Memoria histórica
175 aniversario de la Guardia Civil. ¿Condenaremos algún día su actuación genocida en los años cuarenta?

Con legitimidad y razón, la democracia del siglo XXI celebra el 175 aniversario de la Guardia Civil, pero sigue echando tierra encima de un pasado genocida que jamás ha sido juzgado.

Pizarro guardia civil represión fascista
El General Pizarro sale del Casino de Teruel acompañado del Obispo León Villuendas Polo. Foto: Archivo DARA

Universitat Autònoma de Barcelona.


publicado
2019-05-13 15:18:00

Este lunes 13 de mayo se ha celebrado con gran pomposidad la celebración del 175 aniversario de la fundación de la Guardia Civil la Plaza de la Armería, a la cual han asistido los Reyes, Pedro Sánchez y la plana mayor del Gobierno en funciones. Una celebración que seguro muchos de sus actuales integrantes bien merecen por su dedicación y profesionalidad, pues el cuerpo a día de hoy goza de una excelente valoración por parte de la sociedad española, como así demuestra la encuesta de GAD3 realizada para ABC en 2018 en la que los ciudadanos valoraban a la Policía y la Guardia Civil con un 8,7 sobre 10. Sin duda los casos mediáticos de desapariciones y asesinatos en los que la Guardia Civil ha jugado un papel trascendental para dar con las víctimas y los victimarios han jugado un papel relevante en esta valoración, pero también la voluntad y buen hacer de muchos profesionales que anónimamente ayudan y protegen en muchas poblaciones de la España rural.

La Guardia Civil no fue guardiana de la seguridad de los civiles a los que debía proteger, sino que se convirtió en el brazo ejecutor de cuantos civiles y partisanos debían ser represaliados

Con todo ello, los actuales miembros del cuerpo no son responsables ni tienen porque justificar ni pagar consecuencia alguna de los actos realizados por la institución armada en tiempos pretéritos, pero si la sociedad y, sobre todo, nuestros dirigentes. Una historia de casi dos siglos como de la que dispone la Guardia Civil está llena de luces, pero también de sombras. Y en estos días en los que se celebra la efeméride del cuerpo, solamente salen a la luz los buenos actos presentes y pasados del cuerpo. Pero, ni mucho menos, la Guardia Civil consta de un expediente pulcro y sincero como se nos cuenta desde los medios de comunicación en estos días de homenajes. Con diferencia, la etapa más oscura de la Benemérita, fue la durísima década de los años cuarenta del siglo pasado, en la que el cuerpo actuó con tremenda diligencia en la persecución de los vencidos que aún faltaban por vencer tras el primero de abril de 1939.

En el marco de la guerra antipartisana contra los maquis españoles y en el establecimiento definitivo del Estado franquista mediante la violencia física, la Guardia Civil se convirtió en el instrumento represivo ideal del Generalísimo. La Guardia Civil no fue guardiana de la seguridad de los civiles a los que debía proteger, sino que se convirtió en el brazo ejecutor de cuantos civiles y partisanos debían ser represaliados para la instauración definitiva del nuevo Estado fascista.

Fueron precisamente miembros destacados del estamento del cuerpo quienes se encargaron de organizar y mandaron ejecutar las políticas de violencia que produjeron auténticas masacres de partisanos y sobre todo de civiles, como el capitán Francisco Aznar Iriarte, el coronel Arturo Puga Noguerol, el teniente coronel Luis Marzal Albarrán, el coronel Santiago Garrigós Bernabéu, el teniente coronel Fernández Montes de Oca, el teniente coronel Eulogio Limia Pérez, el teniente coronel Gómez Cantos o el general y subdirector de la Guardia Civil Manuel Pizarro Cenjor, por citar alguno de los más tristemente célebres. Personajes de una tremenda bajeza moral que jamás han sido condenados por sus crímenes, como el capitán Caballero de la Comandancia de Granada que, a tal extremo llegó su brutalidad, que el general Prieto López le confesó al historiador Miguel López Corral que dicho capitán: 

“el día que no mataba a alguien estaba malo, y que su mayor disfrute era descerrajar la cabeza de un tiro a un enlace, para lo cual los mandaba colocar en el asiento delantero del Land Rover, disparándoles por sorpresa desde atrás, al igual que habían hecho con Calvo Sotelo sus asesinos”. 

