Masculinidades
Gillette, Ausonia y la mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Gillette y Always
Campañas publicitarias de Gillette y Always, ambas de Procter&Gamble

Hace algo más de cuatro años, un vídeo se viralizó en redes. Aquel “Like a girl” (como una chica) mostraba un escenario donde a varias chicas adultas, hombres y niños les pedían que corrieran, lanzaran una pelota o lucharan “como una chica”. Frente a las cámaras, esas personas empezaban a hacer aspavientos, usar posturas ridículas o burdas imitaciones de lo que la sociedad patriarcal ha marcado que tiene que ser una chica. Tras esas imágenes, se le preguntaba lo mismo a un grupo de niñas, las cuales corrían, lanzaban la pelota y daban patadas voladoras que sorprendían en la diferencia con el tipo de gestos que mostraba el primer grupo.

El vídeo se viralizó. Muchas de mis amistades, la inmensa mayoría mujeres, lo compartían en sus redes sociales con mensajes que reivindicaban la fortaleza de aquellas chicas, frente a la imagen patriarcal que se tiene y mostraba la primera parte de la campaña. A mí también me gustó mucho el vídeo, pero había algo que no cuadraba. La tipografía del final me sonaba mucho, pero el vídeo no parecía anunciar ningún producto. Solo había que rascar un poco para descubrir que era una campaña de Always, la marca de compresas de Procter&Gamble (P&G) que en España toma el nombre de Ausonia. Lo que me trajo un montón de preguntas y contradicciones: ¿Debe el movimiento feminista dejar que su mensaje sea divulgado por la misma empresa que lleva años haciendo anuncios sobre detergentes en los que se estereotipa al máximo a la mujer? ¿Se debe permitir que se mercantilice el mensaje feminista a cambio de que llegue a otras capas de la sociedad? Aquella campaña publicitaria vio la luz en 2014. En aquel momento no parecía necesario un debate que hoy puede que sí lo sea.

Gillette y la masculinidad tóxica 

La conocida marca de maquinillas de afeitar Gillette, propiedad también de P&G, ha publicado una nueva campaña que, bajo el lema The best men can be (Lo mejor que los hombres pueden ser), denuncia la masculinidad tóxica. En solo unos minutos, las redes sociales se llenaban de hombres ofendidos que se marcaban unos not all men (no todos los hombres) de libro, o que argumentaban que “hay que dejar que los niños sean niños” en referencia a varias imágenes del anuncio donde un hombre para a dos niños que se están peleando u otro que defiende a un chico que está sufriendo bullying. Incluso muchos de esos hombres ofendidos han llamado a un boicot comercial a la marca de cuchillas. Había pensado poner algunos de sus tuits aquí incrustados, pero sinceramente no creo que sea necesario darle publicidad a esos mensajes tan burdos y pueriles de machitos enfadados. Ese no es el debate de hoy. 

Que quede por delante que a mí me ha encantado el spot publicitario. Me gusta el mensaje, el enfoque y la denuncia que hace. De la misma manera que me gustaba el anuncio de Always. Me encanta que en los medios de masas se introduzcan los mensajes que puedan divulgar ideas feministas o, en este caso, de las nuevas masculinidades y de la deconstrucción del sujeto masculino en esta sociedad patriarcal.

Pero me vienen a la cabeza las mismas preguntas que hace cuatro años: ¿Es bueno que una empresa como P&G sea la que mercantilice ese mensaje? ¿Nos compensa dejar que sea una multinacional como esta sea la que divulgue dicho mensaje porque llegue a más gente?

¿Nos compensa dejar que sea una multinacional como la que divulgue dicho mensaje porque llegue a más gente?

Para contestar a estas preguntas creo que también hay que poner en contexto quién es P&G. No voy a entrar en contar la historia de la empresa, pero la multinacional se encuentra en los armarios de nuestras casas, y no solo en los del cuarto de baño. Fairy, Don Limpio, H&S, Tampax, Ariel o Ausonia son solo algunas de las marcas de la multinacional.

