El Plan Erdogan de Rajoy

La derecha está bailando no solo el mambo del que hablaron las CUP, si no la conga y la bachata. Están preocupados, eso es obvio, pero pletóricos. La ley mordaza se queda corta ante la revolución conservadora que estamos viviendo. Un plan deliberado que comparte innumerables paralelos con el desplegado por Erdogan en Turquía.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en Moncloa
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en Moncloa. La Moncloa

publicado
2017-10-24 23:45:00

La restricción de libertades, en lo que es un estado de excepción encubierto, está llegando a cotas insospechadas. El Estado se ha permitido controlar militarmente a una población pacífica, la catalana, sin protesta efectiva alguna del resto de ciudadanos, ni de sus representantes políticos (algunos de los cuales se empeñan, por el contrario, en reclamar más sangre). El artículo 116 de la Constitución que regula los estados de excepción y de emergencia ha sido implementado sin ser declarados. El artículo 155, impuesto por los militares a los “padres de la Constitución”, el artículo que controla las libertades autónomas y deja todo “atado y bien atado”, está siendo aplicado sin ser declarado. En España no se hace política, se amenaza con prisión. La Audiencia Nacional está sincronizada con las intenciones del Gobierno. Como dijo Enric Juliana, no se trata de que el Gobierno dé órdenes directas a la judicatura. Cuando hay sintonía política, esas cosas no hacen falta. Los nazis le pusieron nombre a esta cosa: principio de obediencia absoluta.

La palabra del líder es ley. Actúa siempre como el líder piensa, como si estuviese permanentemente en tu cabeza

Los magistrados no requieren, pues, de órdenes al viejo uso, ya las tienen internalizadas. En Francia por lo menos tienen la vergüenza de declarar su sexto estado de emergencia consecutivo, lo que no deja de ser pasmoso, viendo que la excepción se ha vuelto la norma. Aquí no tenemos ni esa declaración formal. España vive de los hechos consumados. Desde que el rey apareció como parte implicada se anunció un nuevo orden conservador. Ya no haría falta guardar las formas ni los procedimientos. Todo acto perpetrado por el Gobierno, por ilegal que fuese, sería validado por el Tribunal Constitucional.

Erdogan y Rajoy comparten algo más que canas y bigote

Ambos basaron sus campañas en la honestidad política y un cierto aire de conservador renovador. Cultivaron una imagen de políticos tranquilos alejados de los vicios cortesanos. Ministros tecnócratas, apertura de mercados y un cierto paternalismo de regusto apolillado. La apariencia no es sincera, reza el dicho popular. Y aquí se ha hecho cierto. Tras la apacible imagen de políticos inactivos, casi inánimes, se ocultaba la realidad del trabajador subterráneo. Rajoy y Erdogan han saboteado las estructuras de la democracia. Las han pervertido de tal modo que aquellos elementos configurados para servir de contrapeso a la voluntad del Ejecutivo, tales como el Tribunal Constitucional en España, se han convertido en herramientas para arrollar a los disidentes.

El mundo se echó encima de Erdogan cuando vieron cómo trataba a la oposición. Aquí nos olvidamos que hace ya más de diez años que aprobamos una ley de partidos brutal y represiva. Una ley que dejaba en manos de los jueces suspender la voluntad popular. El PSOE, presente como público, aplaudió con entusiasmo el populismo de derechas. Quien no lo hizo, calló. Ese fue el primer síntoma de lo que hoy vivimos.

Tanto Erdogan como Rajoy han ido colocando sus fichas con sumo cuidado. Rectores, magistrados, generales, comisarios

Engranajes necesarios para una revolución conservadora orquestada por el Estado. No solo comparten eso el presidente español y el turco. Ambos han usado como catalizador de su revolución conservadora una crisis que ellos mismos alimentaron. Tanto Erdogan en 2016 como Rajoy instrumentalizaron conflictos menores hasta conducirlos a estallidos políticos considerables, pero controlados. ¿Quién puede negar que el actual partido en el gobierno hubiera podido negociar con sus exsocios de gobierno? ¿Quién que Turquía, que destina ingentes cantidades a vigilar a su población, se viera sorprendida por un chapucero golpe de Estado?


