África
Las ilusiones perdidas de la explotación minera en Senegal

En el noroeste de Senegal, los habitantes de la región de Diogo esperaban mucho de las promesas de la extracción de circón. Cinco años después del inicio de esta explotación minera, están amargados y desilusionados, explica el autor de esta crónica.

Minas de Zircón en Senegal
Minas de Zircón en Diogo (Senegal) explotadas por GCO.

publicado
2020-01-27 06:10

Antes de la década de 2000, el circón era desconocido para la mayoría de los senegaleses. Pero en la región de Thies y en Casamance, este mineral “dormía” bajo la arena. Su descubrimiento hizo nacer la esperanza de un futuro dorado para el Estado y para el pueblo. Pero después de cuatro años de explotación, este continúa enumerando sus miserias y exhibiendo la misma pobreza de la que esperaba salir.

Diogo ha salido de las sombras en los albores del siglo XXI. Situado no muy lejos de la costa, en el término municipal de Darou Khoudoss (región de Thiès) [a mitad de camino entre Dakar y Saint-Louis], este pueblo no tenía nada que llamara la atención. Hasta que la empresa minera franco-australiana Grande Côte Opérations Sa (GCO) inició allí sus actividades extractivas. Se comenzó entonces a hablar del circón, pero también de la ilmenita, el rutilo y el leucoxeno. Cuando llegaron las primeras “grandes máquinas” y se empezó a construir un tren para evacuar la producción, las cifras empezaron a crear una especie de euforia.

Mucho antes de los descubrimientos de gas y petróleo anunciados en 2014, Senegal ya había empezado a tener esperanzas. La Cámara de Minas de Senegal (CMDS) anunció que era el tercer productor mundial de circón, con una producción que se preveía que representara el 8% del consumo mundial y el 25% del comercio europeo. Pero, después de 15 años de actividad sobre el terreno, cuya explotación comenzó en 2014, el circón ha hecho llorar más que reír.

En Diogo la población no esconde ni su amargura ni su desilusión. Moda Samb, teniente de alcalde del municipio de Darou Khoudoss, expresa un sentimiento negativo: “Se preveía que el desempleo de los jóvenes iba a pasar a ser un mal recuerdo y que las condiciones de vida de la población de Diogo, Fass Boye y alrededores mejoraran. Desgraciadamente… También se anunció la construcción de un hospital, un estadio multifuncional y carreteras, además de la electrificación de los pueblos de los alrededores. Tantas promesas que hicieron soñar a las comunidades. Pero desde el inicio de sus actividades, la empresa no ha pagado ni un solo canon a este amplio municipio de Diogo. Todavía no tenemos un centro de salud. El único que hay en la zona está en Tivaouane. Habíamos pedido que se construyera uno entre Taïba Ndiaye, Darou Khoudoss y Mboro, precisamente en la zona de Diogo y Fass Boye”, afirmó. Más aún, las personas que se ganaban la vida con la agricultura se ven obligadas a emigrar a Thiès, Tivaoune, Diamniadio, Dakar o Louga.

Los empleos creados son todavía escasos, protestan algunos habitantes de Diogo. Ibra Fall, presidente de la comisión encargada de este ámbito en el municipio de Darou Khoudoss, habla de logros mínimos. “Hace cinco años, GCO formó a más de 400 jóvenes en campos como la electricidad, la mecánica y otros módulos como conductores polivalentes. Pero sólo unos 40 de ellos han sido contratados. Inicialmente, los compromisos de la empresa cubrían 300 puestos de trabajo. Todavía hoy, estos jóvenes siguen esperando, diploma en mano”, lamenta. Tanto él como los padres de estos chicos en Diogo reprochan a GCO por “no haber sido capaces de construir un hospital y subvencionar el coste de los tratamientos. Actualmente, el puesto de salud de Diogo atiende a la población de 30 aldeas y caseríos que se calcula que son más de 25.000 personas. Todas las mañanas, la lista de pacientes para atender se cierra a las 8 a.m.”, lamenta, debido a la cantidad de pacientes que llegan al centro de salud.

De entre los representantes de los jóvenes, Ibra Ba, presidente de una asociación de 12 aldeas de agricultores, afirma estar decepcionado. “La GCO ha hecho menos de lo que se esperaba de ella en las tierras arrebatadas a la gente. Prometió rehabilitar y remodelar los terrenos después de la explotación del circón. Pero cuando uno va al sitio donde antes se encontraban algunos de los campos, le entristece el estado de la tierra. Incluso los árboles que se plantaron allí están luchando por crecer debido a las condiciones del suelo. Por lo tanto, es exactamente lo contrario de lo que la GCO nos había prometido”, dice el señor Ba, indignado.

