PSOE
El PSOE y sus jueguecitos de trilero

Las negociaciones de PSOE y Unidas Podemos no solo no están llegando a ningún puerto de momento, sino que muestran la verdadera cara de un Partido Socialista asesorado por Iván Redondo.

Pedro Sánchez congreso
Pedro Sánchez sale del Congreso tras no conseguir la investidura David F. Sabadell
Jorge Armesto

publicado
2019-09-09 11:05

En los comicios del pasado 28 de abril el PSOE fue el partido más votado con el resultado más exiguo de la historia de la democracia española. Pudo al día siguiente comenzar las conversaciones para formar gobierno pero, al parecer, esto interfería en las elecciones municipales y autonómicas que se celebraban un mes después. ¿Cómo podía interferir en las elecciones a La Rioja que un grupo de personas trabajase discreta y honestamente en buscar puntos en común? Al PSOE nadie se lo preguntó.

Hasta entonces habían manifestado que “no tenían ningún problema” en un gobierno de coalición con Unidas Podemos, pero se ve que el ábaco estaba atascado porque hasta un mes después en el PSOE no descubrieron que la coalición con UP “no sumaba”. La razón era que otros partidos necesarios para la investidura, en concreto el PNV, podían molestarse. Durante unos días los medios de comunicación reprodujeron esta tesis hasta que los representantes vascos tuvieron que desmentirlo, pidiendo que no se les involucrase en mentiras ajenas. De forma similar se utilizó a Coalición Canaria, quien tuvo que aclarar que no pactaría con el PSOE en ningún caso. ¿Por qué nadie les había preguntado desde un principio?

Con o sin culpables propiciatorios, la monserga de “no suma” siguió repitiéndose inmisericorde. Hasta que obligó a ERC a anunciar abiertamente su abstención para eliminar esta excusa y de paso cargar con furia contra UP. La misma ERC, por cierto, cuya negativa a aprobar los presupuestos propició el cese del gobierno que ahora tanto desea apuntalar.

Escuchar a Carmen Calvo con ese deje de desprecio hacia Unidas Podemos da la medida del enorme sacrificio que hace por nuestro país

El PSOE decidió entonces olvidarse de “la suma” para centrarse en “los sillones”, expresión denigrante con la que el PSOE se refiere a los departamentos ministeriales que ocupa. De nuevo la prensa no estuvo al quite: ¿Cuál era el quid de la discordia? ¿Los reposabrazos de ganchillo? ¿La tapicería? ¿Y por qué esa inquina contra un mueble tan querido? De entre los odiadores de sillones fue Carmen Calvo quien mostró una más exacerbada sillonofobia. Escucharla hablar, con ese deje de desprecio y esa expresión de puro asco por las personas de Unidas Podemos que pedían “sillones”, sentándose ella misma en un sillón, da la medida del enorme sacrificio que hace por nuestro país.

La imagino cada mañana luchando contra su extrema repulsión, colocando quizá esos protectores desechables para inodoros en los sofás de la vicepresidencia. Por cierto, que la misma Carmen Calvo ha dado nuevas pruebas de su entrega al ocupar un puesto tan insignificante como la Vicepresidencia del Gobierno en lugar de esos otros mucho más relevantes que ofrece a Unidas Podemos.
Alguien pudo haberles señalado a los dirigentes del PSOE que si tan asquerosos eran esos sillones y tan vil y degradante el deseo de sentarse en ellos, por qué los ocupan con tanto afán. Pero tampoco se dio el caso.

Sin embargo, un día sin más, quizá alarmado por el creciente malestar del gremio de los tapiceros, Pedro Sánchez manifestó en directo que el problema no eran los sillones ni el programa. No, “el único escollo era Pablo Iglesias”. ¿Se lo había comunicado al propio interesado, tal como habría hecho cualquier persona con un mínimo de educación? En las reuniones que mantuvieron no se lo había dicho. Se ve que olvidó ese insignificante asuntillo y prefirió que se enterase por la tele. En comparación con estos modales, los que cortan con su pareja por whatsapp son un dechado de cortesía.

