La boda roja siria

El imperialismo envía recuerdos.

Siriassad
Evgeni Zotov
SOCIÓLOGO EN CIERNES. COLUMNISTA Y COORDINADOR EN NUEVA REVOLUCIÓN

publicado
2018-03-30 08:35:00

"Lo que pasa es que el imperialismo ha llegado a tales extremos de monstruosidad. Y la historia del imperialismo es la historia de una monstruosidad, pero que en los últimos años es terrible, han perdido toda vergüenza, han adquirido un cinismo atroz y se permiten destruir lo que quieran."

Alfonso Sastre

"La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido."

Friedrich Nietzsche 

Más de cinco millones de refugiados y cientos de miles de muertos después, la barbarie de la guerra Siria continua su sin sentido trazando con ello delicadas líneas entre la vida y la muerte, la colaboración militar y la pura intervención imperialista. Desde que en marzo de 2011 cientos de manifestantes sirios salieran a la calle para exigir la liberación de los presos políticos, el fin de la corrupción o el cese de la violación de derechos humanos, demasiados han sido los factores que han transformado una región antaño prospera en un auténtico infierno sobre la tierra. Las protestas -inicialmente pacíficas- contra el gobierno de Bashar al-Ásad, pronto derivaron en una cruenta guerra civil sin sentido alguno para los habitantes del país, una pugna entre vencidos. Hoy, siete años después, la complejidad de un conflicto a escala local -pero también internacional- de forma habitual se intenta simplificar en términos de una sangrienta disputa entre buenos y malos, un mero guión más de Hollywood basado en historias, en vidas reales.

Si uno preguntase por el inicio de la guerra en Siria, la mayor parte del público se retrotraería automáticamente al inicio de las primaveras árabes de 2011. Un momento histórico de especial convulsión y rápidos cambios políticos en todo el mundo árabe, durante el que un descontento social creciente hizo prender la llama de la revuelta en los movimientos sociales y grupos organizados pertenecientes a la oposición en Túnez, Egipto y Libia. Un efecto contagio que pronto llegaría a Siria. Fue suficiente una simple pintada destinada a Bashar al-Ása en las paredes de una escuela,  para hacer saltar por los aires un tenso y delicado pacto social:  “Es tu turno, Doctor”. La brutalidad policial, los primeros manifestantes asesinados en las protestas y la torpeza política inicial del partido dirigido por el presidente Bashar Al Assad, hicieron el resto. Unas protestas con un seguimiento inicial a todas luces escaso, pronto se transformaron en una marea de cientos de miles de ciudadanos sirios pidiendo en la calle la dimisión de Al Assad y el fin del sistema político que él presidía.

La verdad se encontraba entre las primeras víctimas de la incipiente guerra civil en Siria

Llegados a este punto, no deberíamos permitirnos confundir el orden de los factores. Al contrario de lo que muchos de los compañeros de la prensa internacional nos quisieron hacer creer durante aquel primer momento, el inicio de las protestas en Siria no se trataba de un movimiento masivo contra un régimen político deslegitimado por su población y únicamente sustentado en el poder por el peso de las armas. Aceptar aquella versión edulcorada de la realidad, supuso a todas luces mimetizarse con un relato político y mediático en el que no existía ya marchar atrás. Supuso sin duda alguna, tomar partido en una guerra, transformar nuestras palabras en un arma más dispuesta a formar parte de una trinchera en medio del incipiente caos sirio. Pero si lo que pretendemos es localizar la verdad, al menos acercarnos lo máximo posible a la misma, debemos ser pacientes y desmenuzar un poco más nuestro relato.

El inicio de la tragedia

Para lograr situarnos dentro de la serie de sucesos que abocaron finalmente al desastre al sistema político heredado por Bashar Al Assad, debemos comprender previamente lo sucedido tras la toma del poder político en 1970 por Hafez al-Assad. Después de la muerte Nasser y la consiguiente caída en desgracia del incipiente nacionalismo árabe, el golpe de timón del nuevo hombre de hierro en Siria vendría a implantar durante las siguientes décadas una política alejada de las revoluciones sociales, pragmática, totalmente reacia a la influencia de la política social radical y a la confrontación diplomática con  las monarquías del Golfo. La burguesía siria, apoyada por una compleja y bien estructurada red de pactos tribales, servirían como soporte a un régimen político que comenzaba a poner fin al breve sueño de un estado sirio que a finales de los años 60 y principios de los 70 favoreció claramente a los sectores más pobres a costa de las clases comerciantes burguesas y terratenientes, desarrollando una política de reforma agraria y la estatalización de la economía, con la creación de un amplio sector público. Bajo la batuta de Hafez al-Assad y su guardia pretoriana, la estrecha vinculación económica entre intereses públicos y privados servirían de eje vertebrador para un sistema político nepotista, muy alejado de las necesidades del conjunto de la población.

Bashar Al Assad, "heredaría" el poder de un país en el que el germen del descontento social que daría inicio a las protestas de 2011, se encontraba ya en una fase incipiente. El empeoramiento de la economía inmersa en el contexto de una crisis global, las revueltas árabes y una seria de medidas encaminadas a la liberación de la economía: el fin de los subsidios, la privatización de sectores estatales -energía eléctrica, cemento y farmacéuticas- el establecimiento de los primeros bancos privados con capitales sirios y provenientes de las monarquías del Golfo, el constante deterioro de los servicios públicos o la privatización de las tierras arables, supusieron el pistoletazo de salida perfecto para las primeras protestas multitudinarias en décadas en un estado policial en donde la actividad política se encontraba prohibida y los sindicatos habían sido completamente reprimidos y desmantelados en la década de 1980, tras varias huelgas que dieron lugar al encarcelamiento de diversos líderes sindicales y a su substitución por miembros del partido Baaz, cercanos al régimen de Assad. La inexistencia de espacios políticos en Siria durante varias décadas y la continuada traición a la clase media -el campesinado y los grupos socialmente marginados que habían supuesto en un principio la base del partido Baaz- provocaron que las revueltas careciesen de una estructura ideológica consolidada. Un contexto, que unido a la falta de estrategia política del gobierno sirio, provocaría la rápida radicalización de las protestas.

Crónica de una guerra dentro y fuera de sus pantallas

Las paredes de una escuela de Daraa no dibujaron un epicentro aleatorio e inocente para las protestas, como tampoco el descontento y la supuesta revuelta social pudo sorprender especialmente a Bashar Al Assad tras el profundo descontento producido por las medidas económicas que su gobierno acababa de adoptar. Pero lejos de suponer un desafío fácilmente controlable, la profundidad y las implicaciones de lo que se avecinaba sobre el país iban a resultar difícilmente imaginables dentro del marco sirio. Cercana a la frontera con Jordania y con una considerable presencia del radicalismo suní, la gobernación de Daraa había sufrido hasta ese momento de forma particular el duro castigo fruto de las medidas liberalizadoras de la economía siria y la represión por las incipientes protestas de la población más joven de la región. Cabe recordar, que el descontento contra las políticas gubernamentales se encontraban en ese momento concentrado especialmente en las zonas fronterizas con mayor presencia suní.

En medio de una lenta revuelta popular, en oposición al considerado por parte de la ciudadanía como un régimen totalitario, el 15 de marzo, las manifestaciones de Daraa terminarían con varias bajas por parte de las fuerzas de seguridad sirias y numerosas fallecidos tras abrir fuego los efectivos policiales contra manifestantes armados. Las posteriores marchas fúnebres enseguida derivaron en la quema de varias estaciones de policía, la sede el Partido Baaz y el Palacio de Justicia. Aquellos actos, supusieron un salto cualitativo en el nivel de violencia de las protestas que nunca recuperarían su supuesto cariz pacifico, basado en la resistencia social. Pronto, la débil oposición laica, popular y nacional, dio lugar a la sectarización del conflicto y al inicio de una violenta escalada de enfrentamientos armados que pronto llegarían a nuestras pantallas bajo el relato de una policía represiva a las ordenes de un "régimen" político autoritario que ordenaba cruelmente abrir fuego contra inofensivos manifestantes desarmados.

