Las comunidades racializadas lideran la manifestación antirracista de Madrid

Unas 3.500 personas han salido a las calles de Madrid para reclamar "una sociedad sin racismo" y el fin del racismo institucional en la primera manifestación impulsada por personas y organizaciones de comunidades racializadas.


publicado
2017-11-12 18:31:00

"Por una sociedad sin racismo” es el lema de la pancarta que encabeza la manifestación antirracista convocada a las 17h de hoy, 12 de noviembre, en Madrid, la primera impulsada y liderada por personas y organizaciones de comunidades racializadas. Unas 3.500 personas han salido a las calles en esta marcha para reclamar el fin del racismo tanto institucional como social.

Las reivindicaciones fundamentales de la movilización son tres: derogación de la Ley de Extranjería --incluyendo el cierre de los CIE, el fin de las redadas racistas, el fin de las deportaciones, el derecho a la sanidad, el derecho a voto o la despenalización del top manta--, la elaboración de una ley de reconocimiento de las comunidades racializadas y un eje de memoria histórica y reparación que incluye la retirada de monumentos y calles de personajes que hayan contribuido a la persecución histórica a la que se han visto sometidas las diferentes comunidades.

En la manifestación, encabezada por mujeres racializadas africanas y afrodescendientes, gitanas, moras-musulmanas, gitanas-roms, latinoamericanas migrantes…, se han oído gritos contra los Centros de Internamiento de Extranjeros, contra la ley de extranjería y contra las deportaciones.

"Ha llegado la hora de poner el antirracismo en el centro de nuestras vidas y, por lo tanto, de hacerlo llegar al resto del Estado”, decía Fàtima Aatar, una de las organizadoras de la marcha, a Helios F. Garcés en un artículo publicado en El Salto.

Las personas racializadas reclaman la necesidad de que la sociedad blanca europea haga un profundo trabajo de reconocimiento y revisión de sus privilegios y del racismo cotidiano imperante desde hace siglos.

También reclaman tomar las riendas y el protagonismo de su propia lucha: “El papel que tienen que tener ellas [las personas blancas-europeas] es el de apoyar nuestras luchas, es el de asumir que nosotras somos las protagonistas, y que tienen que ser nuestras voces las que nos representen”, explica Yeison F. García, otro de las organizadores, en el mismo artículo.

A lo largo de toda la manifestación también ha estado muy presente el recuerdo a Lucrecia Pérez, de cuyo asesinato, el primero reconocido oficialmente como racista por el Estado, se cumplen 25 años mañana 13 de noviembre. También se ha recordado a Samba Martínez, Osmamuyi Aikpitany y Mor Sylla.

"Somos las nietas de las comunidades racializadas que la supremacía blanca de Europa no ha podido asesinar", abría la lectura de comunicados el periodista y activista Moha Gerehou al finalizar la manifestación. Posteriormente, nueve mujeres de diferentes comunidades racializadas han leído diferentes manifiestos con reclamas para acabar con el racismo incrustado en todos los niveles de la sociedad y las instituciones y para que se produzca un reconocimiento de las comunidades racializadas, la igualdad real de derechos y el fin de la discriminación y la persecución. 

2 Comentarios
Anónima 11:41 14/11/2017
Los Podemos y compañía se aseguranVotos deGpos mas desarraigados.Si ellos mandaran irian completamente alRevesVer paisesComunistas y sus leyes de inmigracionPero ahora tocaRomper y Dividir
Responder
0
0

Destacadas

Presupuestos Generales del Estado
El PNV aparca sus promesas y vuelve a ofrecer su apoyo al Gobierno del PP

Tras negar cualquier acercamiento a Rajoy mientras durase la crisis catalana, los nacionalistas finalmente han decidido no presentar una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado. Ahora dicen que así contribuirán a conseguir una solución en Catalunya

Brasil
La ultraderecha militarista, favorita para las presidenciales en Brasil

El encarcelamiento de Lula deja como favorito para las presidenciales a un exmilitar misógino y homófobo, el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, admirador de Trump.

América Latina
Nicaragua: “Los muertos no dialogan”

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunciaba anoche la retirada de la reforma de la Seguridad Social después de cinco días de protestas sociales cuya represión ha provocado 25 muertos. De momento, los manifestantes siguen en las calles. 

Energía
Alternativas que dan luz

Frente a los abusos del sector eléctrico cada vez surgen más iniciativas de organización ciudadana en busca de justicia energética.

Música
Tabletom: “La alegría de tocar siempre está”

Historia viva de la música andaluza, con más de 40 años a sus espaldas, Tabletom nos atiende minutos antes de comenzar su concierto en el Festival Entrelíneas.

Últimas

Memoria histórica
‘La última resistencia’ de Sanabria

Inauguran una ruta de montaña en honor a los últimos guerrilleros antifranquistas de Sanabria (Zamora), el grupo de maquis que más tiempo estuvo en activo después de la Guerra Civil. 

Asturias
Más de 5.000 personas piden en Oviedo la oficialidad del asturiano

La protesta, convocada por la Xunta para la Defensa de la Llingua Asturiana, contó con el apoyo de Podemos, IU, PSOE, Foro Asturias y los principales sindicatos.

Música
McCarthy, cuando el pop fue marxista

El lenguaje universal, el pop en su esencia más smithiana, fue el canal utilizado por Malcolm Eden, vocalista de McCarthy, un grupo nacido del desasosiego que le produjo la subida al poder de la Dama de Hierro.

Municipalismo
Municipalismo radical: el futuro que merecemos
1

Sólo una confederación global de ciudades rebeldes nos puede llevar hacia una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria.

Pacto de Estado contra la violencia de género
Los municipios presionan para que el Gobierno pague para abordar las violencias machistas

Las administraciones locales asumen la atención a víctimas de violencia pese a no tener presupuesto ni competencias. El foro de Municipios por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género pide que se enmienden los presupuestos y voluntad política para garantizar la atención a las víctimas vivan donde vivan.