Migración
Almendralejo y la inmigración

La reyerta multitudinaria acontecida la noche del pasado 20 de septiembre ha levantado una ola de reacciones que, en muchos casos, dan soporte a medidas represivas de corte xenófobo y al rechazo de la población local. 

La Rioja Temporeros Vendimia 1
Manos de uno de los trabajadores temporeros. Sonia Tercero

publicado
2018-09-25 10:15

Muchas personas somos conscientes de que la mayor parte de los problemas de convivencia entre los seres humanos nacen de la explotación laboral, la pobreza, la desigualdad y de las condiciones de vida de los sectores socialmente más desfavorecidos, y del consentimiento y pasividad que tienen las diferentes Administraciones Públicas a la hora de hacer frente a las causas de estas situaciones tan negativas que se dan en la vida social.

Los hechos sucedidos hace unos días en Almendralejo son buen ejemplo de lo que decimos. En muchas ocasiones hemos manifestado que las Administraciones Públicas tenían que dejar de lado su tremenda pasividad y anticiparse a posibles acontecimientos como los ocurridos en la noche del 20 de septiembre en Almendralejo.

En los períodos en los que se desarrolla la campaña de la vendimia y de la aceituna vienen a nuestra tierra miles de temporeros que proceden en su mayor parte de países extranjeros, especialmente de Rumanía, los cuales son tratados como mano de obra barata por parte de los manijeros sin escrúpulos.

Cuando llegan a Extremadura son alojados en naves en el campo o alquilan pisos en los que conviven hasta 25 o más personas de diferentes edades, hombres, mujeres, niños y niñas

Un número considerable llega en largos desplazamientos desde sus lugares de origen en autobuses fletados por algunos inmigrantes ya instalados en la localidad, que actúan de intermediarios por su propia cuenta o en nombre de personas interesadas en la campaña agrícola. Cuando llegan a Extremadura son alojados en naves en el campo o alquilan pisos en los que conviven hasta 25 o más personas de diferentes edades, hombres, mujeres, niños y niñas.

Como es de suponer, no pueden ser normales las circunstancias que concurren en la vida de estas más de 4.000 personas aposentadas en bloques de varios pisos o en naves que, considerando el estado físico en el que se encuentran, con unas mínimas condiciones de habitabilidad en sus interiores, se prestan a pocas comodidades.

Las condiciones de vida de muchas de los miles de personas inmigrantes que viven en algunos barrios de localidades como Almendralejo son potencialmente proclives a que se puedan originar situaciones conflictivas, bien entre ellos o con otras personas de la población.

Durante el día, la inmensa mayoría de los trabajadores empleados en estas tareas agrícolas soportan jornadas agotadoras a consecuencia de la propia naturaleza de la vendimia o de la recogida de aceituna, esfuerzos físicos que se ven incrementados por la necesidad de obtener jornales medio decentes que compensen los bajos salarios que se pagan actualmente en el campo.



NO FALTA MANO DE OBRA, SOBRAN EXPLOTADORES

En este orden de cosas, hay que señalar que el Convenio Provincial del Campo fija precios ridículos de la fuerza de trabajo para las diferentes tareas agrícolas. También, hay quienes sin escrúpulos quieren sacar el máximo rendimiento a las necesidades de las personas, y algunos agricultores desaprensivos que aprovechan las enormes carencias vitales de las familias inmigrantes para extraerles hasta la última gota de sudor. Como dice un buen amigo mío, “lo más rico que hay y lo que mejor sabe es el sudor del obrero”.

Lo cierto es que las actuales condiciones de trabajo y el nivel de los salarios en el campo ponen de manifiesto la subordinación de la clase obrera a la clase de los propietarios agrarios. La fuerza jornalera se ha debilitado en el transcurso de los años. La poca capacidad de movilización y organización que tienen en la actualidad los trabajadores/as del campo, más allá de la existencia de un importante excedente de mano de obra en el mercado de trabajo en estas fechas, influye decisivamente en la baja remuneración de los asalariados/as.

