Crisis climática
Dos huelgas y un destino

#FridaysforFuture y las movilizaciones por el clima llegan a nuestras ciudades.

Primera manifestación Fridays for Future en Barcelona
Convocatoria del primer #FridaysforFuture en Barcelona Miquel Carrillo
22 feb 2019 11:38

La casualidad ha querido que, el día siguiente de la convocatoria del paro de protesta contra el juicio al 'procés', se celebre en Barcelona el primer #FridayforFuture. Seguramente no va a tener la convocatoria masiva que aparecía en TV3, ni llegue siquiera al pinchazo retratado por el resto de cadenas. Esperemos que tampoco corra el CO2 en forma de neumáticos ardiendo y paralizando autopistas, y menos que nadie llegue a las manos, o a las porras, para intentar torcer el rumbo del clima en nuestro planeta.

Un día le preguntaron a Jordi Armadans si no pensaba que las movilizaciones a favor de la autodeterminación en Cataluña habían desactivado o acaparado las pocas fuerzas de la sociedad civil, evitando que se denunciara la barbarie y la inacción ante la guerra de Siria. El director de Fundipau contestó que precisamente era en esta parte de Europa donde había habido mayor nivel de respuesta pública ante esa situación, con lo que la teoría de la priorización del esfuerzo activista, en ese caso en particular, no acababa de funcionar. Probablemente sea así, aquellos que blanden el 'primero los de casa' para justificar acabar con la cooperación internacional, tampoco se les ve ayudar aquí a ningún paisano, aunque certifique sus ocho apellidos españoles.

Como aquellos valientes que plantaron su solitario parasol en medio de Plaza Cataluña, en un ya lejano 15 de mayo, y se sentaron a esperar la revolución, hace cuatro semanas un estudiante se plantó con tres amigos frente a la delegación de la Generalitat en Girona. Lo que comenzó en septiembre la quinceañera Greta Thunberg cada viernes ante el Parlamento sueco, se ha extendido como un reguero de pólvora por toda Europa y hoy llega a Barcelona. Esperemos que llegue a todas partes, gracias a esa músculo movilizador que hemos ido cultivando durante estos años agrios y oscuros, porque ya hemos esperado bastante, demasiado. Si el clima no entra en la agenda política hoy mismo, los océanos y los glaciares devorarán todas las patrias, nuestra comida y nuestros derechos.

Como en el cuento de Andersen, al final tiene que ser una mano inocente la que desvele lo evidente: el Emperador está desnudo y no hace prácticamente nada por no superar los fatídicos dos grados centígrados santificados en París. En paralelo a esa gran movilización adolescente, surgen nodos por doquier de Extinction Rebellion, la red mundial de personas que reclama algo tan sencillo como que nuestros gobiernos nos cuenten la verdad sobre lo que está ocurriendo con el cambio climático, y se tomen decisiones legalmente vinculantes. Hagan la prueba y cuenten los minutos que TV3 o TVE dedican al futuro planetario en comparación con la última jornada de liga. Hay más programas de recetas de cocina que de recetas para evitar el desastre que se nos viene encima.

Es el momento de levantarse y activar la, probablemente, última oportunidad que tengamos para seguir existiendo como civilización. Extinction Rebellion prepara múltiples acciones, desde que dio sus primeros pasos el pasado otoño en Londres, y By 2020 We Rise Up prepara una gran movilización a escala planetaria el año que viene. Es ahora o nunca, a Butch Cassidy y Sundance Kid se les han acabado los precipicios por los que escapar a nuevos mundos, sólo queda este.

De nuevo tiene que ser la juventud, los y las estudiantes, quienes nos quiten el velo narcotizante de la inacción, de los brazos caídos ante la costumbre y la fatalidad. Espero que pasen los piquetes por todas las clases y cursos, para cerrar escuelas e institutos como cuando hay que salir a defender el derecho de autodeterminación o el de pataleta.

Esta tarde de viernes, todo el mundo debería buscar su plaza. Cada uno es libre de elegir las guerras que quiere librar, pero esta es ineludible o no habrá destino al que llegar.

Sobre este blog
Un blog desde la convicción de que la cooperación internacional es política con letras mayúsculas, lo otro se llama caridad. El internacionalismo nos hizo así, es la única manera de vincular las luchas en las que creemos, aquí y en todas partes.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Energía solar
¿Un millón de tejados solares en 2025?

La creación de 17.000 hectáreas de tejados solares permitiría abastecer a un sexto de la población española en cinco años. Un estudio del Observatorio de Sostenibilidad sienta las bases para conseguirlo en 2025.

Tren
Renfe aprovecha la crisis sanitaria para seguir desmantelando el tren convencional
CGT y CC OO denuncian la supresión de en torno al 50% de las líneas con Obligación de Servicio Público, vitales en los territorios menos poblados, y el desmantelamiento de los trenes hotel supervivientes a anteriores recortes de la compañía.
Crisis climática
El aumento de la explotación forestal pone en riesgo los objetivos climáticos de la UE

Entre 2016 y 2018, el área dedicada al aprovechamiento forestal ha aumentado un 49% en comparación con el período 2011-15, según un estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

2 Comentarios
#30984 23:13 25/2/2019

El periodo electoral es propicio para armar una gorda contra el Desastre Climático. (El 15-M surgió antes de unas elecciones y tuvo su punto álgido el día de reflexión)

CAMBIEMOS EL SISTEMA
NO EL CLIMA

Responder
0
0
#30983 23:06 25/2/2019

Esta es y será una lucha larga, de años, no se van a conseguir los objetivos en pocos meses. Requiere paciencia, imaginación y alegría.

Para no caer en errores de otros movimientos anteriores y aprender de los jubilados que siguen juntándose todos los lunes.
Conviene ponerse metas alcanzables mensuales y anuales cuyas victorias vayan reforzando a los movimientos con pequeñas victorias hasta la victoria final: que todos los paises del planeta pongan en marcha la agenda de la COP21.

Desde el barrio hasta el Gobierno Central pasando por el autonómico y local. Hay que armar una resistencia al suicidio colectivo. Que no nos engañen más de día de playa y paseo. No queremos adaptarnos a perder primaveras y otoños. No queremos pasar del verano al invierno y del invierno al verano sin solución de continuidad. No queremos respirar mierda de los tubos de escape. Queremos transporte público de calidad y barato.

Queremos seguir viviendo bien en este planeta. Y no que los negacionistas aprovechen los efectos del cambio climático para llegar al poder (rechazando a los refugiados climáticos), armar guerras por conflictos de hambre y sed. Y exprimir hasta el límite el sistema fósil para que se enriquezcan cuatro...

Responder
1
0
Sobre este blog
Un blog desde la convicción de que la cooperación internacional es política con letras mayúsculas, lo otro se llama caridad. El internacionalismo nos hizo así, es la única manera de vincular las luchas en las que creemos, aquí y en todas partes.
Ver todas las entradas

Destacadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos

El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.

Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenrife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.