Desde un principio, la verdad se encontraba entre las primeras víctimas de la incipiente Guerra Civil en Siria. Ningún medio internacional se hizo eco en su momento de la decisiva importancia de las políticas neoliberales en el descontento de la población civil en Siria, las cifras y la extensión de las protestas fueron totalmente manipuladas y sin saber aún las terribles consecuencias de lo que vendría a suponer un error de magnitudes históricas, el foco de los mass media se desvió intencionalmente de las caravanas de camiones conducidos por muyahidines que procedentes de Irak se internaban en el país repletos de armas, fusiles, granadas y explosivos cuyo destino era transformar la incipiente revuelta en un yihad internacional. Comenzaba a instalarse con la complacencia de las agencias informativas de medio mundo, la lucha por un “Califato mundial”.

No parece que los llamados “rebeldes moderados” llegasen a tener en ningún momento el control total del curso de las protestas, y costaría mucho todavía hoy llegar a discernir si fueron estos grupos extremistas los que surgieron como una consecuencia de la “inestabilidad” en Siria, o si por el contrario fueron la causa misma de esa “inestabilidad” en el país. Difícilmente podremos llegar a demostrar algún día si la barbarie fue una consecuencia más de la guerra, o la guerra vino de la mano de la barbarie del radicalismo islámico. Los supuestos activistas por la democracia y los Derechos Humanos y esos integristas islámicos que supuestamente "secuestraron" el sentido original de las protestas contra el gobierno, estuvieron en todo momento entrelazados. Bien por desconocimiento, bien por convivencia para alcanzar un objetivo mayor: la caída del regimen de Bashar Al Assad, desde el instante inicial resultó imposible discernir claramente, pese al empeño de Occidente, entre buenos y malos en toda esta historia. Como en la mayoría de las guerras, la línea entre el bien y el mal se difuminaba rápidamente tras el trazo de cada bala disparada.

Quienes hoy se niegan a entregar Duma y marcharse, no merecen un calificativo distinto al utilizado tras los atentados de Barcelona, Londres o Paris

Sería estúpido en cierto modo, negar la legitimidad de las protestas contra el gobierno sirio. Del mismo modo que resultaría sumamente inocente negar los claros intereses por parte del gobierno estadounidense para derrocar al gobierno sirio del Baaz. Desde un primer momento la clara intencionalidad tras la revuelta armada contra el gobierno sirio de Bashar Al Assad parecía obvia, tan solo la ceguera intencionada de la prensa occidental y los intereses económicos tras cada nueva escalada de violencia podían dar sentido a los numerosos editoriales llamando a la guerra abierta contra un gobierno legitimo, tras el escándalo producido en Iraq. A todas luces, Washington prefirió optar por la vía militar contra Siria pese a la liberación de su economía y a la apertura de sus fronteras a las multinacionales. En un momento de creciente tensión en el tablero geopolítico internacional y ante la amenaza del reciente acercamiento político y económico entre Rusia y China, la disputa por los recursos estratégicos y la posibilidad de ejercer un daño difícilmente reparable a las nuevas rutas trazadas para el suministro de gas y petróleo a Europa, la balanza estadounidense terminó una vez más por decantarse a favor de  una intervención militar contra el gobierno de Bashar Al Assad. El creciente fundamentalismo islámico y la complicidad mediática, simplemente sirvieron a Estados Unidos como una salvaguarda lista para enmascarar como una simple intervención humanitaria, lo que en realidad suponía una nueva intervención militar directa en el territorio de un país soberano.

  

De nada parecieron servir las medidas del gobierno sirio tras las protestas sucedidas en Daraa y la rápida radicalización de las protestas, pese al intento de Bashar Al Assad por calmar la inestabilidad social en gran parte de la población con medidas gubernamentales como la subida del sueldo a los funcionarios, un nuevo seguro de salud, políticas contra el desempleo entre los jóvenes, leyes anticorrupción, una nueva ley de partidos y de prensa e incluso una reforma constitucional votaba en referéndum el 26 de febrero de 2012 -ya bajo una guerra abierta- destinada a debilitar el control político de su partido, todos los esfuerzos resultaron inútiles para lograr alcanzar una vía pacifica de cara a la reforma política en Siria. Desde un principio, la intención de los sectores más fuertes entre los llamados "rebeldes" no era la de obtener una mayor representación política o mayores derechos sociales, sino simplemente alcanzar la sumisión del gobierno sirio, como un primer paso para establecer un nuevo régimen islámico en el país.

Más de cinco millones de refugiados y cientos de miles de muertos después, la barbarie de la guerra Siria continua su sin sentido trazando con ello delicadas líneas entre la vida y la muerte, la colaboración militar y la pura intervención imperialista

Tras un breve Cul-de-sac en el devenir de los acontecimientos, el Ejército Libre Sirio y las demás facciones armadas que conformaban la principal oposición a Bashar Al Assad, se apresuraron a plantear abiertamente una guerra en todo el territorio, que terminaría con la vida de miles de ciudadanos y la práctica destrucción de las instalaciones e infraestructuras del país.  Casi al unísono,  emergería el terror del Daesh estableciendo un "califato" destinado a condicionar crucialmente el transcurso de la guerra. Con el objetivo prioritario de derrotar la inexplicable velocidad en la expansión del califato, las potencias occidentales se vieron legitimadas a intervenir de forma directa y unilateral en territorio sirio. Una clara violación de la soberanía nacional siria, que llevó en septiembre de 2015 a que el presidente Bashar Al Assad permitiese el despliegue de las fuerzas rusas en el país. Un movimiento estratégico que sin duda sorprendió a la comunidad internacional y terminaría por inclinar definitivamente la balanza de la guerra en favor del gobierno sirio. El resto de la historia podría resumirse de forma breve -puede que haya ya abusado demasiado de vuestra paciencia- en un continuo y lento juego de desgaste entre potencias, rodeado siempre de la habitual desconfianza política y la nueva batalla mediática en la que rusos y estadounidenses se acusaron mutuamente y con asiduidad de poseer dobles intenciones en sus acciones militares en territorio sirio. Moscú imputando a Washington la responsabilidad por boicotear el avance de las tropas sirias con la tibieza de sus acciones frente a EI y el Frente al Nusra, y Washington señalando a Moscú como la responsable directa de operaciones destinadas a diezmar a grupos moderados en la oposición, con el único objetivo de facilitar el camino a Bashar Al Assad tras la futura resolución del conflicto.

Ataques directos de Estados Unidos a las tropas sirias, acusaciones de convivencia con los terroristas, posibles usos de armas químicas cuya autoría nunca se ha podido esclarecer bajo un consenso de todas las partes implicadas, decapitaciones, crucifixiones, destrucción premeditada del patrimonio cultural sirio, tráfico ilegal de recursos naturales, bombardeo de mercados y población civil, descaradas manipulaciones informativas e injerencias externas... Si algo nos han dejado claro siete años de guerra en Siria, es que la barbarie del ser humano rara vez encuentra límites. 

Ghuta, capítulos finales y la condensación de la tragedia

La que un día fue denominada revolución siria vive sin duda alguna sus últimos días en Ghuta, concretamente en Duma, la única ciudad de la región que todavía escapa al control de las tropas de Damasco y sus aliados rusos. En sus calles, el que desde 2013 fue uno de los bastiones de las milicias rebeldes, vive hoy todo el peso de una guerra que suceda ya lo que suceda, ha partido por la mitad el tejido social de un país cuyas esperanzas en el futuro han sido dinamitadas a la espera de poder señalar un único culpable.

