Cinco mentiras en torno a la aprobación del techo de gasto propuesto por el PSOE

El Gobierno del PSOE ha propuesto una subida del techo de gasto irrisorio y los argumentos para apoyarlo han sido igual de ridículos o, cuanto menos, fácilmente refutables.

Pedro Sanchez
Pedro Sánchez en el Pleno del Congreso de los Diputados el pasado 17 de de julio La Moncloa

publicado
2018-08-03 09:17:00
Últimamente estoy leyendo a algunas personas –muchas de las cuales no son precisamente de derechas- asegurar que el Gobierno de Sánchez no tuvo más remedio que proponer un techo de gasto irrisorio y que la oposición -especialmente Unidos Podemos- se equivocó al no votar a favor de su aprobación. Opiniones legítimas, sin duda alguna, pero que suelen acompañarse de argumentos ridículos o, cuanto menos, fácilmente refutables. El hecho de que a veces esos alegatos vergonzantes sean arrojados por personalidades provenientes del mundo académico no hace sino confirmar las sospechas que se originan con una primera lectura superficial: parecen más una defensa a ultranza de la postura del Gobierno en base a intereses o preferencias políticas que una defensa en base a principios o cuestiones ideológicas. Como si hubiese que apoyar al Gobierno de Pedro Sánchez solamente por no ser del Partido Popular y no por la utilidad de las políticas que esté aplicando. A continuación enumero y rebato los argumentos que más he visto por ahí y que más sonrojo me han provocado.

1. “El Gobierno del PSOE ha logrado un retraso en el ajuste impuesto por Bruselas”.

Anda, pues qué cracks son, ¿no? Lástima que ese éxito no sea exclusivo del PSOE, ya que el Gobierno del PP lo ha conseguido absolutamente todos los años desde su llegada al poder. La Comisión Europea siempre se ha hecho la dura pero a la hora de la verdad ha relajado los objetivos de déficit público todos los años, sin exclusión. Llamadme loco, pero a lo mejor tiene más que ver con la elevada permisividad y flexibilidad del ejecutivo comunitario mostrada frente a gobiernos amigos que a las virtudes del equipo de Pedro Sánchez.

2. “No haber aprobado el techo de gasto propuesto por el Gobierno impide aprovechar la tolerancia de Bruselas y nos aboca a más recortes de los inicialmente previstos".

Éste es mi argumento preferido, por lo intuitivo que parece a pesar de lo falso que es. Vamos a ver, si el tutor de las cuentas públicas españolas es Bruselas, lo que importa es que Bruselas esté contenta, no lo que escribamos en cualquier papel de jurisdicción española por mucho que se llame Presupuestos Generales del Estado. Es decir, que si Bruselas se conforma con un ajuste más suave, da absolutamente igual que sobre el papel no venga recogido ese ajuste más suave. Veámoslo de otra forma: si una comunidad autónoma se salta el compromiso actual de realizar el ajuste duro y realiza el suave, ¿qué problema hay si Bruselas nos da permiso para hacerlo? ¿Acaso va a ir el Ministerio de Hacienda a sancionar a la comunidad autónoma por haberse extralimitado? ¡Venga ya! El poder supervisor y sancionador lo tiene el propio Gobierno de PSOE; que permita que las administraciones públicas se salten los compromisos anteriores porque ya no tienen validez con Bruselas y asunto resuelto. Por supuesto, el Gobierno lo sabe perfectamente y sólo utiliza este argumento con fines políticos. Como Bruselas permite que recortemos 5.000 millones de euros en vez de 11.000 millones como nos había dicho en un principio, si al final recortamos 11.000 será responsabilidad única y exclusiva del Gobierno estatal que es quien controla y sanciona (y quien por lo tanto puede hacer la vista gorda), no de Bruselas ni de cualquier grupo parlamentario del Congreso. Que no nos tomen el pelo.

3. “El Gobierno tiene poca fuerza y no puede hacer todo lo que le gustaría; ha elevado el techo de gasto todo lo que puede dentro de su margen de maniobra”.

Ok a la primera frase: el Gobierno está en clara minoría y no puede hacer todo lo que quiera. Pero eso es una cosa y otra que el techo de gasto propuesto para 2019 sea el más bajo de toda la historia, exceptuando sólo el del año 2018. Nadie le ha pedido al Gobierno que eleve el Techo de Gasto hasta el infinito, ni siquiera que lo eleve a cotas de años anteriores al inicio de los recortes. De hecho, nuestra propuesta fue que elevase el techo de gasto al menos hasta el que había en el año 2016 (11,2% sobre el PIB), que es aún muy reducido pero tolerable incluso por partidos políticos de derecha recelosos del gasto público. Sin embargo, el nivel propuesto ha sido del 10,2%, una absoluta miseria que nos abocaría a un horizonte de consolidación de los recortes y una notable reducción del tamaño de nuestro Estado del Bienestar. Además, menuda desfachatez la del PSOE pidiendo el voto a favor para un techo de gasto del 10,2% ¡cuando ellos mismos votaron en contra del Techo de Gasto que propuso el PP para 2015 que era del 12%! Eso, no sé en otros sitios, pero en mi pueblo se llama tomar el pelo a la gente.

