“Me siento acosada por la Policía y el Ayuntamiento se niega a empadronarme”

Jennifer Segador Manresa, de 33 años, realojada en una vivienda de la localidad pacense de La Albuera desde hace dos meses y medio, trata de normalizar su situación. Asegura sentirse “acosada”por la policía y “maltratada” por un consistorio que le impide empadronarse tras haber estado de alquiler y llevar nueve años residiendo en el municipio. Le niegan un derecho que reclama por “necesidad vital”, denuncia a El Salto.

Mujer realojada en la Albuera
La joven delante del Ayuntamiento de La Albuera (Badajoz) María José Rodríguez Fernández
BADAJOZ.@Saltamos_EXT

publicado
2018-02-23 08:42:00

Menuda, con ojos negros, mirada penetrante y fuerte carácter. La joven cuenta que le ha tocado afrontar una vida marcada por necesidades económicas básicas, especialmente en los últimos siete años. En la actualidad, reside con su compañero, quien tiene reconocido el grado mínimo de discapacidad por enfermedad crónica, aunque sin recibir prestación alguna, según se queja.

“Acabé el subsidio en diciembre. Mi pareja está enferma, le han dado un grado de minusvalía por enfermedad crónica, está muy limitado en el movimiento y no puede trabajar. Sigue con la baja en el Instituto de Seguridad Social (INSS), y no cobra nada, vamos a recurrir al tribunal calificador”, explica a El Salto antes de agregar que con tal panorama, por necesidad,  no les quedó “otra opción que recuperar la vivienda”, en la que llevan alojados desde diciembre de 2017.

Desde entonces viven en una casa propiedad de una promotora, al parecer en situación de bancarrota, ubicada en la localidad La Albuera (Badajoz). Jenni lleva nueve años residiendo en el municipio junto a sus perros y hasta hace unos meses pagaba el alquiler de un piso que se vio obligada a abandonar por amenaza de desahucio, tras quedarse sin trabajo ni ingresos.

Paseando por el pueblo se cercioró de que dos viviendas ubicadas en el casco urbano estaban abiertas, “tenían el bombín arrancado”, señala delante de la casa. Se puso en contacto con el Campamento Dignidad y una vez asesorada, ella y su pareja colocaron nueva cerradura y tras dar de alta el contrato de la luz acudieron a empadronarse sin obtener resultado.

Reuniones y promesas

Sostiene que no encuentran otra opción para ser realojados ni empleo para mantenerse. “No hay disponibilidad de vivienda social” en el municipio, según les han trasladado en las reuniones mantenidas con el alcalde, concejales y los servicios sociales, encuentros donde sólo se escuchan promesas “que nunca llegan”.

El pasado miércoles, acompañada en esta ocasión por activistas del Campamento Dignidad, recordó a los responsables municipales que necesita cubrir “una necesidad urgente” para disponer de servicios mínimos en el domicilio actual, como el agua que no puede dar de alta sin el padrón.

“Es un derecho, que me están negando. La luz la contraté, me la cortaron, reclamé y ahora tengo contrato. Se han negado completamente a darme el agua. No tengo lavadora ni nevera, ni ingresos, recibo alimentos de la Cruz Roja para ir pasando y no encuentro empleo”, describe. La joven tampoco entiende la actitud de la Policía Municipal y reprocha a los agentes por tratar de dificultar la convivencia con el resto de vecinos.

“Nos llegaron a decir que hicieron una manifestación en contra nuestra en el pueblo y hemos comprobado que es mentira”

“Con la Policía, un acoso constante. Me han llegado a parar frente al autobús para preguntarme si había alguien en alguna casa más. Pasaban cada dos por tres por aquí, hasta el día que vinieron a cortarme el agua y mi vecino Antonio les dijo que se daba una mala imagen porque no estaba haciendo nada malo para que vinieran a diario”, recuerda .

“Nos llegaron a decir que hicieron una manifestación en contra nuestra en el pueblo y hemos comprobado que es mentira. Nadie se ha manifestado en contra, entonces, ¿por qué ese acoso? ¿No estamos dañando nada?”, añade, al tiempo que valora la ayuda que que le ofrecen vecinos y vecinas, además de su amigo Ramón Gómez.

Campamento Dignidad junto a joven realojada en La Albuera (Badajoz)
Campamento Dignidad, Ramón y Jennifer tras la reunión María José Rodríguez Fernández
“Le hemos dicho que la ilegalidad es no empadronarla, con documentos que reflejan las obligaciones municipales”

Jennifer espera que en esta ocasión los responsables del consistorio mantengan la palabra dada y contribuyan a normalizar su situación. Mientras que integrantes del Campamento Dignidad apuntaron a El Salto, tras concluir la reunión con el alcalde socialista de la localidad, Manuel Antonio Díaz González, que “queda por ver si esta vez se hace realidad” lo prometido. “Dice que hay viviendas disponibles pero no para cederlas como vivienda social, pero lo hablará con la Dirección General de Vivienda y también con la promotora propietaria del inmueble para posibilitar un alquiler social”, precisan.

“Le hemos dicho que la ilegalidad es no empadronarla, le hemos dejado documentos y leyes”, como la normativa recogida en el BOE de 16 de marzo de 2015 sobre gestión del padrón municipal, “que reflejan las obligaciones municipales” de facilitar el trámite en casas realojadas como recuerda también la Plataforma Stop Desahucios.

