Opinión
La chica Almodóvar también es una mujer violada

“Ay, Gabriela, por favor, es un clásico universal”, dijo mi mamá. Ay mamá, lo único universal es el patriarcado.

Mujeres al borde de un ataque de nervios
Una escena de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'
Gabriela Wiener

publicado
2018-01-24 15:36:00

Entonces dijimos “qué buena idea organizar en casa otra sesión de cine ‘descubre a un(a) director(a)’ para Lena”. La niña acaba de verse todas las pelis de Tarantino porque le sale del forro y ahora nos toca proponerle a alguien más… no sé, ¿diverso?, para desengrasarla, pensamos, de tanta bala y traje negro. Así que decidimos Almodóvar, palomitas y mantitas.

Ya es hora, tiene 11 años, un espíritu kitsch, el pelo azul y su prototipo de persona bella y lúcida es cualquier chiquillo gay concursante de Ru Paul’s Drag Race. Esto es mejor que el youtuber marica que hace canciones sobre llamas, Lena, le decimos recordando, por lo menos yo, mi tierna juventud en una ciudad heterosudaca, corriendo por las calles más oscuras del centro de Lima, después de ver una peli de Almodóvar, a la caza de alguna magnánima travesti que quiera darme un beso. ¿O fue después de leer Las edades de Lulú? Me oí decir: Almodóvar es historia, amor, hay que verlo.

Aprovechamos que en internet están casi todas las del “manchego”, como dicen los periodistas, y haciéndonos las mojigatas, porque recordábamos que no tenían tanto sexo, escogimos Mujeres al borde de un ataque de nervios. Depender de un teléfono fijo para casi todo lo que tiene que ver con el amor me arranca unas risas pero miro incómoda la cara de asco de Lena mientras el pesado de Banderas babea sin parar a María Barranco y todas las mujeres de la peli se arrancan entre sí los pelos y revolotean alrededor de un gusano. Pero no tiene esa cosa Butler, esa teoría queer de la Gran Vía que le queremos mostrar a la niña.

Estoy a punto de sacar 'La mala educación', pero es tarde, a Lena le ha parecido todo tan cutre que ya no puedo convencerla de ver otra

Estoy a punto de sacar La mala educación, pero es tarde, a Lena le ha parecido todo tan cutre que ya no puedo convencerla de ver otra. En cambio, yo me quedo en plan la escritora esa que se puso como objetivo visionar pelis de Woody Allen para ver si después de Soon Yi y Dylan Farrow todavía podía vibrar viendo Manhattan y no pudo.

Hace poco yo también hice un experimento: volví a ver El Padrino I, no con mi hija sino con mi madre. Ella echaba crema hidratante a mis codos y yo hacía los comentarios feministas a pie de escena: “Aquí la madre no habla, a la hermana la pegan, a la primera esposa la hacen estallar con una bomba, a la segunda le cierran la puerta en la cara”. “Ay, Gabriela, por favor, es un clásico universal”, dijo mi mamá. Ay mamá, lo único universal es el patriarcado. No resultó tan mal.

La violación es presentada por el director con una preciosa peli muda, El amante menguante, dentro de la peli

Ahora es el turno de “Almodóvar después del feminismo”, ese es mi solitario plan casero para esta tarde. Ahí está la mujer en el centro, pero en el centro del melodrama, destruida emocionalmente por un hombre, por amar de esa manera. Solo a veces, después del vía crucis, las tías triunfan, se juntan, se hacen fuertes, como en Todo sobre mi madre.

El problema aparece cuando pongo Hable con ella, una de esas pelis con las que recuerdo haber oído arpegios hace más de una década (no tengo excusas, la volví a ver hace cinco años y me seguía gustando). Al principio todo bien, ese contrapunto de la torera y la bailarina, hombres llorando, Caetano cantando. Luego, claro, las dos mujeres en coma. Los tíos hablan, ellas callan. Todo degenera cuando el enfermero de nombre Benigno —ese que han conseguido en la primera mitad que nos caiga tan bien—, que la cuida y la mima, viola a su bella durmiente.