Supuestos garantes de la legalidad y el bienestar de los españoles que acabaron convirtiéndose en auténticos criminales de guerra que jamás han sido juzgados. Sus acciones, tanto de los mandos como de sus subordinados, sumieron la España de los cuarenta en un auténtico escenario de guerra en el que cualquiera podía ser objeto de las balas, la tortura y la barbarie fascista.

De hecho, tal fue la brutalidad con la que actuaron que el propio Cuerpo General de la Policía de Cáceres llegó a redactar un informe en el que se concluía que, la población civil, temía tanto o más a los guardias civiles que a los propios partisanos, como recogía el historiador Julián Chaves Palacios en Huidos y Maquis:


“[…]. Pero la desconfianza unas veces y el mal trato dado otras, hicieron que temieran tanto a la Guardia Civil como a los propios huidos, según frase vulgarizada de tan extendida. Han actuado en muchos casos con marcado despotismo y abuso de poder, haciendo requisas, detenciones, represiones, imponiendo y cobrando multas fuera de toda normal y legalidad, empleando procedimientos inadecuados y en desuso, creando un ambiente de temor excesivo en perjuicio de la colaboración civil e indudable merma del prestigio del Instituto”. 

En su afán represivo la Guardia Civil no tuvo en consideración tan siquiera la vida de mujeres ni de niños. Josefa Estrella, natural de Garvín (Cáceres), fue acribillada a balazos por la Guardia Civil en su propio domicilio en 1945 por el hecho de ser hermana de tres guerrilleros. Al igual que Bonifacia Gallardo, vecina de Navalvillar de Pela en Badajoz, también asesinada por la Guardia civil al tener un hijo echado al monte. Hermanas, madres y también las esposas fueron asesinadas. Es el caso, por citar solo un ejemplo, de lo sucedido en Villanueva de Córdoba. En esta localidad fue asesinada Catalina Coleto Muñoz una madre que, con siete hijos a su cargo, fue asesinada en una cuneta porque su marido era guerrillero.

De hecho, la Guardia Civil llegó a ser cómplice de asesinatos cometidos por civiles, habitualmente falangistas, contra otros vecinos. Como el somatenista Rafal Ferreró que asesinó a otros vecinos con el beneplácito, el silencio y el respaldo de la Guardia Civil. Y cuando no fue cómplice fue verdugo directamente. Así, el teniente coronel Gómez Cantos se ganó el apodo de El exterminador o El carnicero de Extremadura al detener habitualmente a vecinos de Las Mesas y Castañar de Ibor que, a la postre, eran llevados al Puente de Almaraz con 53 metros de altura y, desde allí, tirados al río Tajo. Si lograban sobrevivir al impacto y no se ahogaban al llegar a la orilla les disparaban grupos de falangistas.

Pero si hubo por encima de todos un instrumento represivo utilizado por la Guardia Civil hasta la saciedad y que causó miles de muertes durante la larga década de los cuarenta, este fue la aplicación de la ley de fugas. Uno de los casos recogidos por el historiador Sánchez Agustí en El maquis anarquista resulta perfectamente descriptivo. Miquel y Jaume Guitó se encontraban encarcelados en Berga hasta que, una mañana, una patrulla de la Guardia Civil los sacó de la celda y, esposados, fueron conducidos a la estación de tren de Olvan-Berga donde se montaron junto a unos guardias civiles. El tren se dirigía en sentido Barcelona y, en el apeadero de la Rabeia, donde se encontraba la colonia textil de Balsareny, la patrulla y los dos detenidos se bajaron del vagón. Una vez allí, ante la sola presencia de los reos y los que iban a ser sus ejecutores, ambos hermanos fueron fusilados sin haber sido juzgados ni condenados por ningún tribunal. La Guardia Civil elaboró un infausto informe en el que señalaba que: 

En la falda norte del castillo de Balsareny sobre las ocho de la mañana intentaron escapar emprendiendo veloz carrera en dirección al rio Llobregat, inmediato a aquel lugar, sin que, a pesar de las repetidas voces de alto que les fueron dadas se detuvieran, viéndose obligada la fuerza a disparar ocasionándoles la muerte. 