Las altas temperaturas veraniegas que se dan en nuestra tierra dificultan aún más el deseable descanso en esas estancias masificadas, lo que obliga al personal a que durante las horas de la tarde y la noche encuentren su hábitat natural en la calle

 La acumulación de personas en estos pisos pateras, en condiciones precarias de habitabilidad, no es una situación muy favorable para que un trabajador o trabajadora logre el reposo deseado después de una intensa jornada de trabajo.

Las altas temperaturas veraniegas que se dan en nuestra tierra dificultan aún más el deseable descanso en esas estancias masificadas, lo que obliga al personal a que durante las horas de la tarde y la noche encuentren su hábitat natural en la calle o en las inmediaciones de los parques que existen en Almendralejo, como el de la Piedad o las Mercedes.

No es difícil imaginar, tal y como hemos mencionado anteriormente, que los comportamientos y las relaciones sociales de algunas de estas personas se vean determinadas por estas duras e insoportables condiciones de vida.

NATIVA O EXTRANJERA; LA MISMA CLASE OBRERA

Las organizaciones de agricultores deben ampliar sus estrecheces de miras. Las últimas declaraciones públicas así lo constatan cuando vienen a señalar que lo que les preocupa es que sus afiliados dispongan de la mano de obra suficiente para que la uva o la aceituna se recoja en el tiempo debido. Deben implicarse en todos estos asuntos relacionados con las estancias de las personas inmigrantes que vienen a las recolecciones agrícolas, puesto que son los propietarios agrícolas, al fin y al cabo, quienes requieren de los servicios de estos grupos de trabajadores/as.

Las organizaciones agrarias deben asumir la creación de unas infraestructuras confortables que den soluciones viables a estos y otros detalles que afectan a la vida de los jornaleros y jornaleras en las campañas agrícolas, y esta circunstancia tiene que ser vigilada tanto por las Administraciones Locales y Regionales como por la inspección de trabajo.

En general, tenemos que denunciar la pasividad del Ayuntamiento, de la Delegación del Gobierno y de las autoridades regionales

Así, sería muy importante para el propio funcionamiento del sistema, para evitar enfrentamientos y fragmentaciones entre la clase obrera, que todo el mundo estuviera inscrito en el SEXPE; y se obligara a todo el empresariado agrícola a dar de alta en la seguridad social a todos/as los asalariados/as contratados/as los días realmente trabajados en el campo, asignándoles las peonadas correspondientes, y no como ocurre ahora que no se les firman las peonadas, ni se cotiza a la seguridad social el cómputo total de jornadas trabajadas. Esto no es otra cosa que una estafa a la Seguridad Social que cuesta muchos cientos de millones a la Administración Pública, y que tal y como está las normativa, tienen un “consentimiento legal” que debe ser modificado.

La realidad es que la inmigración en los términos que está concebida en el mundo rural sólo beneficia a la clase empresarial de uno u otro signo, provocando divisiones y enfrentamientos entre el conjunto de la clase obrera, lo que a su vez proporciona buenos réditos económicos a ciertos sectores patronales y, especialmente, beneficia ideológica y electoralmente a ciertos sectores políticos que alientan la xenofobia y el racismo.

Las viviendas decentes deben ser proporcionadas por las organizaciones agrarias, si no directamente, sí indirectamente. Tienen que ser un elemento fundamental en la Tabla Reivindicativa que hay que preparar para las próximas campañas junto a la subida de salarios. Desde Defensa de lo Público y Campamento Dignidad, junto con otros movimientos sociales, vamos a comenzar a trabajar en la elaboración de una Tabla Reivindicativa que contemple todas estas medidas.

