Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Vecinos de Hortaleza en una manifestación para exigir a la Comunidad de Madrid que cumpla con su responsabilidad como tutora
Manifestación en Hortaleza para exigir responsabilidades a la Comunidad de Madrid en el tutelaje de menores en acogida. Sandra Blanco


Participa en los movimientos vecinales del Distrito de Hortaleza.
7 dic 2019 06:03

La primera vez que viajé a Euskadi debió ser en el año 1984. Además de lo impresionado que me dejó aquel paisaje tan distinto al de mis veranos andaluces he de reconocer que me impactó, y no poco, ver en algunos pueblos pintadas en las paredes de sus calles dianas o dibujos que simulaban mirillas de fusil con iniciales, nombres, incluso fotos de personas dentro de las mismas. Aquellas imágenes resultaban suficientes para entender el nivel del conflicto que allí se vivía. Unos señalaban, otros ejecutaban. Una dinámica, por otro lado, nada nueva y perversa, propia de todas las formas de expresión del fascismo que se han ido desarrollando a la largo de la Historia.

Aunque sin duda nos faltan datos todavía para saber con rotundidad lo ocurrido en el centro de primera acogida de Hortaleza el pasado miércoles, no necesitamos, sin embargo, extraer algunas conclusiones más que evidentes al respecto de lo que está ocurriendo. Que una forma u otra de violencia se está enfocando hacia los niños y adolescentes es un hecho. En las últimas semanas hemos visto cómo dos chavales eran agredidos a "remazos" en la parada de un autobús, hemos conocido el intento de asalto de otros grupo de chicos, rápidamente catalogados de banda por algunos medios, también sabemos que otros chavales del centro fueron agredidos a porrazos en un parque cercano.

La granada forma parte de un proceso continuado y debidamente escalado de violencia contra los niños, niñas y adolescentes que viven en el centro de Hortaleza. Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del mismo, diana en forma de apariciones en medios, rueda de prensa a las puertas del centro, incluso cita estelar en un debate electoral de máxima audiencia que hizo que hasta medios internacionales se interesaran por "eso de Hortaleza". Y otros han ejecutado. Todo eso aderezado con un interés por envenenar el clima social a través de chats y grupos de redes incendiarios, incluso alguna concentración impulsada por personas ajenas al barrio y que a pesar de conseguir movilizar apenas a unas pocos vecinos contribuyen a crear la sensación de que este es un barrio en el que no se puede vivir y que los responsables de esa desazón colectiva son los chavales del centro de Hortaleza.

Para completar el manual de la intoxicación que se está viviendo en estos días, bulos y rumores lanzados sin ningún rigor y que a pesar de los desmentidos (policía y fiscalía han explicado en varias ocasiones que no hay un repunte significativo ni diferencial de los delitos en el barrio) crecen hasta convertirse en un mantra para muchos vecinos del distrito.

Las administraciones han preferido mirar hacia otro lado y no reconocer que en Madrid existe un problema que se traduce en que en nuestras calles viven niños desamparados

No podemos exigirle al racismo y al odio un rigor en el análisis que, lógicamente, va contra la propia naturaleza de ambas formas de estar en el mundo. Sí podemos, sin embargo, tratar de combatirlos generando ese rigor en el análisis en los entornos en los que todos nos movemos para tratar de acotar el mal y ver la forma más apropiada de reducirlo hasta conseguir su erradicación. Por eso, contra las mentiras e inexactitudes, algunas reflexiones que generen un debate más constructivo en el que todas y todos debemos implicarnos, al menos los que estamos en la convicción de habitar este mundo desde otras posiciones.