Cuando esto acabe, los partidarios de Bashar al-Assad pronto ignoraran el castigo colectivo que ha sufrido la población civil de las regiones "rebeldes" tras atreverse a denunciar la injusticia a la que se veían sometidos bajo la autoridad gubernamental, omitirán también el hambre y la desigualdad de los menos desfavorecidos en Siria y con toda probabilidad pasaran por alto la barbarie de un  gobierno que en su ofensiva militar ha hecho de cada palmo de terreno su objetivo último, ignorando en más ocasiones de las necesarias las vidas civiles, los Derechos Humanos y una futura convivencia que hoy se antoja complicada. Por su parte, quienes decidan comprar sin peros el discurso imperante en Occidente, obviarán sin temor alguno los continuos ataques que desde Ghuta se continuan lanzando sobre Damasco, las atrocidades surgidas de aquellas protestas de 2011 y el radicalismo imperante en unos rebeldes que en realidad -en su mayor parte- son terroristas que en nada sirven al pueblo sirio. Quienes hoy se niegan a entregar Duma y marcharse, no merecen un calificativo distinto al utilizado tras los atentados de Barcelona, Londres o Paris. No existen héroes y villanos en todo esto, quienes han liberado ciudades deberán convivir el resto de sus días con las atrocidades cometidas, y muchos de quienes presumen de casco blanco ante las cámaras, no podrán seguir ocultando durante mucho más tiempo el poso negro de sus corazones, la sangre del fanatismo en su mirada. 

Han sido cuantiosos los intereses ocultos -y no tan ocultos- confabulados para evitar una solución política en Siria, demasiados los pasos para eternizar un conflicto que a cada segundo se cobraba las vidas de cientos de ciudadanos inocentes. Siria hoy es un país roto, una amalgama de líneas de combate controladas por diferentes facciones dispuestas a imponer su idea por el peso de las armas. Los experimentos demográficos y políticos, las nuevas realidades territoriales o la semilla de las guerras del futuro en la región -y puede que no solo en sus límites- pueden verse hoy con claridad a poco que uno logre abstraerse del dolor y la barbarie que todavía atenaza al país. La humanidad ha perdido una vez más gran parte de su inocencia en una nueva guerra. No existe ya espacio en las fronteras sirias para los vencedores o los vencidos, tras los avatares de la guerra y el desgarrador peso de la muerte y el exilio tan solo cabe esperar que Siria pueda una vez más levantarse sobre los sueños de aquel país al que nunca le dejaron ser. Sus ciudadanos y el mundo, se merecen al fin ese descanso.

Texto: Daniel Seijo

Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas
62 Comentarios
#12477 10:50 1/4/2018

Han azuzado al trol debido a la masacre de ayer en Israel.

Responder
5
5
#12479 10:56 1/4/2018

No interactuéis con el trol o se hará con el control de los comentarios. Si lo ignoráis pierden. Si intentar dialogar con ella/el se sale con la suya. No caigáis en la trampa. Znamia, jesus, paz y otros nicks chorras son la misma persona intentado manipular con burdas mentiras. Viva el pueblo Sirio y su lucha contra la OTAN y sus cachorros terroristas.

Responder
6
6
Estanislao 14:52 1/4/2018

Ya era hora de que alguien tuviera el valor de decir lo que tantos buenos comunistas pensamos, que la dictadura del proletariado de Assad con la ayuda del camarada Putin es imprescindible para instaurar por fin el socialismo en Oriente Medio. Hay que expulsar al gringo imperialista y a esos cobardes pacifistas con barriles de gas y lo que haga falta. Y daños colaterales siempre ha habido y habrá en la lucha revolucionaria. Que dejen hacer o se marchen ya para que podamos construir nuestra república socialista árabe en paz y libertad. Gracias a David Seijó, Couso, Sipag y tantos grandes hombres amigos vamos allanando el camino en casa.

Responder
2
5
Daniel Seijo 1:40 2/4/2018

Seijo, no Seijó, se ha confundido usted tal y como le ha pasado a Anónima, Majnó, Jesús o como quiera que se llame la persona en cuestión. El resto una papandurria de sandeces que ningún comunista podría defender o respaldar. Mal intento. Un saludo.

Responder
2
4
#12540 9:17 2/4/2018

Son patéticos. La pregunta es ¿reconoces que no son lectores del medio? ¿Deberías interactuar con ellos? A mi me da que se están saliendo con la suya.

Responder
0
1
Majnó 18:34 31/3/2018

Ya en septiembre de 2014, la misión de investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) encontró convincentes indicios del empleo sistemático y reiterado de una substancia química tóxica como arma en pueblos del norte de Siria.
La OPAQ dijo también que estaba segura de que las fuerzas gubernamentales habían usado el agente neurotóxico sarín en un ataque cometido contra la localidad de Kahn Sheikhoun, en la provincia de Idleb, en abril de 2017 que causó la muerte de más de 80 personas.
El uso por el gobierno sirio de armas químicas prohibidas internacionalmente quedó de manifiesto una vez más el 4 de febrero (de 20198, cuando un ataque con gas de cloro contra la localidad de Saraqeb se saldó con 11 heridos que necesitaron tratamiento urgente, según testimonios reunidos por Amnistía Internacional.
https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/siria-testigos-revelan-detalles-de-ataque-quimico-ilegal-contra-saraqeb/

Y tú, Seijó, el coleguita de RT, niega que niega la realidad para ganarte artículillos. ¡Patético!

Responder
11
14
Daniel Seijo 21:42 31/3/2018

A no ser que todo el movimiento anarquista ruso se encuentre interesado en el artículo, cosa que me sorprendería y me agradaría a partes iguales, creo que puede usted contestar con un mismo nick. Sería más sencillo para todos.

Responder
11
9
Majnó 11:29 1/4/2018

Por lo visto entre artículo y artículo defendiendo los bombardeos químicos te has hecho un cursillo por correspondencia de espionaje de tu amigo Putin, el otro prosocialista árabe. Lo dicho, a leer y aprender antes de aporrear tu teclado. Una vergUEnza que convirtáis un drama de guerra en vuestro juego particular de geoestrategia de salón imperial. Mientras, la gente inocente se desangra bajo las bombas que niegas y defiendes.

Responder
8
9
#12488 12:31 1/4/2018

Trol

Responder
2
3
Daniel Seijo 13:23 1/4/2018

Entre copa y copa de vodka un ex agente de la KGB te enseña esas cosas, es básico para el nuevo periodismo.Intente no apropiarse a los muertos anda, en España tenemos experiencia con esas tácticas argumentativas y quedan feas.

Responder
3
5
#12476 10:49 1/4/2018

Invent. Trolazo.

Responder
12
8
Eduardo Ballán 18:14 1/4/2018

[Pese a los proyectiles de mortero rebeldes] A escasos kilómetros de Ghouta Representantes de la ONU con sus 4x4 blancos están alojados en hoteles 5 estrellas en el centro de Damasco . . . Mientras oyen el rugir de aviones rusos y del régimen bombardeando los alrededores con armas químicas y ven el resplandor de las bombas de fósforo . . . ¿qué hacen durante el día? . . . ¿duermen bien?

Responder
5
3
#12539 9:14 2/4/2018

Estoy con trol.