En este sentido, el día 29 de agosto solicitamos una entrevista con la Delegada del Gobierno (...) Por cierto, no se nos hizo caso

Otros aspectos de la vida de estas familias inmigrantes son los relacionados con la asistencia de los menores a los centros educativos. Los movimientos sociales y organizaciones políticas como ODP han hecho hincapié, en anteriores comunicados y ruedas de prensa, en que para conseguir su integración social es preciso acabar con ciertas prácticas muy frecuentes en las conductas de estas familias inmigrantes en nuestras localidades. Es muy normal que durante las horas que los padres realizan sus jornadas de trabajo “los menores permanezcan encerrados en los pisos a cargo de otro menor”, afirman.

Estas pautas de actuación en lo referente a la educación de niños y niñas ha dado lugar a ciertas contrariedades que se han generado al quedar aislados los menores en los pisos, con lógicos descuidos que han provocado accidentes domésticos, y que han requerido de la intervención de bomberos y fuerzas públicas. En repetidas ocasiones se ha reclamado la intervención de los servicios públicos educativos, del Ayuntamiento y de la Delegación Provincial de Educación para que los niños y niñas de familias inmigrantes sean plenamente escolarizados.

En general, tenemos que denunciar la pasividad del Ayuntamiento, de la Delegación del Gobierno y de las autoridades regionales, pues conociendo lo que puede ocurrir, no se toman medidas de ninguna clase esperando a que todo vaya según su propia inercia, o lo que es lo mismo, a verlas venir esperando que no ocurra nada.

En este sentido, el día 29 de agosto solicitamos una entrevista con la Delegada del Gobierno con el texto que se reproduce a continuación:
“Nos dirigimos a Usted para solicitarle una entrevista con el deseo de informarle y aportar propuestas que pueden ser consideradas sobre toda la problemática relacionada con ciertos barrios de Almendralejo, en el que se concentra una parte muy importante de la población foránea que acude a nuestra localidad en el próximo período de campañas agrícolas. La llegada de esta abundante mano de obra extranjera debe afrontarse con medidas que permitan su integración social.  Esperando acepte la entrevista en el más breve espacio de tiempo, atentamente”.

Por cierto, no se nos hizo caso.

En rueda de prensa celebrada el día 30 de agosto, volvíamos sobre el asunto, tal y como se recogía en algún medio de comunicación:
La Organización de Defensa de lo Público de Extremadura ha pedido a las autoridades «un plan de actuación inmediata y presencia policial» en la ciudad frente a la llegada masiva de temporeros en los próximos días con el inicio de la vendimia y de la próxima recolección de la aceituna. Ricardo Caro, miembro de Defensa de lo Público (ODP) informaba que ya han solicitado una reunión con la Delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, para poder contar con efectivos policiales frente a los posibles conflictos sociales que se podrían producir”.

Con todo lo dicho, nos preocupan algunas circunstancias muy significativas que están relacionadas con el estado de las viviendas de los inmigrantes. Por eso, las autoridades locales y regionales tienen que poner coto a los pisos pateras y naves agrícolas, la mayoría en unas condiciones materiales indignas para acoger a un ser humano, en los que más que el término “alojarse” se puede decir que se “amontona o se almacena” a los inmigrantes temporeros.

[...] no valen quejas y lamentaciones de la población cuando se producen situaciones conflictivas derivadas de la masificación de personas, puesto que tenemos a los propietarios de pisos pateras que, para obtener unos 250 o 300 euros, alquilan estas viviendas que no reúnen unas mínimas condiciones

Así, en la rueda de prensa del día 30 de agosto insistíamos en este asunto de vital importancia para evitar muchas situaciones de conflictividad social. Ricardo Caro, miembro de Defensa de lo Público, advertía que no valen quejas y lamentaciones de la población cuando se producen situaciones conflictivas derivadas de la masificación de personas, puesto que tenemos a los propietarios de pisos pateras que, para obtener unos 250 o 300 euros, alquilan estas viviendas que no reúnen unas mínimas condiciones.

