Tenemos que hablar
Banderas de humo

Me consta que nos cansa el burdo juego de la mía es más larga y que estamos indignaditos de tanto acudir a las urnas para no acudir a las armas.

Jóvenes con banderas españolas y catalanas en Figueras
Jóvenes con banderas españolas y catalanas en Figueras
Laura Corpa

publicado
2019-11-09 06:00

Parece que la cosa va de banderas. Las que mandan fabricar los de Vox tamaño XXL, la catalana como prenda de vestir, la del aguilucho del nieto de Franco cubriendo el féretro del Abuelísimo. Los españoles somos muy de banderas: la del Orgullo, la de la II República o la de Más País con el rostro de Errejón, que parece una mala imitación de la Sábana Santa. Pero por mucha cobertura morbosa que le den algunos medios a la lucha entre Jedis banderiles, la mayoría de nosotros estamos preocupados por otros asuntos de los que intentan distraernos con tanto ir y venir los estandartes de colores.

Me consta que quieren hacernos olvidar que lo personal es político, que nos interesa mucho que nuestra microhistoria, la que no sale en los libros de texto, termine bien de una vez por todas. Me consta que nos cansa el burdo juego de la mía es más larga y que estamos indignaditos de tanto acudir a las urnas para no acudir a las armas. Me consta que seguimos siendo un país del que todos hablamos mal absurdamente, como si fuéramos observadores extranjeros: “este país no tiene remedio”, “la gente es boba”. Un detallito: nosotros somos la gente y con nuestros actos diarios conformamos nuestro país. Nos ha tocado nacer aquí y tenemos que ponernos las pilas para que no nos distraigan con banderas de humo que los políticos utilizan para ocultar la miseria de nuestros sueldos y pensiones o intentar borrar la poca voluntad de emplear fondos públicos para nuestros hospitales, escuelas o residencias. Que eso sí que es para salir a la calle y liarla parda, estamos retrocediendo en derechos y nos tuercen nuestra necesidad de vivir de una forma digna mientras ellos se llevan la pasta en maletines a Suiza, pasándose las banderas por el forro de sus chaquetas intercambiables.

Francamente, queridos, a mí me importa un bledo que el paracaidista del día de las Fuerzas Armadas cayese sobre una farola, más allá de solidarizarme con la vergüenza que da el ir a por todas convencidísmo y fallar por un problemilla de cálculo (a todos nos ha pasado en nuestra vida privada alguna vez). También me importan un bledo los detalles absurdos sobre si el féretro del dictador cabía o no cabía envuelto en tela en el helicóptero, para mí ya fue.

Lo que realmente me gustaría es que nos dejásemos de chascarrillos de Arévalo, de ridiculizarnos los unos a los otros, de juzgarnos banalmente. Lo que me gustaría es que tuviéramos por fin la oportunidad de salir del embrollo y conseguir no ser manipulados constantemente, menos Gran Hermano y más escuchar, leer y aprender, menos cachondeo y más diversión de la buena. Para eso nos haría falta, como diría Paquita Salas, “un poquito de visión”. A ver si lo conseguimos, españoles. A por ello primero y luego, ya si eso, que cada uno, en la intimidad de la república independiente de su casa, haga lo que quiera con la bandera del Atleti, la pirata, la de Japón o la de su pueblo, a mucha honra, mientras sea en son de paz.

Relacionadas

Tenemos que hablar
Quedamos como amigos

No hace falta tener un millón de amigos, como dice la canción, básicamente porque si tienes cinco a los que llamar para contarles a cualquier hora del día lo fatal o fenomenal que se te está dando la vida eres un afortunado.

Tenemos que hablar
Nos vemos en el patio

Estemos trabajando, en paro o jubilados, parece que septiembre tiene la letra escarlata marcada a fuego del “hay que hacer algo con nuestras vidas”.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

0 Comentarios

Destacadas

Ayuntamiento de Madrid
La policía desaloja el centro social La Ingobernable en Madrid

Pasadas las tres de la mañana, la Policía Municipal ha procedido al desalojo del edificio de La Ingobernable, en pleno centro de Madrid y sede de decenas de colectivos sociales. La asamblea del centro ha convocado una concentración de repulsa para este miércoles a las 19 horas frente al edificio.

Racismo
El antirracismo volverá a las calles una semana después de las elecciones
En una semana marcada por la escalada electoral de Vox, activistas migrantes y racializadas se preparar para salir a las calles en su tercera marcha antirracista
Marruecos
Las que se quedan

Precariedad, disidencia y fronteras: Amad huyó de Marruecos por enfrentarse al régimen, pero su familia todavía permanece allí

Elecciones 10N
Las patronales presionan para que haya gran coalición entre PSOE y PP

Las principales asociaciones de empresarios urgen a la formación de un Gobierno “estable y moderado” tras los resultados del 10 de noviembre. Ni PSOE ni PP parecen dispuestos a dar pasos hacia esa gran coalición, de momento.

Últimas

Migración
La artificialidad del límite: 52 razones más

Hoy tenemos 52 razones más para ponernos en movimiento que las que teníamos el pasado sábado. A la política de cierre de fronteras, de muertes en el Mediterráneo, a la lógica de los CIE y de la explotación, este domingo más de tres millones y medio de personas han dicho abiertamente que sí, que incluso están dispuestas a ir más allá.

Medios de comunicación
Segundo ataque a Pikara Magazine y a Irantzu Varela

Por segunda vez en dos semanas, el local que comparten el medio de comunicación y Faktoria Lila ha amanecido con mensajes firmados por las juventudes de un partido falangista. 

Bolivia
La quema de banderas indígenas radicaliza el conflicto en Bolivia

El discurso racista y la quema de whipalas, la bandera de los pueblos originarios bolivianos, eleva la tensión y los enfrentamientos tras la dimisión del Gobierno de Evo Morales. 

Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Rojava
El pueblo kurdo se enfrenta a su destino en Siria

El apoyo al pueblo kurdo por parte de la sociedad civil internacional no ha impedido a Turquía seguir avanzando en su proyecto de destrucción en Rojava. Ante una amenaza que puede venir de todas partes y en cualquier momento, las autoridades kurdas insisten en que no están preparadas para renunciar tan fácilmente a una autonomía ganada con tanto sacrificio.