Responder
0
1
Znamia 18:24 31/3/2018

Esto sí es un artículo, chaval. Lee y aprende, que lo necesitas y, por favor, deja de jugar a sabelotodo: Entrevista con el destacado intelectual sirio Yassin Al Haj Saleh exiliado en Turquía (Gara).
"Lo que ocurre en Siria tiene que ver con el mundo entero. Cuando se tolera un régimen criminal, el futuro del mundo está en riesgo. También observamos la eclosión de movimientos contrarrevolucionarios en muchos países, como Al-Sissi en Egipto, Erdogan en Turquía, las monarquías del Golfo, Trump...
Diferentes países están interviniendo en Siria, es un genocidio internacional. China y Rusia han usado su derecho a veto para apoyar a un régimen que lo monopoliza todo y que practica un politicidio, negando cualquier derecho político a la población. Y cuando resistimos, nos responde con un genocidio. No hay precedentes.
A largo plazo, la revolución seguirá; después de décadas de dictadura, la gente ha empezado a hablar y no va a dejar de hacerlo. Pero a corto plazo estamos siendo arrasados. La revolución se ha enfrentado a tres fuerzas: la dictadura del régimen, el nihilismo de las organizaciones islamistas extremistas y el orden internacional."

https://www.naiz.eus/es/hemeroteca/gara/editions/2018-03-30/hemeroteca_articles/lo-que-ocurre-en-siria-es-un-fracaso-del-mundo-entero

Responder
10
11
#12489 12:33 1/4/2018

Znamia = paz = Jesús = bar ruso = Majno = Un solo trol.

Responder
1
6
Daniel Seijo 21:44 31/3/2018

Espero la población sea capaz de instaurar un sistema socialista en Siria, sin duda sería una buena noticia para todos que esa vía se volviese a abrir para un país que ha sufrido durante tanto tiempo.

Responder
8
9
Albert Díaz 20:15 5/4/2018

Enhorabuena por el artículo. Me parece que explicas muy bien los acontecimientos, siguiendo un orden cronológico y explicando y dejando ver las incongruencias de los discursos. Los grandes perdedores como no, la población civil. Ojalá esta guerra termine pronto y los civiles puedan volver a tener una vida algo más tranquila.

Responder
2
0
Daniel Seijo 13:09 6/4/2018

Gracias Albert, sin duda es lo que todos debemos desear.

Responder
0
0
Jesús 21:47 31/3/2018

1, de 3: Es muy, muy curioso, que en esa supuesta procelosa y minuciosa explicación de factores en tu artículo ("puede que haya ya abusado demasiado de vuestra paciencia" llegas a decir) que, según tú, abocaron a la guerra en Siria no aparezca por ningún lado, ninguno, ni como una leve insinuación, lo que el periodista Javier Espinosa, que sí es indudable que sabe de lo que habla (ya me perdonarás, querido desconocido sociólogo en ciernes: ya que él estuvo más de una década en Irak y Siria, hasta que, prueba de su arriesgado seguimiento de cerca del conflicto, fue secuestrado por el ISIS) nos resumía tajantemente en vídeo-comunicación directa (https://youtu.be/URJdultRfLw?t=988), ahora desde Shanghái, donde reside actualmente, así: "Nosotros entrevistamos a muchos yihadistas en Siria, donde fueron armados y entrenados cuando todavía estaba la guerra en Irak... los servicios secretos sirios les dejaban conceder entrevistas...cuando empezó el conflicto sirio nosotros nos encontramos con mucha gente que había luchado con el Estado Islámico en Irak y que reconocían que había sido Siria quien les había dejado pasar...El gobierno sirio pensaba que podía controlar a este tipo de radicales, porque ya lo habían hecho en el pasado, pero lo que pasó en Siria finalmente es que su frankestein echó a andar solo..."

Responder
27
16
#12494 13:21 1/4/2018

Conozco el trabajo de Javier Espinosa y Mónica García Prieto, también el de José Antonio Egido, Mikel Ayestaran o Pablo Sapag, es bueno beber de fuentes diferentes. Tras ese estudio, simplemente intento aportar mi punto de vista, después de todo, como Tomás Alcoverro suele decir: "El que diga que entiende Oriente Medio es que se lo han explicado mal". Comprendo su visión y su intención, pero no puedo acompañarlo en su trinchera, mi pluma no guarda sus mismos intereses. Un saludo.

Responder
2
19
Jesús 15:44 1/4/2018

2, de 3: De acuerdo, Daniel, ya veo que lo que realmente incomoda, deja en evidencia, o destartala completamente tu “punto de vista” (o tu trinchera o tus intereses, en tus propias palabras, que no las mías) ni lo conoces en profundidad ni entras ni a considerarlo, es una opción más, la misma que has mantenido en todo tu artículo, estás en tu derecho, pero da una idea de la endeblez y falta de rigurosidad de tu texto de bloguero. Y también que todo conduce a pensar que estoy en lo cierto, que eres un “comentarista” de salón. Pues bien, no es sólo Espinosa quien afirma esto, otr@s reporter@s ubicad@s en la zona, ya digo, no simples “entendidos” de salón e internet, con quienes, además, he tratado personalmente, como su pareja actual, Mónica García Prieto, que se turnó con él toda esa década larga, que acudía a cubrir directamente las manifestaciones en Siria oculta, para su seguridad, tras un hijab, pueden confirmar ese extremo. Así, por ejemplo, mi apreciado y comprometido Gervasio Sánchez (https://youtu.be/MDHszeSLgKw), sí, el foto-periodista, casualmente convecino mío, y amigo de esta pareja de periodistas, que fue portavoz de la familia durante el secuestro de Javier, a quien comentó también este asunto de la implicación del régimen con el yihadismo, de forma personal y directamente en distintas ocasiones, en su momento, ya hace varios años. Pero es que, además, esas entrevistas a yihadistas, publicadas entonces, también son fáciles de localizar, si te hubieras molestado, por ejemplo, en las librerías (oh, lo siento, habrá también que leer más: “Sira, el país de las almas rotas” se llama el libro de Mónica y Javier, pero no te preocupes, que se puede encargar hasta por internet: http://www.lapanterarossa.net/libros/siria-el-pais-de-las-almas-rotas). Llevadas a cabo por gente, como te digo, que estuvo allí durante años y que contaron en primera persona, también desde allí, con constancia, profundidad, rigurosidad y honestidad lo que sucedía, que actuaron entonces como esas fuentes independientes y fiables que tanto se echan ahora de menos en estos tiempos de postverdad y teclado fácil al twitter o en los blogs.

Responder
7
3
Daniel Seijo 1:20 2/4/2018

Como le he indicado en el comentario anterior -perdone que no lo haya firmado- conozco el trabajo de Javier y Mónica, como también conozco del de otros autores, insisto en que es bueno contrastar la información, en lo relativo al libro al que hace referencia, personalmente puedo indicarle que he disfrutado más con "La semilla del odio", dado que resulta evidente la falta de testimonios desde el punto de vista gubernamental o las diversas minorías religiosas, cristianos entre ellas. Pese a todo, cualquier trabajo de esos grandes profesionales es digno de recomendación y sin dudad el testimonio logrado en esa obra resulta necesario para cualquier lector que se quiera acercar a los sucesos acaecidos en Siria. Desconozco su empeño en adjudicarme una cierta indiferencia ante el pueblo sirio, cuando únicamente he criticado con dureza a las facciones islamistas radicales, pareciese usted ligar a unos y otros, desconozco con que motivo. En lo relativo a su falta de modales, consideración o su empeño en comparar mi trabajo -aún despreciándolo- con el de grandes profesionales como Mónica o Javier, no se preocupe usted, fuera del respeto que debo mantenerle como lector de este medio, puedo garantizarle que sus comentarios carecen de incidencia sobre mi persona o trabajo. Un saludo, le agradezco su constancia en su labor en el "análisis" del artículo.

