Argentina
El frente antimacri crece en Argentina

Más de 400.000 personas se manifestaron en Buenos Aires contra las políticas antisociales del Gobierno Macri.

26 feb 2018 12:15

La proverbial canícula que los porteños padecen en los febreros esta vez dio tregua para que la celebración del acto de rechazo a las políticas del gobierno Macri fuese un éxito de convocatoria y de permanencia.

Alrededor de 400.000 personas se congregaron en plena avenida 9 de Julio —la más ancha de la capital— y con el palco instalado frente al Ministerio de Desarrollo Social —el mismo donde en 1951 la Confederación General del Trabajo (CGT) pidiera a Eva Perón aceptar el cargo de vice en la fórmula que presidiría su marido, el general Perón—.

En un clima de euforia popular animada por insultos a Macri y consignas de apoyo a Moyano, un estruendo de bombos y pirotecnia completó la jornada de protesta. La gente iba advertida para no caer en provocaciones policiales como las ocurridas en actos anteriores. No se produjeron y tampoco hubo presencia policial ostensiva, como si el gobierno hubiera querido no irritar.

Fue un acto unitario de todo el arco opositor. De la burocracia sindical (CGT) hasta la izquierda combativa, que se sumó a la acción con discreción y sin exaltaciones, como para que nadie pudiera acusarla de intentar radicalizar el evento. Pareciera que todos se autoconvocaron bajo la máxima implícita de “atacar al enemigo común”: el gobierno Macri y sus políticas antisociales.

Quién sabe haya sido el primer paso de una articulación política que —si sucediera— aún no consigue mostrar qué senda podría recorrer.

Se trató de una manifestación opositora al gobierno en toda regla. Convocó a la “clase media” y a un amplio abanico de la clase trabajadora

Hugo Moyano —del gremio de camioneros— cerró el acto. Fue dirigente destacado de la vieja burocracia sindical peronista aunque actualmente exhibe marcada independencia de aquella. Aunque nunca se asumió como kirchnerista —ni lo fue— sí constituyó una pieza clave en la articulación que el kirchnerismo hizo con los otros sectores del peronismo. Su discurso trajo dos sorpresas:

Una reflexión de Octavio Paz: “toda victoria es relativa y toda derrota es transitoria”. Los más suspicaces podrían ver en ella un cierto guiño a la consigna kirchnerista: “volveremos”. Un encendido alegato para desmentir que este acto tuviera por finalidad ponerlo a salvo de procesamientos judiciales en su contra, por el expediente de vacunarlo con un baño de multitudes. Lanzó un tiro por elevación a Macri —involucrado en los Panamá Papers— al decir “no tengo plata fuera”. No obstante tampoco atacó frontalmente al presidente, incluso pidió a los manifestantes que cesasen en sus insultos, subidos de tono.

Aunque algunos puedan decir “fue el acto de Moyano” la aseveración no es exacta. Fue bastante más que eso. Se trató de una manifestación opositora al gobierno en toda regla. Convocó a la “clase media” y a un amplio abanico de la clase trabajadora. Le antecedieron en el uso de la palabra:

Sergio Palazzo, secretario general de los bancarios, una categoría privilegiada, tanto por sus salarios como por las condiciones de trabajo que han conseguido obtener del sector económico más boyante . Nada le impidió hacer un discurso frontal y duro contra el macrismo, a pesar de pertenecer al partido radical, cuya máxima dirigente —“Lilita” Carrió— fue muleta de Macri en las últimas elecciones. Paradojas de la política argentina.

Juan Carlos Schmid: uno de los tres máximos dirigentes de una agonizante CGT, la organización sindical más burocrática y corrupta de la Argentina. Bajo su paraguas se amparan los trabajadores en nómina, que cobran puntualmente sus nóminas, gozan de su 13º salario, vacaciones y coberturas sociales.

Pablo Micheli y Hugo Yasky, expresiones de las dos alas de la Confederación de Trabajadores de la Argentina (CTA). Tienen un marcado perfil crítico y combativo, alineados al kirchnerismo, aunque también cobijan a gente de izquierda. Del kirchnerismo —paradójicamente— nunca tuvieron el reconocimiento como entidad sindical: estaban enfrentados a Moyano —bisagra en clave interna peronista— y como moneda de cambio ante el dirigente camionero, Cristina les negó la personería jurídica. Expresan sobre todo al sector de empleados públicos. Aunque la CTA también nuclea a los desempleados, singularidad de una central sindical, al menos en Argentina.

Finalmente, Esteban “el gringo” Castro, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Entidad que nuclea a los movimientos sociales, a los colectivos autogestionarios, a la economía social, a los desempleados y a los sectores más excluidos.

Las notables —y esperadas— ausencias al acto: “los gordos”, la fracción más desprestigiada y entreguista de la CGT. Como dato irónico, uno de ellos, Abel Frutos —secretario general de los panaderos y otrora alineado con Moyano— era recibido por Jorge Triacca, actual ministro de Trabajo y también oriundo de esa misma central sindical.

Sucedía a la misma hora en que se celebraba el acto opositor. Del mismo sector sindical, también faltó Héctor Daer, quien hace poco tiempo pudo escapar de las iras de los trabajadores refugiándose en la sede de la Federación de Empleados de Comercio. Y, como remate, otro cegetista —el secretario general de la UOCRA (sindicato de la construcción)— mientras se celebraba el acto opositor, intervenía en un foro de preparación del G-20, inaugurado por Macri. En su argumentario alegó que el mejor camino para atender a las necesidades de los trabajadores no es la confrontación, sino el diálogo. Un canto de sirenas para los oídos de Macri.

Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
Buenos Aires endurece su cuarentena tras 100 días de confinamiento

El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en Argentina endurece hasta el 17 de julio la cuarentena obligatoria para reducir el crecimiento de los casos de contagio y muerte por coronavirus y evitar el colapso del sistema sanitario. 

Argentina
La patronal se revuelve por la intervención de una de las principales empresas en Argentina

El decreto presidencial confirmó la intervención por 60 días del grupo agroexportador Vicentin, uno de los más grandes del país. La cerealera, acusada de evasión de impuestos y lavado de dinero, está en quiebra y mantiene una deuda millonaria con el Estado argentino. La derecha habla de “venezualización” del país.

Argentina
Mendoza lucha por su agua aún en medio de la pandemia

En esta provincia del oeste argentino la sequía ha reavivado la conciencia social sobre la importancia de proteger el agua. El covid-19 ha reabierto el debate de los últimos meses.


2 Comentarios
Jorge de Munro - Buenos Aires - Argentina 23:44 3/3/2018

Si bien es verdad que los jubilados en Argentina tenemos una retribución miserable, también es cierto que la caja de jubilaciones estatal está totalmente sobrepasada en sus gastos. Una buena parte de los que gozan de una jubilación jamás han aportado para los fondos del sistema y mucho menos han trabajado. No es justo que quienes hemos aportado más de 42 años cobremos lo mismo que alguien que siempre fue una carga para el país, y peor todavía que cobren jubilaciones extranjeros que nunca habitaron en nuestro país y que si habitaron jamás aportaron nada. Todas estas situaciones se generaron durante los gobiernos populistas y ladrones que juntaban voluntades de voto otorgando prebendas. Es mucho lo que se puede decir, pero no tiene mucho sentido hacerlo a un grupo de extranjeros que creen que descubrieron la pólvora.

Responder
0
0
Estela 22:00 26/2/2018

Excelente texto

Responder
0
0
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.