En primer lugar, el de Hortaleza no es un centro de Menas, ese término detrás del cual se esconde la definición de los menores migrantes que vienen a Europa no acompañados. En realidad en Hortaleza hay más de un centro, dos de larga estancia y uno, el de primera acogida que es el que genera los problemas. Por ese centro vienen pasando desde hace años todos los chavales que por distintas circunstancias pasan al sistema de protección que, necesitamos recordarlo, es responsabilidad de la Comunidad de Madrid. Ese es su primer espacio de acogida hasta que son derivados a otros. Ese centro, y así lo han venido denunciando los propios trabajadores del mismo y entidades de evidente prestigio en la defensa de los derechos de la infancia como Raíces o Save the Children, hace tiempo que no reúne las condiciones adecuadas, por la masificación del mismo y por las deficientes condiciones y recursos con las que los profesionales pueden trabajar con los chicos.

Hace ya años sabemos que hay chavales que preferían dormir en el parque colindante a hacerlo al cobijo de un lugar que les resultaba hostil y poco acogedor. Hay que hacer una esfuerzo para entender qué significa esto cuando hablamos de niños y niñas. Sin embargo, las administraciones, todas en general, han preferido mirar hacia otro lado y no reconocer que en Madrid y otras ciudades del país existe un problema que afecta a la infancia y que se traduce en que en nuestras calles viven niños, desamparados, al cobijo y el calor en muchos casos del pegamento y el disolvente que les acompaña en su día a día y les hace más llevadero el frío o el calor, el hambre o la tristeza o les enajena y altera su carácter y agresividad. Es un hecho. Tenemos un problema serio que afecta al derecho a la salud de menores y apenas desarrollamos esfuerzos a nivel institucional para atajarlo.

En segundo lugar. El problema de la seguridad. Ya se ha dicho que los datos alarmantes que se airean desde determinados altavoces que alimentan el conflicto han sido desmentidos tanto por la Policía como por la Fiscalía. Y sin embargo, claro que se producen incidentes, robos, hurtos, episodios que han sufrido vecinas y vecinos del barrio y que nadie desea. Cada día se producen en Hortaleza y en otros lugares de la ciudad. Y es evidente también que algunos de esos episodios tienen relación con chavales del centro o de otros centros que siguen viniendo por Hortaleza.

Hace ya mucho tiempo que gentes del barrio se encargan de cuidar de esos chicos, de organizar actividades con ellos

A pesar de que sabemos que estos hecho se han sobredimensionado con un interés manifiesto en extender un discurso de odio hacia las personas migrantes, es llamativo que a nivel institucional apenas se haya hecho nada que no sea lo de siempre, más policía y seguridad. Es un hecho que si no atajas la raíz del problema y solo curas los síntomas los males se hacen crónicos. No puede haber un policía vigilando cada esquina del barrio así que por más patrullas que pongas no conseguirás erradicar el problema como se pretende. Apenas se han hecho esfuerzo institucionales por aumentar la presencia educativa, tener más educadores en las calles, donde en realidad pasan muchas horas los chavales, llevar a cabo estrategias de mediación con el vecindario para que conozcan y se acerquen más a un lugar que a muchos les resulta hostil.

Ha tenido que ser la iniciativa vecinal la que haya intentado llenar ese espacio vacío en el que tan cómodas se sienten las instituciones. Hace ya mucho tiempo que gentes del barrio se encargan de cuidar de esos chicos, de organizar actividades con ellos, a veces simplemente salir a pasear, de hacer que el resto del barrio les pueda ver de otra manera. La incomunicación es el muro más grande de todos. Claro que hoy vivimos tiempos en los que muchos se dedican a construir muros. Otros los horadan con el esfuerzo y su fe en el poder de la diversidad y el enriquecimiento de la convivencia.

En tercer lugar, lo que ocurre en Hortaleza nos aboca inevitablemente a reflexionar sobre el fracaso del sistema de protección, al menos en nuestra comunidad. Cuando los menores se encuentran desprotegidos, es la administración la que debe desempeñar el papel que las familias, por distintas razones, no pueden hacer. Las leyes, los compromisos internacionales, exigen en todos los casos que el interés preferente del menor se preserve en cualquier circunstancia. El hecho de que el menor venga de otro país no menoscaba en ningún caso ese derecho ineludible. Eso significaría que la obligación de las instituciones es promover los cauces adecuados para garantizar esos derechos.