Responder
2
5
Jesús 21:26 1/4/2018

3, de 3: Hay más material, y mútiples fuentes diversas, a donde podías haber acudido para documentarte incluso sin salir de tu habitación de estudio o de tu salón (https://enpiedepaz.org/2017/03/28/la-historia-del-daesh-isis/) a poco que hubieras tenido mayor interés real, cosa que no parece haber existido, por el asunto de la historia completa del yihadismo en la zona, aunque fuera sólo para rebatirlas, en vez ponerte antojeras para todo lo que impide la linealidad de tu discurso. Te he recomendado un libro, su sinopsis explica que es “El estremecedor relato de la guerra civil siria desde dentro, desde primera línea, por los reporteros Javier Espinosa y Mónica G. Prieto. Cuando la revolución se extendió por Siria en marzo de 2011, pocos podían esperar que manifestaciones pacíficas fueran reprimidas con bombardeos aéreos, armas químicas y una cuidada estrategia para fomentar el odio sectario que avivó las diferencias religiosas consagrando al país al conflicto civil y haciendo de Siria un tablero de juegos para el mundo.” Pero no, nada de esto ocurrió, según tú. Vives, tú sí, muy descansado desde esa cómoda posición, negando como si no existiera el factor de interrelación “régimen de Asad/yihadismo” en tu larga y gravemente incompleta perorata de aficionado a la sociología jugando a historiador.

Responder
9
3
Daniel Seijo 1:34 2/4/2018

He leído el libro, simplemente me sitio cerca de ese último Hanin al que Javier y Mónica muchas veces han hecho mención: "Nada merecía este nivel de destrucción y de muertes, ni siquiera la más digna de las revoluciones", usted no parece compartir esa reflexión, puede que su interpretación de la obra y los sucesos en el país sean diferentes, respondan a otros intereses. También comparto la opinión de los autores acerca de la gran responsabilidad de Bush, Blair, Aznar y Berlusconi a la hora del surgimiento de Daesh -pero pondría a gobiernos y no a líderes en la diana- Le recomiendo por otra parte la lectura de "¿Por qué Damasco?: Estampas de un mundo árabe que se desvanece" de Tomás Alcoverro, quizás con ello pueda completar esa teoría suya del "régimen Assad/yihadismo".

Responder
1
7
Jesús 18:00 2/4/2018

Epílogo, tras 1, 2 y 3: Pese a que ahora pretendas rectificar, es evidente que en realidad eres tú quien ha despreciado el trabajo de “esos grandes profesionales” como ahora te avienes a calificar, al evitar mencionar lo más mínimo las evidencias que ellos mismos precisamente sacaron a relucir, incluso con evidente riesgo de su libertad o de sus sus vidas, de la implicación del régimen de Asad en el impulso del yihadismo que pudiera servir a sus intereses, ya fuera inicialmente en Irak, o luego en la misma Siria, en ese caso fundamentalmente para descalificar la legitimidad de las iniciales protestas pacíficas y comenzar la brutal represión de las mismas incluso con armamento militar, reafirmando su “todo es terrorismo islamista” (tan similar a aquel otro de “todo es ETA” del régimen de Aznar) al que ahora tú también te apuntas a la hora de analizar de forma sesgada el supuesto poco peso de aquellas protestas pacíficas respecto al islamismo violento. Es esa actitud manipuladora la que descalifica absolutamente tu trabajo, no tu persona, por supuesto. Tú sí lo haces con la mía, al dudar también de la legitimidad de mi profunda crítica a esa descomunal laguna en tu análisis, que tampoco te molestas en explicar de ninguna manera coherente, más que pasando al ataque contra mi persona, al asignarle gratuitamente y sin venir al caso de las graves deficiencias de tu análisis, oscuros intereses o al afirmar que las realizo desde diferentes identidades, cuando debería respetar mi participación sin emplear subterfugios al afirmar gratuitamente y sin fundamento alguno que asimilo al pueblo sirio con el islamismo o el yihadismo. Por otro lado, pienso que es importante, simplemente, dejar constancia en un medio como es El Salto del historial “profesional” real de articulistas supuestamente “entendidos” sobre Siria para que lectoras y lectores no sean llevadas al equívoco. No desvíe usted la atención pretendiendo tomárselo como un desprecio personal, faltaría más, no es esa para nada la cuestión de fondo. No tome a lxs lectorxs por tontxs, por favor. Un saludo.

Responder
4
1
Daniel Seijo 20:13 2/4/2018

Como le he indicado, conozco las obra que me ha "recomendado", como también conozco el trabajo de ambos autores desde hace bastante tiempo, el que no coincida plenamente con su análisis de ciertos aspectos de la guerra siria, no hace que deje de considerarlos grandes profesionales. Uno puede disentir y respetar, aunque puede que a usted le parezca mentira tal combinación. Le recomiendo leer obras sobre el surgimiento de Daesh y particularmente la guerra en Iraq, puede que llegue a comprender los motivos que me impiden aceptar su teoría de un fenómeno islamista impuesto por el gobierno sirio. En ningún momento he negado que las protestas fuesen legitimas -todo lo contrario, lo ha señalado en varias ocasiones, aunque parece no atender demasiado ni mostrar interés alguno por mis replicas- pero no puedo obviar en que han derivado las mimas, por ello le he mencionado un comentario muy oportuno perteneciente al libro que usted mismo me ha recomendado. En lo relativo a señalarlo como un "bot", creo recordar haberlo hecho únicamente con esa retahíla de nombres rusos que aparecían en los comentarios, por lo que me sorprende que usted sea el que se sienta señalado. Intento no tomar por tonto a nadie, intento respetar sus opiniones, simplemente le pediría no use sus opiniones para hacer ver que no respeto o incluso desprecio a grandes periodistas que hace años que sigo y admiro, algunos incluso teniendo el placer de disfrutarlos en el propio El Salto. Un saludo e intente analizar el texto, no interpretarlo. P.D. Obviamente se podrían analizar los campases iniciales de la "revolución" con mayor detenimiento, pero un texto de cerca de 2500 palabras no permitía grandes ampliaciones para el formato que nos ocupa. Sin duda el conflicto sirio se tratará en un futuro en Nueva Revolución. Un cordial saludo.

Responder
1
5
Jesús 19:15 3/4/2018

Pues tienes también, casualmente, y diciéndote esto me despido definitivamente, una más que pésima memoria, por no decir una tendencia manipuladora obvia en tu forma de desenvolverte en las redes negando la evidencia, ya sea con 2500 palabras o con 25, pero ya nos vamos conociendo. Negar que me hayas tratado como un bot ya es el colmo de la desvergüenza habiéndolo hecho hace menos de 48 horas a sólo unos párrafos de distancia de aquí, si no fueras tan perezoso a la hora de buscar cualquier tipo de dato que, una vez más, te pone igualmente en evidencia, lo encontrarías con suma facilidad: "Daniel Seijo 1:40 2/4/2018
Seijo, no Seijó, se ha confundido usted tal y como le ha pasado a Anónima, Majnó, Jesús o como quiera que se llame la persona en cuestión. El resto una papandurria de sandeces que ningún comunista podría defender o respaldar. Mal intento. Un saludo."

Responder
2
1
#12471 10:45 1/4/2018

No interactuéis con el trol imperialista.

Responder
11
18
Yassin Al-Haj Saleh 13:21 1/4/2018

Hay artículos, investigaciones y libros escritos por académicos y periodistas occidentales sobre Siria que no hacen referencia ni a una sola fuente siria, sobre todo a alguna que se oponga al régimen de Asad. Siria parece ser un libro abierto de país; cualquiera que tenga un interés pasajero por él conoce toda la verdad sobre el mismo. Sabe sobre todo mucho más que los disidentes, a quienes a menudo piden que se cuestionen y de los que continúan prácticamente negando su existencia, algo que constituye ya su destino en su patria. En consecuencia, se nos niega capacidad y voluntad política de forma tal que no hacen sino apuntalar la obra del régimen de Asad, que durante dos generaciones enteras nos ha despojado de cualquier mérito político o intelectual en nuestro propio país. Ya no somos importantes para nuestra propia causa. Este punto de vista se aplica a la izquierda antiimperialista global, a la corriente principal centrista en Occidente y, por supuesto, a la derecha.

