La justicia griega condena a 17 meses de cárcel a la sindicalista de CGT Lola Gutiérrez

La sindicalista de CGT no entrará en la cárcel al no tener antecedentes penales.

Lola Gutiérrez en Barcelona
Lola Gutiérrez, durante un acto convocado por el sindicato CGT en Barcelona.

publicado
2018-12-18 13:27:00

La justicia griega ha condenado a la sindicalista de CGT Lola Gutiérrez a 17 meses de cárcel por intentar ayudar a un menor de edad a reencontrarse con su familia. La pena de cárcel ha sido suspendida al no tener la sindicalista antecedentes penales.

“Consideramos muy grave que se reconozca como delito un acto solidario, bajo la acepción absolutamente antagónica que supone ser culpada de tráfico de personas”, afirman desde el sindicato en una nota remitida a los medios. “Al no ser absolución, se sigue castigando un acto solidario y ese no es un buen mensaje, afirma por su parte Lola Gutiérrez, que señala que, de todas formas, el hecho de que no haya multa, alivia bastante”. “Yo, personalmente, me siento capaz de descansar y luchar con más fuerza y alegría”, concluye.

Gutiérrez estaba acusada de contrabando de personas y de uso de documentación indebida, delitos por los que la Fiscalía pedía para ella hasta 10 años de cárcel. Los hechos se remontan a noviembre de 2016, cuando la sindicalista acudió a Atenas para intentar sacar, con la documentación de su hijo, a Ayad, un joven kurdo que llevaba un año bloqueado en un campo de refugiados en Atenas y que le pidió ayuda para llegar hasta Francia para reencontrarse con su familia.

Tras pasar tres días en la comisaría del aeropuerto de Atenas, la juez la dejó en libertad con cargos al entender que la acción de la sindicalista era un acto de solidaridad. Sin embargo, la policía, a la salida del juzgado, la llevó a un centro de internamiento de extranjeros (CIE), donde pasó una semana antes de ser deportada, declarada como persona peligrosa para el Estado griego.

Refugiados
El caso de Lola Gutiérrez

Lola Gutiérrez, delegada sindical de CGT, será juzgada el próximo 18 de diciembre en Atenas. Está acusada de contrabando de personas en grado de tentativa y uso de documentación indebida por intentar ayudar a un joven menor de edad kurdo a pasar la frontera de Grecia para reunirse con su familia.

“Nosotras sabemos que lo que hizo Lola es lo que no se hace desde las instituciones de los Estados europeos mientras se llenan la boca de palabras como solidaridad y justicia”, afirman desde CGT. “La clase trabajadora, provenga de donde provenga, ejerce el apoyo mutuo mientras los gobiernos siguen a lo suyo, que nada tiene que ver con la consecución de una vida más digna para todas las personas. Se limitan a ejercer de defensores de los intereses de las élites económicas gobernantes. No esperamos nada más de ellos”, concluyen desde el sindicato.

Relacionadas

Migración
“La muerte de Mame es la cristalización del racismo institucional”
Paula Guerra, presidenta de SOS Racismo Madrid, hace balance de la política municipal en relación a las personas migrantes, refugiadas y racializadas.
Refugiados
Rohingya: heridas de un genocidio silenciado
Tras huir de una limpieza étnica a manos del ejército birmano, esta comunidad musulmana sigue malviviendo en los campos de refugiados de Bangladesh
1 Comentario
#28145 9:39 19/12/2018

Menuda vergüenza. La justicia da pena la mires donde la mires.

Responder
1
0

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Eléctricas
Usagre, capital europea de la energía solar

La Transición Energética en Extremadura marca como primer hito la planta fotovoltaica de Iberdrola en Usagre, la que será la instalación de energía solar más grande de Europa. Algunos especialistas consultados, sin embargo, mantienen serias objeciones al modelo implementado de transformación hacia energías limpias. 

Últimas

Maltrato animal
Animalistas protestan contra la ‘McCrueldad’
La asociación animalista Igualdad Animal protesta frente a un restaurante McDonalds en el Día Mundial Sin Carne.
Extremadura
El 25 de Marzo de este año llegará hasta Madrid
La acciones centrales de este año se trasladan de Mérida a Badajoz, adelantando la jornada reivindicativa al sábado día 23 para facilitar la participación ciudadana en los actos.
Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.