Un informe que servía para tapar un asesinato cometido con la mayor sangre fría imaginable puesto que, los detenidos, fueron intencionadamente sacados de prisión y llevados en tren hasta el lugar donde sus ejecutores tenían pensado darles muerte. De hecho, los disparos realizados por los guardias civiles, según la autopsia, fueron realizados en la cabeza de los supuestos huidos: “heridas por arma de fuego con bala con destrucción por estallido de la masa encefálica”. No se molestaron siquiera en disparar a las piernas para intentar frenar la supuesta huida. Y nunca les hizo falta, pues la dictadura les permitía asesinar con total impunidad inmersos en la espiral represiva de la guerra antipartisana, sus crímenes no iban a ser juzgados jamás por la ley y el derecho franquista. Como tampoco lo han sido por las leyes de la España democrática del siglo XXI que, con toda legitimidad y razón, celebra el 175 aniversario del cuerpo, pero sigue echando tierra encima de un pasado genocida que jamás ha sido juzgado.

Relacionadas

Memoria histórica
¿Por qué la revolución de Asturias de 1934 no mueve a nuestros creadores?

"Revolte dans les Asturies", de Albert Camus, nunca subió a un escenario en España, y  Jinetes del alba (TVE) es la única producción sobre la insurrección obrera.

Memoria histórica
‘Stolpersteine’, una piedra en el camino contra el olvido del genocidio nazi

Rainer Stach trabaja en el Centro de Documentación sobre el Nacionalsocialismo en Colonia. Visita Madrid para participar en los homenajes realizados a víctimas republicanas que huyeron a Francia y fueron posteriormente capturadas por los nazis y llevadas al campo de concentración de Mauthausen.

Memoria histórica
El silencio de los nuestros

Un 10 de mayo de 1981 asesinaron a Luis Cobo Mier, Luis Montero García y Juan Mañas Morales. Tres jóvenes procedentes de Santander son confundidos con miembros de ETA por la Guardia Civil, son detenidos, y aunque ya sabían que era un error son torturados, asesinados, mutilados, rociados de gasolina y quemados. Es de las primeras veces que guardias civiles son condenados a cárcel. Aún así, el gobierno de turno, haciendo uso de los fondos reservados, les indemniza. La masacre es conocida como “Caso Almería”.

14 Comentarios
#34647 20:00 22/5/2019

Mucho decir que la Guardia Civil se merece el reconocimiento, pero no paráis de remover la basura para ver si los condenan por las maldades que cometieron unos cuantos desgraciados durante el franquismo que no merecen formar parte de este noble y valeroso grupo de hombres y mujeres, y que por supuesto no se puede generalizar a todo un cuerpo que tanto ha hecho por los españoles desde tantísimo tiempo.

No os va a servir. Se ha ganado ese reconocimiento, y ni vuestro artículo lleno de rencor y revanchismo ni todos los que escupen y vomitan todo su odio y bilis bien aprendido por sus amos van a cambiar el hecho de la gran labor que han hecho.

Es una batalla perdida. Ya es hora de que lo aceptéis.

Viva la Guardia Civil.

Responder
0
0
#34205 20:37 13/5/2019

¿Por qué retroceder tantos años al relatar sus acciones negativas para el pueblo? Aparte de su reciente acción desproporcionada el 1-O, es frecuente la aparición de muchos de sus miembros en sucesos de crónica negra como narcotráfico, violencia machista, abusos de poder, espionaje político... El Cuerpo no selecciona bien a sus miembros y da la impresión de que muchos indeseables se cuelan en él haciéndole perder el prestigio que otras acciones como sus investigaciones tras las tramas financieras o sus rescates humanitarios le harían acreedor. Y como en todo el aparato heredado del franquismo, falta el reconocimiento de sus abusos y la depuración y transparencia correspondiente. Ojo, el artículo es demasiado conciliador y optimista, la correlación entre los votos a VOX y las viviendas y cuarteles de la GC (y el Ejército y la Policía Nacional) es demasiado evidente para no sentir lo de siempre ante ella, más miedo que respeto, no parece muy cómoda con la democracia

Responder
24
11
#34645 19:49 22/5/2019

Vamos, lo que es difamar sin conocimiento porque no les cae bien por un motivo absurdo e incoherente, probablemente relacionado con el odio heredado o enseñado por algunos.

Eso de generalizar les gustaba mucho a los regímenes totalitarios, a lo mejor usted se sentiría cómodo en ellos. No se preocupe, no volveremos al franquismo.