El plan Erdogan de Rajoy ha superado sus dos primeras fases. La primera, el posicionamiento de sus aliados en lugares estratégicos de poder. La segunda, la consecución de un evento político que legitime la revolución conservadora (lo que algunos han llamado el 15M del PP). Se abre ahora una tercera fase, de reacomodo a la nueva situación institucional y política. ¿Quién ocupará el poder en el nuevo orden? Los principales actores políticos mueven ficha. Los barones del PSOE, viejos zorros de la política, huelen una posible gran coalición. Han acudido presurosos a apoyar sin tapujos el 155, lema centralista del nuevo orden. No esperéis grandes declaraciones a lo Bono.

El gran pacto sucede en la corte. La burguesía vasca guarda un silencio cómplice. Mientras tanto, la izquierda, aparece confundida, como si viviese un mal sueño del que no quisiese despertar. Por desgracia, y tal como sucedía en el cuento, "cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí". En el camino se han dejado una oportunidad histórica para romper con el régimen del 78. Todos lo pagaremosEn la cuarta fase, el régimen buscará la legitimidad popular por la vía electoral. No se trata de una cuestión de cómo, es ya una cuestión de cuándo. No van a ser unas elecciones libres. No pueden serlo en un escenario en el que todos los grandes medios de comunicación han tomado ya partido por el Plan Erdogan de Rajoy. Pero aun así serán legales, democráticas, europeas. Nuestra izquierda tiene que darse cuenta de que no estamos viviendo una crisis de Estado. Es una revolución conservadora. 

Sobre este blog
Blog donde pensar lo político desde la filosofía. Nuestra intención es la de difundir y compilar pensamiento politico construido desde, entre y para los pueblos de las periferias del Estado Español. Enfocaremos el blog desde sus problemáticas mas específicas. Sin ser extensivos y a modo de ejemplo: Luchas por los territorios, procesos de comunalización, colonialismo interno, despoblamiento de los territorios rurales, reapropiación del patrimonio histórico, artístico y natural, maternidades, desarrollos productivos.
Ver todas las entradas
3 Comentarios
Hunterinbells 16:20 28/10/2017

Yo más que de derechas o izquierdas hablaría de el aparato o del sistema del 78. Y el aparato quiere gente entretenida, que no mira a los verdaderos problemas. Por eso monta el circo en Cataluña https://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2017/10/ciento-cincuenta-y-circo.html

Responder
1
0
matriouska 11:34 25/10/2017

Efectivamente, se trata de una revolución conservadora en todo su explendor y desafortunadamente con vientos favorables - sólo hay que mirar alrededor dentro de la UE (Hungría y Polonia por ejemplo)-. Se dá la circunstancia de que en esta sociedad nuestra ha triunfado la "berlusconización" del espacio público y todo es banalidad, entretenimiento y decadencia, tod@s pueden hacer ruido ensordecedor, cada cual puede ser árbitro, experto de cualquier cosa, entrenador, historiador, etc... ó todas las cosas a la vez. Mal panorama.

Responder
10
2
#1641 7:32 26/10/2017

Un análisis agudo y certero. ¿Por qué, con la misma finura, no se cuida la ortografía y la puntuación?

Responder
2
7
Sobre este blog
Blog donde pensar lo político desde la filosofía. Nuestra intención es la de difundir y compilar pensamiento politico construido desde, entre y para los pueblos de las periferias del Estado Español. Enfocaremos el blog desde sus problemáticas mas específicas. Sin ser extensivos y a modo de ejemplo: Luchas por los territorios, procesos de comunalización, colonialismo interno, despoblamiento de los territorios rurales, reapropiación del patrimonio histórico, artístico y natural, maternidades, desarrollos productivos.
Ver todas las entradas

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
3

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.