Movimiento obrero
En la clase obrera no hay glamur, pero sí muchos prejuicios

Los medios de comunicación han puesto el foco en las homófobas declaraciones del líder de los taxistas Tito Álvarez. ¿Pero es justo centrarse en ello, o supone caer en un rechazo clasista?

Aleix Romero Peña
6 feb 2019 19:15

La obra maestra Los comedores de patata, de Van Gogh, fue en origen un fracaso. Los pintores del siglo XIX retratan la vida rural de una forma idealizada, nostálgica, ensalzando los viejos valores campesinos a punto de perderse. Pero, como explica Griselda Pollock, Van Gogh se alejó de todo intento de embellecimiento mostrando una escena cotidiana del proletariado agrario. Y qué escena, pues en una mísera pieza apenas iluminada por un quinqué, una familia vulgar se apelotona en torno a unos tubérculos, la única cena que puede permitirse. El público burgués quedó horrorizado: la tosquedad de los personajes y la pobreza del hogar no dejan sitio a ningún atisbo de dignidad.

Nacer en la clase baja no supone ningún plus moral. La conciencia social se construye entre múltiples contradicciones, que van haciéndose más insuperables conforme se complica imponerse a los condicionamientos estructurales del medio. De ahí que suponga un esfuerzo doble o triple no deshacer prejuicios si se carece de tiempo, dinero y conocimientos suficientes para comprender su iniquidad. Lo cual, conviene matizar, no justifica las manifestaciones de odio y de rechazo, pero sí invita a no ser impaciente si la conciencia social no brota de manera espontánea entre las masas.

Queda sobradamente constatado el empeño en pintar a Álvarez como un tipo vulgar (...), un gamberro casi profesional que, con un discurso casposo, se ha llevado por delante en Cataluña un sector moderno de ganancias seguras

En días pasados hemos visto cómo los medios de comunicación atacaban sin desmayo al portavoz de los belicosos taxistas barceloneses a causa de unas frases donde lo ingenuo iba de la mano con lo grosero: cómo un ministro “gay y de izquierdas” (sic) manda a la policía a reprimir al pueblo. Desde luego que Tito Álvarez, como se llama el señalado, no demuestra tener mucho conocimiento de la transversalidad del movimiento LGTBi. Más aún: esa pretensión de otorgar a una preferencia sexual una determinada opción política presenta cierta índole caricaturesca, como de chiste rancio y zafio, homófobo en definitiva.

Con lo anterior ya tenemos bastante para crucificar a Álvarez, quien, después de encabezar una exitosa lucha contra las plataformas de transporte privado, ha recibido una auténtica campaña de linchamiento mediático. En efecto, estos días han proliferado como hongos los perfiles suyos que destacaban el poco tiempo que lleva en el gremio del taxi, fruto de un currículo laboral caracterizado por la precariedad; que nos hablaban de su carácter difícil, producto de su compromiso de clase, lo que le había acarreado la pérdida de todos los puntos del carnet y varios juicios; que se desahogaba con el fútbol, vinculándole –sin pruebas– con los Boixos Nois… Queda sobradamente constatado el empeño en pintar a Álvarez como un tipo vulgar –en contraposición los empresarios de las VTC, entre quienes destacan miembros de la jet-set como el glamouroso Rosauro Varo–, temperamental y cateto, un gamberro casi profesional que, con un discurso casposo, se ha llevado por delante en Cataluña un sector moderno de ganancias seguras.

Las luchas obreras se forjaron y se forjan con protagonistas así

Este es Álvarez, siempre según sus enemigos. También podemos optar por verlo como una persona normal, más cercana de lo que quizás quisiéramos reconocer: un familiar, un amigo, un vecino o un compañero de trabajo que, después de tanto tiempo reivindicando una cosa –con la justicia de cara–, se lleva el gato al agua. Y eso a pesar de una dialéctica susceptible de provocar vergüenza ajena y causar varios dolores de cabeza. Pero es que además ha conseguido que veamos a todo un gremio, el taxista, tradicionalmente objeto de acusaciones y chistes sobre simpatías no muy izquierdistas, con nuevos ojos.

Ni Álvarez ni los campesinos de Van Gogh parecen miembros de ninguna vanguardia obrera. Pero desengañémonos de las idealizaciones al uso: las luchas obreras se forjaron y se forjan con protagonistas así. Y son precisamente los conflictos una de las vías que posibilita el desarrollo de la conciencia social. No la desdeñemos desde una supuesta altura moral o intelectual.

Relacionadas

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Memoria histórica
¡Leed y emancipaos! Anarquismo extremeño y prensa libertaria

El libro de Ángel Olmedo, El anarquismo extremeño frente al poder es mucho más que un estudio sobre un periódico libertario. Su publicación, a finales del siglo XX, supuso romper un silencio que se había mantenido en la historiografía extremeña sobre el papel desempeñado por el anarquismo en el movimiento obrero de estas tierras

Extremadura
ASMIBA, ejemplo de esperanza y resistencia obrera

Queda menos para el 40 aniversario de ASMIBA, fundada en 1981, una entidad pionera en Extremadura del asociacionismo de personas con discapacidad. 

5 Comentarios
Aleix Romero 22:58 7/2/2019

Lo que demuestran precisamente las palabras de Álvarez, 30251, es el peligro de las generalizaciones basadas en prejuicios.

Y lo que digo, 30236, es que la conciencia social se construye justamente mediante luchas sociales. Conciencia social: la corrección política es otra cosa.

Responder
1
1
Elite, el sindicato que quiero en mi trabajo 21:11 9/2/2019

No es una cuestión de corrección política, si no de entrar en el juego del mercadeo de las identidades, donde cierta izquierda parece encontrarse en su salsa. Pedirle a alguien que va a perder el sustento de toda su familia que haga el favor de hablar correctamente al ministro que lo va a hundir en la miseria, es otra forma de control social por parte de la clase dirigente. Es utilizar la transversalidad de una identidad sexual como arma arrojadiza contra la identidad de la clase trabajadora. Esa transversalidad que no deja de ser un clasismo de progre.
Aqui el unico que carece de correccion politica es el ministro que ha pasado la patata caliente a las autonomias.

Responder
0
0
#30251 20:11 7/2/2019

" ha conseguido que veamos a todo un gremio, el taxista, tradicionalmente objeto de acusaciones y chistes sobre simpatías no muy izquierdistas, con nuevos ojos" habrá conseguido que lo veas tú con nuevos ojos. Y que sea de clase trabajadora no le da derecho a ser homófobo.

Responder
1
4
#30236 16:59 7/2/2019

Un articulo de opinion montado sobre la base de la legitimidad de los ataques que recibio el menda por su desbarre. Es absurdo: es como si fuera de esa clases populares todo fuera glamour y correción politica ...

Responder
2
1
José Martínez Carmona 12:59 7/2/2019

No he escuchado lo declarado por Tito Álvarez; me baso en lo publicado aquí: "cómo un ministro “gay y de izquierdas” (sic) manda a la policía a reprimir al pueblo." A parte de sorprenderme que se considere de izquierdas a un ministro del PSOE, no distingo grosería en su corta declaración. Creo leer correctamente lo que dice Tito en realidad: Un ministro gay y de izquierdas no mandaría a la policía a reprimir al pueblo. Lo que se demuestra es que un ministro gay de derechas si lo hace.

Responder
8
1

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.

Últimas

Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.

Ecofeminismo
Y este verano, ¿qué plan?
Mucha gente no puede pensar en veranear. Pero queremos daros algunas ideas para que vaya lo mejor posible. Quien sabe, igual acabáis con el planazo del verano.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.