¿Por qué no se lo dijo personalmente? La pregunta parece obvia, pero nadie la planteó. Como tampoco por qué se vetaba a Pablo Iglesias y no al resto de miembros de la dirección de Unidas Podemos que no eran escollo. ¿En qué diferían? ¿Los demás suman y Pablo no suma? Nuevos misterios para el álgebra.

Al día siguiente Pablo Iglesias manifestó que renunciaba a cualquier presencia en el gobierno y entonces, a pesar de la palabra del presidente en funciones, de nuevo regresó el tema sillonesco. Un mes después, como en el súper, la oferta había caducado. Lo que era útil en julio se volvía imposible en agosto. ¿Por qué? La confianza se había quebrado.

Antaño, cuando la confianza reinaba, el PSOE vetaba a Pablo Iglesias y se lo comunicaba por televisión, sus “negociadores” falsificaban y filtraban documentos o la propia Adriana Lastra aprovechaba para mentir obscenamente en el Parlamento sobre las competencias de empleo cuando nadie podía ya darle la réplica. Hoy aquellos días felices habían pasado.

Pero no en todas partes. En Media docena de comunidades autónomas se alcanzaron acuerdos. Se ve que el PSOE piensa que la gente de provincias es más crédula. Además UP quería hacer “un gobierno dentro del gobierno”. ¿Qué es eso? ¿En las comunidades en las que pactaron hay gobiernos dentro del gobierno? De nuevo silencio. Y otra pregunta que Pedro Sánchez no ha tenido que contestar: ¿Acaso no puede el Presidente del gobierno cesar a cualquier ministro cuando desee? De hecho, podría cesarlos a todos al día siguiente de tomar posesión.

Entonces, ¿Cuál es el drama? ¿No está forzado un ministro a consensuar su política bajo la permanente amenaza de cese en caso contrario? ¿Por qué en el PSOE y, singularmente Pedro Sánchez, no han tenido que contestar a preguntas que formularía cualquier alumno de primero de periodismo? ¿Cómo es posible que durante meses se vierta tal retahíla de sandeces sin que nadie les haya sacado los colores?

Lo cierto es que la prensa española se comporta con un sometimiento absoluto al poder. No hace mucho se hizo viral el comportamiento de una reportera que repreguntaba a un dirigente de VOX hasta dejarlo en evidencia. El hecho mismo de que se remarque el proceder de esa profesional deja a las claras lo excepcional que es. Y, en todo caso, es fácil hacerlo con VOX, pero ¿cuándo ha sido la última vez que un periodista ha puesto en apuros a un miembro del gobierno? ¿Cuándo ha sido la última vez que hemos visto que se repregunten y se cuestionen las mentiras palmarias que se vierten ante el silencio acrítico de unos periodistas que solo callan y reproducen? En otras democracias es más común ver a Presidentes revolviéndose ante preguntas incómodas en una rueda de prensa. ¿Cuándo ha ocurrido esto aquí?

En toda la historia de las democracias europeas solo hay un caso en el que el líder de un partido en coalición no ejerció labores en el gobierno

La portavoz del gobierno, Isabel Celáa, parece una mujer inteligente. Puedo imaginar su tormento interior viéndose en el triste papel de repetir una y otra vez “no suma, es que no suma”, como si se le hubiese atascado el botón del reloj calculadora. Quizá temerosa de que algún periodista alzase la mano para preguntarle: “¿Conoce usted las operaciones matemáticas que demuestran que 123 es menor que 167?”. Pero no. De hecho, Isabel Celáa podía irse tranquila a casa sabiendo que esa misma mañana tertulianos diligentes iban a desarrollar esas expresiones pueriles tratando de convertirlas en argumentos. “Claro, es que no suma por esto y por esto”.

