Migración
Tiempos en los que consumir muerte como espectáculo

¿Qué pasaría si dijésemos que las imágenes de las personas que mueren intentando alcanzar territorio europeo no son necesarias, que violan la integridad de las personas fallecidas?

Mujer y niño, abandonados en el Mediterráneo

publicado
2018-07-18 13:14:00

Ayer volvió a golpear nuestra conciencia la tremenda realidad que se vive a las puertas de Europa: los “guardacostas” libios habían dejado morir a una mujer y un bebé en alta mar. Otras dos personas añadidas al incontable número de víctimas que deberían pesar sobre la conciencia del burdo racista de Salvini, pero también sobre el resto de dirigentes europeos, responsables desentendidos de estas practicas criminales, artífices de un racismo que por histórico es también sofisticado.

La ONG Proactiva Openarms lo documentó ampliamente: fotos y vídeos del cadáver desnudo de un niño negro y el de la mujer que flotaba a su lado. El ‘sentido común’ debía invitar a “despertar”, “agitarse” y “reaccionar” para hacer frente ante tanta “deshumanidad”, o eso rezaba toda la indignación tuiteada que viralizó las imágenes a diestro y siniestro. Pero, ¿qué pasaría si dijésemos que esas imágenes no eran necesarias, que violan la integridad de las personas fallecidas?, ¿si planteáramos que resulta perverso necesitar ‘carnaza audiovisual’ para concienciarse y si denunciáramos que estas prácticas perpetúan el mismo sistema racista que asesinó a esas víctimas?

Cuando una persona se monta en una patera no suele imaginarse que, en pos de “sensibilizar”, su primer contacto con Europa tendrá que ver más con el show business que con la garantía de sus derechos. Difícil debe resultar creer para cualquiera que tu foto ahogándote y pidiendo auxilio habrá sido tuiteada incluso antes de que hayas puesto pie firme en el barco de rescate y tu vida se encuentre a salvo. La imagen es a veces más importante, ya que alimenta a quienes hacen un espectáculo heroico —y rentable— de la defensa de un derecho fundamental como la vida.

Nuestra imagen y el derecho sobre ella, algo tan protegido para los residentes de la Europa de la individualidad, la privacidad y la intimidad, pero tan poco respetado para los 'otros' que llegan en patera. Supervivientes de tragedia, menores de edad, víctimas de trata… personas que quedan sobreexpuestas sin poder reclamar derechos ante el ‘salvador’ que los enfoca violentamente. Todo da un giro aún más macabro cuando resultan personas fallecidas, cuerpos flotantes desposeídos de toda humanidad filmados desde múltiples ángulos y cuyas imágenes son distribuidas en masa para continuar ese ejercicio de “sensibilización”. Y es que en su momento nadie necesitó vídeos de las víctimas del 11M desangrándose para comprobar que la muerte y el dolor habían explosionado en nuestro país, como hoy nadie debería pedir fotografías de niños ahogados para asegurarse de lo asesinas que son las políticas europeas en el Mediterráneo. Pero se hace, se reclaman esas imágenes porque, en un ejercicio de perversión egoísta, hay quienes instrumentalizan el cuerpo del 'otro' pretendiendo curarse su racismo endémico. Doblemente racista.

Frente a ello, claro que existe alternativa. Cuando realmente se desea pelear contra ese sistema que mata y deshumaniza, existen buenas prácticas que debemos de hacer efectivas. La integridad física y moral de los supervivientes será protegida si se respeta escrupulosamente todo lo que les atraviesa, su condición de víctimas de tragedia y su voluntad última. La memoria de los muertos será dignificada si abandonamos el amarillismo y pasamos a la acción atendiendo desde lo local a las demandas de sus familias y comunidades. Colaborando y creando red para poner nombres a los cadáveres, conseguir entierros dignos y homenajear el recuerdo de las víctimas. Estos son solo algunos de los primeros pasos para comenzar a transformar el inmenso dolor en un poco de justicia.

Porque no se necesitan héroes vanidosos que través de una pantalla nos demuestren lo excepcionales que son los ‘buenos actos’ en un mundo en ruinas. De nuestra Frontera Sur al Mediterráneo central, la transformación radical de estas realidades pasa por socializar responsabilidades, revisarse, deconstruir certezas y tomar partido. Claro está si lo que pretendemos es romper con este presente desolador y recordarlo como otro episodio de nuestra oscura Historia. Aquellos tiempos en los que, independientemente de los fines, consumíamos la muerte como espectáculo.

Relacionadas

Migración
“En el Mediterráneo siguen faltando manos y lo peor es que lo saben”

El diario alemán Der Spiegel se ha interesado estos días por la labor de Salvamento Marítimo en el Mediterráneo. Hemos conocido la opinión del nuevo responsable del Centro de Coordinación de Sasemar, Manuel Barroso, en el puerto almeriense y hemos tenido la oportunidad de contrastar sus impresiones con la de algunos trabajadores de este ente público.

Migración
“Queremos votar y no nos dejan”
Aunque las personas migrantes se movilizan para luchar por sus derechos políticos serán muchas las que, una vez más, se quedarán sin votar.
10 Comentarios
Alberto Díaz 12:29 19/7/2018

Interesante la reflexión que planteas, lo que no entiendo es porqué hay una foto de las víctimas de las que hablas en el artículo, no es precisamente eso que denuncias? Respecto al asunto en cuestión, la imagen no revela la identidad de la víctima, aunque estaría bien quizás pixelarla por parte de Proactiva.

