Podemos
El cartel fue un error, pero es hora de mirar al elefante

Quisimos superar la representación y ahora nos acorrala el personalismo. Mientras echamos la tarde comentando un cartel peronista, el elefante en la habitación sigue ahí.

Podemos en Vistalegre II
Pablo Iglesias durante la asamblea de Vistalegre II. Álvaro Minguito
Sarah Babiker

publicado
2019-03-06 17:25

Hay varias formas de volver de un permiso de nacimiento. Se puede volver con tristeza, por empezar a alejarse tantas horas de la criatura dependiente que se tuvo durante semanas cerca. Se puede volver con muchas ganas, el ansia de retomar la vida fuera del ámbito cerrado de la crianza. O se puede volver como Pablo Iglesias, avisando con dos semanas de antelación para que la gente se vaya preparando.

El cartel. Ese cartel, viajando por las redes sociales dejando una estela de sonrisas irónicas y chascarrillos alucinados. Aparece de espaldas, la gente en frente, recibiendo la presencia anhelada después de tantas semanas sin guía. Ha tenido tiempo para prepararse el pueblo, antes de que el líder volviese hecho millones. Millones de votantes se espera, dada la cercanía a las elecciones del retorno.

Cartel Podemos -solo vale para interior
El polémico cartel ha sido borrado por la cuenta de Podemos poco después de su lanzamiento.

Es una mierda estar escribiendo esto. En este momento Pablo Iglesias ya se ha dado cuenta del error. Es solo un padre con dos hijos pequeños que está pasando un mal rato, porque el personaje se le ha ido de las manos a él, o el peronismo se le ha ido de las manos a su equipo de comunicación.

Es una mierda acabar sumándose al coro de quienes señalan los pliegues de la caricatura, de quienes aligeramos nuestro estrés cotidiano haciendo chistes sobre el populismo kitsch, el machoalfismo morado, y otra vez, sí, el peronismo torpemente deslocalizado de este cartel. Y es una mierda porque puede ser que esta sea la única actividad política que vayamos a desempeñar esta tarde o esta semana. Para eso hemos quedado.

Claro que sería más difícil venir a hacer leña del árbol caído si hubiese elegido pertrecharse en un horizontal bosque, y no presentarse desde el minuto uno como el sólido tronco que desde la secretaría general nos permitiría auparnos hasta la ventana de oportunidad, esa que cayó en el olvido mientras las puertas se abrían de par en par para otros actores. Sería más fácil evitar caer en lo personal, si los liderazgos de Podemos no se hubiesen basado en el personalismo.

Menos tentador sería recurrir al paralelismo del “volveré y seré millones” si Pablo e Irene no cerrasen tan bien esa cadena de asociaciones lógicas que arranca con Evita y Perón, y pasa por Néstor y Cristina, saltando el océano hasta Galapagar. Y hubiese sido más fácil que el equipo de comunicación no hiciese el ridículo si no hubiese contado con todo un archivo de imágenes del líder dirigiéndose al entregado público. De los vistalegres a la marcha del cambio. Tenían de dónde sacar.

Faltan pocas semanas para un montón de elecciones donde nos jugamos que la extrema derecha llegue al Parlamento, a los ayuntamientos. Ellos que dan tanto miedo, son un puñado más de truenos para una tormenta perfecta que ya nos empapa de precariedad, que ya nos ahoga desde hace años. Ningún líder va a descender de lo más alto o retornar desde su exilio doméstico para asaltar los cielos.

Da igual que sea más o menos macho alfa, o que venga con un cargamento de magdalenas. Que tenga una grandilocuente campaña de comunicación o sensatos asesores prestos a impedir desaguisados. Quisimos huir de las trampas de la representación y caímos en el simplismo del personalismo. Nos hemos echado unas risas con un desafortunado cartel. Pero hay otros desaguisados que hoy estamos mucho más lejos de poder resolver que hace cinco años.

Y es esa derrota, esa prederrota electoral, el elefante en la habitación que nadie se atreve a señalar mientras nos echamos la tarde con la última de Casado, el #feminismoliberal o el más reciente resbalón de la comunicación política podemita. Es ese el desasosiego que me entra mientras Podemos borra su cartel y los equipos de comunicación de la competencia diseñan su próxima ocurrencia para mantenernos entretenidas. 

Relacionadas

Editorial
Es septiembre, tenemos que hablar

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.

Opinión
Queremos una izquierda que escandalice
Una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios.
Tribuna
No pudimos

Frustración, cansancio de tanto barro e idiotez, de continuar con las mismas formas del resto de partidos y que tanto criticábamos. Carta de una extrabajadora de Podemos.

