Tecnología
¿Nos salvará la tecnología?

La fe tecnológica impregna nuestra cultura y, por ende, el sistema educativo. Por eso, conviene reflexionar sobre las certezas “tecnoentusiastas” que nos transmite el marco cultural que caracteriza al mundo moderno. Frente a la idea suicida de que “algo se inventará in extremis”, la autora nos recuerda la importancia de generar procesos colectivos para priorizar hacia donde destinamos los recursos escasos. Esto será necesario para poder desarrollar una tecnología que no altere las leyes básicas de funcionamiento de la vida, que genere justicia  social, que no concentre poder, que huya de los intereses corporativos y que pueda ser universalizable.

Fe tecnológica
Ecologistas en Acción

publicado
2019-11-08 07:00

Nunca hemos vivido mejor que hoy gracias a la tecnología. La tecnología solucionará todos nuestros problemas. No se puede detener el progreso tecnológico. La tecnología es neutral, depende de cómo se use. No podemos poner límites al desarrollo científico y tecnológico. Los países subdesarrollados son aquellos que no tienen tecnología.

Estas son afirmaciones que oímos habitualmente. En nuestro imaginario la tecnología se percibe como buena en sí misma y está exenta de una mirada crítica. ¿Nos salvará la tecnología? es el título de una propuesta didáctica en el marco del proyecto 99 Preguntas y 99 Experiencias del Área de Educación de Ecologistas en Acción para reflexionar sobre las certezas “tecnoentusiastas” que nos transmite el marco cultural que caracteriza al mundo moderno.

No hay nada que no tenga un doble filo. Sin embargo, la fe tecnológica impregna nuestra cultura y, por ende, el sistema educativo. Cuando se les plantea a los niños y las niñas que dibujen cómo piensan que será el mundo en el futuro, representan un mundo con coches volantes, pantallas gigantes en tecnicolor o personas vestidas con ropas metalizadas. Unos dibujos que no suelen mostrar un ápice de naturaleza y en las que no hay espacios para la articulación comunitaria.

¿Qué tecnología será posible en un contexto de escasez?

Esta imagen distópica del futuro no pasa un mínimo filtro racional teniendo en cuenta la realidad que asoma de la mano de la crisis ecosocial en la que estamos inmersos. ¿Qué tecnología será posible (y deseable) en un contexto de escasez? Esta pregunta nos hace cuestionar la posibilidad de un desarrollo tecnológico ilimitado dentro de un planeta de recursos y sumideros finitos. La tecnología compleja demanda gran cantidad de energía y materiales. Sólo para fabricar un ordenador se necesitan 1500 kg de materiales, 1.500 litros de agua, 240 litros de combustibles y cientos de minerales diferentes. Imaginemos el total de recursos de los millones de aparatos electrónicos que se usan a escala global. Imaginemos todas las minas a cielo abierto y yacimientos que se explotan para conseguir las materias primas. Imaginemos los camiones y barcos de mercancías que los transportarán por el planeta generando emisiones y vertidos de fuel. Imaginemos también las condiciones de semiesclavitud en la que estos recursos se extraen, son ensamblados o son “tratados” en vertederos tecnológicos en países empobrecidos.

Este modelo tecnológico se desarrolla a espaldas de la evidencia del pico del petróleo, del pico de los minerales, de la emergencia climática o del expolio de los ecosistemas que llevan a la sexta gran extinción de especies. La emergencia ecológica en la que estamos inmersos debería imponer la cordura y plantear colectivamente si es oportuno destinar las materias primas escasas para paneles solares o para naves espaciales; para promover la agroecología o para sintetizar pesticidas y transgénicos que dañan la vida; para aparatos de diagnóstico médico o para drones con fines militares. En definitiva, apostar por la vida digna para todas las personas, y del resto de los seres vivos, en una situación de merma de recursos y sumideros colapsados.

¿Qué problemas importantes resuelve la tecnología?

La fe tecnológica nos conduce a la idea suicida de que “algo se inventará in extremis” para la solución de los problemas que nos acucian, aunque no existan evidencias de que eso vaya a ser así.