Responder
0
0
#34301 21:34 16/5/2019

¿Tiene usted información sobre qué han votado en los cuarteles y viviendas de la Guardia Civil? Impresionante. Y además dice que es "evidente". Yo me plantearía ofrecerme al CNI como agente. Iba a ganar usted un dineral.

Responder
1
10
#34329 13:21 17/5/2019

Sí, todos tenemos esa información, que ha sido divulgada por la prensa diaria en sus análisis por distrito electoral: La correlación, al menos en Madrid y Barcelona, es total, también referida al Ejército y a la Policía Nacional, lo que me parece preocupante. Seguro que el CNI también se ha fijado en ella pero como no tienen cuarteles o barrios propios no he podido ver si en su caso también se da, no me extrañaría nada.

Responder
6
0
Pepillo 18:04 13/5/2019

Como si la Gc gobernase en aquellos años para decir que actuaban como actuaron. Podríais decir también que durante la guerra civil estuvieron siempre de lado del gobierno legítimo, el republicano. Siempre han estado de lado del gobierno de turno. No manipuleis tanto

Responder
16
24
Álvaro 18:44 13/5/2019

Supongo que estarás de broma con lo de que la Guardia Civil se mantuvo fiel a la República, la mitad del cuerpo se levantó en armas contra ella en julio del 36

Responder
27
10
#34216 7:18 14/5/2019

Espero que ahora escriban la historia del coronel Escobar y de la actuación de la Guardia Civil el Madrid en 1936.

Responder
5
5
#34264 13:18 15/5/2019

Es la institución más valorada del Estado durante los últimos años, y eso todavía hay gente que no lo puede digerir. De ahí que tengan que tirar de hemeroteca para intentar empañar el prestigio de este cuerpo policial, punta de lanza en la lucha antiterrorista, investigación de asesinatos y contra la corrupción política. Y eso si que es incuestionable a nivel nacional e internacional. No hace falta retroceder 50 años para revivir un contexto donde se cometieron excesos desde todos los frentes y ámbitos, y que alguno pretender revivir permanentemente.

Responder
2
16
#34559 11:39 21/5/2019

Gallardón, la pastilla!

Responder
0
0
#34282 19:44 15/5/2019

Y quien ha dicho que estan bien valorados....este cuerpo lleno de hijos de puuta?????

Responder
13
2
#34646 19:51 22/5/2019

Sólo un descerebrado haría una afirmación como la que usted ha hecho.

No es de extrañar este comportamiento cuando lo han adoctrinado durante años.

Responder
0
0
#34202 19:43 13/5/2019

La Guardia Civil fue perro fiel de unos y de otros defendió en todo momento el régimen que había y si había víctimas era por los gobernantes de ese momento.
Hecho que hizo plantearse a Franco disolverla, dato de interés para los que la tachan de franquista, y todo esto motivado por haberse enfrentado a él, por lo que nadie con un poco de cultura podrá decir en la vida que han servido o sirven a un lado o a otro.

Responder
10
19
#34187 16:30 13/5/2019

Fascistas, hay que decirlo más.

Responder
24
13

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
Oriol Junqueras, dos veces diputado
Un millón y medio de votos quizá logren la libertad del candidato de Ahora Repúblicas que el domingo logrará su segunda acta de diputado en un mes.
Elecciones del 26 de mayo
Los últimos de la fila en las elecciones del 26M
Varias personas cuentan cómo y por qué su nombre acabó en el último puesto de una candidatura en estas elecciones.
Elecciones del 26 de mayo
La lucha por las grandes capitales

La izquierda se juega mantener los pactos y las alcaldías conseguidas en 2015 en las principales ciudades españolas frente al empuje de Ciudadanos y la ultraderecha.

Unión Europea
La centrada historia europea

Al visitar La Casa de la Historia Europea, un museo en Bruselas que cuenta la historia del continente, te encuentras con el relato de una UE blanqueada, no colonial, fundada sobre el anticomunismo.

Elecciones del 26 de mayo
María Eugenia Rodríguez Palop: “Tenemos que aterrizar la crítica, no basta con decir no a la Troika”

A las puertas del 26M, charlamos con la cabeza de lista de Unidas Podemos Cambiar Europa al Europarlamento sobre las posibilidades de la izquierda y el feminismo, de la izquierda feminista, en el estrecho marco comunitario.