6 Comentarios
anonimander 25:21 7/3/2019

Lo que es una mierda es haber olvidado y haber abandonado las reivindicaciones del 15M. No diré más, Marcos Morral en el anterior comentario lo explica claramente. Mañana, ya casi hoy (8M) tiene que darse un pulso al poder que nos recuerde para que sirven la calle, la protesta y la acción directa del pueblo, con vosotras a la cabeza esta vez, ásta y todas las veces. El trinomio feminismo-anticapitalismo-ecologismo/decrecentismo deberían ser la guía. La continuidad del sistema de partidos es la continuación del Régimen que tanto criticó Podemos en su origen. Nos falla la memoria, no ha pasado tanto tiempo desde el 15M.

Responder
1
2
Juanma 15:27 7/3/2019

Estupendo artículo

Responder
3
1
Mateo Morral 13:10 7/3/2019

Podemos sirvió al "Sistema" para frenar el movimiento del 15-M y la autogestión que estabamos consiguiendo muchas personas de los pueblos y barrios de todo este país pero que posiblemente nuestro ejemplo podia contagiar al resto del mundo, por eso se auto-proclamo (como si fuese un Guaido de pandereta) macho alfa del movimiento 15M, un tal Pablo Iglesia que con su grupo de apóstoles espabilados, pretendian guiar el nuevo rebaño. Pues que sepa el profeta y sus apóstoles que con el pueblo no se juega y que no piense que no somos un rebaño de borregos (ex-votantes del pp-psoe-ciudadanos-podemos o vox),somos el pueblo solidario que siente y padece, somos los lobos esteparios que luchamos por nuestros derechos, somos personas adultas, somos libres e internacionalistas, somos ante todo anti-fascistas y anti-capitalistas.
Salud y Libertad.

Responder
6
1
#31304 21:00 6/3/2019

Encumbrarse en lo vertical hace más dura la caida.
Repeinar la imagen no borra las incongruencias.
Votar con los dedos pinzando la nariz es muy triste.
Seguramente Él vendrá atizando (quería decir agitando) el monstruo voxeneta al que hay que detener.
Esperemos que Él se muestre autocrítico con su sombra. Y tenga un gabinete de cuidados paliativos que le asesore.

Responder
10
4
Lucas 6:44 7/3/2019

Esperemos, más bien, que los pueblos del Estado español sepan lo que se juegan y dejemos de entretenernos con estupideces y sentirnos resarcidos viendo a Pablo Iglesias caer, como si por muy en el pozo que se encontrase, eso fuera a parar desahucios. Parece que nuestro malestar encuentra una salida en una especie de patético sadismo contra Podemos. "Ja! caisteis, os lo merecéis".

Responder
7
5
#31325 11:02 7/3/2019

La caida del verticalismo y el marketing siempre es una buena noticia. La pena es que hayais tardado 5 años en daros cuenta. Bueno, no tengo tan claro que os hayais dado cuenta la verdad... De hecho la "política del re-cambio" vive en la inopia.

Responder
4
1

Destacadas

Brasil
La guerra contra los pobres: militarización y violencia estatal en Rio de Janeiro

En Rio de Janeiro, el Gobierno lanza una cruzada contra los excluidos bajo el pretexto de luchar contra la delincuencia y el narcotráfico.

Crisis climática
El negacionismo climático hace estragos en Alemania

El sector de la energía eólica atraviesa una grave crisis y, con él, los planes estatales para abandonar las energías no renovables.


Brasil
Mônica Francisco: “Bolsonaro es el resultado de la venganza de las élites”

Mônica Francisco es diputada del partido Socialismo y Libertad. Desde la militarización de las favelas a la guerra contra activistas defensores de los derechos humanos, esta antigua asesora de Marielle Franco radiografía el Brasil actual a casi un año de la victoria de Bolsonaro en las urnas. 

Memoria histórica
El último viaje de Ascensión

La historia de Ascensión Mendieta es el reflejo social de miles y miles de familias que llevan décadas reclamando justicia para unas víctimas ninguneadas por el Estado.

Crisis climática
Clamor global contra la crisis climática

De Australia a Alemania, manifestaciones multitudinarias abren la semana de protestas organizada por el movimiento global por el clima.

Últimas

Ecofeminismo
Feministas por el clima

Sabemos que el próximo 27 de septiembre, día de la Huelga Climática Mundial, queremos marchar juntas y con todas las que quieran en un bloque propio, teñido de verde y violeta, para denunciar que “el planeta no es vuestro y nuestros cuerpos tampoco”. Nace Feministas por el Clima.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.