí, a buen recaudo, confiando en que los profesionales lo podían hacer mejor con su experiencia y sus estudios que ellos con su buena voluntad, y esta les diga que “anoche me ataron, que me están torturando” bastará con que alguien con uniforme les explique, meneando la cabeza, muy tranquilo: “Tuvo un brote, no podíamos hacer nada”, y entonces tragaremos saliva, apretaremos los labios, contendremos las lágrimas y diremos: “Lo entiendo”, bajando la cabeza. Y nos iremos, sin saber a ciencia cierta si fue un hecho puntual en mitad de una terrible crisis o si la ataban para evitar el deambuleo, los ruidos en el centro, para compensar la falta de dispositivos o personal cualificado en ese espacio, para darle una lección, para que aprenda…

Contención mecánica -psiquiatría- (cuadrado)
Entre el 20 y el 40% de los residentes en geriátricos, principalmente los afectados por demencia, pueden ser sujetados de forma permanente

Y les daremos la espalda, y se cerrarán las cortinas, y no sabremos que no sabemos. El Comité de Bioética de España hizo en 2016 un informe en el que hablaba de la escasez de datos, de la prevalencia de las contenciones en España con respecto a Japón o la Europa rica, que entre el 20 y el 40% de los residentes en geriátricos, principalmente los afectados por demencia, pueden ser sujetados de forma permanente. Repito: permanente. Sabemos que en las prisiones y en los centros de menores se usa como medida de castigo. Algo que es considerado tortura por la ONU.

Pero no hay datos, no se informa, y no escuchamos a los afectados porque aún nos acecha en las costumbres la sombra de la psiquiatría decimonónica. No es la falta de protocolo —que es muy claro— lo que impide el control sobre esta práctica. Es la falta de voluntad para evitarlo, es la falta de registros, de informes detallados, de una centralización de cada caso, de una investigación de las denuncias, de un tomarse en serio a los pacientes. Porque un problema mental o de conducta no puede ser la excusa irrefutable que le niegue a un ser humano su existencia.

Al leer el informe recordé a un anciano a la puerta de una residencia que a día de hoy tiene varias denuncias y algún juicio. Había salido en pijama y en pantuflas, flaco como un suspiro, los ojos velados por los años, abiertos de par en par al infinito. Esa mirada de quienes están perdiendo facultades. Caminaba despacito, la mano sobre el muro, arrastrando los pies en un tambaleo inestable, y me pidió ayuda. Me acerqué:
—¿Ayuda para qué?
Y él, muy bajito:
—Para escaparme… Quiero irme con mi madre.

Yo era joven y frívola, y no entendía, y cometí el error de pensar lo que se suele pensar en estos casos: “Pobre hombre, no se entera, no está bien”. Al poco tiempo salieron dos enfermeros a cogerle cada uno por un brazo y llevarle de nuevo al interior mientras el pobrecito, pobrecito anciano, los ojos abiertos, el cuerpo en volandas, apenas llenando la camisa de puro hueso, desorientado por la demencia o el alzheimer, horrorizado, gritaba: “¡Por favor! ¡No me dejes solo! ¡No me dejes aquí solo”.
Años después supe que eran las contenciones.

A veces me vuelve el recuerdo de ese hombre, confinado a los recuerdos de su infancia y a las paredes hostiles de aquel centro. A veces me lo imagino, tan frágil, tan perdido, con ese desconcierto alucinado, tumbado en una cama con correas para que alguien pueda echarse un cigarrillo. Pensé en Ilya, con su trastorno ansioso-depresivo, asfixiándose boca abajo en ese catre, mientras seis hombres adultos le amarraban para que aprendiera a obedecer y comportarse. Y para ahorrar en terapia, en pedagogos, en personal de atención profesional y permanente… Y habrá casos extremos, no lo dudo, en los que de alguna forma haya que aplacar las crisis, minimizar los riesgos inminentes. Pero no puede ser una medida que se utilice, de manera casi cotidiana, por comodidad o por ahorro.

A lo mejor tenía demencia y no sabía donde estaba ni qué estaba pasando. Pero su pánico era verdad y era lo único de lo que estaba seguro aquel anciano al que dejé allí solo, mientras gritaba que, por favor, no le dejara solo.

Relacionadas

Salud mental
Un documental feito por xente tola para xente tola
O venres 20 de setembro realizouse un vídeo-forum coa proxección do documental do ano 2002 ‘Mentes en evolución: psicose e espiritualidade’.
Psiquiatría
Os suicidios da xente tola non son distintos dos do resto da xente
O sistema de atención sanitario e social é un grande encoro que contén o produto da miseria e sufrimento sociais sen darlle saída nin solución.
2 Comentarios
#38086 16:21 8/8/2019

En único ingreso psiquiátrico bueno es el que no sucede.

Responder
3
1
#38085 16:20 8/8/2019

Que Celso Arango y la SEP estén tomando estas posiciones ya advierte de la ventaja que llevan a los enfoques sociales, inclusivos y no coercitivos. Tanto la SEP como el propio Celso Arango y el resto de su mafia financiada por la farmas con cientos de miles de euros al año, ya estarán tomando posiciones dentro de los enfoques de sanidad comunitaria, tratamientos ambulatorios, neurolépticos inyectables, visitas domiciliarias y pastillas con tecnología para comprobar su ingestión. Mientras, el activismo sigue a la defensiva sin darse cuenta de que las contenciones se hacen en espacios sanitarios (y biomédicos) a los que se envía a la persona después de haber tenido una crisis que se genera en contextos familiares y comunitarios. Es en estos donde debería estar el grueso del trabajo, se produce la recuperación, se controlan y previenen las crisis, todo dentro del área de la intervención comunitaria y lejos de paradigmas biomédicos corruptos.

Responder
7
2

Destacadas

Agricultura
Las cinco crisis del olivar

El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Movimientos sociales
¿Cuándo se jodió el movimiento antiglobalización?

Las movilizaciones descentralizadas de Seattle dieron el pistoletazo de salida a un movimiento antiglobalización que no vivirá otra fase álgida sin una estrategia internacionalista.

Movimiento antiglobalización
G7 en Biarritz: una victoria macroniana totalitaria

Desde la aparición del movimiento antiglobalización, nunca ha habido una movilización tan débil contra una cumbre del G7 como en Biarritz. Aunque se apunte a las plataformas organizadoras de la contracumbre, parece que tanto la militarización del mantenimiento del orden como la “neutralización estratégica” por parte de las autoridades francesas están detrás de este fracaso.

Últimas

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.