¿Debe ser la empresa que lleva décadas usando, y que no ha parado de usar por mucha campaña feminista que hiciera en 2014, estereotipos de amas de casa en sus anuncios de detergentes la que se apodere y divulgue ese mensaje? La misma empresa que recarga un pink tax, como se le llama al sobrecoste que tiene un producto por el simple hecho de ser “para mujeres”, a las maquinillas de afeitar. Si no me creen les invito a ir a un supermercado y comparar el precio de una Gillette para hombre con una Gillette Venus. O, como decía en un tuit Carmen Pacheco, escritora y columnista de Vanity Fair, no es curioso que este mensaje contra la masculinidad tóxica nos lo de una empresa que en 2018 “estaba vendiendo cuchillas con la idea de que ‘en 5 min estás lista’ porque sin depilar obviamente no puedes salir”. En los siguientes tuits, Pacheco también da una pista que a mí me parece la clave: “Si a P&G hablar de la “masculinidad tóxica” no le sale rentable en números: no pasa nada, donde dije digo digo Diego y la maquinaria sigue funcionando”, o “Si en 2019 esta estrategia les sale cara, volverán a virar y adiós feminismo”.

Desde el punto de vista de los hombres que intentamos huir de esa masculinidad tóxica y de los patrones de “macho” que nos ha impuesto esta sociedad patriarcal, tampoco tengo claro que tengamos que dejarnos aconsejar por dicha empresa o, por lo menos, no tengo claro que debamos venerar a esas marcas porque ahora, en 2019, hagan esa campaña publicitaria.

Una de las últimas campañas de Gillette estaba protagonizada por el futbolista Antoine Griezman, pero todas están cortadas por el mismo patrón: deportistas guapos, triunfadores, millonarios, con unos abdominales que yo no he tenido ni tendré nunca, a los que mujeres hermosas acarician o besan la cara (mientras el guapo mira a la pantalla, nunca le devuelve el beso o la caricia) después de haberse afeitado. También podemos ver los anuncios del champú anticaspa H&S, propiedad de P&G, protagonizados también por Griezman o Iker Casillas en los que se muestra ese estereotipo de triunfador. Unas figuras que puede que no sean esos machistas de las que habla el nuevo anuncio de Gillette, pero que no dejan de ser estereotipos masculinos patriarcales del éxito que condicionan la vida de los que no somos así y, más todavía, de los niños que sí quieren serlo.

Feminismos
Tasa rosa y maquinillas de afeitar para mujeres, más caras

La organización de consumidores FACUA desvela mediante una comparación de precios que la cadena de supermercados cobra más por un producto por estar dirigido a mujeres. 

Masculinidades que no son de anuncio

Me gustaría abrir el debate, pero no tengo las respuestas. Ni tan siquiera una opinión completamente formada. El feminismo (y las nuevas masculinidades) no está ahora como para repudiar campañas que promuevan ideas tan buenas como las que divulga este anuncio de Gillette. Pero me sigue chirriando que sea una gran multinacional como esta la que lo haga.

Ante la duda, pregunto a un grupo de nuevas masculinidades, un colectivo de hombres que se reúnen para trabajar y deconstruir esas mismas actitudes masculinas tóxicas para poder abordar mejor el feminismo. “El mensaje en sí mola bastante, pero parece un poco lavado de cara, ¿no?”, se plantea Diego en cuanto les pregunto qué les parece, teniendo en cuenta que el anuncio es de dicha empresa. “Es apropiarse de una nueva masculinidad para difundir su marca”, explica Juan, pero matiza que cree que por otro lado “está bien que el mensaje llegue a esas esferas, como cuando Ylenia se declaraba feminista, que no era el mejor ejemplo, pero era una ventana a otra gente”. Aunque para Álvaro, otro de los integrantes, hay una diferencia entre los dos casos: “Una cosa es que el feminismo entre en espacios más amplios y con más difusión como Operación Triunfo, que entra sobre todo por lo que mencionan sus participantes y otra cosa es que se lucren, saquen pasta con el mensaje feminista o de deconstrucción”.

“Es apropiarse de una nueva masculinidad para difundir su marca, pero está bien que el mensaje llegue a esas esferas”, explica Juan

Otros, igual que criticaba en Twitter Pacheco, son más cautos en cuanto a las verdaderas intenciones del mundo de la publicidad y estas empresas: “Si el mundo de la publicidad se sube al carro es porque saben que la opinión pública está cambiando, y mucho”, alega Agus, otro de los integrantes del grupo, que coincide en parte con la respuesta de Manu que ve un victoria en que la publicidad vire ahora hacia ese tipo de campañas: “El hecho de que lo hagan es un signo de la fuerza del feminismo en estos años y de los replanteamientos de las masculinidades que le acompañan”.

Juan insiste en el carácter mercantilizador del anuncio: “Tiene otro alcance pero pierde espíritu crítico y me molesta que Gillette haga uso del mensaje, porque es simple publicidad, no me transmite un verdadero convencimiento de lo que está hablando ya que, el mensaje ha calado en la sociedad, pero sin embargo el emisor del mensaje no es quien realmente lo ha creado ni quien lo está sufriendo”. Algo en lo que coincide Álvaro al explicar que los términos como “feminista” o “aliado” son usado con especial cautela por grupos de masculinidades como este, “mientras que estas campañas van a saco porque ese planteamiento y las críticas que puedan recibir les dan igual”.