No obstante, él insiste en “decir que empadronarla no es legal”, lamentan desde el colectivo. Los activistas también ven “cierta” opacidad a la hora de aportar datos de la situación de la promotora, al parecer en proceso de embargo, con un conjunto de viviendas disponibles que constarían como activos bancarios. El consistorio prefiere no manifestarse al respecto.

Por su parte, Jennifer lanza un mensaje destinado “a ayuntamientos y Estado en general” para que “ayuden a personas en esta situación, sobre todo porque no debería de haber nadie en la calle”, la vivienda “es un derecho constitucional”, añade. “Me siento impotente, completamente indefensa, y tengo que sacar fuerzas a diario para luchar y no caer en un bucle y verme en la calle”, concluye, tras agradecer el apoyo del Campamento Dignidad.

33 Comentarios
El Salto 17:58 28/2/2018

Hemos desactivado la opción de comentar en este artículo por los repetidos insultos, amenazas y acusaciones sin pruebas que se han vertido en los comentarios. Pedimos disculpas a todas aquellas personas que han comentado con respeto y ánimo constructivo.

Responder
16
9
Nabil 20:48 26/2/2018

borrar

Responder
4
4
#9235 12:20 27/2/2018

Porque no te los llevas a tu casa, en este pueblo estamos hartos de aguantar que esta chica y sus amigos entren en las nuestras para llevarse lo que no es suyo

Responder
7
1
Jennifer segador 14:44 28/2/2018

Dar la cara que es lo que teneis que hacer

Responder
0
0
#9261 16:42 27/2/2018

Creeme pobre anonima que esos decires no tienen ningun fundamento, si realmente seria como la gente dicen ahora serian vecinos de zeula. Mientras tanto estan buscandose la vida y puede que de otra manera que usted. Pero realmente lo que importa es que la ley no se respeta, o es para todos o nadie. Te acuerdas de la frase esa que te negaba a darte a ti unicamente una galleta ? O eres hijo unico y te has olvidado que hay otras personas que tu en estr mundo? Sera por eso que tu respuesta es tan egoista

Responder
1
0
#9154 13:31 26/2/2018

borrar

Responder
37
11
#9209 5:44 27/2/2018

Por recuperar una vivienda vacia delinquentes?? Asi va españa con esta clase de incultos ignorantes sigamos asi sin diferenciar quien nos roba por dios lo que ai que oir...

Responder
0
2
#9236 12:23 27/2/2018

Esas viviendas no son de una promotora, tienen dueño y estás personas han dado la patada y las han ocupado por el morro

Responder
2
0
Jennifer segador 14:36 28/2/2018

Que informados estais los cuidadanos de la albuera pued os equivocais espavilaos

Responder
0
0
#9196 22:36 26/2/2018

Lanzar tan graves acusaciones, aunque sea desde un supuesto anonimato, puede tener consecuencias penales

Responder
6
3
#9159 14:20 26/2/2018

Y que fácil calumniar desde el anónimato! Cualquier persona debe tener derecho a las necesisade más básica. La actitud del alcalde es claramente ilegal

Responder
10
24
#9204 23:44 26/2/2018

Ilegales hay muchas cosas como meterse en una casa que tiene dueño y no pagar el alquiler aquí todo vale. Y los demás 30años pagando una casa que no es ni la mitad de la casa nombrada en el artículo

Responder
3
0
#8998 9:59 23/2/2018

borrar

Responder
16
6
#9205 0:25 27/2/2018

El artículo, todo mentiras, informe se bien antes de escribir, todo lo que esa chica dice es faaalso

Responder
4
0
Ni gentes sin casas, Ni casas sin gente 19:32 23/2/2018

Joder con El alcalde
" Socialista" ser socialista es otra cosa Compi, es defender todos los derechos fundamentales de la Constitución Española, y el derecho a la vivienda lo es, y si no lo fuese todo hombre o mujer de izquierdas forzará la ley para que ni un solo ser humano no tenga un techo.

Ni casas sin gente, ni gente sin casa.

Responder
8
6
#9194 22:21 26/2/2018

De nueve años nada de nada, aquí solo llevan unos meses después de que los echarán de la Torre de Miguel Sesmero
La casa donde vive está chica y sus secuaces la han ocupado ilegalmente y las visitas de la policía y guardia civil es por los robos que se están cometiendo en la localidad casualmente desde que ellos llegaron
Que pregunten a la gente del pueblo y ya verán la respuesta, aquí no los queremos y menos que el ayuntamiento tenga que poner dinero nuestro para que ellos vivan aquí
Antes de publicar un artículo creo que los periodistas deberían contrastar la información y no publicar por publicar

Responder
8
0
Jennifer segador 14:21 28/2/2018

Soy jennifer los comentarios que habeis puesto la gente de este pueblo la albuera si que son falsas a mi no me han hechado de torre de miguel sesmero y si no pregunten al alcalde fernando trejo y si tan valientes soys dar la cara y no como anonimos y lo vais a demostrar en los tribunales mas vale que mirarais a vuestros ciudadanos que han nacido aqui anda

Responder
0
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”
1

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
5

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.