Es pertinente, por lo tanto, preguntarnos qué han hecho las instituciones, en especial la Comunidad de Madrid que es la que tiene la responsabilidad directa en este caso, pero también otras como el Ayuntamiento, para solucionar el problema. Si decir nada no se ajustaría al rigor con el que pedimos que se enfoque la cuestión, lo que es un hecho es que se ha hecho muy poco.

Tan poco que pensar que esa inacción frente a un problema tan evidente no es más que un plan preconcebido para deteriorar la atención a los menores migrantes en nuestra comunidad. Esas teorías absurdas sobre el efecto llamada también se esconde detrás de la manera como se trata el problema de los menores migrantes. No los tratemos como corresponde, no vaya ser que se nos llene esto de niños que salen de su país jugándose la vida en los bajos de un camión o en manos de los traficantes de personas para no volver a ver a sus madres en años y años.

En realidad, el fracaso de un sistema que no atiende como es debido a los chicos, que no les permite hacer un tránsito adecuado a la vida adulta (¿Por qué un chaval tutelado no sale con papeles para poder trabajar al cumplir la mayoría de edad?) es solo un ladrillo más de ese muro que hemos levantado para defendernos de la inmigración. Lo que ocurre con los menores en Hortaleza es parte de una partitura trágica que suena parecida en la frontera de Melilla, en los CIE o en las aguas del Mediterráneo.

Y, lo que es más trágico, parte de un negocio cruel que enriquece a unos cuantos, aquellos que se encargan de la gestión del trabajo sucio. Cabría preguntar a la Comunidad de Madrid qué beneficio tiene externalizar la atención de muchos centros de menores y dejarla en manos de empresas que, con poca vocación educativa, anteponen el beneficio económico tanto al cuidado de los menores como de los propios trabajadores de los centros, otras de las víctimas de este sistema fracasado.

Arrancaba este texto en los años 80. Vuelvo a aquellos tiempos para terminar. Hablábamos recientemente, algunos que ya tenemos los suficientes años y vivimos en este lugar del mundo, de que este debate sobre la seguridad en el barrio nos transportaba a esos tiempos duros de la heroína que Hortaleza vivió con tanta intensidad, trágica en muchos casos.

En aquella España en la que la droga destrozaba la vida de miles de chicos y chicas tuvieron que salir, como siempre, a recolocar el punto de vista dominante decenas de asociaciones y colectivos por todo el país. Algunos todavía siguen trabajando por la convivencia en nuestra ciudades, como la Coordinadora de Barrios. Tuvieron que salir a la calle las madres para defender las vidas de sus hijos y denunciar los intereses detrás de un negocio despiadado e inhumano. Tuvieron que salir a defender aquellas madres que no solo estábamos ante un problema de seguridad. Desde luego, esta Hortaleza no es aquella, estos tiempos no tienen nada que ver por mucho que nos quieran contar. Tampoco los niños migrantes tienen madres que los defiendan a su lado. Tendremos que serlo nosotras, nosotros: aquellos que defendemos el derecho ineludible a vivir dignamente para todas y todos, sea cual sea la raza, la procedencia o el origen de las personas. Aquellos que defendemos que la convivencia en los barrios se construye desde el respeto a todos y para todos, que creemos que el diálogo y el encuentro ayudan a hacer los barrios más amables y vivibles frente al odio y el enfrentamiento. Tratemos, por lo tanto, de llevar el debate a un entorno más conciliador, tratando de escuchar a todas y todos, sabiendo que no es fácil de afrontar y que, por lo tanto, necesitará de muchos esfuerzos y del trabajo de muchos. Solo así cerraremos el camino al mensaje de odio que da una imagen distorsionada de lo que somos.

concentración
Distintos grupos agrupados como Hortaleza Unida han convocado una manifestación por la convivencia y los discursos del odio el domingo 8 de diciembre de 2019 a las 12 am en el parque de Clara Eugenia del distrito de Hortaleza.

