De la economía circular a la economía de casino

El PSOE de Extremadura ha dejado en el olvido el maravilloso Plan de Economía Circular y Empleo Verde que defendió hace tan solo un año para dar paso a una nueva economía del saqueo.

siberia extremeña
Ciervos bajo una encina, imagen típica de la Siberia extremeña.
Filósofa

publicado
2018-04-02 11:51:00

El PSOE de Extremadura ha presentado el pasado jueves 22 de marzo una Propuesta de Ley de grandes instalaciones de ocio, o lo que es lo mismo, el primer paso —obviamente legal porque para eso ellos se encargan en legalizarlo— para la creación de una ciudad para el consumo familiar, el juego, el deporte, el turismo y el ocio en todas sus acepciones.

Ya el miércoles 21 de marzo se publicaban, textualmente, las explicaciones dadas por el presidente Fernández Vara sobre los “proyectos de ocio familiar, al estilo de los parques temáticos tipo Eurodisney pero enfocados a todos los públicos y con otros usos permitidos” en nuestra región. O dicho de otro modo: unos espacios compartidos con la infancia y aquello que es altamente nocivo para ella y no en exclusiva para ella: bingos, salones de juego, salas de fiestas y todo lo que arrastra este tipo de centros para adultos.

El PSOE ha pasado de la economía circular y el empleo verde a la economía de casino y crupier

Me gustaría pensar que las noticias que a veces leen mis ojos, que interpreta mi cabeza y que juzga mi código ético fueran fruto de una novela que mostrara una distopía de esas a lo Fahrenheit 451. Pero no, la realidad se ha vuelto distópica y los generadores políticos de esa realidad son villanos que secuencian las viñetas que conforman nuestra distópica realidad.

El PSOE extremeño ha dejado en el olvido el maravilloso Plan de economía circular y empleo verde que defendió hace tan solo un año para dar paso a una nueva economía del saqueo. Nos vendió el humo de lo molón que era ser un político verde para lanzarnos ahora contra el fuego de un devastador consumismo que dista mucho de un proyecto hacia el futuro para Extremadura y su diversidad medioambiental. El PSOE ha pasado de la economía circular y el empleo verde a la economía de casino y crupier.

Pero no nos asustemos (o sí), que el Sr. Fernández Vara y su equipo lo tienen todo pensado, porque este macroproyecto tiene que “contar con criterios de inclusión social, eficiencia energética y rehabilitación patrimonial" [...] "Entre los requisitos también figurará que reserve el 10% del suelo ocupado para preservar el espacio natural autóctono”. Únicamente le ha faltado añadir el pack de los criterios de la paridad laboral en cremallera para que pudieran incluirle en el top de los Green President for Capitalism.

Se quieren meter en otro fregao macrourbanístico, especulativo, dañino con el ecosistema y con sus habitantes

Fuera ironías, resulta imposible no hacer analogías con las contraprestaciones sociales, culturales, laborales y medioambientales de la desfasada y peligrosa central nuclear Almaraz I y II hacia sus habitantes más cercanos. Pero el PSOE extremeño, aun siendo imprudente y temerario con Almaraz y no habiendo escarmentado con Valdecañas, se quiere meter en otro fregao macrourbanístico, especulativo, dañino con el ecosistema y con sus habitantes.

Para algunas personas, convertir La Siberia extremeña en las Vegas española es símbolo de “eses con paralelas verticales”, para otras será el negocio perfecto para el narcotráfico, para otras la tapadera hermética para la trata de mujeres, para otras será el lastre de una ludopatía incurable, para otras la penuria de ver a padres o hermanos sumidos en el alcoholismo. ¿Qué van a decirles a las distintas asociaciones extremeñas que luchan contra la ludopatía, el alcoholismo y la drogadicción ayudando a esos enfermos a rehabilitarse? ¿Van a darles más cuantía en las subvenciones para que puedan repartir más folletos de su asociación en La Siberia y en toda Extremadura?