“Gillette es de lo peor que ha habido en cuanto a repetir tópicos masculinos y femeninos muy chungos”, lamenta Pablo, pero reconoce que en este tipo de situaciones siempre se le plantea la misma contradicción: “Si esto lo ven chicos y empiezan a pensar en estas cosas o les lleva a googlear 'nuevas masculinidades', pues aunque no tenga el discurso completo que nos encantaría en nuestro grupo, sí que puede llevar a que, al menos, piensen en estas cosas”. En este sentido, Manu afirma. coincidiendo con Pablo, que los discursos se empiezan a hacer hegemónicos cuando van llegando a espacios que tiene un gran alcance, como la publicidad, pero también es claro al advertir que “en ningún caso esta empresa se convierte en aliada por hacer esto y pienso que hay que criticarlos y señalar su hipocresía, así como su completa apología del machismo como empresa en general”.

Relacionadas

Masculinidades
Paracaidistas en el 8 de marzo

Otro 8 de marzo que llegamos tarde. Y mira que el año pasado por estas fechas nos prometimos que nos pondríamos las pilas… Marzo a la vuelta de la esquina y nosotros con estos pelos. ¿Y ahora qué hacemos?

Masculinidades
El irlandés

Qué hacemos los hombres, qué nos sucede, realmente estamos cambiando, cómo es ese cambio, qué dirección tiene, cuál es su intensidad.

Masculinidades
Supervivencia de la masculinidad violenta

Ante la pujanza del movimiento feminista los hombres cada vez tienen más complicado justificar actitudes violentas.

8 Comentarios
AnónimO 14:24 28/5/2019

No sé cómo llamas "machitos pueriles" a los hombres que nos hemos ofendido por ese anuncio lleno de estereotipos enfermizos y te quedas tan ancha. Yo me he pasado a Wilkinson pero no por hacer boicott, si no porque me da grima usar una marca que me insulta.

Responder
0
0
AnónimO 13:51 23/2/2019

Este es un anuncio Feminazi, lo mismito que el de Durex. Tanto Gillette como Durex están cavando su propia tumba como empresas. Cómo puede una empresa cuyos clientes son el 90% hombres ridiculizarlos de esta manera? Ellos mismos, yo me he pasado a Wilkinson, y como yo muchos otros también lo harán. Lo mismito que los anuncios de Durex, en los que prácticamente daban a entender que las enfermedades sexuales las tenían solo los hombres, tardaron 2 meses en cambiar el anuncio y incluir a mujeres. Ellos mismos, pero para mi han dejado de existir, ya que si voy a comprar preservativos no va a ser de su marca, eso que lo den por sentado. Ya estamos hartos los hombres y las feministas de verdad que buscan la igualdad de derechos sin menospreciar a nadie (las que no odian a los hombres, como las feminazis) de toda esta bazofia en los medios subvencionada por George Soros. Éste señor se debe de pensar que los hombres somos imbéciles. Tiempo al tiempo.

Responder
3
3
Bloffo Himura 9:13 28/1/2019

La propaganda es feminazi, tercer ola.
Leamos sus teorías, judit butler, andrea dworking, monique wittig, simone de beavoir y saquemos conclusión criticas..

Responder
1
2
#29281 5:06 18/1/2019

Anuncio sexista y llenode estereotipos. Los hombres están artos de ser demonizados y generalizaciones estupidas, se podia haber hecho un anuncio enviando el mismo mensaje sin tener que ofender al 50% de la poblacion que casualmente es a los que ellos venden el producto.

Responder
3
0
Yossarian 15:28 17/1/2019

El problema no es solo quien viene el anuncio, el mensaje es problemático también. por supuesto - igual que Nike con Colin Kaepernick - es irónico que las marcas que dejan mucho que desear en cuando a sus maneras de conseguir beneficios (uso de menores en el proceso de producción, estado pésimo de las fábricas contratadas, etc.) nos empiezan a dar clases de moralidad.

Pero, cómo dije, el mensaje es problemático también. Casi al final del anuncio Gillette dice que "son demasiados pocos" hombres que no representan ésta masculinidad tóxica que causa tanto mal en el mundo. En que se basan haciendo ésta afirmación? Yo no conozco a ninguno que le enseñe a su hijo que pegue a los demás, que no respete a su madre/hermana, no conozco a nadie que no ayude en las labores de casa, etc. Claro, sé que existen hombres así, pero: son la mayoría? No, al igual que mayoría de mujeres feministas no son - por suerte - Anita Sarkeezian, mayoría de los hombres no son unos violentos en una búsqueda constante de la oportunidad de acosar a una mujer...