En toda la historia de las democracias europeas solo hay un caso en el que el líder de un partido en coalición no ejerció labores en el gobierno. Los periodistas repetían aplicadamente el ejemplo de la Francia de Mitterrand en la década de los 80. ¿Se habían vuelto todos por un casual expertos en historia de la política europea? No, simplemente hacían suyo, reproduciéndolo tal como si ellos lo hubiesen descubierto, el argumentario que el PSOE les había trasladado.

Así, la prensa no solo no ejerce función crítica alguna sino que, al contrario, es la responsable de desarrollar lo que los dirigentes del PSOE vierten únicamente en titulares banales.
Iván Redondo, el consejero de confianza de Pedro Sánchez, es el creador de estas boberías, aunque él gusta de llamarlas “relatos”. Quizá esta denominación escandalice a los amantes del género, pero no se preocupen: podemos estar seguros de que, si las obras maestras de este hombre son “No suma”, “El escollo” y “Los sillones”, el trono de Borges y Allan Poe no peligra. Más bien, su estilo literario lo emparenta con otros ilustres creadores de relatos del pasado como Zaplana, Acebes o Aznar, a los que antaño, quizá injustamente, no los considerábamos narradores, sino simples mentirosos.

Voltaire aconsejaba a Catalina de Rusia. Kant a Federico de Prusia. Y Aristóteles fue tutor de Alejandro Magno. A Pedro Sánchez lo asesora un hombrecillo que reconoce que sus grandes influencias intelectuales no son las obras de los grandes humanistas, sino las series de la tele. Concretamente, las series en las que unos personajes despreciables tratan de joder a otros personajes igualmente podridos. Así es como ve el mundo: como una lucha sin cuartel de cínicos, mentirosos y cabrones en la que vale todo. Qué gran influencia. ¡Cuán necesitado está el mundo de pensadores como él!

Iván Redondo fue el creador del eslogan xenófobo "limpiando Badalona" para García Albiol

Fue el creador del eslogan xenófobo “Limpiando Badalona” para García Albiol. Imaginarlo al lado de este tipejo, susurrándole consejos al oído, escribiéndole discursos y riéndole las gracias, tal como hace hoy para Pedro Sánchez, nos da la medida de sus escrúpulos morales. Un día crea campañas que fomentan el racismo y la aporofobia y otro aconseja a Pedro Sánchez que dé la campanada trayendo el Aquarius a puerto. Después vierten un venenoso caudal de infamias sobre el Open Arms. Porque en realidad, ya sea para perseguirlos o para salvarlos, para que vivan o para que mueran, a él los inmigrantes le importan un huevo. Como los sueldos, la salud, los alquileres, las pensiones y las personas. Solo son peones en su partida imaginaria en la que el único objetivo es joder al adversario, sea este quien sea.

Solo una vez en mi vida gané al ajedrez a mi muy querido amigo Jacobo. Fue con una apertura llamada El gambito salvaje de Muzio que, por supuesto, él conocía perfectamente. Aún así, ese único día sonó la flauta y yo gané gracias a esta apertura del S. XVIII, variación de otra del S.XVI. Esto es lo que convierte al ajedrez en un juego único, en algo mucho más que un juego: el que cada partida está sustentada en un descomunal acervo cultural de cientos de años de cooperación humana. Jugar es cooperar en la transmisión de ese patrimonio. Iván Redondo juega al ajedrez aleatorio, una variante postmoderna que trata de eliminar ese tedioso estudio de aperturas al sortear la colocación de las piezas. El ajedrez se convierte así en otra cosa bien distinta y cada partida nada debe al pasado ni nada deja al futuro. Se agota en sí misma del mismo modo que si jugase a la escoba o al chinchón.

Despojada de ese vínculo con el conocimiento, aislada en el propio instante yermo, se convierte simplemente en un juego de pillos en el que se busca la victoria a toda costa, joder al contrario y que este no te joda, pues las partidas que finalizan en tablas las consideran aburridas. Pero en infinidad de ocasiones, las tablas expresan precisamente la belleza de ver a dos oponentes desarrollando noblemente sus mejores capacidades sin que ninguno sea capaz de doblegar al otro.