Responder
4
10
Carles 17:10 20/7/2018

Zasca y zasca! Parece más una excusa para criticar a los socorristas que un verdadero debate sobre la indudable fuerza de unas imágenes.

Responder
1
6
#20863 17:28 22/7/2018

Buen artículo. Es imprescindible insistir sobre el delicado tratamiento de las imágenes que se han generado sobre rescates y ahogamientos. La alta circulación de imágenes de muerte, desesperación, pobreza y calamidades de personas negras, solo suma indiferencia y afina los mecanismos del sistema mercantil (legal, humanista, socorrista o ilegal) que pervive alrededor d ela tragedia. La indiferencia aumenta aceleradamente al ritmo de la producción de imágenes de muerte. Esa estrategia no sensibiliza, al contrario.

Responder
2
0
Carles 16:26 20/7/2018

Debate eterno amigos. Si no hay imágenes no existe. Eso es de 1o de Periodismo, “carrera” con bastantes déficits en esta monarquía ibérica de titulitis y poco oficio. Necesitamos más imágenes como esas, y más socorristas como los de Open Arms. Y menos periodistas demagogos que escriben desde el sofá con rábia y huelen a envídia. Dime a cuantas personas has salvado y te diré de qué careces. De legitimidad.

Responder
5
6
#20856 16:44 22/7/2018

Cuéntanos, azote de demagogos, como percibiste el olor a envidia del periodista. ¿Trabajas en la redacción?
Los tricorniers comunards sois un cáncer.

Responder
0
0
Arantza 24:03 19/7/2018

Este artículo rezuma rabia hacia Open Arms, desprende superioridad moral, juzga, no dimensiona lo grave de la situación y no ofrece una reflexión profunda sobre lo patéticos que somos los europeos.

Responder
2
10
#20728 10:36 20/7/2018

Este comentario rezuma rabia hacia El Salto, desprende superioridad moral, juzga, no dimensiona lo grave de la situación y no ofrece una reflexión profunda sobre lo patéticos que somos los europeos.

Responder
7
2
#20676 13:45 19/7/2018

Un aplauso a tan digno y clarificante artículo libre de #inmigracionalismo que nos llama a la reflexión. Enhorabuena!!!

Responder
9
1
#20654 23:01 18/7/2018

Brutal, artículo muy necesario. Enorme

Responder
11
2
#20648 20:30 18/7/2018

¿Exactamente, por qué son más denigrantes, mercantiles y espectaculares las imágenes que las palabras? Frente a las imágenes las emociones las pone cada cual. Con las palabras se puede insinuar que quienes rescatan están en realidad intentado hacerse los héroes dando el espectáculo. Me parece una muy mala extrapolación de las teorías iconoclastas de Adorno o un buen ejemplo de su error. Quién denigra no puede ser quien documenta, sino quien asesinó. ¿Cuál es el negocio de Open Arms? Con la pluma bañada en el oro academicista también se pueden dar patinazos como el que acabo de leer...

Responder
8
14

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
Catalunya como objeto arrojadizo de la derecha española

Los ecos del otoño de 2017 están marcando la campaña electoral de los partidos neoconservadores y neoliberales. PP, Vox y Ciudadanos apuestan por la eliminación del autogobierno de Catalunya mientras gobiernen los partidos independentistas y por la recentralización de competencias autonómicas.

Veganismo
Y yo que soy de los malos…

Por más que me esfuerce, no hay nada heroico ni trepidante en comerse a un animal criado en una granja, ejecutado, despiezado, envasado, transportado, comercializado en una bandeja de poliestireno con una etiqueta en la que ponga “4,35 €” y una fecha de consumo.

Elecciones generales del 28 de abril
De los 40 (años de democracia) a la V de Vox, el glosario del primer debate electoral
4

El primer debate electoral televisado con los cuatro candidatos principales de las generales de 2019 dejó a un Pedro Sánchez desatado, a Pablo Casado y Pablo Iglesias comedidos; y a un Albert Rivera al borde de un ataque de histrionismo.

Elecciones generales del 28 de abril
De los sueños del 15M a “la política del zasca”

Entre elección y elección, se cumplirá el octavo cumpleaños del 15M. La posibilidad de que un gobierno de derecha y extrema derecha ocupe la Moncloa se junta con el recuerdo de las plazas vibrando.

Últimas

Bicicleta
Criticona 2019: ¿cuántas bicis caben en Madrid?

Esta pregunta, que fue el lema de la primera Criticona celebrada en 2009, se repetirá el próximo y muy electoral fin de semana en su undécima edición que, diez años después, vuelve a la capital del reino.

Cambio climático
Estas son las diez empresas que más contribuyen al cambio climático en España

Endesa, la empresa más contaminante del país, expulsa a la atmósfera el 23% de las emisiones industriales y el 9% de las totales, según el informe Big Polluters in Spain 2019, del Observatorio de Sostenibilidad. Las diez compañías más sucias lanzan el 62% de las emisiones fijas y el 25% de las de todo el país.