La violación es presentada por el director con una preciosa peli muda, El amante menguante, dentro de la peli. Y la violación es benigna como él, terapéutica, romántica, porque, gracias a que la perpetra, mrs Comatose despierta. “Tú la despertaste, Benigno”, musita uno con lágrimas en los ojos. Vale que el tipo va preso y se suicida en la cárcel, pero para entonces ya lo queremos y sentimos como una injusticia el final de este hombre, ingenuo, limítrofe, violador y su romántico amor frustrado.

Pongo otra peli que adoré en su momento, Átame (tenía 15 años, adoraba todo lo que fuera más o menos sexual). Allí un expresidiario, tan tonto y puro como Benigno pero en brutal, se mete a la casa de una mujer a la que lleva días acosando, la golpea, la secuestra y la mantiene atada durante días, tratando de convencerla a la fuerza de que él le conviene, de que va a casarse con ella y a ser el padre de sus hijos. Cuando la penetra, la mujer por fin lo reconoce. Él llevaba razón: ¡una buena polla nunca se olvida! La mujer, con un síndrome de Estocolmo que flipas, termina amando a ese hijo de la grandísima ¡y nosotras también! Moraleja: ama a tu maltratador, que algo queda.

Y Kika, Dios, la violación de la protagonista en clave de comedia. “¿Oye, no tienes bastante con dos orgasmos, que llevamos aquí toda la mañana?”, le pregunta Kika, mientras forcejea, a su violador (risas). Después ríete de La Manada. Pero, pero... ¡Pedroooooooo!, como diría Penélope. La chica Almodóvar también es una mujer violada. Mejor que Lena siga viendo al youtuber de las llamas mientras la (me) convenzo de poner Qué he hecho yo para merecer esto.

Relacionadas

Opinión
Hay una guerra mundial en curso

Una guerra en curso siembra de cadáveres las trincheras en los que se han convertido los mares y desiertos. Es una guerra que se asoma en los telediarios, una brutal agresión que cercena la vida.

Opinión
Ese dolor de todas

Decir que si las mujeres no tienen una presencia más destacada en la literatura es porque no alcanzamos la excelencia masculina supone negar la dimensión política e ideológica de la literatura, como si esta fuese una esfera luminosa al margen de la vida.

Opinión
Piquete por el clima. Madrid Central, modelo de ciudad y la defensa de nuestros territorios

El autor defiende la organización desde abajo para mantener Madrid Central y frenar desarrollos urbanísticos que pueden multiplicar el impacto de los vehículos privados en la calidad del aire y acrecentar la desigualdad en la ciudad.

11 Comentarios
#8010 24:46 7/2/2018

Deberíamos censurar también las pinturas rupestres....Dios mío, son machistas...que horror, no hay mujeres allí....y las cuevas de Altamira santo cielo!!! puros bisontes machos, ni una hembra...que esto no puede ser.....
Soy un fan de Butler y Scott pero esto ya está llegando al absurdo....

Responder
0
3
#7951 12:33 5/2/2018

Estamos llegando al absurdo. Ahora se pretende sancionar el arte porque simplemente refleja una realidad con la que no se está de acuerdo. El problema es que ante tanto disparate surgira el reflujo y una reaccion que la pagar el feminismo y la liberacion de la mujer.

Responder
6
4
#7761 10:56 1/2/2018

Hay mucho ejemplo machista aceptado en el arte, y que deberíamos retirar. Un ejemplo obvio es "Las meninas" de Velázquez. ¿Por qué solo pinta a las infantas y no a los hijos varones del rey? Porque está considerando que ellos no necesitan su ayuda para darse a conocer. Además se pinta a si mismo y al Rey para mostrar la supervisión y el control heteropatriarcal dando el visto bueno a que las mujeres posen. Ya va siendo hora de que El Prado tome nota y revise lo que tiene expuesto.