4. “No podemos aumentar el Techo de Gasto a voluntad porque lo hemos pactado con Bruselas”.

Falso. Falsísimo, de hecho. Lo que hemos pactado con Bruselas son los objetivos de déficit para los siguientes años, no el Techo de gasto, que es algo muy diferente. Se puede respetar el mismo tope de déficit tanto con un Techo de gasto minúsculo como con otro mayúsculo. La variable importante en este caso son los ingresos: si se quiere aumentar el techo de gasto y respetar el tope de déficit público, basta con incrementar los ingresos de forma paralela. Y como nuestra economía ingresa entre 8 y 9 puntos porcentuales del PIB menos que la media europea, tenemos la seguridad de que es posible, al menos, elevar el techo de gasto en esa proporción. Pero el techo de gasto propuesto por el PSOE ha sido de 0,2 puntos porcentuales del PIB. Casi llegamos a esos 9 puntos… casi.

5. “No sólo importan las limitaciones europeas, también las españolas como la que impone la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera”.

Ah, no me digas. Entonces te interesará saber que Unidos Podemos presentó una proposición de ley para reformarla que fue admitida a debate y votación por un error de la cámara del Congreso controlada por el PP y Ciudadanos (llegaron con el veto 4 minutos tarde) y de la que el actual Gobierno de Pedro Sánchez no parece tener prisa por tramitarla, ya que no ha presionado a la cámara, ni negociado con otros grupos los apoyos, ni sacado a la agenda pública, ni nada de nada. El Gobierno podrá decir misa, pero hay que estar muy ciego para no ver que en realidad no tiene interés ni prisa por reformar la ley que aprobó Montoro y que tanto daño causa a comunidades autónomas, ayuntamientos, y al bienestar de la ciudadanía en general. Si tuviese voluntad esa ley ya habría sido reformada, o al menos su trámite parlamentario habría sido iniciado. Pero a la vista está que no tienen voluntad. Si se han movido algo ahora ha sido por obligación (la aprobación del techo de gasto tiene sus plazos), no por convicción ideológica.

En definitiva, no hay argumento sólido que respaldase la votación a favor de un techo de gasto que hubiera sido prácticamente el más bajo de todos los tiempos y que hubiese condenado a nuestro estado del bienestar a un horizonte de recortes perpetuos. El cambio de Gobierno no sólo debería servir para cambiar de imagen; también para cambiar de políticas.

Presupuestos Generales del Estado
Presupuestos 2018: que los pocos árboles sanos no impidan ver el bosque quemado
2

El Gobierno ha colado algunas medidas positivas de notable visibilidad para que se centre en ellas la atención y no se hable de lo negativo que es el documento en su conjunto.

9 Comentarios
zentolo 9:34 3/8/2018

"basta con incrementar los ingresos de forma paralela"
Bravo! hay que ser economista para esto?
detalle como subira los ingresos, porque ése es el quid de la cuestión.
Todas las mejores previsiones de todos los gobiernos anteriores en déficit eran dando por hecho que subirian los ingresos, y nunca lo han conseguido y por ello ha habido los consabidos desvíos.
Ojalá se pusieran impuestos a los que más tienen y consigamos un país más redistributibo y justo, pero visto el panorama electoral actual, el auge de los nacionalismos (español y periférico) no creo que los ciudadanos vieran con buenos ojos esas subidas de impuestos.
No se olvide que aquí el fin, es que no gobierne la derecha, y tener ( al menos en derechos y libertades) un país más justo.
que el PSOE siempre ha obtenido sus mejores resultados cuando se acerca al centro ( por mucho que nos duela).
Aprovechemos a Podemos y confluencias para obligar al PSOE a tomar decisiones más justas socialmente, pero el PSOE no puede perder su hueco en el centro, porque ellos y ustedes y sobre todo NOSOTROS los ciudadanos, necesitamos un gobierno de izquierda imperativamente.

Responder
5
19
#21469 15:58 4/8/2018

No, no hay que ser economista para saber que hay mucho margen de subida en los impuestos, el articulista buen claro lo dice. Sólo hay que saber leer y saber que los que más tienen pagan muy pocos impuestos, así de claro.

Responder
13
0
doctoranimacion 12:08 3/8/2018

Apañados vamos si tenemos que esperar a que alguna de estas necias e impresentables marionetas del capital (pp-psoe-c´s-iu-podemos-pdcat-erc-pnv-upn-foroasturias-cc) hagan dentro del arco parlamentario español alguna acción que beneficie a las clases trabajadoras en vez de a las clase capitalistas que les financian y aupan al poder. Solo el pueblo salva al pueblo, ORGANÍZATE Y LUCHA

Responder
22
3
#21604 16:41 9/8/2018

"...levántate y lucha, esta es tu pelea
levántate y lucha, no voy a luchar por ti..."
https://www.youtube.com/watch?v=4htttUBfQyg

Responder
2
0
#21421 12:35 3/8/2018

No tirnes ni idea xd

Responder
1
16
#21446 22:22 3/8/2018

Abocar es con "b". Plr lo demás, muy de acuerdo. Saludos.