La corriente dominante occidental se aproxima a Siria (y a Oriente Medio) a través de uno de estos tres discursos: un discurso geopolítico, que se centra en la seguridad israelí y prioriza la estabilidad; un discurso culturalista o civilizacionista, que gira básicamente en torno al Islam, a los islamistas, al terrorismo islámico y los derechos de las minorías; y un discurso de los derechos humanos, que considera a los sirios como meras víctimas (detenidos, víctimas de tortura, refugiados, necesitados de alimento, de servicios sanitarios, etc.), ignorando totalmente las dimensiones políticas y sociales de nuestras luchas. Estos tres discursos tienen una cosa en común: están despoblados (Kelly Grotke), carecen de personas, individuos o grupos. Están desprovistos de un sentido de vida social, de aquello por lo que la gente vive y sueña.

Los primeros dos discursos, el geopolítico y el culturalista, son también compartidos por la derecha occidental.

Pero, ¿qué ocurre con la izquierda? El elemento central en la definición de la izquierda antiimperialista es el imperialismo y, por supuesto, su combate. Se piensa que el poder imperialista es omnipresente en EEUU y en Europa. En el resto del mundo o no existe o está sólo presente en cantidades ínfimas. En las luchas internacionalistas, lo más importante es combatir el imperialismo occidental. Los conflictos secundarios, las causas insignificantes y las vagas luchas locales no deben ser fuente de distracción. Este discurso despoblado, que no tiene nada que ver con las experiencias vividas de las personas, y que demuestra no necesitar conocimiento alguno sobre los sirios, ha considerado poco importante conocer algo más sobre la historia de nuestras luchas locales.

Responder
9
0
Anónimx 19:55 31/3/2018

Han querido destruir Siria por ser independiente, por apoyar la causa palestina SIEMPRE y por sus importantes reservas de petroleo y gas. El objetivo de EEUU y la UE fué siempre descomponer el Estado Sirio exactamente igual que hizo en Libia. Solo una nueva izquierda infantil y complice es incapaz de ver lo que en 2003 en Irak comprendía perfectamente.

Responder
13
7
#12491 12:38 1/4/2018

Aplauso. Viva la resistencia.

Responder
0
2
#12507 15:35 1/4/2018

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un reciente estudio publicado en The Lancet, estima en unos 25 millones los abortos realizados cada año de forma insegura, lo que produce alrededor de 47.000 muertes de mujeres en todo el mundo. La mayoría de abortos peligrosos –el 97%– se produjo en países de África, Asia y América Latina, añade el informe.

Responder
0
0
#12428 19:54 31/3/2018

En primer lugar gracias por su respuesta. Nunca he dudado que El Salto pretenda informar. La desinformación puede venir de muchos lados y de cualquiera. Es como pretender ser imparcial, creo que a día de hoy que semejante cosa resulta imposible. Discrepo de muchos de los detalles que menciona en el artículo que a mi modo de ver se basan precisamente en la desinformación. Al inicio de la revolución la mitad de los combatientes eran islamistas sin ser fundamentalistas - más o menos lo mismo que ocurre en el rey-no de España con los cristianos- los que formaban parte del Frente Islámico de Liberación de Siria. En cuanto a la entrega de armas por los yihadistas de los estados feudales del golfo yo, si M. Rajoy ametrallase las manifestaciones y bombardease las ciudades y los pueblos, aceptaría armas del mismísimo Assad que me las diera. ¿Cómo puedes hablar de supuesta revuelta social cuando poco antes hablas de centenares de miles de manifestantes y de las condiciones sociales que casi hacían que esta fuera una consecuencia necesaria? ¿Cómo puedes decir que la mayoría de los rebeldes son terroristas?¿ Por ser islamistas? Parecería innecesario tener que repetir que un rebelde puede ser creyente, musulmán o cristiano, a la par que un dictador puede ser perfectamente ateo o budista. ¿La barbarie vino de los islamistas? La barbarie es inherente al régimen de los Assad desde el golpe de estado de Assad padre y la liquidación y exilio de los dirigentes del partido Baas pasando por la destrucción de la ciudad de Hama y un estado policial y represor que en nada tenía que envidiar a las dictaduras latinoamericanas. Y bueno, el comodín de los gaseoductos y los recursos. Eso de los gaseoductos es más que cuestionable tanto por los trazados como en aquel momento por su inviabilidad financiera. Y sobre los recursos creo recordar que Siria apenas ocupaba el puesto número 24 en los productores de petróleo, no es mucho ni parejo con el caso de Libia. Y la consabida apelación a la soberanía. La soberanía reside en el pueblo y no en su dictador y este hacia tiempo que la tenía hipotecada con Rusia, aunque ahora el territorio que controla Assad ha devenido en un protectorado. Hay un video muy explícito y gracioso sobre el papel subalterno y lacayuno de Assad ante Putin. ¿Ataques de Ghouta sobre Damasco? ¿Los comparas? Compara al destrucción de Alepo este y oeste,-Alepo Oeste que con su torpeza habitual el régimen se permitía promocionar como destino turístico al ritmo de Juego de Tronos- compara la destrucción por Israel de las aldeas palestinas y los patéticos cohetes que lanzaba Hamas. La geopolítica no explica las guerras civiles. Reducir lo fundamental de las rebeliones sociales a la geopolítica me parece un vacuo entretenimiento propio de un casino decimonónico de café copa y puro. A los USA nunca le preocupo la dictadura de Assad como no le preocupa ahora. La estabilidad que buscan estados unidos, y el resto de potencias occidentales, es las que les han hecho soportar sin ningún problema las dictaduras de Egipto o Siria o cualquier otra con las que mantenga un status quo donde las decisiones de los agentes, y sus efectos, son predecibles, máxime si son favorables a sus intereses. La incertidumbre en general es muy mal tolerada por los sistemas políticos. En fin, como le decía a otra comentarista siento no poder reforzar sus ideas y opiniones. Aunque eso sí, ha conseguido que lea su próximo artículo.

Responder
7
9
Daniel Seijo 21:55 31/3/2018

Los giros de la economía siria, los planes en las rutas de combustible que movían claramente las piezas del tablero en la región, la disputa irán - Arabia Saudí, la ubicación de las distintas bases militares -entre ellas las establecidas por EEUU cerca de importantes fuentes de recursos- la clara intención a la hora de desintegrar la unidad territorial de determinados países.... son muchos los intereses en la guerra que sufre el pueblo sirio, muchas las variantes a analizar, entre ellos también los religiosos por supuesto. Revoluciones como la sucedida en Siria o Ucrania, han denotado en movimientos imposibles de defender desde un punto de vista racional, no por ello debemos, ni pretendo, justificar los errores y abusos de los sistemas políticos anteriores. Me han acusado de pro rebeldes y pro gobierno sirio... personalmente opto por el socialismo árabe, que no ha sido defendido por ninguno de los bandos hasta ahora. En lo relativo a la guerra, las atrocidades cometidas por ambos bandos son innumerables, pero nunca podría situarme del lado del fanatismo que hoy ha depredado cualquier tipo de esperanza en una revolución pacifica. Revolución que por desgracia, no interesaba a ninguno de los actores que hoy juegan un papel en Siria. Y personalmente, para terminar con un gobierno corrupto o autoritario, nunca aceptaría armas de quienes atentaron en Madrid o Barcelona, quizás ese fuese el gran error de quienes en mi modesta opinión, fueron utilizados para un plan que nada tenía que ver con posibles protestas justas e incluso necesarias.

