Palestina
Vivir para resistir en Palestina

Segundo datos da ONU, existen no territorio coñecido como Cisxordania 19 campamentos de persoas refuxiadas nos cales xa conviven ata tres xeracións.

Dheisheh 1
Unha rúa do campo Dheisheh, en Belén. Cedida por Laylac.

publicado
2018-03-01 11:33

Muros repletos de retratos con cadansúa correspondente data escrita en numeración arábigo-índica debaixo. Debuxos de mortos que recordan que as persoas refuxiadas do campo Dheisheh en Belén, Palestina, están vivas. “Aínda que non queiras andar metido en política, no campo non podes. Os soldados israelís chegarán e será imposible que non cheires o gas lacrimóxeno. É o estado sionista quen nos incita a seguir loitando”, conta Naji Owdah, director da asociación Laylac que traballa con e para os refuxiados de Dheisheh.

Este campamento creouse en 1949 coa finalidade de ser o refuxio de 3000 persoas palestinas que tiveron que escapar das súas casas despois da coñecida como Nakba ou catástrofe para o pobo palestino e Guerra da Independencia para os israelís. Na actualidade viven alí máis de 15.000 persoas segundo datos da UNRWA – Axencia das Nacións Unidas para os Refuxiados de Palestina en Oriente Próximo –. 

Dheisheh 2
Muro con retratos en Dheisheh. Sofía Caamaño

“Algún día chegará a liberdade. Nós loitamos por Palestina porque somos palestinos pero a longo prazo o que queremos é acabar co sistema imperialista e capitalista”.

Segundo o director de Laylac, o que acontece en Palestina é “unha masacre diaria”. Fala tamén de como o goberno israelí consegue “converter en normal algo que non o é”. Refírese ao ingreso en prisión: “O anormal aquí é que unha persoa nunca estivera entre reixas”. Ammar recorda que cando os israelís o encarceraron polo seu labor de activista el seguía, aínda na cárcere, resistindo a ocupación: “A forza está nun mesmo. Alí dentro eu seguíalle dicindo aos soldados que me podían encerrar, pero que continuaba estando en Palestina”. Para el non existe unha gran diferenza entre unha cela e o territorio en que habita: “Ambas as cousas teñen portas e son os israelís quen deciden se abrilas ou pechalas. No cárcere ou en Palestina estou igual de atrapado. Segue sen haber liberdade”.

Despois de 70 anos de ocupación Naji mantén a esperanza: “Algún día chegará a liberdade. Nós loitamos por Palestina porque somos palestinos pero a longo prazo o que queremos é acabar co sistema imperialista e capitalista”.

Relacionadas

Palestina
La máscara de la injusticia israelí
Israel comete graves violaciones de la Convención de los Derechos de la Infancia en el trato a los menores palestinos detenidos en territorio ocupado
Ocupación israelí
Israel continúa su expansión alentado por la administración Trump

La anexión del Valle del Jordán y la creación de dos nuevos asentamientos en Hebrón y Jerusalén este son los próximos pasos en la agenda expansionista israelí, cuyo gobierno ha encontrado en el apoyo explícito de Estados Unidos una oportunidad para escalar sus políticas de ocupación.

Palestina
La València dels checkpoints

Un dia em vaig dirigir al centre caminant des de Benimaclet, com de costum, i em vaig topar amb una barrera a l'altura de l'antic llit del riu Túria.

2 Comentarios
#9848 4:23 5/3/2018

é un bo informe sobre o problema palestino, hai moitas claves para entender o conflito

Responder
0
0
Toni Blanes 14:56 1/3/2018

Molt bon reportatge!!

Responder
1
0

Destacadas

Desigualdad
Distribución de la riqueza en España: desigualdad para la que no se prevén cambios
En 2024 los ricos supondrán un 0,03% de la población española, sólo una centésima más de la relación del año pasado. Un reciente informe de Oxfam Intermón apunta que poco más de 2.000 personas en el mundo atesoran más riqueza que 4.600 millones de habitantes.
Tribuna
El Gobierno de coalición, TINA y el lobo

Desde ciertos sectores de izquierda se ha presentado el acuerdo de coalición como la única alternativa frente al fascismo, insuflando aire a todo aquello que antes tanto había criticado: el régimen neoliberal del 78.

Educación
Extremar el ideal democrático
Se hace necesario no contribuir al esperpento entrando al trapo en un pseudodebate sobre a quién corresponde la “propiedad” de los hijos e hijas, si a las familias o al Estado.
Oriente Medio
Noam Chomsky: “EE UU es un Estado canalla y el asesinato de Soleimani lo confirma”

Noam Chomsky señala en esta entrevista para Truthout traducida por El Salto cómo la errática táctica de Donald Trump está reforzando al Daesh y convierte al imperio en una “nación canalla”.

Música
Los Voluble: “Situamos en el mismo plano de importancia las tonás de Agujetas y el breakbeat andaluz”

Folclore digital, colectividad o apropiación cultural son algunos de los conceptos que definen las creaciones festivo-subversivas de Los Voluble y su discurso contrahegemónico.

Vivienda
Los afectados por la venta ilegal de las viviendas del IVIMA pedirán la mediación del Defensor del Pueblo

Las asociaciones de afectados por la venta en 2013 de 3.000 viviendas del antiguo IVIMA a Goldman Sachs pedirán una comisión oficial dirigida por el Defensor del Pueblo de Madrid para detener los desahucios y que se acate el auto del Tribunal Supremo.  

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Ciencia
¿Qué es la educación y esa cosa llamada ciencia?
Dentro de las aulas donde se imparte el método científico, el análisis crítico es bienvenido, siempre y cuando no supere los límites establecidos
Educación
El mal llamado pin parental. ¿Quién impone su ideología a quién?
Los pánicos morales que la derecha agita para su propuesta de veto parental ponen en peligro los principios más básicos de la educación pública.
Greenwashing
La mentira verde
El documental "La mentira verde" (2018) de Werner Boote critica el fenómeno greenwashing.
Educación
El fruto

Hace tiempo que se oye que hay que dejar un mundo mejor para nuestras hijas y parece lógico. Menos lógico resulta mostrar no solo comprensión sino incluso admiración cuando, desde el privilegio, alguien comete una falta, legal o simbólica, pero lo hace por el bien de sus hijas.