Responder
1
0
#21455 8:55 4/8/2018

Todo de acuerdo... desgraciadamente, abocar es con b de toda la vida

Responder
2
0
#21437 18:35 3/8/2018

Para entender los buenos resultados económicos de la derecha y donde estamos habría que tener en cuenta:

Que el gobierno Zapatero no aprovecho el viento de cola para redistribuir sino que hizo una reforma laboral y una política neoliberal que no evito que la crisis le estallara en los morros sin posibilidad de devaluar la moneda. Y además se puso de acuerdo con el PP en aquel error histórico que consagraba el techo de gasto en la Constirrupción.

Esto afianzó la tradicional falta de unión de la izquierda que así se autodenomina y que puso alfombra a la dictadura del PP, 2011-2015

El PP, aprovechó el petroleo barato y la recuperación internacional; favoreció otra reforma laboral que precarizó el empleo: subdivió un trabajo a jornada completa con dos parciales con la clase empresarial predispuesta a favorecer un gobierno que le daba una fiscalidad favorable. O dicho de otro modo: los empresarios contrataban más gente para favorecer un gobierno suyo. Esa es su verdadera fortaleza y su caladero de votos entre los trabajadores con empleo precario.

Se ha acabado la bonanza y el gobierno del PP y las empresas han cerrado el grifo de la contratación para que el PSOE coseche malos resultados de empleo y vuelva el PP a jugarles el agua. Se puede llamar a esto: la conspiración empresarial proderecha.

Los lideres de Podemos, endeudados en un chalé y una política de control de daños de encuestas, fuera de juego. Generan desconfianza y han sucumbido a la política de gestos para la galeria sin hacer ninguna mención al colapso sistémico que se avecina pero que requiere renunciar al crecimiento fósil y adoptar una nueva economía circular.

Cortoplacista y cratofilo, Pablo Iglesias no puede prometer ningún gesto que el PSOE no escenifique.

El conflicto catalán también puede ser más rentabilizado por la derecha que por la izquierda en el resto del Estado.

Así, sintiéndolo mucho y deseando equivocarme, se puede preveer la vuelta del duo conservador (PP y Cs) al poder en 2020.

Responder
10
1
Anónimo 16:43 3/8/2018

Un buen artículo empañado por las dos veces que aparece el verbo "avocar" con v (¡?). ¡Corríganlo, por favor!

Responder
1
0

Destacadas

Contaminación
Cuando la contaminación no te deja salir de casa

La hipersensibilidad a la contaminación que tienen las personas con el Síndrome de la Sensibilidad Central limita su forma de relacionarse con el mundo.

Cambio climático
COP24 convierte en sugerencias las obligaciones de frenar el cambio climático

Sabor agridulce en el texto final de COP24. Para las organizaciones ecologistas, el texto supone un retroceso en la lucha contra el cambio climático ya que no garantiza el cumplimiento de la hoja de ruta del Acuerdo de París.

Cambio climático
¿Necesitamos un consenso global contra el cambio climático?

La justificación que la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático utiliza de manera recurrente ante la falta de ambición es la no injerencia en las políticas nacionales de los países. Y este argumento se fundamenta en una visión extremadamente parcial.

África
“Mi único equipaje era mi barriga de embarazada”

El mayor campo de refugiados del mundo se encuentra en Bidibidi, en el Norte de Uganda, y acoge a unas 300.000 personas huidas de la guerra de Sudán del Sur. Un 85% de sus habitantes son mujeres y menores.

Últimas

Reino Unido
Un Brexit, muchos brexits: la autodestrucción de un sistema de gobierno

El retorno de la política de masas con los varios populismos, la profunda crisis económica y el auge de terceros países (particularmente China) han hecho pedazos todos los consensos. El Brexit no es pues una causa; sino un síntoma temprano de este cambio de época.

Andalucía
A Andalucía se le viene un problemón (y no es Vox)

El mayor de los problemas de los andaluces ahora mismo no es Vox, ¡es peor! Nuestras niñas y niños recogen la semana que viene las notas del primer trimestre, y habrá que ver cómo están con respecto a Castilla y León...

Refugiados
¿Hacia el desmantelamiento de Salvamento Marítimo?

Los trabajadores de Salvamento Marítimo advierten que el mando único para la coordinación de las tareas de salvamento podría ser un paso previo al desmantelamiento de este servicio público, que ahora celebra sus 25 años de existencia.

Historia
Una historia exprés del rojipardismo (y II)

Tras la derrota de la Segunda Guerra Mundial, la extrema derecha ha tardado en rearmarse. En su lento resurgir ha ido adoptando para sus propios fines ideas y discursos que provenían de la izquierda.