Responder
8
6
Daniel Seijo 13:25 1/4/2018

Y gracias por la lectura y las futuras lecturas, diferir con respeto siempre resulta interesante y enriquecedor para ambas partes.

Responder
0
2
#12472 10:45 1/4/2018

vitrol

Responder
6
4
#12373 11:03 31/3/2018

Sinceramente, Daniel Seijó, te agradeceríamos que dejaras de jugar a sociólogo sobre los cadáveres y la tragedia de Siria. Demasiadas hipótesis, por no decir idioteces, hemos leído ya en estos 7 años de guerra, mientras se silenciaba a la gente siria que te aconsejo que comiences a oir. Personas... activistas, pensadoras, artistas... mayorcitas de edad, no solo para que hicieran su propia revolución, que tú juzgas y condenas en tres líneas gordas, sino para escribir sobre lo que les vino, y nos vino, después. Silenciar su voz y sustituirla por plumillas y geoestrategas de sofá no solo es una pérdida de tiempo enorme para quienes quieren saber más y mejor sobre este conflicto desgarrador sino un gesto patético de neocolonialismo occidental. Sobran sirias y sirios escribiendo sobre su, nuestra, guerra. ¿A qué se espera para leerles o cederles espacio para un artículo? Mientras, más y más bochornosos epitafios desde el Imperio de quienes ni sufren una guerra canalla ni la quieren entender y con sus "cortas y pegas" al gusto se dedican a esculpir su postverdad que, claro está, siempre termina justificando de algún modo al asesino de Asad y su corte de aliados criminales de ocasión. Dramática soberbia colonial. Menos "narrativa funeraria" y más rigor y escucha activa, por favooorrr.

Responder
20
25
Daniel Seijo 12:05 31/3/2018

Resulta curioso el empeño de todos los comentarios críticos con el artículo en incidir en el vocabulario mortuorio a la hora de hablar de Siria, pareciesen sacados de una misma pluma empeñada en ver a ese país únicamente bajo un epitafio (veo que la palabra a gustado). Sin duda insinuar que la oposición siria no ha gozado de espacio en los medios occidentales, españoles e incluso en este mismo medio en el que escribo, me parece falso, solo tiene usted que repasar lo publicado en los últimos años o incluso días, el desequilibrio resulta evidente para cualquier lector mínimamente objetivo. Repito una vez más, que no pretendo entrar a idealizar los movimientos disidentes, ni tengo mayor interés en hacer algo semejante con el gobierno Sirio. Presentar la revolución como un movimiento liderado por activistas, pensadores y artistas resulta a estas alturas absurdo, insisto en que no he negado en ningún momento el sentido de las protestas, presento un artículo sobre la guerra en Siria, les guste más o menos, la guerra no la lideran hoy perfectos ideales. Para finalizar, concuerdo con un usted en que siempre es bueno continuar informándose, sobre "su" guerra se ha escrito mucho, lo han hecho sirios y occidentales, pero le recomendaría leer un poco textos de ambas posturas, por eso de intentar mantener cierta parcialidad, aunque en el caso de las líneas rebeldes actualmente resulte complicado acceder a versiones ajenas a sus propios intereses, desde hace un tiempo pese a hacerse eco de sus postulados, la prensa no suele intentar acercarse a ellos, el regreso de las zonas bajo su control se antoja complicado. Le agradezco su comentario y siento no poder reforzar sus ideas y opiniones, pero no es ese mi cometido.

Responder
17
14
Znamia 16:38 31/3/2018

¿Parcialidad con los crímenes de guerra que hasta Amnistía Internacional denuncia sin dudarlo y persigue internacionalmente? No existe equidistancia, como no hay bando armado en ninguna guerra del que enorgullecerse o elogiar. Pero que quienes deberían de proteger a su población, porque tienen esa responsabilidad, no solo moral sino legal, sean los primeros en exterminarla y tú contribuyas a extender la duda interesada y contemporices... No entendiste nada, de NADA. Pero no te preocupes que reforzar sí que refuerzas con tus video enlaces y tu falso apartidismo, pero a la mentira sobre Siria y al mafioso de Putin y su cueva de manipuladores. "Pa mear y no echar gota", semejante ignorancia y maneras en este asunto. Esperemos que, al menos, no hayas cobrado por esta verguenza de nuestras cuotas de socixs.

Responder
14
13
Daniel Seijo 21:40 31/3/2018

¿Debería apoyar entre otras a la milicia Nuredin al ZinkiY -considerada como moderada por occidente- tras decapitar a un niño de apenas 12 años? Por desgracia, la brutalidad y la tragedia ha sido trazada por ambos bandos, pero usted sigue empeñadx en sostener un discurso único, cueste lo que cueste. Puede estar tranquilx en lo relativo al destino de sus cuotas, su curiosa manera de defender la libertad de prensa no corre peligro con los artículos que he escrito. En lo relativo al deber de proteger a la población civil, recordemos simplemente que debería ser una premisa para ambos bandos.

Responder
10
8
#12475 10:48 1/4/2018

I am with trol. Parece que nos han escuchado y nos han mandado al trol con capacidad para construir frases de forma coherente.

Responder
10
6
Daniel Seijo 13:06 31/3/2018

*Ha gustado

Responder
10
10
#12383 13:06 31/3/2018

Eres una pésima persona. TROLera.

Responder
11
15
#12473 10:46 1/4/2018

Trol. Ignorar.

Responder
9
6
#12474 10:46 1/4/2018

DEnunssssssiiiiieeeeeennnnnn

Responder
9
3
#12310 18:14 30/3/2018

Sus ciudadanos y el mundo se merecen eses descanso. Bonito epitafio, el descanso que da la paz de los cementerios. La primera parte del artículo es asumible pero la cosa empieza a desbarrar cuando se introduce, como no, al enemigo americano. Supongo que el pueblo español también se merecía el descanso de la dictadura de Franco tras la guerra civil. El gobierno sirio nunca fue legítimo. No puede ser legítimo un gobierno que se alza sobre la represión la tortura y el asesinato de su pueblo, de decenas de miles de ciudadanos a lo largo de casi cinco décadas de dictadura como 13000 ahorcados en la prisión de Saydnaya o los 11.000 muertos documentados por el fotógrafo Cesar. Se ignora grupo masivo de militares que decidieron salir del Ejército y defender a los manifestantes que no eran fanáticos islamistas como no lo eran los miles de activistas de izquierdas. Un Gobierno que aniquila a su población tenía que marcharse y era lógico que los rebeldes lo exigieran. Los ataques químicos, ataques que se dan en estos momentos, los ha ejecutado la dictadura. Tras el farol de Obama que nunca intervino en Siria el régimen entendió con buen criterio que podría utilizar cualquier medio a su alcance y así lo ha venido haciendo. No se sabe que Assad ofrezca otra cosa que la rendición incondicional y las represalias. Los hombres que portan cascos blancos no tienen en su mirada fanatismo si acas odio y desesperación cuando rescatan a victimas bajo los edificios arrasados. Que falta de empatía. El "exterminio" de detenidos se ha convertido “en una política de Estado para el régimen de Bashar al Assad”, aunque no haga distinción entre islamistas y laicos. El régimen de los Assad siempre fue un buen aliado de los USA y de Israel. Recordemos que acogía cárceles secretas de la CIA y que intervino contra las milicias izquierdistas en la guerra del Libano. Solo ahora, cuando se plantea el reparto de Siria en zonas de influencia, ha intervenido directamente. Y en fin, me alargo, así que concluyo con el tufillo orientalista que desprende el artículo donde en el fondo se les niega a los sirios la misma capacidad de sentir dolor y el derecho de rebelarse que a los europeos. Es cierto que los islamistas son muy malos, que la CIA tiene sus interés en la zona, como los tiene Iran o Rusia, pero el que somete a las ciudades rebeldes a un cerco de hambre es Assad, quien ha elevado el asesinato sistemático, la tortura y las violaciones como instrumentos políticos cotidianos es el régimen de los Assad. Assad representa los intereses criminales de una oligarquía contra un pueblo que oso levantarse pidiendo libertad y justicia.