Responder
2
13
#7740 19:50 31/1/2018

Almodóvar, ese icono de la izquierda neo-liberal que evade impuestos para apoyar el estado de bienestar... personal.

Responder
9
2
Nola 13:26 25/4/2018

No se trata de prescindir, sino de ver con "otra mirada"...

Responder
0
0
Nacho 16:30 31/1/2018

Totalmente de acuerdo con el análisis. A mí me pasó lo mismo cuando descubrí (vale, no soy muy rápido) la misoginia que raya el sadismo en muchas de las pelis de Hitchcock. Así que la pregunta es: ¿estamos dispuestos a tener que prescindir, por seguir el ejemplo, de la filmografía de un grande del cine porque el parte del guión nos incomoda moralmente o directamente nos parece insultante?

Responder
2
8
#30766 19:25 19/2/2019

El caso de Almodóvar es especialmente sangrante, con toda la justificación y banalización de la violación en varias películas... Otro ejemplo que me viene a la cabeza es Eastwood, y aquella película que también mostraba una violación, justificándola, en High Plains Drifter. Al menos, en su caso, mejoró con el tiempo e hizo otras películas muy buenas (aparte de un leve arrepentimiento por esa escena en una entrevista)

Responder
1
0
#7741 19:52 31/1/2018

?Insinúas que el evasor Panameño es un grande del cine? Quien os pasa los estupefacientes y cuando le voy a conocer.

Responder
7
4
Nacho 12:53 1/2/2018

Me refiero a Hitchcock, por supuesto. ¿Has probado a leer y comentar sin estupefacientes?

Responder
3
1
#7777 16:46 1/2/2018

A ver, sin estupefacientes. Mencionas a Hitchcock y a Pedrooooooooooo en la misma frase y se me fríen los cables.

Responder
1
0
Nacho 17:38 1/2/2018

Es que el artículo habla sobre Almodóvar, no lo he traído yo. Pero la cuestión no era debatir si Pedroooo es o no un gran cineasta, no. Para mí se trata de que nos preguntemos cómo debemos reaccionar, con nuestro sentido común en sintonía con estos tiempos, a todas las obras que han reflejado lo que antes era socialmente aceptado. Y era eso, una pregunta, no una declaración. Porque algunas pelis de Hitchcock son de un machismo que me enferma y es necesario tomar una distancia para terminar de verlas. Y porque todos tenemos pelis como joyas en nuestra memoria que al volver a verlas descubrimos lo machistas, sexistas o casposas que eran. Y si no nos dábamos cuenta es porque nosotros también lo éramos.

Responder
2
1

Destacadas

Infancia
Historia de una vida destrozada por el supuesto síndrome de alienación parental
Nadie suspendió las visitas del padre de una menor de cinco años que relató malos tratos de su progenitor. “Me culpaban de todo”, dice su madre.
Insólita Península
La olmeda que resiste

En las afueras de Cieza, al otro lado del puente de los Nueve Ojos, la olmeda de Maripinar marca los límites de la carretera RM-532.

Partidos políticos
La relación entre PSOE y Podemos explicada en ocho gráficos

Un recorrido por los desencuentros entre los dos partidos que desde el 22 hasta el 25 de julio negociarán un Gobierno de coalición encabezado por el candidato del PSOE, Pedro Sánchez.

Últimas

Trabajo doméstico
El Gobierno vasco trabaja un Decreto para incluir a las trabajadoras del hogar en las ayudas a la conciliación

La norma que recoge el apoyo económico por reducción de jornada o excedencia entró en vigor en 2001. Una modificación realizada por el Ejecutivo vasco en 2007 excluía a estas trabajadoras como posibles beneficiarias.

Activismo
Menos activismo, más militancia
La división nace de la debilidad de una cultura militante que sirva de faro y muro de contención ante las dificultades del devenir político.