Generar nubes y enterrar gases de efecto invernadero para reducir la emergencia climática; reproducir linces en laboratorios o generar bancos de semillas para frenar la hecatombe de la biodiversidad; introducir cultivos transgénicos para solucionar el hambre en el mundo. Sin embargo, los estudios científicos y la lógica nos dicen que las soluciones tecnológicas distan mucho de ser la solución a la crisis ecosocial en la que estamos inmersos y nos alejan de las verdaderas transformaciones que necesitamos tales como dejar de quemar combustibles fósiles, cerrar los ciclos de materiales o decrecer en la esfera material a escala planetaria con criterios de justicia y redistribución. Para ello, la principal herramienta que tenemos es el empoderamiento colectivo. No parece que exista ninguna máquina que consiga articular comunidad, ni cohesión social, sino más bien todo lo contrario. Sin embargo, ¿por qué creemos que la tecnología solucionará todos nuestros problemas?

Es frecuente usar el término tecnología en singular para referirse al conjunto de todas ellas. En sintonía con el concepto de megamáquina que desarrollan Lewis Munford y Jerry Mander, la era tecnológica actual supone un entramado de enorme complejidad y ubicuidad. Una tecnología que influye en la sociedad y que modifica nuestras conductas. Esto ha conducido a la sobrevaloración de la tecnología y ha impedido una reflexión profunda sobre qué necesitamos como sociedad. Además, ciertas tecnologías debido a su uso intensivo y complejidad, son la causa principal del creciente agotamiento y degradación de los ecosistemas del planeta, del deterioro de la vida en la Tierra.

Conviene en este punto comentar que no queremos transmitir una crítica a la totalidad de la tecnología, sino más bien una reflexión colectiva de algo que nuestra cultura no cuestiona. Hay muchos tipos de tecnología diferentes entre sí, desde un botijo, a un servidor de la NASA o una ametralladora. Es evidente que algunas tecnologías suponen un incremento de la calidad de vida de las personas y son beneficiosas, pensemos por ejemplo en muchos avances médicos, en los aerogeneradores o en la máquina de coser.

Una tecnología para el bien común

Por lo tanto, nos podemos preguntar, ¿y si decidiéramos democráticamente la tecnología que necesitamos? Se hace necesario generar procesos colectivos para priorizar hacia donde destinamos los recursos escasos con el objetivo del bien común. Una tecnología que no altere las leyes básicas de funcionamiento de la vida, que genere justicia social, que no concentre poder, que huya de los intereses corporativos y que pueda ser universalizable.
El paradigma tecnológico tiene un papel central en nuestro mundo y es necesario replantearlo con criterios de justicia social y sostenibilidad ecológica. Este es el objetivo de la propuesta didáctica que hemos elaborado desde el área de educación ecológica de Ecologistas en Acción.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Ciencia
Arqueología y periodismo. Secuenciación genética de una invasión

Resulta muy habitual encontrarse en los medios con referencias a disputas entre disciplinas científicas, más aún si involucran un enfrentamiento entre ciencias y letras. Es una idea muy extendida en el imaginario popular y que por puro morbo vende mucho. Pero es falsa: quienes hacemos arqueología colaboramos con genetistas y especialistas de todos los ámbitos con el objetivo de reconstruir nuestro pasado de la manera más fiel posible.

Elecciones 10N
Los indecisos

En las pasadas elecciones generales los que declaraban que no votarían eran un 7%, frente al casi 12% del último CIS, lo que supone un incremento en la abstención del 70%.

Ciencia
La agricultura biotecnológica: ni sostenible, ni eficiente
La agricultura biotecnológica no mejora la productividad. Es inútil al bien común. El glifosato produce grandes daños a la biodiversidad.
2 Comentarios
Inés 22:45 11/11/2019