Llámenme ingenuo, pero la política debería ser como el ajedrez de verdad: un espacio reflexivo, donde no importa ganar de cualquier manera, sino que es más importante construir una partida hermosa. Un espacio en el que nuestra inteligencia se ayuda de otras anteriores a nosotros. Hay una frase que se le atribuye a Newton. Preguntado sobre cómo había llegado a tan increíbles descubrimientos, contestó que había sido fácil porque se había encaramado “a hombros de gigantes”. La frase, en verdad anterior al científico, venía a decir que todo conocimiento se sustenta en otro anterior y es, al tiempo, el sustento del posterior. Así funciona el progreso humano.

¿En quiénes se sostendrán los gobernantes de la España de mañana? ¿En esta cuadrilla de mentirosos compulsivos? ¿Cuál será el gigante que preste sus hombros? ¿Simancas? Lo de este hombre es digno de mención: tan agradecido está de que lo hayan desempolvado del armario de la carcunda que desempeña diariamente con pasión desmedida su papel de insultón, como esos pequeñajos cobardes pero faltones que se pegan zalameros a un grandullón abusón para poder ofender a gusto al resto de la clase. Lo que sería un remedo contemporáneo del Tiñoso y el Canijo.

Y mientras estos juegan a sus jueguecitos, hay un país que respira con dificultad. Hay millones de personas que necesitan legislación sobre vivienda, sobre trabajo o sobre conciliación y que esperan un gobierno que esté a la altura de los descomunales retos que plantean estos tiempos. En su lugar, pasan los meses y solo asistimos a las baladronadas y falsedades de unos camorristas de patio de escuela que se indignan cuando se quejan las víctimas, tal como esos trileros callejeros que encima te quieren dar de hostias cuando les descubres el timo.

Desde que comenzó el juego en abril muchísimas personas se han tenido que enfrentar a alquileres imposibles. ¿Le importa eso algo a Iván Redondo? No. Vive para sus chiquilladas; hoy decimos lo del escollo, mañana lo de los sillones y pasado volvemos al escollo. La sarta de pamplinas no tiene fin. El PSOE se presentó con un programa a unas elecciones. A los tres meses pide a unas asociaciones que lo mejoren. ¿Era una mierda, entonces? ¿No hubiese sido mejor pedírselo antes? ¿No fue el que refrendaron sus votantes? Y dice presentar otro, al parecer distinto, pero que resulta ser el mismo.

Cuando las asociaciones se quejan de que no se han recogido sus peticiones, ¿alguien inquiere sobre qué demandas de “la sociedad civil” se han incluido? No. La prensa demuestra de nuevo tener unas tragaderas sin fondo y, de hecho, acepta la modificación de los términos de la discusión al pasar a debatir únicamente sobre “el relato”, en lugar de sobre las condiciones materiales de vida que este oculta.

Se convierte así el debate político en un metarrelato, relato del relato, donde los verdaderos problemas de la ciudadanía están ausentes, sepultados por la cháchara banal sobre esta sucesión de mentirijillas pergeñadas por Iván Redondo, ese jugador de parchís que come una y cuenta veinte y al que no le importa usar ayer la ficha azul y hoy la roja. Mañana quizá la naranja. ¿Ajedrecistas? Ojalá. Como mucho, jugadores de dado y cubilete.