Responder
21
28
Daniel Seijo 23:53 30/3/2018

No pretende ser un epitafio, sino todo lo contrario, confío plenamente en la capacidad del pueblo sirio para construir su futuro. Respecto a sus comentarios, no podría dividir en partes el artículo sin ocultar o menospreciar una parte de lo sucedido en Siria.
La batalla de la desinformación es amplia, he podido observar como la información acerca de la guerra en Siria levantan todo tipo de propaganda en los comentarios lanzados posteriormente en las redes, pero queda lejos de mi intención polemizar negando las atroces condiciones de Saydnaya, como tampoco lo haría con los abusos y torturas cometidas en Abu Ghraib. Pero tanto en esos casos, como en lo relativo al Informe César o la actividad de los 'Cascos Blancos', procuro discernir entre el trasfondo real y la construcción mediática de los hechos. En ningún momento creo haber negado el derecho del pueblo sirio a revelarse contra las políticas de Bashar al-Ásad, pero tampoco pretenda que guarde silencio ante quienes han arrebatado ese derecho, utilizando su fanatismo y el poder de las armas para transformar a Siria en un auténtico infierno. No gusto de compartir sin sentido crítico alguno las diversas explicaciones de los comunicados de prensa en mis artículos, ni en el caso del parte de guerra de un gobierno y sus aliados, ni en el caso de las proclamas del fanatismo y su propaganda informativa. Considero que el trabajo de un periodismo libre, como el que ejercen Nueva Revolución y El Salto, es mantenerse alejados del rodillo de la desinformación, tenga esta el color que tenga. Un saludo.

Responder
21
19
#12430 20:19 31/3/2018

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=163618

Responder
1
14
#12398 14:29 31/3/2018

Trolalert.

Responder
13
13
#12264 10:51 30/3/2018

Últimamente tengo la sensación de que los mass-mierda han perdido completamente el control del relato. De repente nadie se cree sus mentiras. Gracias, Daniel.

Responder
14
19
Daniel Seijo 11:47 30/3/2018

La gran mentira no podía durar eternamente. Un saludo y gracias por la lectura.

Responder
10
19
#12498 13:43 1/4/2018

Discrepo. La mentira de la ex-Yugoslavia perdura.

Responder
0
1
Daniel Seijo 21:24 3/4/2018

Existen muchos trabajos sobre el conflicto, pero es cierto que la visión dominante sigue siendo la "oficial".

Responder
1
1
José Martínez Carmona 12:41 30/3/2018

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=239614

Responder
6
15
Daniel Seijo 13:37 30/3/2018

Sin duda existen muchos intereses en la guerra siria, entre ellos el principal consiste en desintegrar la soberanía y la unidad territorial del país. El número de muertos y expulsados sirios parece ser lo de menos en la ejecución de esos grandes planes geopolíticos.

Responder
14
17
#12410 17:01 31/3/2018

Claro, claro hagamos caso a Santiago Alba Rico

Responder
5
9
Anónimé 13:00 31/3/2018

si hasta lo de Saydnaya es un bulo, ya reconocido por A. Internacionnal, mira si tennéis carril para recular

Responder
4
15
Reseño 13:27 31/3/2018

En este enlace, Roland Dumas, quien fué considerado uno de los mejores ministros de exteriores europeos, denuncia cómo las potencias coloniales prepararon la guerra al menos dos años antes de la crisis del 2011. Revisemos eso de guerra civil.
https://www.youtube.com/watch?v=jeyRwFHR8WY

Responder
7
12
#12492 12:40 1/4/2018

Gracias por el enlace. Un saludo.

Responder
0
1
Reseño 13:29 31/3/2018

Amnistia Internacional admite que su informe sobre el supuesto exterminio en la prisión de Saydnaya en Siria, fue fabricado sin pruebas reales en el Reino Unido y se basa únicamente en el testimonio de presuntos reclusos, ex trabajadores de la prisión y figuras de la oposición.

http://landdestroyer.blogspot.com.es/2017/02/amnesty-international-admits-syrian.html?m=1

Responder
10
13
#12414 17:22 31/3/2018

Amnistia internacional no reconoce nada de lo que dice ese oscura gruta de internet que citas y a la que que das credibilidad. Resulta escacharrante que cuanto más lobrego y conspiparanoico el sitio mas credibilidad se le da. Burda propaganda para mentes alienadas.

Responder
12
7
#12478 10:52 1/4/2018

Tus mentiras trol aquí no funcionan. Punch a Nazi.

Responder
5
5
Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Destacadas

Sanidad pública
Así son las víctimas del INSS (y de los decretos que hacen que la sanidad en España no sea universal)

Viven en España tras reagruparse con sus familiares pero el Instituto Nacional de la Seguridad Social les niega la tarjeta sanitaria. Han conseguido más de 60 sentencias a su favor pero les siguen obligando a contratar seguro privado si necesitan que el médico les atienda.

Ofensas a los sentimientos religiosos
Dos activistas de Femen se enfrentan a cárcel por protestar en La Almudena contra la ley del aborto de Gallardón

La Asociación de Abogados Cristianos pide dos años de cárcel y 46 meses de multa para las dos activistas por encadenarse a la reja que rodea el crucifijo de la catedral de La Almudena para denunciar la propuesta de ley de aborto en 2014. 

Migración
El Defensor del Pueblo investiga el “colapso” del sistema de citas para solicitar protección

El Defensor del Pueblo quiere conocer las medidas previstas para acabar con las largas esperas y condiciones que han de soportar los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid.

Seguridad Social
La reforma de los permisos de paternidad afronta el reto de acabar con la brecha de género
El acuerdo entre Gobierno y Unidos Podemos incluye la ampliación de los permisos de paternidad hasta 16 semanas, el mismo tiempo de permiso que tienen las madres.
Internet
Denuncian censura de vídeos contra la violencia machista en Facebook
Un vídeo que narra una violación múltiple ha sido eliminado de la página Spanish Revolution en dos ocasiones. Facebook alega que lo hizo por las denuncias de otros usuarios.

Últimas

El Salto
El Salto gana cuatro galardones en los premios ÑH2018 a las revistas mejor diseñadas
El Salto es seleccionado entre las mejores revistas diseñadas de 2018 en los premios ÑH2018 obteniendo cuatro galardones
Salamanca
Gabriel de la Mora: “Quieren suspendernos para que no podamos hacer nada con el caso Aceinsa”
Gabriel de la Mora, concejal de Ganemos Salamanca, ha sido juzgado por injurias y calumnias a la policía por denunciar las agresiones que varios agentes infringieron a vecinos de la localidad.
Elecciones autonómicas
Andalucía se encamina hacia las urnas
1
Comienza la campaña electoral para el 2D. Tres años, ocho meses y diez días han transcurrido desde las últimas elecciones andaluzas.
Literatura
[Podcast] ¿Qué tienen en común las hostias y los libros?
Reflexiones de distintos colectivos y editoriales de autoedición, que van desde el libro tradicional al fanzine, en torno a la literatura y la edición
Poesía
La poesía crítica inunda el Valle del Jerte

Del 4 al 11 de noviembre se ha celebrado el encuentro poético Voces del Extremo, en su tercera edición en el Valle del Jerte. Con un cartel casi paritario, las y los poetas, provenientes de distintos puntos de la península, han alzado su voz por la ecología, el feminismo y una sociedad más justa.