felicidades por expresar con lucidez, lo que la mayoría piensa..Al menos esa mayoría nuestra de la mitad de las mujeres, el 25% de los hombres- humanos todos- pero una inmensa por triilones de billones de mayoría de seres que vivimos y respiramos en ésta tierra nuestra, muy viva aún... y colapsando.
Sin embrago, hay algunas cosas,
- que biodiversamente- siento distinto.
Por ejemplo que yo... radical como soy- le pondría censura a los prefijos bio y tecno.. y mucho menos juntos que son ideas irreales de ...seres que ya no laten.
Después de todas esas grandes frases que preceden a el último encabezado.. te planteas que en términos cooperativos.. nos repensemos una "Tecnología Para el bien común" ????
Que no.. que el bien común es reestablecer los equilbrios que están rotos, y están todos rotos. Ya apenas nadie tiene acceso a un alimento o un aire, o un agura puras. Y no ha "bioremediación posible" sí que hay acciones locales y puntuales... juntas o medio como podamos... que hacen mucho... con poquito, .. véngnse al territorio si lo queremos defender.. pues en los sitios con tantos ladrillos y en los qe no se toca la tierra, no podemos hacer nada.
No hay jamás ni habrá tecnología que nos salve.. pues esa palabra y sus consecuencias desde el origen.. sólo han pensado en la explotación de las fuentes naturales, con las ideas de un homínido que antes destina recursos para bscarse en un exoplaneta que se mira en las aguas de un río del que bebe. No necesitamos ninguna educación, sólo que a todos neonatos. o a los que resuciten... los llevemos a los campos.. y a que sientan la tierra, a que escuchen las aguas, huelan los venenos y los aromas.. y miren a los cielos. Y por dioses que no es palabrería.. o lo vivenciamos o no sabremos cómo reproducir y restaurar,

Responder
0
0
Charles 16:06 9/11/2019

El dinero es una tecnología de comunicación y social que determina quien tiene tiempo para generar más y arrogarse la libertad que proporciona.

El día que decidamos usar esta tecnología para liberar mentes y ciudad, entonces ofrecemos confiar en que las soluciones técnicas a nuestros problemas emergerán. Pero mientras el desarrollo tecnológico esté dominado bajo las reglas monetarias actuales, seguiremos movilizando el output del dinero en lugar de nuestro bienestar y el del planeta.

Responder
0
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Ayuntamiento de Madrid
La policía desaloja el centro social La Ingobernable en Madrid

Pasadas las tres de la mañana, la Policía Municipal ha procedido al desalojo del edificio de La Ingobernable, en pleno centro de Madrid y sede de decenas de colectivos sociales. La asamblea del centro ha convocado una concentración de repulsa para este miércoles a las 19 horas frente al edificio.

Racismo
El antirracismo volverá a las calles una semana después de las elecciones
En una semana marcada por la escalada electoral de Vox, activistas migrantes y racializadas se preparar para salir a las calles en su tercera marcha antirracista
Marruecos
Las que se quedan

Precariedad, disidencia y fronteras: Amad huyó de Marruecos por enfrentarse al régimen, pero su familia todavía permanece allí

Elecciones 10N
Las patronales presionan para que haya gran coalición entre PSOE y PP

Las principales asociaciones de empresarios urgen a la formación de un Gobierno “estable y moderado” tras los resultados del 10 de noviembre. Ni PSOE ni PP parecen dispuestos a dar pasos hacia esa gran coalición, de momento.

Últimas

Migración
La artificialidad del límite: 52 razones más

Hoy tenemos 52 razones más para ponernos en movimiento que las que teníamos el pasado sábado. A la política de cierre de fronteras, de muertes en el Mediterráneo, a la lógica de los CIE y de la explotación, este domingo más de tres millones y medio de personas han dicho abiertamente que sí, que incluso están dispuestas a ir más allá.

Medios de comunicación
Segundo ataque a Pikara Magazine y a Irantzu Varela

Por segunda vez en dos semanas, el local que comparten el medio de comunicación y Faktoria Lila ha amanecido con mensajes firmados por las juventudes de un partido falangista. 

Bolivia
La quema de banderas indígenas radicaliza el conflicto en Bolivia

El discurso racista y la quema de whipalas, la bandera de los pueblos originarios bolivianos, eleva la tensión y los enfrentamientos tras la dimisión del Gobierno de Evo Morales. 

Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Rojava
El pueblo kurdo se enfrenta a su destino en Siria

El apoyo al pueblo kurdo por parte de la sociedad civil internacional no ha impedido a Turquía seguir avanzando en su proyecto de destrucción en Rojava. Ante una amenaza que puede venir de todas partes y en cualquier momento, las autoridades kurdas insisten en que no están preparadas para renunciar tan fácilmente a una autonomía ganada con tanto sacrificio.