Responder
2
1
es.pinedo
es.pinedo 12:57 17/1/2019

En algunos foros se sostiene que la lucha feminista es una lucha contra el poder patriarcal establecido. Incluso ha habido intentos de asociarla con la lucha anticapitalista.
Pero se puede separar en su propio plano, al margen de todas esas luchas, como demuestra el corto (anuncio). Divide y vencerás. Puedes ser sensible a los conflictos de género, revelarte contra los estereotipos de masculinidad y seguir consumiendo tranquilamente.
De todas formas el corto está muy bien, muy pedagógico y ojalá cale el ejemplo, porque en los medios de masas los estereotipos de género son ofensivos, obscenos...

Responder
0
3
#29210 15:00 16/1/2019

Nada nuevo bajo el capitalismo que fagocita todos los discursos para vender más y para que se hable de su marca como en este artículo.

Responder
9
0
#29202 12:06 16/1/2019

La publicidad recoge los discursos de la sociedad y los adapta a perfiles sue pueden ser potenciales consumidores. Es cierto que da voz y visibilidad a un grupo más grande pero tambien es cierto que ese mensaje lo termina moldeando a su ideologia que es la del poder. De esa misma manera podemos ver como A.P.Botin reivindica el feminismo que aunque está en su derecho ya no es el feminismo por el que luchan mujetes de clase trabajafora o migrantes o trans. La apropiacion del discurso no es nueva "Che Guevara" "Frida Khalo"hoy se hacen camisetas,carpetas escolares, pero no se habla de sus luchas o ideologia ni si fueron persrguidos ect.
Op.Triunfo puede hablar de feminismo peto seguira exigiendo a las concursantes que lleven una importante carga de maquillaje o el vestido se impone según tendencia df gusto. La apropiación del discurso por la publicidad lo amolda a su necedidad df consumo convirtiendolo en un producto carente dd ideologia.

Responder
11
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Así pretenden salvar el mundo Amancio Ortega y Ana Patricia Botín

La enésima crisis del capitalismo global es acelerada a raíz de la pandemia covid19 y augura una insólita forma de gobierno: el “filantrocapitalismo”. Los multimillonarios hacen creer que pueden trasladar sus éxitos empresariales al servicio a través de grandes donaciones de capital.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar señalan límites en las medidas anunciadas por el Gobierno

El subsidio apoyado por el Gobierno dos semanas después de anunciarse las primeras medidas dejará fuera a las 200.000 trabajadoras del hogar que no tienen contrato. Pese a ello, valoran un paso que esperan que sirva como precedente a su incorporación al régimen general de la Seguridad Social.



Culturas
Algo se mueve cuando estás quieta

Quizás detrás de la quietud —que en parte se debe a nuestra obediencia— haya movimiento. Quizás detrás de la enfermedad —y no hablo de la enfermedad individual, que concierne a quien la sufre y a su entorno, sino de la enfermedad colectiva— se halla algún tipo de resistencia.

Coronavirus
Tengo 72 años y un mensaje

Tengo dos peticiones. Una: que cuando me toque me ayuden a morir en paz, porque lo terrible no es morir, es morirse. La otra: que mientras estamos encerrados dejen de aterrorizarnos.


Coronavirus
El covid19 aísla aún más a las personas migrantes en Ceuta y Melilla

Debido al aislamiento derivado del estado de alarma, las problemáticas habituales, como son la situación de los centros de estancia temporal de inmigrantes o la de los niños y adolescentes que viven solos en las ciudades, se han visto agravadas en las ciudades autónomas.

Últimas

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia
Opinión
Infancia sin salida

Uno de cada cuatro niños y niñas sufre abusos sexuales en el seno familiar y solo un 2,9% denuncia. La declaración de estado de alarma deja a nuestra infancia obligada a convivir durante 24 horas, sin salida posible, con sus maltratadores y abusadores.

Coronavirus
Primeras revelaciones de Covid19, el gran alertador

Covid19 ha irrumpido en la cotidianidad de una forma dramáticamente reveladora de la extrema vulnerabilidad del mundo que habitamos.

Coronavirus
Vulneración de derechos laborales en las empresas de ELE
Un documento elaborado por Profesión ELE saca a relucir testimonios señalando irregularidades y vulneración de derechos laborales por parte de algunas empresas de ELE.