Relacionadas

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Filosofía
Hegemonía, populismo, democracia radical
Analizamos los conceptos de “hegemonía”, “democracia radical” y “populismo”, centrales en la obra de Laclau y Mouffe.
18 Comentarios
Elbarruso 19:58 15/9/2019

Vaya repaso!!
Y aún así quedan más cosas que prueban lo que es este PSOE, pero lo que resulta más lamentable y que no tocas en el artículo, son los que hacen que los trileros sigan estando hay y que además los defienden con argumentos que ni ellos mismo se creen, cuantas veces se van a dejar engañar los votantes del PSOE?(Partido Solidario con la Oligarquía Española) ya son infinitas, se agarran a las pocas medidas sociales que han defendido, que si os dais cuenta ninguna se enfrenta de cara al poder, además han venido empujadas fuertemente desde la sociedad, pero claro, cuando te debes al poder, cuando solo importa tu partido, cuando sigues manteniendo tus puertas giratorias, tus beneficios particulares, cuando no eres nada incómodo a las empresas y a la banca, cuando te dejas financiar campañas electorales por estos mismos y encima sigues teniendo todo el apoyo de tus víctimas, como me voy a entender con quien quiere eliminar todo este sistema, es imposible...
http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
7
0
Javier Alonso Arista 17:08 12/9/2019

Óle óle y óle, estupendamente pergeñado, muchas gracias por tanto de lo que aportas para seguir aprendiendo. Un placer leerte y un suscitador de debates igualmente. Muchas gracias Jorge Armesto

Responder
21
0
#39265 11:54 12/9/2019

Qué buen artículo, qué bien desarrollado y que bien escrito. Gracias.

Responder
21
1
#39214 21:17 10/9/2019

El PSOE no es un partido de izquierdas, sino que es un partido de centro-derecha. Fue refundado en 1974 en Suresnes por el capital alemán y por la CIA (mullidores Willy Brandt y Kissinger) para ser uno de los dos pilares del nuevo régimen borbónico franquista (turnaje en el gobierno con UCD y despues con PP) y tener así todo controlado, haciendo creer a la gente que era el partido de la izquierda para lo cual los poderes económicos pusieron al servicio del PSOE un poderoso aparato de medios de comunicación que desde entonces lo han venido vendiendo como un partido de izquierdas sin serlo. UCD y despues PP no necesitaban se pusiese a su servicio ese aparato, pues ya lo tenían. Y así hemos llegado hasta hoy, en que mucha gente vota al PSOE creyendo que es un partido de izquierdas, y sin embargo se puede comprobar que el PSOE y el PP han hecho prácticamente la misma política económica neoliberal mientras han gobernado, la política que gusta a los poderes económicos. De ahí que tanto unos como otros gocen después de sustanciosas puertas giratorias

Responder
22
2
Lástima 15:43 10/9/2019

Un buen artículo, de necesaria lectura en mi opinión.
[10/9 15:17] Esther: Desde mi punto de vista tiene un solo fallo y es que en su análisis no desarrolla el papel de Más Madrid en la postura de Sánchez y secuaces. Esperaron los resultados de las locales y ahí, al ver que Errejón podía ser una opción, decidieron implementar el ardid tan bien reflejado en este articulo. En verdad yo creo que el veto a Iglesias tiene, en último término esa finalidad: que se quite UP y que venga Errejón y su Más lo que haga falta.

Responder
19
1
Roberto 9:52 10/9/2019

Gracias Jorge, por gente como tú me hice socio de este medio, buscando información más allá de la manipulación imperante. Podrán vencer pero nunca convencer. Salud!

Responder
26
1
#39193 25:02 9/9/2019

Iván Redondo tiene su puntillo como hombre.

Responder
1
9
#39191 24:56 9/9/2019

Entre mis compañeras de trabajo tiene mucho tirón Pedro Sanchez.

Responder
0
10
#39190 24:52 9/9/2019

La verdad es que Sánchez está como un queso, las cosas como son.

Responder
1
9
#39189 24:50 9/9/2019

Se piensan los de Podemos que ellos son más listos que nadie, que van a poder torear al Psoe a su antojo, como han hecho con IU. Y a pesar de ir de batacazo en batacazo electoral, ellos se siguen creyendo lo más listos.