 


Relacionadas

Racismo
Denuncian más paradas racistas, abusos y agresiones policiales en Bilbao

Desde SOS Racismo Bizkaia recuerdan que “el abuso y las agresiones policiales tienen un fondo racista claro y no se pueden entender fuera de este marco”. Como ejemplo de esta violencia policial, destacan “la brutal agresión propinada a un joven magrebí, acogido en uno de los albergues de la capital vizcaína”.

Coronavirus
Aplican la Ley Mordaza a una red de apoyo mutuo que reparte comida a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona cursa dos denuncias que podrían suponer hasta 60.000 euros a colectivos migrantes que atienden situaciones de emergencia alimentaria y económica. Fuentes del Ayuntamiento aseguran que se retirará la denuncia.

Coronavirus
Quién nos lo iba a decir
Estar confinadas no es sinónimo de estar calladas. Es un momento de cambio, de cambio necesario. Quién nos lo iba a decir.
13 Comentarios
#44345 3:30 9/12/2019

La cuestión no es local, vivimos en un mundo global, que al igual que nos gusta comprar por aliexpres porque sale más barato ya que viene de China, tenemos personas que huyen del horror, y el horror no lo para nadie. La gente huye, y es imparable, negar eso es como negar la ley de la gravedad. Soluciones: un mundo donde impere la justicia social. En lo que nos toca como barrio, luchar por la solidaridad y no doblegarnos ante los poderes capitalistas que son los que nos meten que el enemigo es el débil, en vez de el de arriba (que al final es quien crea esta situación)

Responder
2
0
#44323 19:42 8/12/2019

No me lo puedo creer ahora va y dice que se drogan con pegamento para no tener frío o calor pero ese articulo a quien va destinado a por favor no insulte is la inteligencia

Responder
1
5
#44320 18:27 8/12/2019

Afortunadamente somos muchas más las personas que abogamos por la convivencia en Hortaleza como se ha podido ver hoy en la manifestación. ¡Muy buen artículo!

Responder
2
0
#44319 18:24 8/12/2019

Genial artículo. Refleja muy bien cómo nos sentimos y cómo lo vivimos la mayoría de las personas que vivimos cerca del centro de primera acogida y reclamamos por parte de la Comunidad de Madrid una solución para garantizar los derechos de los menores y la convivencia con los vecinos.

Responder
3
0
#44312 16:18 8/12/2019

Todo el que se manifestó hoy, que cumpla con sus ideas, y acoja a un Mena en su casa, los de más estamos hasta los huevos, de les da alojamiento, comida, ropa y encima nos roban, agreden etc... Inmigrante delincuente menor o no, a su país de vuelta.

Responder
3
12
#44346 5:01 9/12/2019

Como Messi, en su día Cristiano Ronaldo y el señor emérito, que se ha hecho de oro a costa de la ciudadanía

Responder
1
0
#44306 14:01 8/12/2019

Me parece una vergüenza que se hagan este tipo de artículos sin conocer lo que ocurre en las calles ni hablar con los vecinos de la zona. Yo sí soy vecino (tengo el centro al lado) y estoy indignado con la sarta de mentiras que se cuentan en este artículo.
Es que ni siquiera se han dignado a preguntar a los vigilantes de seguridad del centro (animo a cualquier vecino a hacerlo para ver la realidad), los cuales se cogen bajas cada poco tiempo por lesiones que les realizan los menas y por depresión, y tienen que sustituirlos. Incluso los propios vigilantes dicen que probablemente el 95% de los allí metidos son malos y violentos.
Una de las mentiras que más me ha impactado del artículo es que dice que hasta la policía desmiente que haya aumentado la criminalidad. Esto es totalmente FALSO. Una vez más animo a los vecinos a preguntar en la comisaría. Absolutamente TODOS los días reciben llamadas del centro (por motines, agresiones, etc.) y por diversos ciudadanos por robos con violencia y hurtos.
Eso por no hablar del disolvente que respiran todos los días (metido en bolsas de cacas de perro) en el parque de al lado.
Y todo esto lo pagamos nosotros...
Qué pena me da ver cómo el barrio se está destrozando por culpa de los menas y que aún haya gente que los apoye...
Para los que los apoyen (está claro que viven bastante alejados del centro), espero que acojan aunque sea a uno de estos menas en su centro, así nos los vamos quitando de encima