Ningún avance importante procedente de los beneficios de la explotación de estos recursos minerales ha salido a la luz

Delante de la entrada principal del recinto explotado por la GCO, el lugar parece más bien una fortaleza a ojos de la gente de Diogo y alrededores. En este acceso principal, dos grandes puertas con alambradas bloquean la entrada. Estas puertas se abren y cierran continuamente debido al incesante ir y venir de los vehículos. Una entrada protegida por guardias de seguridad que se encuentra a más de cien metros de los edificios que albergan, entre otras cosas, las oficinas y el comedor del personal. Pero se trata de edificios muy alejados de las explotaciones mineras y de las oficinas de administración. Para llegar a ellas es necesario tomar uno de los vehículos de la empresa y seguir un largo camino laterítico, cortado cada poco por barreras de seguridad. El acceso al lugar de la explotación en sí sigue siendo prácticamente imposible. El cumplimiento de un cierto número de medidas de seguridad relativas al trabajo supone que sólo las personas preferentes o cierto personal bien equipado puedan acceder, según afirmaron los responsables de GCO con ocasión de una visita a las instalaciones en Diogo.

También aumentan las acusaciones de la población sobre las consecuencias medioambientales derivadas de la explotación del circón

Darou Khoudoss ha salido del anonimato gracias a diversos recursos mineros, entre ellos el circón, pero todavía no cuenta con ninguna infraestructura digna de ese nombre. Ningún avance importante procedente de los beneficios de la explotación de estos recursos minerales ha salido a la luz. A falta del estadio funcional prometido al principio, los jóvenes de Diogo y sus alrededores siguen jugando sus partidos en terrenos baldíos, sin gradas ni muros de contención. Sin embargo, hay que reconocer que se han ofrecido ambulancias y se han construido lugares de reasentamiento, una escuela y una mezquita, entre otros, en beneficio de los afectados por esta explotación. Inversiones que Serigne Mbacké Mbaye, un joven de la localidad, considera irrisorias: “Sólo un 30% de nuestras expectativas se han cumplido. Y no podemos decir que no nos beneficiemos de la repercusión del circón en nuestra comunidad. Pero GCO tenía que haberlo hecho mejor. Por ejemplo, tenía que haber creado centros de capacitación para los jóvenes de la localidad”, afirma.

El acceso al empleo no es la única causa de las quejas. También aumentan las acusaciones de la población sobre las consecuencias medioambientales derivadas de la explotación del circón. Alioune Ndiaye asegura estar sufriendo estos efectos. Horticultora de profesión, se lamenta: “El agua ha comenzado a escasear desde que GCO ha estado llevando a cabo sus actividades. Ahora estamos obligados a cavar pozos de más de 18 metros de profundidad para tener agua para el riego”.

Adama Fall, consultor en evaluación ambiental y social, y especialista además en la gestión de los impactos de las industrias extractivas y el desarrollo, señala que tales dificultades se deben al hecho de que “el proceso de extracción del circón requiere mucho agua”. De ahí su temor por estas zonas en el futuro. “Hay captaciones en la capa freática. Y no olvidemos que se trata de una explotación de 25 años, con un contrato renovable. ¡Imagine las consecuencias de una posible falta de agua en la agricultura en esta zona!”, afirma. Los expertos entrevistados están divididos sobre el tema de la escasez de agua. Por otra parte, el señor Fall subraya la necesidad de “comprobar si la empresa ha nivelado y rehabilitado el suelo después de la explotación del lugar”.

En esta localidad, la riqueza de la tierra no es perceptible en los asentamientos. En la vía principal donde está construida la gran mezquita, las casas de otra época jalonan el camino. También ahí se encuentra el mercado local. Se trata de una pequeña zona donde los puestos improvisados constituyen la parte principal del paisaje. Un lugar de intercambio, donde cada tarde, los vendedores vienen a ofrecer sus productos.

reporterre
Serigne Sarr es miembro de la Asociación para la Defensa de los Derechos al Agua y al Saneamiento (Addea), Rufisque/Senegal. Artículo original publicado en Reporterre: Les illusions perdues de l’exploitation minière au Sénégal. Traducido para El Salto por Helios Escalante.

Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Religión
Senegal: el país donde los musulmanes celebran la Navidad y los cristianos el Ramadán

El país africano es, desde hace siglos, un claro ejemplo de que la convivencia interreligiosa es posible. La celebración de estas fechas tampoco falta en un lugar donde la mayoría de sus habitantes son musulmanes. Pero aunque Senegal es un ejemplo de convivencia, algunos países de Oriente Medio intentan influir en el islam autóctono.

0 Comentarios
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Tecnología 5G
Las manos visibles del capitalismo echan un pulso por el control del 5G

El fracaso de la estrategia punitiva de Trump con China podría llevar a Estados Unidos a buscar alianzas puntuales entre sus empresas y otros gigantes europeos.

Economía digital
La corporación inteligente

En todos los sectores económicos, desde la agricultura a la industria predictiva, el comercio minorista e incluso el trabajo de cuidados remunerado, el modelo de plataforma es ahora una capa esencial de la infraestructura.

Feminismos
Izquierda Unida expulsa al Partido Feminista

Con un 85% de votos a favor, la Asamblea Político Social de la formación liderada por Alberto Garzón ha decidido la salida del partido de Lidia Falcón.


Cine
Cuando los ecologistas son los malos de la película

El audiovisual comercial mira el ambientalismo con mejores ojos que otras causas, pero aun así se ha recreado en la representación de ecoterroristas más o menos carnavalescos.

Últimas

Insólita Península
La leyenda del Puente de Hierro

El antiguo convento de los Templarios recreado en la leyenda de Bécquer es el monasterio de San Polo en Soria. Del conjunto original ha sobrevivido la iglesia.