Responder
2
26
#39235 13:03 11/9/2019

Creo que te "equivocas", estomago agradecido del PPSOE: los que se creen más guapos, más listos, y más patirotas que nadie son los señoritos del PPSOE, que compadrean algremente y sin complejos con el gran capital, véase si no los favores mutuos entre el PPSOE y el Banco de Santander, o las puertas giratorias que han utilizado obscenamente muchos dirigentes del PPSOE con grandes empresas, como es el caso de la ministra "brotes verdes", Elena Salgado, burlando la ley. Y esto son solo dos ejemplos de los muchos que hay

Responder
16
2
CHEMA 20:11 9/9/2019

Gran artículo. Es una pena que, en la entrevista que Iglesias le hizo a este Redondo en La Tuerka, se lamentara de que nunca hubiese trabajado para los suyos/nuestros (da lo mismo). Por lo demás, la entrevista fue estupendamente, había feeling de verdad. De vomitar dan ganas.

Responder
13
3
#39180 18:19 9/9/2019

Bravo, Bravo !!

Responder
27
2
#39176 17:32 9/9/2019

Ojala nadie vuelva al votar a Pedro Sánchez Felón Fernando Vll no al absolutismo mi familia y yo nunca más vamos a votar al psoe si no cambia y se vuelve democrático

Responder
27
2
#39194 25:04 9/9/2019

Sigue soñando

Responder
2
6
A, nó, ni, ma 15:37 9/9/2019

Leído. Me voy a hacer un cigarrillo, que me he quedado tan relajada después de leer como tras una sesión intensa de buen sexo. Gracias.

Responder
54
0
#39169 13:50 9/9/2019

Y los de Unidas Podemos con hermanita de la caridad

Responder
4
16
minúscula 12:12 9/9/2019

Madre mía, que articulazo !...
El cabreo es monumental y el juego es muy peligroso porque se les está trasladando a la cara a algunos ciudadanos (3.700.000) que ell@s y sus votos son de segunda clase, inservibles, inútiles... Sin razón.

Responder
81
6

Destacadas

Salud
Las víctimas de la talidomida en España se sienten estafadas por el Estado

Es un caso histórico inédito globalmente que se ha arrastrado desde el franquismo a los sucesivos gobiernos democráticos. Los afectados que aún viven, siguen reclamando justicia mientras muchos fallecen sin resarcimiento, con graves malformaciones, tras una existencia condenada a la dependencia y a la invisibilidad.

Corrupción
El juez pide juzgar a Ignacio González por desviar 1,6 millones de euros

El ex presidente de la Comunidad de Madrid podría sentarse próximamente en el banquillo por el caso Lezo, debido a una posible malversación y fraude a las arcas públicas en la compra de la empresa brasileña Emissao por el Canal de Isabel II en la que supuestamente hizo desaparecer 1,6 millones de euros.

Bolivia
Del golpe a la dictadura: las balas del ejército provocan decenas de muertos en Bolivia

La presidenta de facto, Jeanine Áñez, decreta la impunidad de los militares que usen armas de fuego contra la población civil mientras la respuesta al golpe de Estado se generaliza en todo el país.

Pensamiento
William Davies: “La mentalidad de la guerra se ha convertido en una forma habitual de organizar la sociedad”

El autor de Estados nerviosos, William Davies, estuvo en Madrid presentando un libro que explica cómo las redes sociales se están convirtiendo en un campo de batalla de emociones y sentimientos antes que de ideas o hechos.

Juicio del 1 de Octubre
Tenemos miedo al fuego

Demasiadas veces la cultura es esa torre de marfil que tanto le gustaba a Rubén Darío: el lugar elevado desde el que miramos lo sucio sin mancharnos.

Sanidad
Nuevos horizontes para hacer reversible la multirresistencia antimicrobiana

Son muchos los puertos desde los que parten mareas de responsabilidad, pero la investigación médica pone de manifiesto que es posible el jaque a las súperbacterias.

Últimas

Humor
Banalizando

Vigésimo tercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Refugiados
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.