Responder
2
7
#44295 8:52 8/12/2019

Llevo viviendo en hortaleza 28 años y cuando mi hija era pequeña ya estaban los nenas robándoles el móvil y violando a las chicas cuando salía mi hija tenía q ir a buscarla porq estos chavales se dedicaban a darles sustos a las niñas a mi hija la robaron el móvil a su amiga el bolso con todo y a mi vecina la cadena q llevaba en el cuello de un tirón y así a casi todos los vecinos de hortaleza nos han robado. Y no soy racista siempre defendiendo a ellos. Y a nuestros hijos quien los defienden. Ya q pongan solución los vecinos de hortaleza estamos hartos es q son muchos años. Q se los lleven a otro barrio haber q opinan

Responder
3
6
#44287 24:42 7/12/2019

Iba a comprar una casa justo al lado del centro de acogida en abril. Y nos lo avisaron, de ese centro sale poco bueno. Autor de este artículo, progres varios, coged a estos angelitos y llevadlos a casa. Venga. Hay que volar el centro y otros y a todos llevarlos a sus países. Gracias por hacer crecer a la extrema derecha, sois maravillosos.

Responder
2
7
#44302 11:10 8/12/2019

Lo de progre lo escucho mucho y no sé qué entendéis los fachas por progre, gente que quiere progreso? Y claro, eso os molesta a los de las cavernas...

Responder
7
3
#44301 11:00 8/12/2019

Que verguenza de comentarios" volar el centro" ,?? Como se puede ser tan canalla. ?? 32 años llevo yo nunca oi hablar de violaciones. La comunidad de Madrid y ayuntamiento son del PP. Reclamen a ellos . Mas medios mas dedicacion mas presupuesto menos abandono

Responder
7
3
#44308 14:50 8/12/2019

que yo sepa hasta hace poco el ayuntamiento estaba gobernado por los "progres" de boquilla, pero bueno; una pequeña idea si estos menas(magrebíes) atacan a otros menores de otra nacionalidad,dónde está la xenofobia dado que ninguno son de aquí.

Responder
3
6
#44324 19:53 8/12/2019

El centro depende de la Comunidad de Madrid, en manos del PP desde hace casi 30 años. Llevo 45 años en el barrio y yo no veo lo que vosotros veis, pero sí nazis de otros barrios intentando hacerse hueco en el nuestro con la mentira y el odio.

Responder
3
0

Destacadas

Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Coronavirus
El coronavirus lo ha cambiado todo

A tres semanas del inicio del confinamiento, acertamos a conjeturar que no acabará en anécdota. Lo que venga estará marcado por esta compleja experiencia. Este vídeo desea cosas buenas para ese después. Animación de Silvana Youlton, guion de Pablo Elorduy, música de Lionel Scardino y locución de Rebeca Hernando

Música
Bad Bunny, la legitimidad no se perrea sola

Conviene pensar en la legitimidad de que Bad Bunny se haya atribuido el lugar de hacer este gesto en las formas a las que ha recurrido. ¿Quién eres, cariño de quienes te aman, para permitirte esta representación?

Coronavirus
Heike Freire: “El Gobierno está negando a los niños y niñas lo que recomienda la OMS: una hora diaria al aire libre”

Socióloga y pedagoga, Heike Freire señala la necesidad de que el Gobierno permita a las niñas y niños salir de casa una hora al día para su bienestar físico y emocional, una medida que ya han implementado en otros países, entre ellos Italia, y que recomienda la OMS.

Coronavirus
Entre el confinamiento y la inseguridad económica: malos tiempos para la salud mental

El impacto de esta crisis económica empieza a ser considerable y las cifras de paro en este mes de marzo se han disparado. Hay economistas que pronostican que llegaremos a los seis millones de desempleados en pocos meses. Sus efectos seguramente serán devastadores en salud mental.

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Últimas

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.