No sean cínicos; no sean hipócritas; no jueguen con nosotros a la ruleta. Los gobernantes no solo tienen el deber moral de proteger a sus gobernados y una responsabilidad civil hacia ellos, sino que tienen que practicar el cuidado como máxima en cada una de sus acciones. El cuidado es más primigenio que la moral y que la responsabilidad e implica un cierto grado de amor hacia el otro, generando vínculos con los otros. Y es en esa vinculación donde imaginamos y generamos un mundo futuro de bienestar compartido. Crear un macrocasino en La Siberia extremeña no es cuidarnos ni crear un mundo confortable para todas.

Honestamente, gobernantes de esta tierra descuidada, ¿es así como imaginan Extremadura en el futuro? Yo y muchas extremeñas, y espero que no se ofendan por que use el genérico en femenino, nos imaginamos Extremadura, cómo diría yo, más a lo Green-Light, pero ya veo que a ustedes les va más una Extremadura a lo Red-Light. Todavía están a tiempo de cambiar de barrio.

4 Comentarios
#12606 16:38 2/4/2018

Fernández Vara se ha tomado tan en serio el ser Presidente de todos los extremeños que cada día se levanta con unos valores nuevos. Apenas un millón de escalas de valores. El mayor encanto de Extremadura es conservar su patrimonio natural y que los que lleguen pueda disfrutar de él. El mundanal ruido ya existe en muchos lugares. De todos modos, como es imposible que a la 555, que tiene 3 centros en las zonas más superpobladas de Norteamérica, le de por invertir en la Siberia; todo apunta a un invento del PSOE extremeño para desproteger medio ambientalmente lo que haga falta en favor de las grandes empresas del ladrillo.

Responder
7
2
#12611 17:18 2/4/2018

Aparte de todo eso, este proyecto es un timo, una tomadora de pelo, no se va a instalar tal proyecto en Extremadura, igual que fue un fiasco proyectos similares en otras comunidades autónomas

Responder
1
1
serranito 15:42 2/4/2018

los trileros son ellos

Responder
4
1
#12563 12:26 2/4/2018

Vaya farsantes la Junta, se llenan la boca vendiendo economía verde y circular y a la mínima de cambio rompen todos estos principios con megraproyectos ilusorios y depredadores

Responder
10
3

Destacadas

Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional declara nulos los estatutos de OTRAS
Las demandas de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y la Plataforma 8 de Marzo de Sevilla argumentaban que contar con un sindicato supondría reconocer como lícita la actividad del proxenetismo.
Refugiados
El duro invierno de las personas solicitantes de asilo
Los solicitantes de asilo dependen de las redes de solidaridad ante una administración que dificulta cada vez más su acceso a derechos
Violencia machista
Mapa: todas las concentraciones contra la violencia machista para este 25N
Cerca de 100 marchas recorrerán este domingo las calles con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Cambio climático
Eléctricas e industrias extractivas lideran el aumento de emisiones en España

La economía española aumentó un 2,6% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2017 respecto al año anterior, con 344 millones de toneladas.

Opinión
Quemar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para abonar una nueva agenda común global
3

Una minoría creciente de los movimientos sociales creemos que estamos frente a una auténtica crisis sistémica y global o, para ser más exactos, ante una civilización fallida en fase de colapso. ¿Cómo debe ser la agenda para afrontar el futuro?

África
África: el ascenso del imperialismo de las fronteras

Más de un siglo después del originario Reparto de África, los líderes europeos están imponiendo hoy nuevas formas de colonialismo en el continente, en forma de controles fronterizos militarizados.

Últimas

Pobreza
La Renta Mínima como Campo de Batalla
Los cambios en los criterios en la tramitación de los procedimientos relacionados con la RMI se traducen en mayores barreras burocráticas
Libertad de expresión
España indemnizará con 8.000 euros a un activista del centro social Casas Viejas que denunció torturas
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por vulnerar la libertad de expresión del activista, que fue condenado al denunciar en rueda de prensa que sufrió torturas durante el desalojo del centro social de Sevilla.