En este sentido, es urgente la actuación del Ayuntamiento para que revise esos pisos patera y les pida a los dueños la célula de habitabilidad que les impida que en ellos residan más personas de las que sería aconsejable, y al mismo tiempo se controle si esos propietarios declaran los ingresos por esos alquileres. Para la ODP es necesario actuar y evitar un problema que afecta a toda la ciudad, aunque más en algunas zonas que en otras.

En definitiva, es totalmente necesaria e imprescindible la presencia e injerencia de las diferentes Administraciones Públicas con el objetivo de procurar la integración social de los emigrantes, para lo que se requieren decisiones coordinadas y vinculadas entre sí, que van desde la vigilancia y control de las normativas laborales, la viviendas en condiciones de habitabilidad dignas, la escolarización de los menores y, si es preciso, el aumento de la presencia policial en determinadas zonas de la localidad para rebajar la tensión existente que se pueda dar en ciertos momentos, con el objetivo de contribuir y favorecer la convivencia social. De otro modo, el racismo, la xenofobia y el rechazo al extranjero “pobre” encuentran el caldo de cultivo más apropiado para su crecimiento en la sociedad.

En resumen, los comportamientos de los grupos sociales reflejados en los problemas concretos que se presentan en Almendralejo con la inmigración son un claro ejemplo de la naturaleza del sistema capitalista, que genera de manera cruel la desigualdad, la marginación económica y social de amplios sectores de la población, creando problemáticas entre los más pobres que las instituciones del sistema son incapaces de resolver porque por su esencia y constitución están diseñadas para garantizar el mantenimiento y la reproducción de esta injusta organización social.

Relacionadas

Migración
Insistimos: la madera no es clase obrera

Desde algunos medios de comunicación y sectores de la sociedad se continúa trabajando para mostrar la cara más amable y cercana de las instituciones policiales. Este lavado de imagen no es casual, sino que forma parte de la necesidad de mantener el orden y el control de la opinión pública, aunque sea a costa de quienes verdaderamente realizan un trabajo o una labor como es la de rescatar náufragos en el Mediterráneo.

Personas refugiadas
Refugiados climáticos: ¿una herramienta para la justicia global?

La propuesta de ampliar la definición de persona refugiada dando pie al término refugiado climático persigue defender los derechos humanos. Sin embargo, se debate que este concepto pueda acabar resultando en una nueva herramienta de control migratorio. 

3 Comentarios
Anónimo 17:22 9/10/2018

Evidentemente, deberían pagar más. Entonces ya no habría problemas, porque ya trabajarían los autóctonos. Pero ya el vino (o lo que sea) no serían competitivos. Y ante dos vinos iguales, se compra el francés, porque lo único en lo que se puede competir es en precio. En fin. Un círculo muy complicado de solucionar. O muy sencillo. En fin. Es más fácil escribir y quejarse que hacer.

Responder
0
0
#23449 12:01 25/9/2018

Vergonzoso lo de los sindicatos, solo se mueven por buscar el voto de sus afiliados, pero se olvidan de la población más precaria

Responder
5
2
#23444 10:44 25/9/2018

Análisis de obligada lectura para profundizar y conocer las causas de las condiciones la inmigración en las tareas agrícolas.
Es significativo que la población de la zona no suela trabajar en la tareas agrícolas mientras viaja puntualmente a las compañas agrícolas de otros países, como Francia, lo que muestra claramente que no es que la gente no quiera trabajar, sino que no quiere trabajar con las condiciones laborales que ofrecen la patronal de la zona, teniendo que recurrir a la mano de obra inmigrante

Responder
10
1

Destacadas

Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Crímenes del franquismo
La justicia española da la espalda a 59 de las 61 querellas presentadas por crímenes del franquismo

Ceaqua lamenta que los juzgados españoles han ido archivando prácticamente todas las querellas presentadas, tanto por particulares como por instituciones, por crímenes del franquismo. La causa por el bombardeo de la aviación italiana en Barcelona es una de las pocas que sigue en fase de investigación.

Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.